Saltar al contenido
I'm Reading A Book

˚。✧NTG✧。˚ – Capitulo 74

Una charla de padre e hijo

 

La habitación del hospital estaba ubicada en el extremo más alejado del piso, aislada y abierta.

Lin Qian, parada afuera de la puerta, sin querer escuchó la conversación entre padre e hijo; la mayor parte al menos.

Cuando sus voces se detuvieron, vio que la puerta se abría. Su corazón estaba lleno de dulzura cuando Li Zhicheng levantó la vista mientras salía. Pero al mismo tiempo, era como si hubiera un guijarro rodando entre la dulzura de su corazón, haciéndola sentir incómoda.

Fue por las dos cosas que dijo Xu Yong.

“¿Debes casarte con Lin Qian?” y “No creo que ustedes dos sean compatibles.”

Li Zhicheng la miró con calma.

Se había precipitado justo después de aterrizar. Quizás debido al largo viaje, su traje y camisa estaban un poco arrugados, y el cansancio aún persistía en su frente. Pero la mirada que le dio, era clara y tranquila. Como si hubiera leído instantáneamente sus emociones, extendió su mano, agarrando y acariciando una de las de ella.

“¿Cuándo llegaste?”

Lin Qian respondió honestamente: “He estado aquí por un tiempo”.

Li Zhicheng asintió con la cabeza.

“¿Puedo entrar a verlo?” ella preguntó.

La mano de Li Zhicheng no había soltado la de ella cuando se volvió para mirar la pequeña ventana de vidrio en la puerta de la habitación del paciente. Vio a Xu Yong con los ojos cerrados, la luz de la cama atenuada, aparentemente profundamente dormido. Dijo: “Acaba de tomar su medicación y hablamos durante un rato, así que probablemente ya esté cansado. Volveremos a primera hora de la mañana.”

“Okey.”

En comparación con su habitual entusiasmo y charla de reunión, Lin Qian era comparativamente más tranquila. Li Zhicheng miró sus labios finos y sus ojos negros. Él no dijo más y sostuvo su mano mientras se alejaban.

El cielo estaba completamente negro para entonces; las luces brillantes que brillaban en el pavimento blanco contrastaban con la oscuridad de la noche.

Los dos estaban en la sala de cuidados intensivos. Había muy pocas personas allí, solo las lámparas sobre sus cabezas iluminaban su camino, proyectando sombras fugaces.

Lin Qian miró su silueta alta y fría y de repente se sintió un poco tonta.

Cómo deseaba que los dos pudieran seguir tomados de la mano así.

“¿Te sientes agraviado?” preguntó.

De repente se detuvo en seco y se volvió para mirarla.

Bajo la luz, su rostro era atractivo y fascinante como de costumbre. Sus cejas oscuras tenían un poco de brillo, sus pómulos altos le daban a su contorno facial un aspecto salvaje. Una de sus manos todavía estaba en su bolsillo, cuando otra se envolvió alrededor de su cintura mientras bajaba la cabeza en silencio y la miraba.

Silencioso, dominante, pero gentil.

Lin Qian le rodeó el cuello con los brazos.

“Hmm…” susurró, “Un poco. Sin embargo, comparado con alguien que pasó por un infierno con mi hermano, esto no es nada”.

Sus ojos se encontraron, y en sus ojos se podía ver lentamente una sonrisa.

Lin Qian lo miró pero sintió algo extraño.

En realidad, que ella fuera agraviada no fue por Xu Yong. Por el contrario, si estuviera del lado de Xu Yong, podría entender claramente que, como padre y hombre de negocios, existían estas deliberaciones y preocupaciones. Además, cuando Li Zhicheng indicó su postura, Xu Yong aceptó de inmediato.

Pero ella todavía se sentía un poco agraviada. Porque su verdadero yo, el verdadero yo de su hermano, las versiones honestas y confiables de sí mismos, no eran vistos por otros. Y en la situación actual, no tenía forma de probar su inocencia, no tenía forma de probar que era “una mujer digna de Li Zhicheng”. Esto era así objetivamente, porque la identidad y el estatus de su hermano y de ella eran inalterables.

“¿Qué tipo de mujer sería adecuada para ti?” preguntó de repente.

Ella solo estaba siendo difícil.

Li Zhicheng la miró.

Bajó la cabeza y tomó sus labios apasionadamente, probándolos. La vista de Lin Qian fue consumida por toda su figura, su cuerpo también estaba rodeado por él en una esquina del corredor. En medio del vapor, lo escuchó susurrarle al oído diciendo: “¿Quieres que te entregue mi corazón?”

Lin Qian se rió.

En verdad, solo ahora viéndolo estar frente a su padre, sus gestos rígidos fueron suficientes para ella.

“No hay necesidad de pensar, debo casarme con ella”.

 “Si puedo desterrar a DG de China, ¿quién se atreverá a decir otra palabra?”

Lin Qian lo miró.

El amor era una religión. Se sometió al hombre frente a ella.

Y él, usando sus propios métodos únicos y decisivos, estaba protegiendo su amor.

“Te amo.” Ella susurró.

Li Zhicheng se inclinó para besarla de nuevo.

Tal vez era porque habían estado separados por unos días, más el anhelo que tenían el uno por el otro, era difícil que este beso terminara. En el silencioso pasillo del hospital, él la abrazó, besando su boca, ojos, nariz, orejas… el tiempo se olvidó y no estaban lo suficientemente satisfechos como para detenerse.

Gao Lang y Jiang Yuan acababan de subir al cuarto piso cuando vieron la silueta familiar del Presidente, empujando a una mujer contra la pared, besándola en silencio pero con pasión.

Esa mujer sin duda era Lin Qian.

Este Presidente Li era tan diferente del que conocían. Y fue solo frente a Lin Qian, que el Presidente Li revelaría un lado tan obstinado de sí mismo.

Gao Lang y Jiang Yuan se quedaron sin palabras. Jiang Yuan todavía estaba bien, nada parecía particularmente inusual. Gao Lang, sin embargo, actuó como un niño, en realidad volteó la cabeza con timidez.

“Ejem…” Jiang Yuan fingió toser.

Li Zhicheng estaba de espaldas a ellos. Al escuchar la tos, levantó la cabeza y, al mismo tiempo, soltó ligeramente a Lin Qian. Todavía la sostenía en sus brazos. Tal vez porque había estado besándose demasiado tiempo y estaba sin aliento, sus mejillas estaban ligeramente rojas, pero sus gestos seguían siendo silenciosos y severos cuando se volvió para mirarlos. Lin Qian, por otro lado, estaba avergonzada por haber sido atrapada en el acto por otros. Ella bajó la cabeza, actuando indiferente.

“Presidente.” Jiang Yuan comenzó a hablar como lo hacía normalmente: “Hay reporteros en la puerta principal, así como algunas personas desconocidas, que parecen estar buscando causar problemas”. Haciendo una pausa por un momento, continuó: “Están irritando a un grupo de personas, levantando pancartas y consignas, diciendo que nosotros, Aida, estábamos intrigando con inversionistas extranjeros y traicionando las marcas locales”.

Li Zhicheng permanece imperturbable, sin embargo, Lin Qian se sorprendió.

Habían venido demasiado rápido.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: