Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRDPEXR – 44

7 julio, 2024

Episodio 44 – Renunció de ser Dama de Honor

 

El sol de la tarde que entraba por la ventana dibujaba un patrón de cuadrícula en la alfombra del suelo.

Tan pronto como estuvo fuera de la vista de los nobles, Kasaline fue empujada a una habitación vacía y escuchó el grito de Charlene como un rayo.

“¡Estás loca!” (Charlene)

Kasaline, quien fue empujada por él se golpeó la espalda contra la pared, hizo una mueca de dolor ante sus palpitantes huesos.

Charlene parecía haber malinterpretado el significado de esa expresión.

“Nunca he conocido a una mujer como tú en mi vida. Es tan absurdo que ni siquiera sé qué decir.” (Charlene)

“¿No sería mejor primero disculparse conmigo y luego maldecirme o abofetearme?”

“¿Pedirte disculpas? ¿Por qué?” (Charlene)

Charlene se rió con una expresión de genuina confusión.

No había rastro de remordimiento o arrepentimiento en su rostro.

“Casi muero por su culpa, Su Majestad. No, debería decir que morí y volvió a la vida.”

“Lo sé. Aquel incidente en el carruaje fue un error mío. Lo admitiré.” (Charlene)

Kasaline no podía creer lo que oía.

“… ¿Un error?”

“Sí, un error. Pero lo que has hecho esta vez no fue un error. ¿Podría ser que regresaste con una lesión menor sólo para divertirte un poco haciendo campaña? Si piensas así, estás muy equivocada.” (Charlene)

Kasaline apretó los dientes, caminó hacia a él y rápidamente se levantó el dobladillo de la falda.

Una profunda mirada de vergüenza cruzó por su rostro.

“Qué cosa tan vergonzosa…” (Charlene)

Aunque Charlene lo dijo, sus ojos recorrieron constantemente sus piernas.

Cuando las claras cicatrices desde las rodillas hasta los tobillos se revelaron bajo la luz, se quedó sin palabras por un momento y se quedó en silencio.

“¿Lo ve? Estas con ‘tales heridas’ causada por el error de Su Majestad.”

“…Es peor de lo que pensaba. ¿Y?” (Charlene)

“¿Y?”

“Supongo que ese fue el momento adecuado para aferrarte al Emperador Farnese y disfrutar de todo tipo de lujos. ¿No era eso lo que pretendías hasta cierto punto desde el principio?” (Charlene)

Sus ojos se pusieron calientes.

Kasaline sintió que las lágrimas brotaban de su corazón destrozado, pero apretó los dientes y las contuvo.

“Dime honestamente. ¿Sedujiste al Emperador pidiéndole que mirara tus piernas heridas? O tal vez ya estaban en una relación inapropiada.” (Charlene)

Una fracción de segundo es suficiente para entender a una persona.

¿Es eso lo que dijo Farnese el otro día?

“Déjame adivinar por qué apareciste ante mí hoy. El Emperador Farnese ha defraudado tus expectativas. No puedo darte el puesto de Emperatriz. Entonces no tuviste más remedio que regresar al Reino de Khan. ¿Me equivoco?” (Charlene)

Quizás todo el tiempo ella había estado atrapada en vanas esperanzas.

Con sólo un poco de esfuerzo, podría cambiar para mejor.

Pero ahora lo sabía.

Las palabras de Farnese de que un solo momento es suficiente para comprender a un ser humano también significan que los seres humanos no cambian fácilmente.

“Renunciaré a mi puesto de Dama de Honor.”

No ganaría nada continuando con un debate sin sentido que no llevaría a ninguna conclusión o acuerdo.

Cuando llegó al punto sin demora, los ojos de Charlene se movieron y se entrecerraron.

“¿Qué?” (Charlene)

“Quiero dejar de ser la Dama de Honor de Su Majestad y poner todo en orden en el Reino de Khan. Regresé a casa brevemente para contar mi historia y pasar por los procedimientos pertinentes.”

“Regresaste al país por un corto tiempo, ¿qué significa eso?” (Charlene)

“Estoy pensando en mudarme al Imperio Rennell. Estoy solicitando un cambio de nacionalidad, así que por favor apruébelo.”

Charlene se quedó con la boca ligeramente abierta y masticó en silencio, luego se echó a reír varias veces como si acabara de escuchar un chiste muy divertido.

Hacia el final, se echó a reír como si fuera absurdo.

“¿Mudarte? ¿Cambiar de nacionalidad? Kasaline, ¿estás en tu sano juicio?” (Charlene)

“A estas alturas, se están difundiendo malos rumores por boca de los nobles de la capital, y si sigo quedándome aquí, Su Majestad también sufrirá todos esos rumores. Piense detenidamente en el camino hacia el honor de la familia real de Khan.”

“Lo siento, pero parece que has olvidado que, salvo casos especiales, el cambio de nacionalidad sólo es posible cuando te casas con alguien de otra nacionalidad.” (Charlene)

La boca de Charlene se arqueó, como burlándose de ella por haber hecho un plan sin siquiera saberlo.

Cuando Kasaline respondió a esas palabras con un silencio significativo, el rostro sonriente de Charlene gradualmente comenzó a transformarse en una luz de sospecha.

“… ¿Qué es ese extraño silencio?” (Charlene)

“…”

Murmuró en voz baja: “De ninguna manera” y sacudió la cabeza.

“Seguramente, dado que tu acercamiento al Emperador Farnese no salió según lo planeado, ¿prometiste casarte con otro hombre noble del Imperio Rennell? ¿Verdad?” (Charlene)

“No lo sé. ¿Que podría haber pasado?”

“Eso no puede ser posible. Supongo que eso también es parte de tu plan.” (Charlene)

“Soy una mujer en edad de casarse. Estoy en una edad en la que no es extraño conocer a alguien en algún lugar y hacer una promesa para casarme.”

“¿Por casualidad es alguno de los caballeros que siempre siguen al Emperador como una sombra? ¿Dijeron que te ayudarían con tus planes? Como si el Emperador no fuera suficiente, ¿también te has reunido en secreto con ellos?” (Charlene)

Parecía referirse a Sir Antonio y Sir Vincent.

Entre los muchos caballeros que conoció durante esa temporada social, esos fueron los dos a quienes Charlene mantuvo bajo control después de Farnese.

Sir Antonio y Sir Vincent eran dignos, tenían un gran estatus e incluso tenían buen aspecto, por lo que no era de extrañar que fueran los primeros que le vinieran a la mente a Charlene.

Charlene ni siquiera podía imaginar que había recibido una propuesta de matrimonio de Farnese.

“Está totalmente equivocado. Yo…”

Había venido hasta aquí para decirle en persona, por qué su persistente mala relación debía que terminar pronto.

Acababa de abrir la boca para decírselo, cuando abrieron la puerta para informar personalmente algo al hombre.

“Perdóneme por interrumpir su conversación. Su Majestad la Reina está acostada en estado de shock. Creo que debería venir y echar un vistazo.” (Sirviente)

Uno de los sirvientes de Charlene, que lo había estado siguiendo como una sombra desde que era Príncipe Heredero, entró apresuradamente y dijo aquello.

Probablemente su nombre era Alonzo Laugel.

Mirando hacia atrás, estas dos personas tenían una relación tan estrecha que compartían incluso la información más confidencial.

Kasaline miró el rostro de Charlene, que estaba rojo de emoción y decidió que lo mejor sería apartarse un momento para permitirle recuperar al menos parte de su compostura.

Decir aquí, como si disparara una catapulta al suelo desnudo: ‘En realidad, he decidido casarme con el Emperador’, no haría más que inflamar su ira.

“Iré a ver a la Reina. Tengo algo que decirle, y Su Majestad la Reina probablemente tenga mucho que decirme.”

 

* * *

 

Kasaline se retiró y el ayuda de cámara Alonzo Laugel cruzó la habitación y se acercó a Charlene.

Charlene todavía respiraba con dificultad y se preguntaba furiosamente si Kasaline realmente se había casado con alguien o si realmente había tenido contactos inapropiados con hombres como Antonio o algo así. <imreadingabook.com>

“Los rumores ya se están descontrolando.” (Alonzo)

Tras un breve silencio, Alonzo abrió la conversación.

“Gracias al arduo trabajo de los soldados, se limpió la escena del funeral, pero los nobles parecen querer que la familia real explique directamente la verdad del incidente.” (Alonzo)

“No sé qué hacer ahora. Alonzo.”

Charlene habló como si apelara, revelando su debilidad frente a Alonzo, que generalmente era invisible incluso frente a su esposa, Rose.

Los ojos de Alonzo mientras lo miraba eran una compleja mezcla de afecto por su viejo amigo y lealtad hacia su maestro.

“Como se suele decir, hasta los mejores cazadores cometen errores cuando intentan matar dos pájaros de un tiro.” (Alonzo)

“…”

“¿Qué es más importante para usted, Su Majestad? ¿Renunciar a la señorita Kasaline y recuperará la confianza de los nobles, o aceptar a la señorita Kasaline por completo, incluso si eso significa dejar una ligera mancha en el honor de la familia real?” (Alonzo)

Los ojos de Charlene brillaron rojos bajo el sol poniente.

Para un hombre que llevaba la pesada carga de ser el Rey de un país, no reflexionó demasiado antes de encontrar una respuesta.

“Esa es una pregunta sin sentido, Alonzo. Kasaline es originalmente mi propiedad.”

“Entonces sólo hay una manera.” (Alonzo)

Dijo Alonzo con un tono que sugería que había esperado antes esa respuesta de Charlene.

“Sería más rápido cubrir el incidente con otro incidente.” (Alonzo)

 

* * *

 

“¿Por qué vino mi hermana y no Su Alteza Charlene?” (Rose)

Tan pronto como entró a la alcoba de la Reina, una almohada fue arrojada a su cara.

Entre jadeos exasperados, Kasaline silenciosamente recogió la almohada que le había golpeado la cara y había caído desvalida al suelo.

Si bien no se habían visto, el humor de Rose había cambiado bastante.

Su cabello color almendra oscuro se había vuelto negro, como si lo hubiera teñido, y su característica sonrisa alegre que siempre parecía alegrar al mundo había desaparecido.

No sabía la razón exacta, pero podía sentir que muchas partes de Rose como persona estaban cambiando de una manera no tan buena.

“¿Has comido?”

Mientras Kasaline colocaba la almohada en el sofá, miró la bandeja de comida que había quedado fría y sin comer.

Una risa exasperada se escapó de los dientes de Rose.

“¿Vas a actuar como una dama de honor ahora? ¿Por qué, tu plan de atrapar las habas que caen del lado del Emperador salió mal?” (Rose)

“Debes haber estado planeando aprovechar mi muerte en serio, pero lamento haber aparecido tan descuidadamente. Pero no te compliques mucho la cabeza, o acabarás no sólo fingiendo que te derrumbas como hoy, sino derrumbándote de verdad.”

Simplemente le había dicho la verdad sobre lo que ocurría a su alrededor, pero Rose debió haber pensado que estaba siendo sarcástica, así que apretó con más fuerza la manta.

Era claramente visible que las finas venas de su frente se erizaban de tanto haber sufrido.

“Sabes, ¿en qué confías que te sientes con tanta energía? Soy la Reina de este país y mi marido es el Rey de este país. Significa que no es un problema aplastar a mi hermana mayor si me apetece. ¿No crees que siempre te seguiremos perdonando con tanta generosidad?” (Rose)

“Entonces, ¿qué tal si me muestras generosidad hasta el final ahora?”

Antes de llegar al palacio de la Reina, Kasaline pasó por la oficina de administración y colocó los documentos que había preparado en la mesa junto a ella.

Las pupilas negras de Rose se llenaron con las palabras ‘Solicitud de renuncia’ escritas con letra limpia y seca sobre papel blanco.

“Parece que ya no eres la tímida cobarde que ni siquiera se atrevía a entrar al salón de fiestas sin su hermana al lado, así que dejaré mis responsabilidades y me iré ahora.”

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!