Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR 41: Amor apasionado

Habló.

“Permitiré cualquier castigo. Lo concederé regiamente. Por favor, perdónale la vida”.

“Su Majestad, no puedo hacer eso. Un intento de asesinato de un miembro de la Familia Real o del Rey es el crimen más severo de todos los crímenes. Continuamente ha sido castigado con la pena de muerte. La amante del Rey no es una excepción”.

“No estoy diciendo que no debas condenarla a muerte. No me importa si la conviertes en alguien que no es de este mundo, así que salva su vida”.

“…”

“Solicito esto, Reina. Puede que no lo entiendas, pero ella es una persona muy importante para mí. Si tan solo salvas su vida, viviré sin olvidar esto”.

“… ¿Por qué?”.

Patrizia preguntó con una expresión que mostraba que no podía entender.

“¿Por qué es tan preciosa para Su Majestad? ¡Porque ella es de Su Majestad…!”.

“Probablemente no lo entenderás”.

La expresión de Lucio mientras hablaba se veía extremadamente triste. Patrizia notó instintivamente que este hombre no le había dicho nada y que el secreto era mucho más grande de lo que pensaba. ¿Estaba lista para aceptar la verdad?.

“Si su Majestad. Si no me lo dices, no sabré incluso si muero y vivo de nuevo”.

La verdad, no quería aceptarla todavía. Había un conflicto entre querer saber y no querer saber. Los sentimientos complejos y curiosos no se pudieron explicar. Patrizia solo pronunció estas palabras con una sonrisa extraña.

“Dices que ella es una mujer tan importante para ti, entonces, ¿Qué puedo hacer?, sin embargo, oficialmente la dejarán muerta. No sé si ella realmente quiere ese tipo de vida”.

“Después de eso, tampoco planeo interferir con sus elecciones. Solo… solo quiero dejarla mínimamente con una opción”.

“Qué amor tan lamentable”.

Patrizia estaba siendo sarcástica, pero solo sonrió levemente. Patrizia una vez más sintió un poco de enojo por su reacción, y la leve sonrisa de Lucio pronto se distorsionó y luego se destruyó con un estallido de toses violentas.

“¡TOS TOS!”.

“¡Su Majestad!”.

Patrizia, que tenía una expresión de irritación, lo agarró sin que ella lo supiera. Era tan natural que él y ella, ambos, no se dieran cuenta. Con una cara avergonzada, ella rápidamente le preguntó: “¿Estás bien? ¿Llamamos al médico?”.

“Está bien. Algo quedó atrapado en mi garganta por un momento. Así que no tienes que preocuparte”.

“…”

Patrizia dejó caer discretamente la mano que había estado sosteniendo la suya. Ah, de nuevo. No podía controlar las emociones que habían vuelto a hervir. Estúpidamente. Se mordió los labios sin saberlo. Si este fuera el caso, no tenía sentido cambiar.

“He conservado a Su Majestad durante demasiado tiempo. Me aseguraré de que pueda regresar a la oficina inmediatamente después de una semana, así que tenga esto en cuenta. Lo haré entonces…”.

Patrizia pensó que debería alejarse de él. Con este hombre, sus emociones eran extrañamente incontrolables. Por supuesto, en el lado negativo. Patrizia lo saludó apresuradamente y salió de la habitación.

Pronto comenzó a caminar en silencio de nuevo. Dado que el Rey se había despertado, pronto tendría que dejar de ser Regente, y hasta que él regresara a la oficina, tenía que terminar todas las pequeñas cosas. Instruyó a Mirya con voz cansada.

“Su Majestad ha despertado y pronto debo retirarme de ser el Regente. Hasta entonces, tendré que hacer todo lo que sea necesario”.

“Me aseguraré de que todo se desarrolle sin interrupciones, Su Majestad. No te preocupes”.

“Claro… ¿Cuál es la próxima agenda programada?”.

“El Duque de Witherford ha pedido audiencia, Su Majestad. Probablemente ya esté esperando en la sala de recepción del Palacio de la Reina”.

“Debo darme prisa entonces”.

Patrizia murmuró brevemente y pronto se alejó a toda prisa. No podía hacer esperar al Duque de Witherford. Patrizia caminó rápido sin perder elegancia y llegó a su palacio en poco tiempo.

Cuando Patrizia llegó a la sala de recepción, el Duque de Witherford estaba sentado en una mesa de metal dorado mientras bebía té rojo; presumiblemente, Darjeling supuestamente le sirvió una doncella. Ella sonrió y lo saludó.

“Te veo de nuevo, Duque”.

“Su Majestad la Regente”.

El Duque de Witherford la vio, se levantó rápidamente y la saludó con cortesía.

“Te saludo. Gloria al Reino Marvinus”.

“Levántate. El Duque del reino no tiene por qué ofrecer un saludo tan exagerado”.

“De ningún modo”.

Después de responderle brevemente, se movió de inmediato. El Duque de Witherford, junto con Patrizia, volvieron a sentarse a la mesa. A diferencia del discurso habitual en el que se empieza desde el principio, se pasa directamente al tema principal.

“La razón por la que te busqué hoy es por lo que se está investigando”.

“… Si. Sé que no ha habido ningún progreso”.

“Me disculpo”.

Inclinó la cabeza como si no pudiera levantar el rostro, y Patrizia no cambió mucho en su expresión, como si ya lo supiera.

De hecho, estaba dentro de sus expectativas que la investigación por sí sola no sería suficiente para revelar la verdad. Sin embargo, el hecho de que la hiciera sentir mal era una historia aparte. Patrizia le preguntó con un rostro inexpresivo: “Pero probablemente no me encontraste solo para decirme eso Duque de Witherford, creo que me ha buscado por una razón diferente, ¿o me equivoco?”.

“Por supuesto, Su Majestad. Vine a usted porque tenía algo que discutir con usted”.

Algo que discutir. Patrizia silenciosamente masticaba las palabras en su boca.

Si el duque de Witherford la hubiera visitado para “discutir algo”, solo podría haber una cosa. Algo relacionado con esta investigación. Y la discusión significaba que quería hablar sobre algo que necesitaba su consentimiento. Patrizia asintió con la cabeza como si lo animara a hablar, con expresión interesada.

“Si no hay culpa, simplemente se puede recuperar. Además, no es tan difícil para un asunto tan serio”.

“Las palabras de Duque son correctas. Pero creo que el Duque ya me ha visitado con alguien en mente, que hará a alguien culpable. ¿No lo es?”.

Patrizia preguntó con una pequeña sonrisa. El duque de Witherford estaba en oposición con el Duque de Efreni como enemigos políticos, lo que había sido el caso de generación en generación. Entonces, tal vez la persona en su mente era una de las personas asociadas con el Duque de Efreni. ‘Sería bueno si fuera Rosemond’, pensó Patrizia. ‘¿No era la persona más realista por ahora?’. Si incluso lo sugirió, Patrizia planeaba presionarlo con su propio plan.

“Seguramente no puedo engañarla, Regente”.

“Porque la situación es así. Entonces, ¿Quién es? La persona en la que estabas pensando”.

“Es una persona que Su Majestad Regente, no agradará a Su Majestad. Y esta es una persona que todo el mundo conoce”.

“…”

El título había cambiado. Patrizia sonrió tranquilamente. No se dirigía a ella como Regente, sino a alguien que podría gustarle como Reina. Solo había una persona. Preguntó con una sonrisa agradable.

“¿Pero por qué? No entiendo muy bien por qué esta es su elección. ¿Tiene algo que ver con el duque de Efreni?”.

Todo lo que sabía era que, de hecho, en su vida anterior había habido una cierta conspiración amable entre la Duquesa de Efreni y Rosemond, pero quizás era más probable que el Duque de Witherford ni siquiera supiera sobre esto. Pero, ¿por qué la persona señalada no era una persona relacionada con el Duque de Efreni, sino Rosemond? El Duque de Witherford respondió amablemente a su pregunta, ya que se ahogaba en curiosidad.

“Es posible si lo piensa de manera dicotómica, Su Majestad”.

“¿Qué quieres decir?”.

“El Duque de Efreni no te trata muy bien. Para mantener el poder que tiene, de alguna manera intentará conectarse con Su Majestad o Lady Phelps. Pero mirando su actitud hacia ti ahora, al menos probablemente no seas tú quien será la conexión. En ese caso, solo queda una persona. Al menos no oficialmente”.

“…”

“¿Crees que estoy equivocado?”.

“No, eso no. Sin embargo…”.

Patrizia hizo una mirada pensativa mientras terminaba su línea de palabras. Sí, lo sabía hasta cierto punto. El Duque de Efreni no pensaba demasiado en ella. Después de convertirse en Regente, hubo numerosas tacleadas de él, y cualquiera sería un tonto si no lo notara.

Pero, ‘¿por qué en el mundo?’. Patrizia se preguntó por qué. Ella nunca había discriminado a los tres Duques. Trató de ser lo más justa posible con todos, y el resultado que obtuvo fue la actitud amistosa de Witherford y una relación con el Duque de Vashi, que era neutral en todas partes.

Sin embargo, solo el Duque de Efreni se mostró hostil con ella. No, sinceramente era demasiado difícil decir que estaba siendo hostil, pero eso no significaba que la actitud fuera amistosa.

Patrizia pensó seriamente. ¿Cuál fue la causa de eso? Pero a pesar de que estaba preocupada, no pudo obtener una respuesta, por lo que decidió hacer una pregunta: “Solo tengo curiosidad. ¿Por qué me odian?. Nunca los he tratado mal cuando me tomo el tiempo para pensar en esto”.

Patrizia esperó la respuesta del Duque de Witherford, y lo que siguió fue inesperado.

“Su Majestad, ¿por qué cree que la razón es suya?”.

“… ¿Qué?”.

“La política es intrínsecamente difícil de cortar solo mediante el pensamiento dicotómico. Especialmente cuando se trata de esto”.

“… Continúa hablando”.

“También sé que trataste a todos los nobles por igual. No debería haber un noble que participó en la reunión del consejo asesor que no sepa esto”.

“¿Y entonces?”.

“Así que no hay problema con tu actitud, al menos. Al menos, no lo sé durante el tiempo antes de que Su Excelencia se convirtiera en Regente o incluso en Reina. Pero, como todo el mundo sabe, has estado callado en el mundo social y tus días de crecer como Dama fueron normales. Así que es difícil decir que se están comportando así debido a tus acciones”.

“Entonces, ¿por qué, por qué no me eligieron?”.

No era algo que decir frente al oponente político del Duque de Efreni, el Duque de Witherford, pero tenía mucha curiosidad. Por qué, por qué no la eligieron. Después de hablar, prestó atención brevemente al Duque de Witherford, pero él solo sonrió.

“No sé por qué, Su Majestad. Quizás solo él lo sabría”.

“… Si”.

“Lo que es seguro, Su Majestad. Es que ya hemos cruzado un río al que no podemos volver”.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: