Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 03

Cariño

 

La profesora Zhao finalmente logró convencer a Chen Hu y giró la cabeza para mirar, vio que Bei Yao la miraba a ella y al gordito con los ojos muy abiertos.

La profesora Zhao se puso en cuclillas para examinar la pantorrilla de Bei Yao, una gran parte ya se había puesto roja, e incluso tenía algo de piel rota. La niña no lloraba ni hacía ruido. Estaba tranquila y sensata. Cuando llegó a la guardería a principios de este mes, a la pequeña todavía le gustaba llorar.

Al ver que Bei Yao no lloraba, Xiao Zhao se sintió aliviada. No esperaba que los dos niños explicaran exactamente lo que había sucedido, todo estaba bien mientras no dieran más problemas.

Cuando la profesora Zhao se fue, Chen Hu con los ojos rojos miró a Bei Yao. Entonces el gordo resopló y se marchó.

Por la tarde, los niños estaban doblando los papeles, pero Pei Chuan no se acercó por una vez y se quedó en la puerta mirando a lo lejos. La profesora Zhao se acercó a empujar su silla hacia el interior, pero él apretó sus labios y sujetó fuertemente la puerta con sus pequeñas manos. La profesora Zhao temía hacerle daño a su dedo, así que tuvo que desistir.

Bei Yao sabía lo que él estaba buscando, sus padres aún no habían venido a recogerlo.

Recordaba vagamente que el tío Pei y la tía Jiang Wenjuan se habían divorciado cuando ella estaba en la escuela primaria, y que tras el divorcio de sus padres Pei Chuan siguió a su padre. Sin embargo, ella no le prestó atención en ese momento. Incluso olvidó qué curso de la escuela primaria cursaba.

Bei Yao se quedó allí toda la tarde.

No era una niña de verdad, así que, naturalmente, era imposible que se interesara por esos juegos que les gustaban a otros niños pequeños. Además, tenía mucha fiebre, lo que la hacía estar confusa y apática.

En realidad, era muy incómodo crecer con la memoria y el alma de un adulto en el cuerpo de un niño.

Cuando terminó la escuela, los padres vinieron a recoger a los niños uno tras otro.

El padre de Chen Hu fue el primero en llegar. El gordito se levantó del pequeño banco con orgullo y miró a Bei Yao al pasar. Sin embargo, a quien más odiaba era a Pei Chuan. Cuando salió, le dijo a Pei Chuan en voz alta: “¡Tu padre no vendrá a recogerte!”.

Pei Chuan levantó sus oscuros ojos y miró en silencio a Chen Hu. Sus dedos pálidos apretaron con fuerza la silla de ruedas.

Luego, el niño gordito salió corriendo.

¡Bei Yao estaba muy enfadada!

‘¡Este niño travieso!’

La madre de Bei Yao y Zhao Xiu salieron del trabajo un poco tarde. Por lo tanto, Fang Minjun fue recogida por su abuela como de costumbre. Al final, sólo quedaron en el aula Bei Yao, Pei Chuan y la profesora Zhao.

La profesora Zhao estaba limpiando los restos de papel que habían dejado los niños. Bei Yao miró la espalda de Pei Chuan y se acercó con sus cortas piernas.

Los rayos del sol poniente caían sobre el patio. Cogió un avión de papel con sus manos regordetas y lo colocó suavemente sobre sus piernas.

La silla de ruedas de Pei Chuan no era alta, pero sentado en ella era más alto que la niña de cuatro años.

Pei Chuan la miró.

Ella sonrió, sus ojos almendrados se doblaron en media luna y dijo con voz suave: “Aquí tienes. Me llamo Bei Yao y nuestra casa está muy cerca. ¿Vamos juntos a casa?”.

A Pei Chuan lo tomó desprevenido, pero luego, con un rostro frío, tiró el avión.

‘Vete, no te quiero’.

Ella pudo leer el mensaje en sus ojos.

Sin embargo, Xiao Pei Chuan olvidó que era un avión de papel. La brisa impulsó el avión de papel y éste revoloteó hasta llegar al ciruelo del jardín.

Bei Yao miró el avión de papel y luego se volvió para mirarlo a él.

Al momento siguiente, caminó con sus cortas piernas para recogerlo. Luego, volvió corriendo y puso el avión de papel sobre sus piernas. La luz de sus ojos no se apagó en absoluto.

Pei Chuan se sintió enfadado y, aunque no sabía por qué, apretó los dientes y volvió a tirarlo.

La niña siguió recogiéndolo para él. Cada vez que lo recogía, tenía cuidado de quitarle el polvo al avión antes de ponérselo en sus piernas. Luego, levantó su cabeza y le sonrió.

Por sexta vez, colocó cuidadosamente el avión en su regazo.

Esta vez lo arrancó sin ninguna expresión.

El cabello suave y ligeramente amarillo de Bei Yao estaba atado en dos pequeños moños.

Pei Chuan sintió que definitivamente lloraría, al igual que Chen Hu. Después de llorar mucho, también se quejaría con la profesora. A todos los niños de la guardería no les gustaba. Siempre estaba callado y no tenía amigos incluso antes de perder parte de sus piernas. Los niños pensaban que quería estar solo y que era difícil llevarse bien con él.

Bei Yao sabía que todas las personas heridas eran como un erizo, pero su corazón seguía siendo blando.

Le preguntó con el tono ingenuo de un niño de cuatro años: “Si no quieres jugar, ¿nos vamos a casa? Mi madre no ha venido a recogerme. ¿Qué tal si nos vamos a casa solos?”.

Él no habló, pero cuando Bei Yao alargó la mano para tocar su silla de ruedas, levantó su mano y la golpeó en el dorso de la mano.

No tuvo ninguna piedad, y un fuerte sonido de bofetada se escuchó en la habitación. Sus suaves manos se pusieron rojas al instante.

Bei Yao retiró inconscientemente su mano y ambos miraron simultáneamente su mano golpeada.

Varias pequeñas manchas rojas aparecieron en las suaves y regordetas manos de la niña. Cuando Bei Yao era una niña tenía mucho miedo al dolor y las inyecciones la hacían temblar de miedo. Pei Chuan había nacido con la palma de la mano dura, y la golpeaba sin piedad, lo que provocaba un dolor inesperado.

Bei Yao suspiró en su corazón.

No es fácil llevarse bien con él”.

Quería decir algo más, pero la figura de Zhao Zhilan ya había aparecido en el camino afuera del jardín de infantes.

Bei Yao frunció ligeramente sus cejas. Zhao Zhilan se acercó a abrazar a Bei Yao y luego saludó a la profesora Zhao. Al pasar junto a Pei Chuan, su corazón se ablandó y dijo: “Pei Chuan, la tía Zhao te llevará a casa”.

Pei Chuan inclinó su cabeza y fijó sus dedos en la puerta.

La profesora Zhao sonrió torpemente: “Madre de Bei Yao, ve tú primero”.

Zhao Zhilan se alejó mientras sostenía a Bei Yao en sus brazos.

Abrazó a su pequeña hija y suspiró suavemente: “Ah, qué mal hicieron esa pareja para que el carácter del niño se volviera así…”

Después de que las dos se fueron, la profesora Zhao tocó la cabeza de Pei Chuan con una sonrisa.

Pei Chuan se quedó inmóvil. La profesora Zhao siguió su mirada y descubrió que estaba mirando a la madre y a la hija al final del camino.

Zhao Zhilan dobló una pequeña flor silvestre amarilla y la prendió en el pelo de la niña. Los grandes ojos de la niña se convirtieron en lunas crecientes.

Parecía realmente inocente, feliz y linda.

Los ojos de Pei Chuan se posaron en Bei Yao.

Después de un largo rato, abrió los puños y soltó en silencio los trozos de avión de papel que tenía escondidos en las palmas de las manos.

Los trozos de papel volaron con el viento.

Le estaba mintiendo. Sabía que su madre vendría a recogerla.

—-✧—–

Después de la cena, Bei Yao abrió la ventana de su habitación. Aprovechando el momento en que Zhao Zhilan lavaba los platos, se subió con dificultad al taburete y se asomó.

Vio que las luces del cuarto piso del edificio de enfrente estaban encendidas. Era la casa de Pei Chuan. Si había gente de su familia, ya debería estar en su casa. Sabiendo esto, se sintió aliviada.

Vivían en una comunidad donde la familia de Bei Yao vivía en el tercer piso y la de Pei Chuan en el cuarto. Bei Yao y sus padres separaron sus camas pronto y tenían su propio dormitorio. Mirando desde su habitación, podía ver la casa de Pei Chuan.

Volvió a tener fiebre en mitad de la noche. Zhao Zhilan dormía a su lado y sentía que el cuerpo de su hija estaba ardiendo.

Zhao Zhilan no sabía de qué hablaba Bei Yao. Zhao Zhilan oyó a su hija sollozar y mojar la almohada con lágrimas en su sueño. Zhao Zhilan se despertó del aturdimiento y tomó rápidamente alcohol para enfriar la temperatura de Bei Yao.

Bei Yao abrió los ojos al amanecer y su frente seguía caliente. Lo que la asustó fue que su memoria empezó a borrarse.

Era como si pudiera ver el mundo a través de un trozo de cristal transparente. Sin embargo, poco a poco, el trozo de cristal empezó a cubrirse poco a poco, con lo que ya no era claro ver a través de él.

Estaba confusa, al recordar que había muerto a los 22 años.

Fue una muerte sangrienta.

Ahora, esos recuerdos inolvidables estaban cubiertos por una capa de niebla. Parecía que el cuerpo de la niña de cuatro años rechazaba esos recuerdos.

En cuanto Zhao Zhilan salió, Bei Yao se levantó de la cama con dificultad y encontró su cuaderno Tian Zi Ge ➀ y su lápiz.

➀ Es un papel de cuadricula el cual permite practicar la escritura y la caligrafía china.

Estaba confusa, al recordar que había muerto a los 22 años.

Fue una muerte sangrienta.

Ahora, esos recuerdos inolvidables estaban cubiertos por una capa de niebla. Parecía que el cuerpo de la niña de cuatro años rechazaba esos recuerdos.

Escribió: “Bei Yao se casó con Huo Xu en el año 2010. Sólo después del matrimonio supo que a él le gustaba otra persona. Y Bei Yao fue un escudo contra su familia para proteger a su verdadera amante. Huo Xu era descendiente de una familia de soldados y empresarios, por lo que era rico y poderoso. Nunca la tocó, y cuando ella supo cuál era su lugar y estuvo a punto de marcharse, Huo Xu no se lo permitió”.

Bei Yao escribió ese párrafo desde la perspectiva de un espectador. Terminó de escribirlo con dificultad y su frente estaba llena de sudor frío. Por lo tanto, ella sabía que tenía que continuar o ella olvidaría todos los recuerdos pronto.

“2012. Bei Yao trató de encontrar a la persona que le gustaba a Huo Xu. Pero en un abrir y cerrar de ojos, Huo Xu la descubrió. La hizo retroceder y la golpeó por primera vez. La señora Zhao Zhilan y el señor Bei Licai estaban casi destrozados, corriendo por los asuntos de ella en su mediana edad. Al final, el señor Bei tuvo un accidente y entró en coma”.

A Bei Yao se le cayeron las lágrimas al remover sus recuerdos.

Continuó escribiendo con firmeza: “La señora Zhao Zhilan finalmente le pidió a un hombre que rescatara a Bei Yao. El hombre se llamaba Pei Chuan, y era un hombre muy malo a los ojos del mundo. Todos los proyectos que elaboraba eran para destruir la estabilidad social. Protegió silenciosamente a Bei Yao durante dos años. El día que murió, Pei Chuan le dijo: “Eres la única a la que no me atrevo a amar en esta vida”.

Además, escribió: “En 2014, Bei Yao siguió siendo el escudo de la mujer y murió en vano”.

Los pasos de Zhao Zhilan se acercaban, y Bei Yao no tenía tiempo para continuar. Finalmente, sólo pudo garabatear y decirle a su yo del futuro: “Se buena con Pei Chuan”.

Al terminar la última palabra, “Chuan”, guardó rápidamente el cuaderno en su cajón. Zhao Zhilan abrió la puerta de un empujón y la fulminó con la mirada antes de decir: “¡Para qué corres si tienes fiebre!”.

Bei Yao se secó las lágrimas y volvió a la cama.

No sabía el día en que su memoria se desvanecería. Era contraproducente que una persona sobreviviera con los recuerdos de la vida anterior. Al principio, era un gran regalo poder vivir de nuevo.

“Mamá, cántame una canción”.

Zhao Zhilan sonrió y la reprendió: “¡Quieres escuchar canciones sin ser obediente!”.

Después de sentirse afligida por su hija, comenzó a cantar con voz clara:

Suavemente, despierta tu alma de su sueño,

Lentamente, abre tus ojos.

Mira la tierra ocupada,

¿Sigue girando solitariamente sin parar?

La brisa primaveral no ha logrado comprender,

Cómo los sentimientos afectaron a los corazones de los adolescentes…

Se trataba de un álbum publicado en 1985, y Bei Yao hacía muchos años que no escuchaba una canción tan familiar y a la vez tan extraña.

Recordó vagamente que la canción se llamaba “Mañana será mejor”.

Bajo el efecto del canto de su madre, volvió a quedarse dormida.

Antes de acostarse, Bei Yao pensó si Pei Chuan iría hoy a la guardería.

Debido al incidente de ayer, él se negó a ir a la guardería en su última vida y dejó de hablar. ¿Y esta vez?

—-✧—–

El sol brillaba con fuerza hoy, y los niños de la guardería observaban las mariposas blancas que volaban sobre el campo de césped.

Fang Minjun estaba rodeada de varios niños que querían atrapar las hermosas mariposas.

Chen Hu corrió hacia ella y le preguntó: “Fang Minjun, ¿te gustaría jugar al escondite?”.

Fang Minjun se volteó.

Era una cara llamada “Pequeña Niña de Jade” en 1996, tomando como prototipo la cara de una estrella de Hong Kong. Esto hizo que la madre de Fang Minjun, Zhao Xiu, se sintiera especialmente orgullosa.

Fang Minjun no era tan rolliza como sus compañeras. Al contrario, con menos carne en la cara, parecía más bien delicada y elegante.

Dijo: “De acuerdo, pero no voy a ser quien busque”.

Chen Hu estuvo de acuerdo.

Entonces señaló a un niño pequeño para que fuera el buscador. El niño frunció sus labios y aceptó a regañadientes.

Con una fuerte ovación los niños se escondieron.

Se estaban divirtiendo. Mientras Pei Chuan los observaba fríamente sentado en un rincón.

Entre las tiernas risas, miró el asiento vacío de la niña al frente de la clase.

Él vino a la escuela, pero ella no.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: