Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 120

Capitulo 120

Había amanecido en la mansión Grace. Después de detenerse frente a la habitación de Valence, Evelyn suspiró suavemente.

Desde la noche que salió corriendo de su propia habitación, el nuevo lugar donde Ahin comenzó a dormir diariamente estaba en el pasillo justo en frente al “cuarto de Vivi”.

“Buenos días, señor Evelyn…”

Yuan, que estaba fuera de la puerta, observó al secretario. Fue porque tenía la sensación de que el otro trataría de hacer algo extraño.

Y, como se esperaba, Evelyn se agachó y se acercó a Ahin, que todavía estaba durmiendo. Sin dudarlo, tomó la diadema con orejas de conejo y la colocó en la cabeza del joven maestro.

Los Caballeros de Valence, sorprendidos, dieron tres pasos atrás.

‘Es mejor escapar … No se sabe cómo puede reaccionar.’

Incluso en la mansión Grace, donde había muchos lunáticos, no habría nada bueno al asociarse con Evelyn, que era, por mucho, uno de los peores.

“Lord Ahin, despierta.”

“… ¿Qué es esta basura en mi cabeza?”

“Son orejas de conejo. Si cambia su clan y se convierte en una liebre, creo que la Señorita Liebre cambiará su actitud hacia usted.”

“En ese caso, está bien. Las usaré .”

Ahin, después de despertar, parecía complacido y arregló la diadema en su cabeza. Luego, cuando se cambió la ropa, miró el pasillo. Allí estaba Quinn, con los brazos cruzados, en su forma humana. Lo que significaba que había un mensaje que solo podía traer con sus propias palabras.

Ahin miró a Quinn lentamente. Siempre usaba blusas y pantalones simples cuando estaba humanizado. Pero hoy estaba ordenado, incluso usando una corbata. El cabello azul, que siempre estaba atado de cualquier manera, también estaba peinado.

Mientras Ahin esperaba, Quinn, quien miraba a la diadema como si fuera ofensiva, dudó antes de hablar.

“… Vine a decir que mi próximo viaje será más largo de lo habitual.”

Quinn no había pasado mucho tiempo en la mansión Grace desde que llegó. Entre una misión y otra, estaba fuera todo el tiempo, y en el pasado había estado lejos tres meses, sin regresar. Pero, como al final siempre regresaba a su “nido”, a Ahin no le importaba mucho. Le preguntó.

“¿Para dónde vas?”

“Nunca lo preguntaste antes.”

Quinn, molesto, arrojó un trozo de papel a Ahin. Levantándolo con las manos, levantó las cejas.

“¿Qué es eso?”

Quinn, después de haber tenido lo que necesitaba decir, subió la ventana sin responder. Ahin habló en voz baja al hombre-bestia águila.

“No mueras.”

“… Sí.”

“No vayas a la cárcel por robar fresas”.

Quinn, arrojándole una mirada malvada en una respuesta, regresó a su forma de águila.

“¡Crawww!”

Después de volar sobre la mansión, Quinn comenzó a vencer las alas en dirección al territorio de los cerdos. Ahin, que observó al pájaro desaparecer a través de las nubes, tocó el papel que había recibido.

¿Habría sido escrito por el propio Quinn? Ahin lanzó el papel en el aire y lo atrapó con la mano. Después de repetir este acto varias veces, frunció el ceño.

A menos que la personalidad del águila hubiera cambiado, esta actitud ahora era muy sospechosa. Que muestre tanta consideración, e incluso venga a decir adiós… La cabeza de Ahin comenzó a rodar mientras miraba a los caballeros de Valence, que se mantuvieron fuera. El comandante de estos, sintiendo su mirada fija, parecía nervioso.

‘… Es un poco extraño que mi madre ponga a sus caballeros personales para escoltar a una conejita.’

Como se llevaban a cabo muchas anomalías allí en estos días, no se había dado cuenta antes. También estaba el hecho de que el ardilla abría la puerta cada vez que Ahin llamaba a pedir información, nunca lo envió lejos porque estaba en medio de algún tratamiento.

‘Y también…’

Finalmente, notó algo que había pasado todos estos días. Mirando a Evelyn, preguntó.

“¿Dónde está Ash?”

“¿Cómo?”

“No la he visto por un tiempo.”

“Ella debe estar siguiendo su rutina normal … ¿no?”

“Tú que hablaste, ¿por qué me preguntas?”

Al distraerse, Evelyn comenzó a notar que algo no encajaba, rascándose la barbilla. De hecho, era extraño. Ash no estaría tranquila mientras Vivi estaba enferma. Estaría durmiendo frente a la habitación, al igual que Ahin.

Pero, como si no hubiera pasado nada, Ash se despertaba a la misma hora, y regresaba a la habitación de Evelyn a la hora de acostarse. En estos momentos, ella mostraba una actitud obediente.

“¿Quizás…?”

Mientras el secretario comenzaba a tener sospechas, Ahin saltó a través de la misma ventana que Quinn había volado y de repente desapareció.

“Lord Ahin, ¿para dónde va?”

Mirando, Evelyn notó que los caballeros estaban tensos como estatuas de piedra.

“… ¿Lord Ahin se recordó de quitarse la diadema del conejo antes de irse?”

“No.”

“Hay posibilidades de que me decapiten más tarde. ¿Cómo te atreviste a obligarme a predicar una pieza en mi maestro? Espero que estés listo para ser responsable de eso.”

“Oh, sí… ¡Perdón, cómo dijo?!”

Dejando atrás a los caballeros, Evelyn comenzó a correr en la misma dirección en la que Ahin había desaparecido.

 

***

 

“¿Dónde está Ash?”

Cada vez que Ahin hacía esa pregunta, los sirvientes señalaban la puerta principal de la mansión. El jardinero incluso informó que había estado parada frente a la puerta todo el día, hace varios días.

Después de correr sin parar, Ahin vio la puerta dorada. Al darse cuenta de su presencia, Meimi se giró para mirarlo. Su aliento formó nubes de vapor, mostrando lo frío que estaba.

“Hola, Lord Ahin.”

Meimi, cortés como siempre, se inclinó, agarrando su capa negra. Los ojos de Ahin se fijaron en sus manos, que había puesto en su regazo con gracia. Estaban rojas, prueba de que había estado afuera en el frío por un tiempo.

Ash, ignorando por completo a su maestro anterior, solo miró al cielo. Vivi podía aparecer en cualquier momento, desde arriba, en otra canasta, o traída en un carruaje, saludando con la pata por la ventana, o incluso a pie. Así que ella no podía distraerse ni por un minuto.

También se estaba ocupando de mantenerse saludable para Vivi, quién se molestaría si supiera que Ash se había enfermado mientras la esperaba. Esa era la única razón por la que regresaba a la habitación de Evelyn todas las noches, para dormir en un lugar cálido.

“… Ja ja…”

Ahin se rió entre dientes cuando dedujo que Vivi no estaba, de hecho, en la habitación de Valence. La habían sacado de la mansión en algún momento.

Valence parecía estar muy decidida a ocultar este hecho, ya que Ahin había tardado mucho en descubrir la verdad.

Relajó su puño, que apretaba con fuerza. Dentro de su mano todavía estaba la nota que Quinn le había dado. Abrió el papel como si estuviera poseído.

[Estaré a tu lado pronto.]

La nota que él mismo había escrito estaba estampada con la huella de una pata de conejo, hecha con tinta. No necesitaba pensar para adivinar quién era el remitente.

‘¿Cuándo fue eso…?’

Aunque sus ojos rojos, mirando la nota, parecían fríos, sus entrañas bullían con mil emociones, como un volcán a punto de explotar.

Pronto, algo aterrizó en el hombro de Ahin. Un copo de nieve. Otro cayó encima de la nota, empapándola. Ahin levantó la cabeza lentamente.

La nieve, blanca y suave, como Vivi, seguía cayendo sobre su rostro. Ahin nunca había pensado en la nieve como algo romántico. Pero al recordar a cierta coneja a la que le gustaba preparar gestos románticos, se encontró dándole a la nieve un significado innecesario.

“Evelyn.”

“¿Sí?”

Antes de que se diera cuenta, Evelyn, que había estado de pie detrás de él, se acercó.

“Encuéntrala.”

“… Sí, mi Lord.”

Se omitió el objeto de la oración, pero no hubo necesidad de preguntar.

En el invierno de ese mismo año, las invasiones territoriales del clan de los lobos iniciaron un conflicto que se convirtió en una verdadera guerra.

Vivi no estaría al lado de Ahin en el corto plazo.

 

***

 

La Academia Belhelm, donde Lillian Fayant era el director número 82, tenía el tamaño de media ciudad.

El sitio era conocido como la única institución educativa donde los herbívoros y los depredadores estudiaban juntos, además de aceptar estudiantes nobles y plebeyos.

Alan Fredian, que había quedado en segundo lugar en los exámenes entre todos los novatos de este año y tenía una autoestima bastante alta, estaba de mal humor.

‘¿Quién diablos es ella?’

Era el segundo hijo de la familia Fredian, miembro del clan de las panteras negras y un joven ambicioso que soñaba con ser algún día el secretario-jefe de Ahin Grace, el futuro líder del clan de las panteras.

Si pudiera llamar la atención del director, Lillian, tal vez podría romper el estigma de ser el segundo hijo, que a nadie le importaba. Desde que había comenzado sus estudios, siempre había salido primero en todas las evaluaciones.

Sin embargo, cierta mujer-bestia liebre de orígenes desconocidos había ingresado a la Academia hace 6 meses, poniendo en peligro todos los objetivos de Alan.

La liebre, que había aparecido de la nada como un meteorito, le había robado el primer lugar en todas las pruebas desde entonces, y se rumoreaba que era la favorita del director Lillian.

El Director trató de ocultarlo, pero las comisuras de su boca se curvaban en una sonrisa cada vez que veía a la liebre, lo que demostraba que todo era cierto.

No era del clan de los chimpancés, para justificar una inteligencia superior, y ni siquiera tenía confirmada su identidad, ya que nadie sabía si era plebeya o noble, y mucho menos a qué familia pertenecía.

Todo lo que tenía era una cara bonita y una mochila extraña que siempre llevaba consigo. Alan no sabía por qué, pero ella lo molestaba mucho.

‘A primera vista, parece un misterio insignificante, pero…’

Comenzó a observarla, sin dudar, y detectó muchos puntos sospechosos. En primer lugar, no podía sentir sus feromonas en absoluto. Hubo casos de hombres-bestia especialmente poderosos que podían ocultar por completo sus propias feromonas, pero ese no podía ser el caso de esta liebre. Los rumores decían que sus poderes solo ponían a dormir a otros, lo cual no era gran cosa.

La segunda cosa sospechosa era que ella iba todos los días a la biblioteca de la Academia, y cuando le preguntó al bibliotecario qué libros había estado leyendo la liebre, todos eran sobre depredadores. Entre ellos, había incluso libros con solamente ilustraciones de depredadores, que no contenían ni una sola palabra.

¿Quizás estaba creando algún plan contra los hombres-bestia carnívoros? Otra duda comenzó a surgir en la mente de Alan. No tenía una identidad confirmada y, por lo tanto, su ropa debía haber sido humilde.

Sin embargo, la liebre vestía un uniforme de la Academia especialmente diseñado para ella, lo que puso celosos incluso a los estudiantes nobles. El atuendo era el uniforme ordinario, pero adornado con oro y joyas que eran tan hermosas y costosas que ni siquiera aparecerían en las subastas normales. Gracias a eso, hubo rumores de que ella era una mujer noble de muy alto rango, ocultando su identidad a propósito.

Pero no importaba cuánto Alan intentara buscar información, el hijo de la profesora Janna la seguía dondequiera que fuera. La capacidad de leer la energía de los demás alejaría a cualquiera que tuviera malas intenciones, ya que él las descubriría de inmediato. Era demasiado conveniente.

“Esa mujer-bestia liebre… ¿Has oído el rumor de que el Director tiene la intención de casarla con su nieto?”

Dos estudiantes del clan tigre estaban hablando.

“Deja de decir tonterías. ¿Estás diciendo que una mujer-bestia liebre se casará con el líder del clan de las panteras negras?”

“Bueno, hay rumores de que Ahin Grace se enamoró de una coneja bailarina en el pasado…”

“Tu cabeza está así de hueca porque sigues creyendo ese tipo de rumor ridículo.”

Los dos hombres-bestia tigre estaban teniendo esta conversación sin sentido. Alan Fredian, mirándolos con lástima, escuchó.

“Craaaaww.”

El extraño águila que siempre veía volar por el cielo, dondequiera que estuviera la liebre, allí estaba. Eso significaba…

“Alan, mira hacia allá. La liebre.”

El miembro del clan de los tigres señaló los arbustos. Pronto, la hierba comenzó a moverse y apareció una cabeza blanca. Era ella, con sus ojos lila claro.

Después de mirar a su alrededor y no ver a nadie, comenzó a caminar de puntillas después de luchar para quitar las hojas que se enredaron en su cabello y uniforme.

Luego, vio a un estudiante del clan de los guepardos caminando. Inmediatamente, se zambulló de nuevo en el arbusto.

“¿Es una persona o es un conejo real disfrazado? Siempre se esconde así.”

“¿No viste lo que pasó cuando se topó con un hombre-bestia oso allí en el auditorio?”

Los dos tigres continuaban murmurando, menospreciándola. Pensando lo contrario, Alan Fredian entrecerró los ojos y sus sospechas crecieron.

“Nunca se sabe… tal vez está fingiendo ser una cobarde para ocultar sus malvados planes.”

Comparada con su rostro delicado, esta liebre tenía ojos misteriosos, como si quisiera tener a sus pies a todos los depredadores del mundo.

Alan Fredian rechinó los dientes.

 

Anterior               Tabla          Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: