Saltar al contenido
I'm Reading A Book

PAQAMD – 33

1 enero, 2024

PAQAMD – Episodio 33

 

Los alrededores se quedaron tan callados que podía oír el sonido de una aguja al caer.

<“¡Zas!”>.

Mientras el aura azul brillaba en el bastón decorativo que sostenía Gidon, los hombres que eran oficiales militares rápidamente gritaron.

<“¡Daños!”>

<“¡Salgan ahora!”>

Ese día, ocurrió una situación sin precedentes en el palacio imperial donde se enfrentaron un maestro de espada y un archimago.

En ese momento apareció el Emperador. Mientras levantaba ambas manos, los dos lentamente cayeron de rodillas, temblando de dolor.

<“Jaja, Franz, incluso si ese fuera el caso, sería difícil si tú y también Gidon hicieran eso.”> (Emperador)

A medida que desataba más su capacidad de obediencia, Gidon y Franz quedaron aplastados contra el suelo.

¡Maldita sea!

La fuerza fue lo suficientemente fuerte como para hacer que el suelo alrededor de Gidon y Franz se agrietara y colapsara. La gente estaba tan conmocionada que no se dieron cuenta de que el Emperador temblaba violentamente debido a su lucha.

<“¿Todos se han calmado ahora?”> (Emperador)

Ambos gimieron ante la pregunta del Emperador. Tan pronto como perdió sus fuerzas, las dos personas que finalmente habían recobrado el sentido se pusieron de pie, sacudiéndose la ropa.

El Emperador, que organizó cuidadosamente la situación y mostró su autoridad y dignidad, habló con una expresión bastante benevolente.

<“Bien. ¿Te gustaría empezar con Gidon?”> (Emperador)

Actuó como un maestro tratando con estudiantes pendencieros. Como respuesta, Franz avanzó hacia el Emperador con el rostro brillante y levantó la mano.

<“¡Yo! ¡Emperador, quiero hablar primero!”>

Cuando el Emperador miró a Gidon con expresión preocupada, Gidon no tuvo más remedio que encogerse de hombros.

El Emperador se disculpó con una sonrisa de disculpa y luego señaló con el dedo a Franz. Luego miró a Gidon con expresión satisfecha y habló rápidamente.

<“Quiero a Leonie.”>

El Emperador suspiró suavemente y miró al cielo por un momento con una expresión que decía que ya no podía hacer esto.

<“Escucha atentamente, Franz. Si tratas a la hija del Duque Gidon como un objeto, no tendrás nada que decir incluso si su espada te corta la cabeza. Hay un procedimiento y un ejemplo razonable para todo…”> (Emperador)

<“Entonces hazlo tú por mí.”>

Franz miró al emperador girando sus ojos negros de profundidad desconocida.

<“Escuché que los magos están locos, pero esto es… No existe tal título.”> (Emperador)

El Emperador miró a Gidon como pidiendo ayuda. Gidon respondió levantando su bastón y emitiendo aura.

<“Duque Gidon, entiendo perfectamente cómo se siente. Aun así, no podemos morir todos juntos aquí, ¿verdad? Si te enojas con un tonto, te vuelves el mismo tonto.”> (Emperador)

<“¿No soy estúpido? Cosas como la etiqueta y las leyes son como el perfume que ustedes, los nobles, se ponen para ocultar su mal olor.”>

<“No, si quieres darle la bienvenida al Duque Gidon como tu suegro, al menos sé digno de él…”> (Emperador)

<“Al final, se trata de dinero. ¿No es así?”>

Después de eso, el Emperador, que había hablado con Franz antes, siguió adelante y volvió a ser el intermediario.

Gidón preguntó.

<“¿Cómo conoció ese tipo a mi hija?”> (Gidon)

El Emperador interrumpió a Franz mientras intentaba responder y luego dio un paso adelante.

<“Escuché que lo vio por casualidad y se enamoró de ella. Bastante romántico…”> (Emperador)

<“Emperador, debe hablar con claridad. En el momento en que vi a Leonie, me sentí irremediablemente atraído por ella. Sentí como si hubiera visto una piedra mágica de primer nivel. Es la primera vez que veo a alguien así. Un poder como una puesta de sol extática se despliega…”>

La voz de Franz, que continuaba con su acalorada explicación, poco a poco se fue calmando y pronto cayó en su propio mundo. Las últimas palabras fueron casi murmuradas internamente, por lo que los dos no pudieron escucharlas.

<“Como dijiste, los nobles necesitan un perfume decente. Si quieres tomar lo que es mío, tendrás que prepararte para un gran precio.”> (Gidon)

Ante la petición de un pago, Franz entregó al Emperador la nueva arma que había creado por un precio razonable. Y entregó a Gidón su parte de lo que había ganado con el arma.

Entonces Leonie se casó con un mago desconocido tres meses después de perder a su primer marido. Además, sólo se enteró de lo que pasó en el lugar unos días antes de la ceremonia.

Leonie se dio cuenta de que, si iba más allá de ese punto, no tendría fuerzas ni siquiera para enfadarse. El día que se conocieron, ella le dijo a Franz:

<“No te amo. Será lo mismo a medida que pase el tiempo.”> (Leonie)

<“Yo tampoco tengo muchas ganas de que pase eso.”>

<“Entonces ¿de qué se trata? Yo tampoco soy una carta tan importante para mi padre.”> (Leonie)

<“¿Un sentimiento como Eros? Un matrimonio con condiciones mixtas es vulgar. Es fácil de cambiar. Una novia con habilidades increíbles como tú es la pareja adecuada para un gran mago. La gente llama a eso destino, ¿verdad? Interprétalo como te sientas cómoda. De todos modos, debemos casarnos.”>

‘Una novia con habilidades increíbles.’

Leonie pensó que Gidon lo había engañado.

Pero el destino del que hablaba era enteramente suyo y no tenía nada que ver con Leonie.

Franz era un hombre medio loco, pero era absolutamente perfecto para Leonie. ¿Pero fue porque perdió a Isaac, quien era como un hermano y una hermana, o porque no tuvo el amor de sus padres? La resistencia de Leonie duró bastante tiempo.

El amor unilateral y no correspondido de Franz se vio recompensado cuando ella tuvo un hijo. Emile, un niño que parecía haber heredado el cabello naranja a Leonie, se convirtió en un tesoro para ellos.

Por supuesto, el amor maternal no surgió desde el principio. Como dice el refrán, no fue un instinto innato. Se decía que la persona que lo recibe lo da, y como Leonie carecía gravemente de amor, sólo cumplía con su deber de abrazar y amamantar al niño, pero no sabía qué más darle.

Pero cuando Emile, con sus mejillas regordetas, se echó a reír como si la luz del sol le atravesara, cuando le brotaron los primeros dientes como brotes y cuando la llamó ‘mamá.’

El niño derritió gradualmente el corazón de Leonie, que era como una gruesa pared de hielo. Poco a poco, se fue acumulando sentimientos de cariño hacia Franz, quien adoraba a su hijo, diciendo que se parecía a su esposa.

Franz, que era infinitamente afectuoso y devoto, empezó a cambiar cuando Emile cumplió cuatro años. Parecía que se mantenía alejado de ella, pero cada vez que se topaban, su rostro se ponía rígido.

Leonie pensó que era porque había abierto su corazón demasiado tarde, así que trató de ser amable con él, pero fue inútil. Más bien, parecía estar intentando mantener a Emile alejado de ella.

Entonces un día…

<“¡Mamá!”>

Emile corrió hacia ella y la abrazó. Luego, frotó sus suaves mejillas, que tenían un olor cremoso fresco y fragante. Los pequeños brazos alrededor de su cuello le dieron una emocionante sensación de felicidad.

<“Hoy voy a ir a cazar con mi papá. ¡El primero que pille, definitivamente se lo daré a mamá!”>

<“Gracias. Estaré deseando que llegue.”> (Leonie)

Leonie besó las mejillas, los labios y los ojos del niño.

Franz tomó al niño que seguía saludando en sus brazos y luego se dio la vuelta con una mirada severa en su rostro. Ella ni siquiera pudo despedirse de él y decirle que tuviera un buen viaje.

Esa fue la última vez. Los dos nunca regresaron.

 

* * *

 

Leonie, que se perdió en los recuerdos por un momento, se secó nerviosamente una lágrima que corría por su mejilla. Y luego llamó a su asistente.

“Traigan de vuelta al estafador. Y al grupo que vino con él.”

“Está bien.” (Asistente)

“Ni el dinero ni la fuerza ayudarán. Me gustaría pedirle consejo sobre el grafito, así que cortésmente tráiganlos aquí.”

Poco después, Wolfgang regresó con sus compañeros. Franz apareció al último. Él se paró al final del grupo y la miró con ojos de ónice sin brillo.

Leonie puso sus manos temblorosas debajo del escritorio. Solo mirarlo hacia que la sangre hirviera por todo su cuerpo. Si no fuera por las dos cosas que necesitaba obtener del hombre, quería apresurarse y hacerlo trizas. Tratar con Franz requirió demasiada paciencia.

Respiró hondo y se calmó.

“Todos siéntense.”

Los alquimistas se sentaron a la orden de Leonie. Observó en secreto cómo trataban las personas a Franz.

Esta vez también Wolfgang dio un paso adelante.

“Jejeje, señorita Heidegger. Esperé pensando que me llamaría de nuevo. No tenía ninguna duda de que tomaría una decisión acertada. ¿Qué es eso, eh…?” (Wolfgang)

“Grafito.”

“¡Ah! Sí. Nadie conoce el grafito mejor que yo.” (Wolfgang)

Entonces Leonie señaló a Franz con una pizca de veneno.

“¿Con cuántos mentirosos más tendré que lidiar antes de que usted se presente?”

Cuando Leonie le dirigió una mirada feroz, Franz, que había estado escuchando en silencio todo el tiempo, se estremeció.

Supo de un vistazo que Leonie era un ser fuera de lo común, pero no podía precisar por qué. Esto se debía a que, como la armadura de un caballero, un poder desconocido la rodeaba.

Aun así, se sintió impotentemente atraído por ella. – ‘¿Tiene sólo diez años ahora?’

El archimago que había vivido durante mucho tiempo sintió como si hubiera descubierto una enorme piedra mágica entre un enjambre de hormigas.

“Soy sólo un investigador junior.”

“Así es, mi señorita. Franz es un aprendiz. Tienes que negociar conmigo.” (Wolfgang)

Leonie resueltamente extendió su palma hacia Wolfgang.

“Si dices una palabra más, te cortaré la lengua y se la daré a Lochen.”

“Ah, ¿qué?” (Wolfgang)

Tan pronto como dijo esas palabras, apareció el león.

<”¡Grrr!”> – Lochen rugió pesadamente, revelando sus colmillos del tamaño de los dedos de un hombre adulto.

«¿Qué estás haciendo?»

Los agudos ojos dorados de Lochen se posaron en Franz.

«Ese tipo es peor que el macho joven.»

Los ojos de Lochen se entrecerraron.

«Tsk, gente insignificante. ¡Leonie está protegida por este cuerpo!»

Mientras Lochen caminaba con confianza y tranquilidad y caía a los pies de Leonie, los rostros del grupo, excepto Franz, se pusieron azules.

“Ahora finalmente vale la pena tener una conversación.”

“¿Por qué me elegiste?” (Franz)

Preguntó Franz, todavía hablando lentamente.

“Los alquimistas vinieron de los magos. Por eso todavía mantienen sus propios hábitos únicos. Por ejemplo, el líder del grupo se para detrás, o otra persona finge ser el líder hablando así con los de afuera. Y cuando los invité a sentarse, todos te miraron y tomaron asiento solo después de que tú te sentaste. Significa que te consideran más importante que mis tratos con Wolfgang o conmigo.”

Franz sonrió después de escuchar la atrevida respuesta de Leonie.

“Está bien, chica inteligente. ¿Entonces qué quieres?” (Franz)

Leonie hizo un gesto a su ayudante y él se apresuró a sacar a la gente. Finalmente, en la sala de recepción sólo quedaron Franz, Leonie y Lochen.

Las dos personas se miraron entre sí.

‘No ha cambiado en absoluto.’

Los ojos de Leonie se entrecerraron ligeramente.

Sin embargo, sólo los ojos negros todavía eran visibles. Aunque sus ojos capturaban claramente los rasgos de la otra persona, sentía como si su cerebro no los reconociera.

Se le ocurrió de nuevo que no tenía idea de cuántos años tenía. Aunque estaban casados y tuvo un hijo, Leonie no estaba interesada en él en absoluto.

Entonces, después de su desaparición, no hubo información sobre él y nadie pudo encontrarlo.

De repente, el dolor de perder a Emile volvió a ella. Leonie calmó sus manos temblorosas y silenciosamente las apretó en puños.


Nameless: Chicas(os) lamentablemente no puedo traducir más, por ser feriado mi esposo está en casa jaja… Y me es difícil traducir. Nos vemos la próxima semana.

•❅──────✧❅✦❅✧──────❅•

Anterior Novelas Menú Siguiente

error: Content is protected !!