Saltar al contenido
I'm Reading A Book

TALD – 35.5

19 septiembre, 2023

Capítulo 35.5 – Cortejo de una noche de verano (5)

 

Esa noche, Chloe salió de la mansión en un carruaje traído por Stella. Sonriendo torpemente, inclinó la cabeza cuando ella le dijo que disfrutara la cena sin preocuparme porque mañana era feriado.

La residencia de Grey estaba ubicada en una colina adyacente a la iglesia. Entró a la casa de Grey, pensando que era un hogar sencillo pero acogedor.

“Hola. Grey.”

Siguió a Grey, que abrió la puerta, hasta una pequeña sala de estar y se mordió el labio mientras miraba la mesa. La mesa estaba decorada con rosas silvestres mostrando su fresca belleza, y los candelabros estaban iluminados con velas. Sopa de papa, pan tierno y pavo asado al horno. Aunque no era llamativo, ver la colorida mesa del comedor la hizo sentir como si estuviera de regreso en la mansión Verdier.

“…Grey. Hay algo que realmente necesito decirte…”

Cuando Chloe, incapaz de soportar la avalancha de culpa, intentó hablar, Grey dio un paso adelante y sacudió la cabeza.

“Comamos primero, Señorita.” (Grey)

Cuando Chloe no tuvo más remedio que sentarse, comenzó una comida tranquila con Grey. Cada vez que Chloe veía la sangre manchando las vendas de las manos desnudas de Grey mientras movía los platos, se ahogaba y tenía que levantar un vaso de agua.

“Nunca pensé que llegaría el día en que me sentaría frente a la Señorita y cenaríamos solos.” (Grey)

Grey fue el primero en hablar. Grey continuó hablando en voz baja mientras observaba cómo la mano de Chloe temblaba ligeramente mientras dejaba el vaso.

“Estoy muy feliz de que finalmente haya llegado, aunque esta sea la última oportunidad.” (Grey)

El tenedor cayó de la mano de Chloe al plato con un sonido agudo. Cuando intentó agarrar el tenedor y lo perdió, Grey se levantó y le trajo nuevos utensilios. Chloe frunció los labios mientras observaba a Grey verter agua en un vaso vacío. Y luego sonrió y sacudió la cabeza.

“¿Qué quieres decir con que es la última oportunidad, Grey?”

“Señorita.” (Grey)

Los ojos marrones estaban tan acalorados que no podía mirarlo directamente. Grey se arrodilló junto a ella e hizo contacto visual.

“Estoy bien.”

No importa cuán dolorosamente se mordió el labio, las comisuras de sus ojos solo se pusieron más rojas. – ‘Grey ya lo sabía todo. Cómo se sintió y qué quiso decirle cuando vino a verlo.’

“Creo que debería devolverlo ahora.” (Grey)

Grey sacó algo del bolsillo de su chaqueta y se lo tendió. Las lágrimas de Chloe cayeron sobre un pañuelo viejo pero limpio.

“Me lo dio la señorita cuando estaba llorando y aferrándome a ella pidiéndole que huyera conmigo.” (Grey)

No había manera de que no lo supiera incluso sin escuchar una explicación. La expresión de Grey cuando le reveló sus verdaderos sentimientos en la cabaña en ese momento aún era vívida.

“¿Por qué me estás devolviendo esto?”

“Creo que es hora de que deje de llorar.” (Grey)

La voz de Grey era amable y su expresión lo era aún más. Chloe lo miró, apretando con fuerza su pañuelo húmedo.

“Lo siento.”

“No es necesario que lo sienta así. No tienes que sentir lástima por mí para siempre. Lo digo en serio.” (Grey)

Sacudiendo la cabeza, sonrió levemente. Chloe sintió que se le encogía el corazón. No podía soportar la idea de lastimar a Grey hasta el final y, al mismo tiempo, sentía que se estaba volviendo loca porque odiaba a la persona que la hacía así.

“Lo siento, Grey.”

“Incluso si no es necesario hacer eso.”

El chico que consolaba a Chloe era mucho más grande que el niño que vivía en sus recuerdos.

“De hecho, cuando recogí sus restos y los enterré en la finca Verdier, enterré a mi amor junto con ellos.” (Grey)

“…”

“Ya he terminado, pero esa otra persona nunca se ha dado por vencido, ni un momento.” (Grey)

Era una verdad que no quería admitir, pero Grey finalmente tuvo que decirla. Fue la última buena voluntad que pudo mostrarle a Chloe, quien lo trataba con sinceridad a pesar de que era de condición humilde, y era su orgullo como ser humano.

“Es natural que no pueda estar conmigo.” (Grey)

En el momento en que Chloe escuchó sus palabras, respiró hondo. Con el rostro empapado de lágrimas, trató de sonreír y dejó escapar un pequeño suspiro. La voz era como un susurro.

“…Gracias, Grey, por cuidar ese cuerpo quemado.”

Grey le sonrió. Era como si pudiera adivinar los sentimientos de Chloe, aunque ella no los dijera.

“¿Quién haría eso si no yo, el confidente de la Señorita?” (Grey)

Un débil grito parecido a un gemido finalmente escapó de los labios de Chloe. – ‘¿Por qué no puedo amar a Grey, una persona tan buena?’

“Por favor, no sienta pena por mí, mi señora.” (Grey)

La voz de Grey seguía siendo amable, pero había firmeza en ella.

“En el pasado, quería recibir su simpatía, pero ahora no.” (Grey)

Chloe finalmente pudo ver claramente el crecimiento de Grey. Ya no era el niño que necesitaba su compasión. No es como si fuera un sirviente que tuviera que escuchar sus órdenes.

“Voy a ser feliz.” (Grey)

Chloe sostuvo con fuerza la mano extendida de Grey.

“Sí. Si eres tú, obviamente lo serás.”

En el momento en que se miraron como iguales fue su despedida. Chloe se puso de pie, sintiendo el calor que irradiaban las yemas de sus dedos que caían lentamente.

En pleno verano, nubes grises aparecieron en el cielo oscuro. Por primera vez en su vida, Chloe rompió con Grey sin despedirlo. Comenzó a caminar colina arriba, las gotas de lluvia golpeaban fríamente sus hombros.

Grey era un hombre demasiado bueno para ella. Sintió que podía vivir sin pasión si estaba con él. Justo cuando crecía la creencia de que la confianza mutua podía consolarlos, todo se vino abajo.

Desde el momento en que él apareció ante sus ojos.

La lluvia fría le empapó el cabello y le corrió por la cara. Chloe respiró hondo y se secó los ojos con el dorso de la mano.

“Puaj…”

A medida que la lluvia en su mejilla se hizo más espesa y su cuerpo se mojó por completo, la verdad que tanto intentó ocultar la atormentó. Pensó que se había olvidado de todo y confiaba en que podría vivir en paz como lo hacía antes de que él pisoteara su vida, pero el resultado fue un fracaso.

Fue un gran fracaso.

“Eh… Mmm…”

Mientras caminaba, tropezó, tropezó con una roca y cayó. Su vestido estaba cubierto de barro negro. Chloe tiró su bastón, se sentó al costado del camino bordeado de enredaderas interminables y lloró como una niña. Fue entonces cuando un carruaje llegó frente a ella, que lloraba de tristeza bajo la lluvia torrencial. Las pestañas de Chloe, mojadas por las gotas de lluvia, temblaron y se levantaron.

“Oh, no… Este…” (Lawrence)

En el momento en que el pelirrojo agarró su sombrero y saltó del caballo, Chloe se puso de pie con los labios fuertemente fruncidos. Pudo darse cuenta incluso sin escuchar lo que intentaba decirle.

“…Su Majestad la está esperando.” (Lawrence)

Chloe se alejó de Taylor, que habló con voz inquieta, y caminó sola hacia el carruaje. Apartó la mano para sostenerla y se subió al carruaje con el rostro pálido. De todos modos, se dirigía hacia la villa junto al lago donde Damien la esperaba con una sonrisa triunfante. Y Damien, ese hombre malo, la instaba a hacer algo al no ir rápidamente. Chloe apretó sus manos temblorosas.

Lo odió insoportablemente. Al final, quería retorcerle el cuello al hombre que tenía que hacer que todo sucediera a su manera. Sintió que se moría porque quería gritar que todo se estaba descarrilando por su culpa y que quería regresar a su vida pacífica y pacífica.

<¡Pum! ¡Pum!>

En el momento en que Chloe apretó los dientes y golpeó el techo del carruaje con su delgado puño, el caballo se alejó al galope bajo la lluvia. En el camino bordeado de enredaderas sólo quedó su bastón, hecho un desastre sobre la tierra.

 

****

 

El carruaje se detuvo en la villa frente al lago. Chloe pateó la puerta del carruaje antes de que Lawrence Taylor pudiera abrirla.

“Oh, un paraguas…” (Lawrence)

Lawrence, que había estado siguiendo a Chloe por el jardín sin prestar atención a lo que decía, se detuvo abruptamente y miró en la dirección donde ella levantaba la cabeza. Esto se debe a que puedo ver a Damien parado en el segundo piso con la ventana de la terraza abierta. Tenía la ventana abierta de par en par e incluso sostenía una bebida como si disfrutara del sonido de la lluvia.

Chloe frunció los labios mientras miraba a Damien, quien levantaba su copa como si la estuviera esperando. Abriendo la puerta abierta de la villa, ella cruzó el espacio cojeando sin bastón.

La villa de Ricardo también le resultaba familiar a Chloe, ya que era un lugar donde la familia de Stella a veces pasaba los fines de semana. Cruzó el salón y apenas logró levantar un objeto de la pared. <imreadingabook.com> Los ojos de Lawrence Taylor se abrieron al ver sus acciones, pero como Damien había dado órdenes de no molestarlos, no tuvo más remedio que salir sin siquiera poder detenerla.

Las gotas de lluvia caían a sus pies mientras subía las escaleras hasta el segundo piso una por una, apretando los dientes por su pierna incómoda. No fue difícil encontrar la habitación en la que se encontraba. A medida que el sonido de la fuerte lluvia se desvanecía fuera de la villa, la música del gramófono se hacía más fuerte. Chloe entró cojeando en el dormitorio, con la puerta abierta de par en par, como si hubiera sabido exactamente por dónde vendría.

“¿Por qué me atormentas tanto?”

Damien se dio vuelta lentamente. A diferencia de ella, que estaba sucia y mojada, él estaba vestido tan fresco que se podía creer que acababa de salir de una manta de plumas.

“¿Que te he hecho?” (Damien)

El viento que entraba por la ventana abierta hizo que la fina camisa de vestir de Damien ondeara, exponiendo su cuerpo de varias maneras. Los puños cerrados de Chloe temblaron levemente mientras miraba las débiles cicatrices dejadas como resultado de la pelea. El sonido del violín impregnando el sonido de la lluvia se hacía cada vez más rápido.

“¿Por qué entras descuidadamente en el mundo donde vivo bien y me confundes?”

“Entonces, me estás preguntando qué hice.” (Damien)

Damien no hizo nada, pero el solo hecho de aparecer frente a ella la sacudió. Al final, eso la hizo correr a este lugar.

Damien dejó su bebida sobre la mesa y comenzó a moverse. Chloe tuvo que intentar no retroceder. Damien se acercó lentamente a ella mientras ella permanecía con los pies firmemente plantados en el suelo y continuaba hablando.

“Es como si te hubiera arrastrado hasta aquí a la fuerza.” (Damien)

“No te acerques más.”

Chloe levantó con manos temblorosas la escopeta que había quitado de la pared de abajo antes de subir a su habitación. El peso del objeto que había traído consigo con el impulso de dispararle parecía presionar fuertemente su brazo.

“¿No disfrutaste la cena con Grey? Es injusto que estés enojada conmigo por eso.” (Damien)

Chloe jadeó mientras lo veía reducir la distancia con una leve sonrisa.

“¿Amas a Grey Wilson?” (Damien)

“Te dije que no te acercaras.”

“Dilo, Chloe. ¿Lo amas como hombre como me amas a mí? Dime si puedes compartir con él un beso tan conmovedor como lo hiciste conmigo.” (Damien)

Sus palabras hicieron que su corazón latiera tan fuerte que le dolía.

“Si te acercas más, dispararé.” (Damien)

Damien ignoró sus palabras y dio un paso a la vez, deteniéndose finalmente justo frente a ella. Desde una distancia que era aproximadamente del largo del arma, dejó escapar una voz baja y clara hacia Chloe.

“Dispárame. Chloe. ¿Aún no sabes disparar un arma?” (Damien)

“Lo sé.”

Una sonrisa apareció en el rostro de Damien cuando Chloe pronunció esas palabras sin dudarlo. Quizás Chloe no esté mintiendo. Su esposa era una mujer bien preparada, por lo que estaba claro que había hecho varios esfuerzos para prepararse para el peligro. – ‘Eres digna de elogio. Chloe. Mi amor.’

“También sé que la escopeta del señor Ricardo, a diferencia de la tuya, siempre está cargada.”

“Entonces mátame.” (Damien)

Cuando la mano de Damien agarró con fuerza la boca del arma, el cuerpo de Chloe tembló en estado de shock. Dio un paso más y tiró de su muñeca. Ahora el arma apuntaba directamente a su pecho. Preguntó, inclinando la cabeza como si le susurrara un secreto mientras ella fruncía los labios y temblaba.

“¿Alguna vez has querido matarme?” (Damien)

Se siente como si su voz la estuviera tentando.

“¡Innumerables veces!”

Chloe respiró hondo. – ‘No fueron sólo estos últimos días. Cuando la hizo sentir avergonzada al levantar su pierna dolorida, cuando la insultó arrogantemente con palabras duras y cuando se mostró orgulloso sin fin incluso después de descubrir el secreto de su matrimonio fraudulento. y… Cuando su hijo murió y no mostró ni una pizca de tristeza.’

“¿Pero por qué no puedes disparar?” (Damien)

Los delgados hombros de Chloe temblaron. Una voz que no pudo ocultar un leve grito brotó de sus labios.

“Cállate, diablo.”

Damien sonrió levemente y bajó la cabeza.

“¿Quieres que te diga por qué no puedes matarme?” (Damien)

Después de poner sus labios en el cañón del arma, levantó los ojos y la miró. Chloe aguantó con todas sus fuerzas, temiendo volver a dejarse engañar por esos hermosos ojos azules que parecían un regalo de Dios.

“Porque me amas lo suficiente para querer matarme.” (Damien)

Los grandes ojos de Chloe se pusieron rojos.

“¿De dónde viene la arrogancia que te hace pensar que todavía te amo?”

Ella tenía verdadera curiosidad ahora. Quizás por eso sus dedos temblorosos no podían apretar el gatillo.

“¿Cómo puedes tener tanta confianza de principio a fin?”

Ella le preguntó con una expresión entre el suspiro, admiración, desesperación e ira. Damien guardó silencio por un momento en respuesta a su pregunta, pero finalmente abrió la boca.

“Si no fuera por ese hecho, no habría podido sobrevivir hasta ahora.” (Damien)

Los labios de Chloe temblaron levemente cuando se enfrentó a Damien, quien la miraba fijamente.

“¿Q-qué?”

“Llegué hasta aquí aferrándome a la creencia de que me amas. De lo contrario, me habría puesto un arma en la boca y habría disparado hace mucho tiempo, Chloe.” (Damien)

‘Sus ojos hablaban. Este hombre es sincero.’ – La sensación de que su cuerpo estaba fuertemente atado por cuerdas invisibles no era una ilusión. Chloe apretó los dientes mientras lo miraba.

“¿Sabes que haces que la gente se asfixie?” (Chloe)

Una luz secreta brilló a través de los ojos azules de Damien mientras torcía sus labios en una sonrisa.

“Sabes muy bien que vuelves loca a la gente.” (Chloe)

“¡Eh…!” (Damien)

Chloe sintió que ahora podía dispararle. En el momento en que parecía que podría haberlo golpeado con el arma si no podía apretar el gatillo, el arma cayó en la mano de Damien y voló sobre la cama.

“¡Suéltame, deja esto!”

Chloe, enfurecida, intentó quitárselo de encima, pero fue inútil. Él la rodeó por completo con sus brazos, prácticamente atrapándola en sus brazos, colocó su frente contra la de ella y murmuró como un loco.

“Intenta mentir de nuevo y decir que mi tacto te pone la piel de gallina.” (Damien)

“Ja… Ja…”

El tono tenso y bajo de su voz demostró su entusiasmo. La lengua y los labios que no mostraban miedo, besando el cañón del arma, recorrieron su cuello. Su aliento llegó a su oído de repente, perturbando la mente de Chloe.

“Porque no creo que lo acepte si mientes esta vez.” (Damien)

Colocó suavemente sus dientes debajo de la oreja de Chloe, donde estaba su pulso. Chloe se resistió, reprimiendo un débil gemido que amenazaba con escapar de sus labios.

“¿Qué vas a hacer si no me cuidas?” (Damien)

Mientras su delicada carne se calentaba, levantó un poco más su pequeña barbilla. El sonido del violín, como el sollozo de una mujer, mezclado con el sonido de la lluvia torrencial, estaba alcanzando su punto máximo con aún más pasión.

“¿Curiosa?” (Damien)

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: