Saltar al contenido
I'm Reading A Book

T80PCM – 25

10 julio, 2024

T80PCM – Capítulo 25

 

Qin Shi y Gu Qinghai regresaron a casa, los gemelos los saludaron de inmediato, como si no los hubieran visto en cientos de años, aferrándose a ellos y actuando de manera tierna y coqueta.

Cuando los dos vieron un hematoma en la cara de Gu Qinghai, sus ojos se abrieron de repente: “¡Hermano! ¡Estás herido!”

“Hermano, ¿qué pasó?” – Pingping y An An soltaron a Qin Shi, y cada uno de ellos abrazó una de las piernas de Gu Qinghai, con caras de preocupación en sus rostros.

“Está bien, accidentalmente me golpeé con la puerta.” – Gu Qinghai sonrió y les tocó la cabeza.

Qin Shi miró a los gemelos y dijo. – “Vayan, lleven a su hermano mayor al centro de salud y dejen que el médico le dé medicamentos.”

Los gemelos asintieron de inmediato, tomaron la mano de Gu Qinghai y lo sacaron. – “¡Vamos, vamos!”

“Está bien, solo es necesario aplicar un poco de aceite medicinal y todo estará bien.” – Gu Qinghai no quería ir.

Antes de que Qin Shi tuviera tiempo de hablar, los dos pequeños levantaron la cara e hicieron todo lo posible por sacar a Gu Qinghai al exterior. – “¡No!”

Gu Qinghai vio a los gemelos inclinarse hacia atrás locamente. Tenía miedo de que se cayeran, por lo que rápidamente movió su cuerpo, solo para ser arrastrado por ellos.

“Tengan cuidado en el camino y regresen cuando hayan terminado.” – Advirtió Qin Shi.

“No te preocupes.”

“¡Bien!”

Los tres niños respondieron juntos y salieron por la puerta.

El centro de salud no estaba muy lejos, por lo que Qin Shi no estaba preocupada. Cuando los vio irse, fue a hacer sus propios asuntos.

Después de salir de la casa, Gu Qinghai giró la cabeza y miró hacia la puerta, luego miró a izquierda y derecha, y después de asegurarse de que no había nadie allí, les susurró a los gemelos. – “Paz y tranquilidad, el hermano mayor quiere decirles algo.”

“¿Qué pasa?”

Los gemelos miraron a Gu Qinghai.

“Uh, hmm.” – Gu Qinghai estaba un poco avergonzado, y después de una pausa dijo. – “No importa qué, deberíamos llamar de manera diferente a Qin Shi. Antes fue culpa de vuestro hermano mayor, era como si estuviera loco y no los dejaba llamarla. Más tarde cuando volvamos a casa, disculpémonos con ella y luego… Luego cambiemos su nombre a mamá, ¿entienden?”

Los gemelos asintieron casualmente. – “Está bien.”

Al ver que los dos no tenían intención de resistirse, Gu Qinghai se sorprendió y preguntó: “¿Por qué no reaccionan?”

An An suspiró como un adulto y dijo: “Creo que es bueno que ella sea nuestra madre. Me gusta. Cuanto más lo pienso recientemente, más siento que algo anda mal con nosotros. Estaba a punto de decírselo a Pingping, pero no esperaba que tú lo dijeras primero.”

An An miró a Gu Qinghai y dijo: “No fue por tu culpa, hermano mayor, de lo contrario habríamos cambiado de opinión hace mucho tiempo.”

Pingping frunció los labios y dijo con cierta vergüenza: “En realidad, ya la llamé madre antes.”

An An y Gu Qinghai lo miraron juntos, sonrieron rotundamente y dijeron: “Cuando me desperté de mi siesta antes, ustedes no estaban aquí y mi madre estaba conmigo. No pude controlarme, así que inmediatamente la llamé madre.”

An An preguntó rápidamente: “¿Cómo reaccionó?”

Pingping volvió a sonreír. – “¡Ella sonrió, sonrió maravillosamente!”

An An se sintió aliviada después de escuchar eso. Ahora no tenía que preocuparse de que se niegue a aceptarla. Sin embargo… An An miró a Gu Qinghai y dijo. – “Hermano, tienes que disculparte en serio. Tú eres el más travieso y mamá definitivamente no te aceptará tan fácilmente.”

Gu Qinghai: “…”

Gu Qinghai guardó silencio durante unos segundos, luego frotó con fuerza la cabecita de An An. – “¡Será mejor que te preocupes por ti misma!”

An An gritó y se negó a dejar que Gu Qinghai le tocara el cabello: “¡Hermano malo! ¡Me estas frotando el cabello otra vez! Mis trenzas están torcidas…”

Gu Qinghai: “No están torcidas.”

An An hizo un puchero y lo fulminó con la mirada: “¡Entonces tú también eres malo!”

Gu Qinghai se rió y los empujó hacia adelante.

 

* * *

 

Lu Zetian regresó antes de lo habitual. Tan pronto como entró por la puerta, vio la herida en el rostro de Gu Qinghai, por lo que sus ojos cambiaron instantáneamente. Estaba a punto de hacer preguntas cuando escuchó a Qin Shi llamándolo en voz alta desde la cocina.

“Zetian, ven y ayúdame.”

Lu Zetian hizo una pausa por un momento, luego se giró y caminó hacia la cocina, preparándose para preguntar a Gu Qinghai qué pasó más adelante.

“¿Qué quieres que haga?” – Lu Zetian miró la estufa.

“Pélame un poco de ajo.” – Qin Shi, que estaba amasando la masa, amasó vigorosamente la masa en el recipiente sin levantar la cabeza.

Lu Zetian miró sus movimientos, luego miró la masa en el recipiente y dijo mientras se lavaba las manos: “¿Te ayudo a amasar?”

Qin Shi negó con la cabeza. – “Pronto todo estará bien.”

Lu Zetian asintió, fue a buscar un trozo de ajo y lo peló hábilmente.

Qin Shi preguntó: “Por cierto, ¿estás familiarizado con Zhao Haoran en la clase de Xiaohai y su padre, el Capitán Zhao?”

Lu Zetian la miró. – “Está bien, ¿qué pasa?”

Qin Shi le contó cuidadosamente a Lu Zetian lo que sucedió hoy. El rostro de Lu Zetian se oscureció con una expresión muy fea.

Qin Shi: “Sabes dónde está su casa, ¿verdad? Después de cenar, llevemos a Gu Qinghai a disculparse con él.”

Lu Zetian entendió su subtexto y asintió con decisión. – “Está bien.”

“Gracias por lo que pasó hoy.” – Suspiró Lu Zetian. Si no fuera por Qin Shi, habría visto las heridas en la cara de Gu Qinghai cuando regresara por la noche y se hubiera enterado de que se había metido en una pelea de nuevo, así que tendría que ser castigado por el derecho de familia.

Pero ahora, cuando escuchó lo que dijo Qin Shi, Lu Zetian no podía actuar así, Gu Qinghai tenía razón en eso.

Qin Shi miró a Lu Zetian y dijo: “Tú, no golpees a los niños de vez en cuando. ¿Qué tan doloroso sería que les golpearan las palmas con una regla?”

“También hay que prestar más atención a los niños. Ellos también necesitan la compañía de su padre.” (Qin Shi)

Lu Zetian asintió, con los ojos un poco culpables. – “Lo sé.”

Tras una pausa, añadió: “Las tropas tienen que salir a una misión recientemente, así que me la asignaron.”

Qin Shi dejó de mover las manos y preguntó. – “¿Quieres ir?”

Lu Zetian negó con la cabeza y extendió la mano para mostrarle a Qin Shi si tenía suficiente ajo. Se detuvo cuando Qin Shi asintió. Luego, mientras limpiaba la piel de los ajos, dijo. – “No quiero ir.”

“Es sólo un rumor, aún no he confirmado a la persona, pero no quiero ir.”

Aunque podría realizar actos meritorios si iba allí y recibir recompensas cuando regresara, todavía no quería ir. <imreadingabook.com> Ahora no quiere trabajar tan duro y sólo quiere pasar más tiempo en casa.

Los ojos de Lu Zetian se movieron hacia el rostro de Qin Shi, y había un ligero brillo en sus ojos.

Qin Shi asintió casualmente. No importaba si iba o no, siempre y cuando le diera el salario y los gastos de manutención por adelantado.

Bueno… Ha pasado medio mes. Ella volverá a revisar el libro de cuentas con Lu Zetian por la noche y luego era hora de pedir su salario.

También quería conseguir tela nueva para hacer una cazadora. Hacía frío, así que quería hacer un abrigo y una cazadora. Estaban muy de moda y eran de corte extranjero, ¡y con una sola pieza probablemente ganaría mucho dinero!

Justo cuando estaba pensando en ello, Qin Shi escuchó a Lu Zetian decir. – “El comisario político me dijo que, para esta misión, yo, el Capitán Zhao y otra persona estamos en la lista. La otra persona… me dijo hoy que su esposa está embarazada, ambos son muy mayores y ella está embarazada de su primer hijo, por lo que probablemente él no irá. Así que planeo darle la oportunidad al Capitán Zhao.”

Qin Shi levantó los ojos para mirarlo y reaccionó de inmediato.

Una sonrisa apareció en sus labios, sacó la masa y la golpeó en la tabla de cortar. – “Entonces vamos a contarle las buenas noticias esta noche.”

Lu Zetian también se rió y suspiró de nuevo porque era muy cómodo hablar con gente inteligente.

Después de comer y hacer la digestión por un tiempo, Qin Shi le pidió a Gu Qinghai que mirara a su hermano y hermana menores, y luego ella y Lu Zetian salieron.

Cuando Gu Qinghai supo que iban a la casa de Zhao Haoran, se puso muy feliz. Tomó a los gemelos y comenzó a jugar en casa. Fue una oportunidad única para dejar de lado su verdadera naturaleza y actuar como un loco en casa.

En este punto, todos estaban comiendo o descansando después de comer. Qin Shi no vio a nadie en el camino.

Cuando llegaron a la puerta de la casa de Zhao Jianjun, antes de que tuvieran tiempo de tocar la puerta, vieron a Zhao Haoran en el patio.

Zhao Haoran también los vio a los dos, su rostro de repente se puso pálido, se dio la vuelta y corrió hacia la casa.

Qin Shi y Lu Zetian se miraron y Lu Zetian llamó a su puerta.

“¿Quién es?” – Una mujer gorda salió de la habitación. Era la madre de Zhao Haoran, Liu Cui.

Estaba oscureciendo y no había luces en el patio. Liu Cui, que era algo miope, entrecerró los ojos hacia la puerta y volvió a preguntar. – “¿Quién eres?”

Lu Zetian levantó la voz y dijo: “Soy Lu Zetian y vengo a ver al Capitán Zhao.”

Liu Cui conocía a Lu Zetian. Cuando escuchó su voz, trotó y abrió la puerta. – “Oh, Capitán Lu, ¿Quiere ver con nuestro viejo Zhao?”

Después de entrar, Liu Cui vio a Qin Shi junto a Lu Zetian y su corazón dio un vuelco y se sintió culpable sin motivo.

Zhao Haoran regresó y le contó todo. Ella no se atrevió a contárselo a Lao Zhao todavía. – ‘¿Podría ser que vinieron a quejarse?’

Justo cuando Liu Cui estaba entrando en pánico, salió Zhao Jianjun, que no había visto a Liu Cui en mucho tiempo. Se sorprendió un poco al ver a Lu Zetian llegar a su casa. Sonrió y dio la bienvenida a Lu Zetian y Qin Shi a la casa, y le pidió a Liu Cui que sirviera té.

Lu Zetian le presentó a Qin Shi a Zhao Jianjun y los tres intercambiaron algunas palabras amables antes de sentarse.

Zhao Jianjun sonrió y preguntó. – “¿Por qué has venido a mi casa hoy? ¿Ha pasado algo importante?”

Lu Zetian también sonrió. – “Hermano Zhao, usted también conoce esta misión. Déjeme decirle claramente, la esposa del hermano Bao está embarazada y yo no planeo ir esta vez.”

La expresión de Zhao Jianjun de repente se volvió seria. – “¿Hablas en serio?”

Lu Zetian asintió. – “No bromeo sobre asuntos laborales.”

Zhao Jianjun sonrió inmediatamente después de escuchar eso. Era diferente de Lu Zetian. Lu Zetian estaría bien si no fuera esta vez, pero él necesitaba hacer un servicio meritorio y necesita recompensas.

“¡Entonces realmente te lo agradezco!” – Zhao Jianjun estaba muy feliz cuando vio a Liu Cui regresar con el té, rápidamente le pidió que trajera frutas para entretener a los invitados.

Liu Cui estaba un poco sorprendida y no sabía por qué era tan generoso, pero ella nunca interfirió en sus decisiones y aunque se sentía infeliz, aun así, fue a buscarlo.

Inesperadamente, Qin Shi la detuvo con una sonrisa. – “No hay necesidad de molestarse, planeamos irnos ya.”

Lu Zetian también se unió y dijo. – “Originalmente, iba a traer a ese mocoso mío aquí para disculparse, pero no esperaba que se sintiera un poco incómodo, así que vinimos solo nosotros dos aquí.”

Zhao Jianjun estaba confuso. – “¿Disculparse? ¿Disculparse por qué?”

Lu Zetian suspiró. – “Xiaohai y tu Haoran se pelearon en la escuela por la tarde, es mi culpa por no disciplinarlo apropiadamente, lo siento hermano Zhao.”

Sólo entonces Zhao Jianjun se dio cuenta de quién había causado las heridas de su hijo. Sin embargo, Lu Zetian le dio un gran regalo y las lesiones del niño no eran nada graves, por lo que Zhao Jianjun agitó su mano con indiferencia.

“¡En qué estaba pensando, pero resulta que esto es todo! Está bien, es normal que los niños jueguen, ¡solo son niños!”

Qin Shi y Lu Zetian se miraron y no dijeron nada. Zhao Jianjun echó un vistazo y se dio cuenta de que las cosas no eran tan simples, así que dejó de reír y miró a Lu Zetian. – “Hermano, deja de andarte con rodeos, solo di lo que quieras decir.”

Lu Zetian respondió y le contó todo lo que sucedió en la tarde en detalle, incluido lo que dijo Zhao Haoran sobre Qin Shi y cómo amenazó a Gu Qinghai, todo fue explicado claramente.

El rostro de Zhao Jianjun estaba tan oscuro como el fondo de una olla y Liu Cui junto a él se asustó al ver su expresión.

Después de que Lu Zetian dijo eso, agregó. – “Esto es realmente algo malo, también conoces la identidad de Xiaohai. Realmente no es bueno decir eso.”

“Y mi esposa… Uf.” – Lu Zetian suspiró, no dijo nada más y se levantó para irse.

Zhao Jianjun ni siquiera pudo esbozar una sonrisa, por lo que solo pudo despedirlos con la cara rígida. Después de que se fueron, Zhao Jianjun cerró la puerta, se quitó el cinturón y entró en el dormitorio.

Cuando Liu Cui vio su postura se dio cuenta que estaba muy enfadado y sin importarle su miedo, le detuvo rápidamente. – “No, lo hagas, no le pegues. ¡Si tienes algo que decir, hablemos de ello!”

Las manos de Zhao Jianjun son muy fuertes, si lo azota con un cinturón, Zhao Haoran definitivamente no podría soportarlo.

Zhao Jianjun empujó a Liu Cui y la fulminó con la mirada. – “¡Cómo te atreves a detenerme! Tú crees que no lo sé, ¡Haoran aprendió esas palabras de tu boca!”

“¡He perdido toda mi maldita cara por ti! ¡Te dije que mantuvieras la boca cerrada! ¡Nunca te escucharé! ¿Cuántas veces me han criticado por culpa de tu boca? ¿Cuántos premios he perdido? ¡Ah!”

Zhao Jianjun miró a Liu Cui con el rostro oscuro y dijo con frialdad. – “Mañana tú y yo iremos a la casa de la familia Lu con un regalo para disculparnos y luego regresarás a la casa de tus padres. Llamaré a mi madre para que cuide a Haoran.”

Liu Cui entró en pánico y lloró en voz alta. –  “¿Qué estás haciendo? ¿Qué quieres hacer? ¡Me estás echando! ¿Quieres el divorcio? Te di un hijo. No hay más crédito que mi trabajo duro, ¿verdad?”

“¡Cállate!” – Zhao Jianjun gritó, asustando tanto a Liu Cui que ahogó sus gritos de inmediato.

“¡Si no fuera por Haoran, me habría divorciado de ti hace unos años! ¿Quién hubiera pensado que todavía no puedes aprender la lección, chismorreando sobre los demás todos los días, cotilleando a sus espaldas, ¡no me importa que los demás se rían de mí, pero mi hijo se ha sido descarriado por ti!”

Los ojos de Zhao Jianjun estaban rojos, señaló a Liu Cui y dijo palabra por palabra. – “¡Vete a casa de tus padres y reflexiona sobre ti misma! Si me entero de que regresaste en secreto mientras yo estaba en una misión, realmente nos divorciaremos.”

Al ver que, de estar tan enojado paso a estar calmado, Liu Cui supo que era realmente despiadado, por lo que no se atrevió a causar más problemas y siguió llorando.

Zhao Jianjun tomó el cinturón y entró en el dormitorio sin mirarla. Zhao Haoran estaba realmente asustado después de escuchar todo, no se atrevió a esconderse más y lo contó todo.

Después de que Zhao Jianjun se enteró de que las cosas eran realmente como dijo Lu Zetian y que su hijo realmente había dicho esas palabras viciosas, se enojó tanto que se sintió mareado.

No dijo nada, sujetó a Zhao Haoran con fuerza y ​​lo azotó hasta que su trasero sangró, y luego se detuvo.

Zhao Jianjun miró a su hijo que yacía débilmente en la cama con lágrimas en el rostro y ni siquiera podía hablar, y derramó lágrimas con él.

“Soy yo quien te ha descuidado, yo también debería ser castigado.” (Zhao Jianjun)

“Mañana llamaré a tu abuela, durante este tiempo, puedes quedarte en casa para recuperarte. Solo espera y piensa en ello. Espero poder ver que estabas realmente arrepentido cuando regresé de la misión.” (Zhao Jianjun)

Zhao Haoran miró a su padre que lloraba junto a él, con un rostro culpable y angustiado, y la crueldad que acababa de recibir al ser golpeado de repente desapareció por completo.

Enterró la cabeza en la almohada y lloró en silencio.

Zhao Jianjun miró a su hijo tembloroso, le dolía el corazón como si estuviera a punto de estallar. Le tocó la cara, lo levantó, abrió la puerta y se preparó para ir al centro de salud.

(N/T: Y pensar que ahora nos meten a la cárcel por golpear a un niño… Aquellos viejos tiempos, cuando mi mami me castigaba… Jaja.)

Cuando se abrió la puerta del dormitorio, Liu Cui cayó llorando y no podía respirar. Zhao Jianjun se limitó a escudriñarla levemente, y luego sacó a Zhao Haoran por la puerta.

Liu Cui miró el trasero ensangrentado de su hijo y las lágrimas fluyeron aún más ferozmente. Extendió la mano y se golpeó la boca con fuerza, y su rostro pronto se puso rojo e hinchado.

Esta vez, realmente ha aprendido la lección y tiene una buena memoria. Nunca más se atreverá a chismorrear, a decir tonterías y a burlarse de los demás a sus espaldas.


El autor tiene algo que decir:

¡La actualización de hoy suma 8000! (en jarras) [Un lector señaló el problema con el nombre de Meng Haoran y me di cuenta de que algo andaba mal… ¡Ha sido reemplazado! De ahora en adelante, se llamará Zhao Haoran.]

Mientras escribía esto, de repente comencé a llorar. Recordé la vez que mi padre me azotó con una escoba cuando era niño. QwQ ¡Fue muy doloroso y me dejaron cojeando durante dos días después de que me golpeó!

En el pasado, era realmente una educación de palo a palo. No me importa lo que hayas hecho, primero te daré una paliza y luego habla de ello_(:з∠)_Envidio a los niños de hoy… La infancia es hermosa.

Los juguetes de mi infancia: canicas, sacos de arena y huesos de oveja, cintas para saltar, todo tipo de cartas…

Ahora, cuando los niños son pequeños: smartphones, tablets, ordenadores, parques infantiles…

¡Tengo tanta envidia! Woooo…

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!