Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 62

Capítulo 62.

 

“Eh… estoy mareada.”(Su-ah)

No sé lo que hice, pero mis ojos daban vueltas y mi corazón latía con fuerza porque mi visión estaba al revés. Cuando Su-ah murmuró, Hwa-hee, que tenía ambas manos junto a su cabeza, susurró seductoramente.

“Abrázame si te sientes mareada. Porque existo para ti. Ahora, pon tus brazos alrededor de mi cuello.”

“Bueno, ¿qué es eso? Se me pone la piel de gallina.”(Su-ah)

“En Internet, a las mujeres les gustan esas líneas… ¡Ja!, como siempre digo, hablar es mucho más vergonzoso que escuchar.”

“No tienes que hacerlo si te da vergüenza.”(Su-ah)

“Traté de contactarte con el pretexto de enseñarte defensa personal, pero fallaste, así que tienes que ser valiente. Es más bonito desde este ángulo. ¿Puedo hacerte una pregunta tímida? ¿De qué color estás usando ahora?”

“¡No hagas esa pregunta ahora!”(Su-ah)

Sonriendo, Hwa-hee extendió la mano, abrazó su hombro y presionó suavemente la parte inferior de su cuerpo.

“Me dijiste que preguntara cuando y donde sea, siempre que tenga curiosidad. Otra pregunta. ¿Cuándo llamarás mi nombre? ¿Después de que pierdas mis labios, o ahora?”

Al contrario de su tono perezoso, las yemas de los dedos que acariciaban sus labios fueron muy cuidadosas. El corazón de Su-ah saltó hasta el punto en que se hizo difícil respirar y giró la cabeza.

Hwa-hee, quien agarró suavemente su barbilla y la hizo mirar hacia él, susurró suavemente, juntando la frente.

“¿Puedes responderme? Estaba tan celoso de esa espada de madera que te estuvo tocando por un tiempo.”

La brecha entre sus labios era lo suficientemente cercana como para que pudieran respirar el aliento el uno del otro. Mi corazón latía cada vez más rápido.

‘¿Por qué tienes celos de la espada de madera? …Estoy tan nerviosa.’

Su-ah, que de repente se volvió injusta mientras contenía la respiración, impulsivamente envolvió sus manos alrededor de su cuello (él) y presionó los labios contra los suyos. Sus labios hormigueaban porque no podía controlar la distancia y dado que cerró los ojos, chocaron el uno contra el otro.

Hwa-hee, que hizo una pausa, la miró fijamente con los ojos muy abiertos. Su-ah, que se sonrojó y solo miraba sus labios, murmuró con voz descarada.

“¿Cuánto tiempo vas a seguir siendo tímido?”(Su-ah)

Tan pronto como terminó de hablar, Hwa-hee sonrió y hundió los labios en su nuca. Cuando sus labios calientes tocaron su tierna piel, su pulso latió fuertemente ante la emocionante sensación.

“Uf… Me hace cosquillas… ¡Uf!”(Su-ah)

Hwa-hee, que había estado lamiendo su cuello con los labios, levantó la cabeza y se tragó sus labios, gimiendo al mismo tiempo. Una extraña sensación recorrió su cuerpo (ella) cuando una lengua caliente y suave se arremolinó y succionó la suya.

De repente, la fuerza de su cuerpo fue drenado en un instante. Luces de colores parecían bailar frente a sus ojos apretados.

Hwa-hee, quien separó sus labios por un momento e hizo contacto visual con ella, escaneó sus mejillas con la punta de sus dedos. Mientras Su-ah apoyaba su mejilla contra esa mano amistosa, él presionó fuertemente su larga pierna contra ella.

Hwa-hee, que la inmovilizó con su cuerpo, mordió sus labios ligeramente y los lamió. Una lengua dura y húmeda atravesó entre sus labios que se abrieron mientras ella le daba la bienvenida y desgarraba su boca caliente al máximo.

Después de chupar toda su saliva como si tuviera sed, él metió su lengua profundamente, lamió su paladar y frotó su lengua contra la lengua de ella de una manera salvaje.

A medida que el beso se profundizaba, a pesar de que estaba sin aliento, mis sentidos alcanzaron su punto máximo con un escalofrío de pies a cabeza.

“…Sí.”(Su-ah)

‘Oh, me estoy volviendo loca porque me gusta. ¿Fue el beso tan exultante?’ – Mientras la empujaba implacablemente hacia atrás sin piedad con un beso, sus manos constantemente acariciaban suavemente sus brazos y hombros sobre la ropa y acariciaban su espalda como si estuviera perdido.

El gesto del hombre de desearla tan desesperadamente calentó la parte inferior de su estómago. Mientras lo acercaba más como si estuviera colgándose de él, la mano de Hwa-hee, que envolvió ligeramente su barbilla e hizo contacto visual, se metió en el interior de su camiseta.

La mano dura, que acaricia su piel lentamente como si la sedujera, estaba tan caliente que quemaba.

Hwa-hee le mordió el lóbulo de la oreja con los labios para pedirle permiso, mientras ella retorcía y retorcía su cuerpo.

“No te preocupes. Solo quiero conocerte un poco más.”

(N/E: Eso dicen todos…)

Su voz, que era tan baja, era tan dulce que su estómago estaba hirviendo. Su-ah, sin darse cuenta, envolvió sus brazos alrededor de su espalda y lo acercó más a ella.

Como si esperara, Hwa-hee le subió la camiseta holgada y miró con admiración la piel expuesta. Solo la persistente y ardiente mirada difundió una punzante excitación como si ya hubiera sido objeto de acoso por parte de él.

Cuando él inclinó la cabeza y lamió la parte ligeramente expuesta de su pecho el tiempo suficiente para saborearlo, el vértice se puso de punta y el calor se disparó en su estómago.

Mientras ella estaba perdida con los ojos cerrados, su mano (él), que había cavado dentro, envolvió la colina erizada y le quitó por completo la ropa interior.

Mientras miraba su pecho abultado que estaba expuesto con ojos ardientes, gimió por un corto tiempo y alcanzó la cima de inmediato.

“¡Sí…!”

Una aguda sensación erógena recorrió todo el cuerpo (ella) como si se abriera paso. Mientras retorcía su cuerpo y se estremecía, Hwa-hee acarició y jugueteó con su pecho con los labios y las manos como si estuviera dibujando cuidadosamente.

Una sensación caliente y vertiginosa calentaba su estómago en cada rincón y grieta de su cuerpo que tocaba la lengua suave y caliente. Tan pronto como las yemas de los dedos y la lengua de Hwa-hee se enrollaron al mismo tiempo, finalmente ella dejó escapar un grito bajo.

Como si fuera una señal, Hwa-hee, quien nerviosamente lamió sus labios, presionó la parte inferior de su cuerpo al insertar su pierna entre sus piernas.

Mientras sus duros muslos presionaban la parte sensible entre sus piernas, Su-ah siguió gimiendo y se mordió los labios. El centro grande y duro del hombre se sintió claramente, y su rostro se puso rojo brillante.

“No me importa.”(Su-ah)

Hwa-hee, que hizo llorar brevemente su garganta, deslizó su mano dentro de su ropa interior. Su-ah instintivamente trató de cerrar las piernas para evitar su intrusión, pero Hwa-hee chupó los labios y golpeó su ropa interior como si la estuviera apretando. Su interior se mojó caliente por la sensación que trasmitió.

(N/E: Michi… es R15… jaja)

Sintiendo el ardor por dentro, sacudió la cabeza por un momento.

‘¿Era yo del tipo que era tan sensible a la estimulación? …No, no es eso, es posible porque es él.’ (Su-ah)

Como una parodia, mientras le lamía los lóbulos de las orejas y tragaba sus pechos, la razón que le quedaba se desvaneció por completo. Ante el estímulo dulce y picante, ella retorció su cuerpo con impaciencia y se entregó a su toque.

Cada vez que se movía, los dedos de sus pies se tensaban, todo su cuerpo se retorcía y sus ojos se volvían blancos. Él la empujó al colmo de la excitación extática, que se había desatado sin fuerzas.

“…Ah!”(Su-ah)

Se sentía como si todos los nervios estuvieran esperando la sensación de sus dedos y labios.

“¡Ah! ¡Ah!”(Su-ah)

El calor en su interior parecía abrumar todo su cuerpo como si se rompiera una presa, por lo que todo lo que pudo hacer fue dejar escapar un nuevo gemido.

Él susurró junto sus labios, que ella había mordido para contener sus gemidos.

“¡Ugh!, tienes que ver quién soy.”

“¡Oh mi!”(Su-ah)

En el momento en que su mano penetró en su interior, la parte más profunda de su cuerpo convulsionó violentamente. Su-ah sumergida en el agua erógena caliente y afilada, sollozó mientras se clavaba en sus brazos.

Como si sintiera su alegría juntos, Hwa-hee, quien dejó escapar un fuerte suspiro, la abrazó con fuerza como si la estuviera envolviendo.

Después de que la ola de estremecimientos se alejara, cuando recuperó el sentido, Su-ah yacía sobre el cuerpo de Hwa-hee. Pensó que había soltado sus labios por su dificultad para respirar, pero tan pronto como sus ojos se encontraron, Hwa-hee lamió la parte posterior de su cuello. Una la lengua húmeda empapaba su piel blanda, pasaba sobre su clavícula y mordía levemente su pulso con ese extremo.

“…Es injusto. Solo yo.” (Su-ah)

Cuando Su-ah, que murmuró, puso su mano sobre su pecho, Hwa-hee, sorprendido, frunció el ceño ligeramente y gimió. Mientras miraba hacia arriba con asombro, sonrió y agarró su muñeca, sonriendo con dificultad, y acarició las puntas de sus dedos.

Hwa-hee, que le estaba colocando el cabello desordenado detrás de las orejas, pronto lamió sus labios como si tuviera sed. Luego, como si quisiera apaciguarla, la agarró suavemente de la barbilla y la besó en la nariz, los lóbulos de las orejas, la frente y hasta donde alcanzaba su vista.

Su-ah, que no se había calmado, tardíamente le devolvió un breve beso en el rabillo del ojo. Fue en un instante que el beso, que antes era ligero, volvió a ser espeso.

Así, los dos devolvieron el beso y se acariciaron, sin darse cuenta de que la noche se hacía más profunda.

 

* * *

 

Su-ah, que se arrodilló en la cama y sostuvo su teléfono celular con ambas manos, respiró profundamente.

‘¿Debo decirle que tengo novio o debo hablar de casarme de inmediato?’(Su-ah)

Todavía no sabía qué decir, pero no podía posponerlo más cuando mi matrimonio estaba a la vuelta de la esquina.

Después de pensar un rato, cerró los ojos y llamó a su madre. Tan pronto como sonó la señal, la Sra. Song, que contestó de inmediato, levantó la voz.

“Hija mía, ¿cuánto tiempo ha pasado? ¿Por qué hay tan pocas llamadas estos días? ¿Qué está pasando?”

“Oh, he estado ocupada con el trabajo, lo siento.”(Su-ah)

“No pareces ocupada en el trabajo. ¿Qué está pasando?”

‘¿Cómo puedes saberlo con solo escuchar mi voz en el teléfono?’ – El plan de tener una charla sobre el matrimonio poco a poco mientras la saludaba por mucho tiempo salió mal.

‘Como era de esperar, no puedo engañar a mi madre.’ – Después de un momento de vacilación, ella se puso de pie y dijo como si estuviera declarando.

“Mamá, mira, me voy a casar.”(Su-ah)

Durante mucho tiempo, no pude escuchar ningún sonido proveniente del teléfono celular. Esperando con impaciencia su reacción, Su-ah revisó la pantalla y llamó a su madre.

“… ¿Hola? ¿mamá?”(Su-ah)

“¿Debería preparar la ropa de bebé en rosa o azul? … ¡Ah!, ¿todavía no lo sabes?”

“¿Qué? ¿Ropa de bebé?”(Su-ah)

“Sería obvio si la chica que no dijo nada el mes pasado se casara de repente. Por encima de la velocidad…”

“¡No, mamá! Todavía no es eso… Simplemente pasó a ser así… Es una buena persona. Lamento no haberte dicho con antelación. ¿Te sorprendiste?”(Su-ah)

Avergonzada por la reacción inesperada, Su-ah, quien casi confesó que aún no estaba allí, cambió rápidamente sus palabras. Mientras tartamudeaba de vergüenza, la Sra. Song preguntó en voz baja como para apaciguarla.

“Tu madre dará la bienvenida a quien tú elijas. Entonces, ¿cuándo me vas a mostrar a mi yerno?”

“Me gustaría visitarte el fin de semana si tienes tiempo con mi padrastro.”(Su-ah)

“Sí, sí. A tu padrastro también le encantará.”

“Sí entonces…”(Su-ah)

“¡Espera! ¿Por qué estás haciéndolo? ¿Cuántos años tiene? ¿Cuándo y cómo os conocisteis? Uh, ¿Cuál es tu guarnición favorita? ¿Carne? ¿Mariscos?”

La Sra. Song, que parecía tranquila, eventualmente comenzó a bombardearla con preguntas como un cañón de fuego rápido.

Ante las preguntas que parecían nunca terminar. Apenas respondí y colgué y resultó que había pasado una hora.

Su-ah, que estaba a punto de salir de la habitación para beber agua, casi deja caer su teléfono celular.

“¿Qué estás haciendo aquí?”(Su-ah)

“Vi a Su-ah entrar en la habitación con una mirada seria en su rostro antes.”

“Le dije a mi mamá que me iba a casar.”(Su-ah)

Hwa-hee, que estaba mirando a Su-ah, que había dudado por un momento, preguntó de repente.

“¿Cuándo sería un buen momento para visitarla?”

“Bueno, el fin de semana si no te importa. No le dije los detalles en caso de que se sorprendiera.” (Su-ah)

“Parece que no sabe exactamente lo que estás haciendo Su-ah. Así que déjame ser honesto contigo desde mi punto de vista.”

“Bueno, ¿cuán honesto?”(Su-ah)

“Estaba enamorado de Su-ah y te pedí que te casaras conmigo unilateralmente. Su-ah accedió al matrimonio después de un cortejo persistente.”

‘¿Unilateralmente?’ – Su-ah frunció el ceño.

Si no tuviera ningún sentimiento por Hwa-hee, no lo sabría, pero no ahora. Sin embargo, solo era una carga que tenga que casarse antes de admitir abiertamente mis sentimientos.

‘OK…’ Cometí un error al decirlo, y ayer hacía mucho calor.

Su-ah, que tenía algo en mente, entrecerró los ojos y refutó.

“Lo que me preocupaba era otra cosa. Mi mamá estará más sorprendida de que me guste un hombre como tú.”(Su-ah)

“¿Qué clase de hombre como yo?”

“Tres bellezas, Hermosa apariencia, riqueza loca y soltero, porque son tan populares que tienen sus propios cafés de fans.”(Su-ah)

“Entre esos, ¿cuál crees que le gusta más a tu madre?”

“Hmm, ¿hermosa apariencia?”(Su-ah)

“Sí, es posible si Su-ah se parece a su madre.”

“¿Yo? ¿Absolutamente no? …Miro la personalidad.”(Su-ah)

Hwa-hee, que había asentido con la cabeza seriamente sin ninguna expresión, de repente se puso seria y soltó hacia Su-ah.

“¿Estás bromeando? Es un momento de desesperación. Hablo bastante en serio.”

“¿Por qué es una broma decir que solo estoy mirando tu personalidad?… Uh, no importa cuán desesperado sea, ¿no es demasiado?”(Su-ah)

“Sé lo que significa para Su-ah, su madre.”

Hwa-hee, que estaba mirando su expresión, de repente tomó su mano con fuerza por un momento.

“No puedo olvidar a Su-ah llorando mientras miraba la caballa.”

(N/E: Cuando tuvo uno de sus accidentes y la comida que le dio su mama se derramo en el piso.)

‘Pero, ¿por qué está sosteniendo mi mano con tanta fuerza?’ – Cuando Su-ah se miró la mano sorprendida, Hwa-hee, que frunció el ceño, soltó rápidamente su mano.

“Oh lo siento.”

“Está bien… ¿Adónde vas de repente?”(Su-ah)

“Voy a prepararme para una reunión.” – Hwa-hee, quien se dio la vuelta y se apresuró a bajar, regresó e hizo muchas preguntas.

“¿Qué le gusta a tu madre? Oh, no hay necesidad de que los regalos sean todos… ¿Hay algún tipo de ser humano que a tu madre le disguste en particular?”

Después de eso, un desfile de sus preguntas continuó durante una hora.

Su-ah tuvo que esconderse en la habitación para evitar a Hwa-hee, quien la persiguió y nunca terminaba las preguntas.

‘¿Por qué parece más nervioso que yo?’ (Su-ah)

Eventualmente se echó a reír cuando vio a Hwa-hee tocar la puerta y comenzar a enviar mensajes de texto a su teléfono celular.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: