Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 01

De vuelta a la edad de cuatro años

 

Era el verano de 1996. Un fuerte viento sopló sobre los jóvenes árboles de bambú. Un grupo de niños de cuatro o cinco años abrió los ojos de par en par, emocionados, al ver los pequeños fragmentos de granizo que caían del cielo.

“¡Estos son helados! ¡Se pueden comer!”

Los niños se animaron y recogieron del suelo los trozos de granizo con sus manitas.

La profesora Zhao estaba ocupada cambiando los pantalones del niño que estaba en el rincón. Los ojos del pequeño estaban apagados, sin ninguna emoción, y miraba en silencio la mancha de orina amarilla en sus pantalones y debajo de su silla de ruedas.

En el momento en que la profesora Zhao vio que los niños ingenuos que estaban afuera del salón de clases tomaban los trozos de granizo para probarlos, temió que se enfermaran, de modo que no se preocupó por el hecho de que los pantalones manchados del niño de cabello oscuro se bajaran sólo a mitad de camino. Y se apresuró a salir para traer de vuelta a los niños que se encontraban en el jardín.

En el salón de clases sólo quedaban cuatro niños pequeños y una niña que dormía en la primera fila a causa de la fiebre.

Un niño gordo llamado Chen Hu también estaba entre ellos. Su nombre estaba en consonancia con su físico. Al igual que su nombre, parecía un tigre, estaba extraordinariamente sano e incluso tenía dos círculos rojos en sus blancas y regordetas mejillas, y su tamaño era mayor que el de otros niños.

Los ojos de Chen Hu se giraron. En un principio, estaba mirando el granizo del exterior que no había visto antes. Pero quién iba a decir que estaba lo suficientemente cerca como para oler la orina. Apretó su nariz y se giró para mirar a Pei Chuan, que estaba sentado en su silla de ruedas, intentando subirse sus pantalones mojados.

Por desgracia, no tenía nada por debajo de las rodillas, así que no pudo reunir la fuerza suficiente.

Después de luchar durante mucho tiempo, apenas logró subirse los pantalones mojados y manchados, hasta cubrir su órgano masculino.

Chen Hu miró la orina en el suelo y gritó con un tono agudo e infantil: “¡Mira! ¡Pei Chuan se ha orinado en los pantalones! Está por todas partes”.

Varios niños de la clase se dieron la vuelta y se taparon la boca.

“¡Él está tan sucio!”

“¡Acabo de verlo, la profesora Zhao estaba cambiando sus pantalones!”

“Pero todavía lleva esos pantalones. Miren su orina allí, ¡ah!”

El rostro pálido y débil de Pei Chuan se puso rojo por la vergüenza. Se mordió el labio y tiró hacia abajo su libro de ilustraciones para bloquear la zona húmeda. Se estremeció y miró a la profesora que estaba fuera del jardín de niños.

La profesora Zhao entró cargando al último niño y los reprendió diciendo: “¡Eso se llama granizo, y no se come! La profesora les avisará a sus padres para que los recojan más tarde”.

Asustada por la desobediencia de los niños, puso una cara severa y dijo: “¡Si ustedes se comen el granizo, no crecerán más!”.

En cuanto dijo esto, varios niños se pusieron inmediatamente pálidos y gritaron con lágrimas en los ojos.

“Profesora, ¿ya no voy a crecer más alto…?”

La profesora Xiao Zhao dijo: “Por supuesto que no, estarás bien cuando vuelvas a casa y comas más arroz esta noche”.

Los niños inocentes estallaron en sonrisas.

Sin embargo, la inocencia a veces puede ser la más cruel. El pequeño gordito señaló con el dedo a Pei Chuan antes de decir: ” Profesora Zhao, ¡Pei Chuan se ha orinado en los pantalones!”.

En cuanto dijo esto, la profesora Zhao recordó que los pantalones del niño que estaba sentado en el rincón, estaban sólo a medio quitar. Sin embargo, el pequeño gordito gritó tan fuerte que todos en la clase lo escucharon.

Pei Chuan se estremeció y unas enormes gotas de lágrimas cayeron por su rostro. No lo hizo a propósito, no lo hizo…

Durante un rato, se escucharon los comentarios infantiles de los niños.

“¡Yo dejé de orinarme en los pantalones a los tres años!”

“Mi madre me dijo que los niños que se orinan en los pantalones son sucios”.

“Pei Chuan no tiene piernas, e incluso ha orinado en los pantalones. ¡No juguemos más con él!”

“¡Si juegas con él, también te orinarás en los pantalones!”

—-✧—–

La charla finalmente despertó a la niña que se encontraba con fiebre en la primera fila.

Sus mejillas estaban rojas por la fiebre. Sus largas pestañas temblaron ligeramente antes de abrir sus ojos nebulosos.

El violento viento agitó sus dos coletas. Bei Yao parpadeó con los ojos nublados y su aliento era abrasador. Este joven cuerpo no tenía fuerzas. Recordaba claramente que estaba muerta. ¿Cómo podía?…

Se apresuró a mirarse a sí misma y se levantó de la pequeña mesa redonda. Se miró sus manos suaves, blancas y tiernas.

Con tanta gente detrás de ella gritando el nombre de Pei Chuan, la respiración de Bei Yao se detuvo y se giró con una mirada de incredulidad.

Las imágenes borrosas de su memoria rompieron la brecha de los años y se volvieron vívidas de repente. La profesora Zhao sólo tenía 26 años este año, con la ternura y el vigor de una profesora joven.

Los niños miraban al pequeño de la esquina con una enemistad compartida y un asco inconfesable en sus ojos.

A través de la multitud, Bei Yao sólo pudo ver las grandes ruedas de la silla de ruedas y el cuerpo rígido del niño que estaba en ella.

El niño apretó con fuerza sus dientes antes de levantar su mirada. Sus ojos negros sobresalían especialmente debido a sus delgadas mejillas. Miró al grupo de niños ignorantes, pero al momento siguiente se calmó y miró sus pantalones mojados con lágrimas en los ojos.

‘Pei… Pei Chuan…’

Aunque sólo fue una mirada, Bei Yao estaba absolutamente segura de que él era Pei Chuan de niño.

El niño de cinco años, debido a que acababa de perder la parte inferior de sus piernas y no podía controlar su fisiología, se orinó en los pantalones en clase. Dieciocho años después, esta escena se desvaneció de la memoria de todos, y fue sustituida por el loco e indiferente genio de la informática.

El niño de cinco años, que no podía controlar su fisiología porque tenía las piernas rotas, se mojó los pantalones en clase. Dieciocho años después, esta escena se desvaneció de la memoria de todos, y fue sustituida por el loco e indiferente genio de la informática.

Para mucha gente, él era un demonio despiadado, que investigaba frenéticamente un software que no favorecía la estabilidad social.

Sin embargo, el ‘diablo’, Pei Chuan, actualmente no era más que un niño frágil que acababa de perder sus piernas.

“Bei Yao”. Una niña dijo: “¡Nosotros tampoco jugaremos más con él en el futuro!”

Bei Yao tenía menos de cuatro años y era la más joven de la clase.

Bei Yao no podía recordar cómo había respondido en su vida anterior. Probablemente estuvo de acuerdo.

Orinar por todo el suelo de la guardería era un asunto vergonzoso para cualquier niño ingenuo.

Además, el niño daba miedo. Alguien le había cortado parte inferior de sus piernas, por lo que la parte debajo de sus rodillas se encontraba vacía. Y ante esto, los niños sintieron miedo y curiosidad.

Con el aula sumida en el caos y los padres acudiendo a recoger a sus hijos antes por la tormenta de granizo, la profesora Zhao empujó la silla de ruedas a toda prisa. Teniendo en cuenta la autoestima del pequeño, tuvo que ir rápidamente al baño para ayudar a Pei Chuan a cambiarse los pantalones, y luego organizar a los niños para que se fueran a casa.

Bei Yao no podía ver cómo alejaban a Pei Chuan de esta manera. Su voz enferma era tan débil como la de un gatito: “Pei Chuan…”

Nadie la escuchó y nadie se giró.

De repente recordó al Pei Chuan, de 23 años de edad, sentado en una silla de ruedas y con una expresión vacía, el cual le dijo con voz sería que protegería su vida. La pequeña Bei Yao se congeló y suspiró suavemente antes de recostarse en la mesa.

¿Podría ser que él hubiera hecho demasiado por ella en su vida anterior y que esta vida fuera para que ella pudiera pagarle?

—-✧—–

“Pei Chuan, no estés triste. Tus compañeros se olvidarán de esto mañana. Tengo galletas tipo sándwich aquí, ¿quieres comer una?”

Pei Chuan susurró: “No, quiero ir a casa”.

“Entonces, espera a tu madre. ¿De acuerdo?”

Las puntas de los dedos de Pei Chuan estaban pálidas. Inclinó su cabeza y dejó de hablar.

Los teléfonos móviles aún no estaban muy difundidos. La mayoría de las personas que los tenían pertenecían a un estatus elevado y la profesora Zhao claramente no estaba entre ellas.

La madre de Pei Chuan era cirujana. Y a veces, una operación la mantendría ocupada hasta altas horas de la noche. Su padre era el capitán de un equipo de la policía. Su puesto no era simple y, por lo tanto, también estaba ocupado en su trabajo.

El trabajo de ninguno de los dos toleraba ningún percance, y de vez en cuando tenían que molestar a los vecinos del pequeño para que lo recogieran. Por ejemplo, los padres de Bei Yao, de Chen Hu o de Fang Minjun, lo traerían de vuelta.

Los padres venían a la escuela uno tras otro. La profesora Zhao tenía que cuidar a los niños. Hoy, otra profesora había pedido permiso, por lo que toda la carga recaía sobre ella, así que estaba muy ocupada. La profesora Zhao empujó a Pei Chuan de vuelta al aula después de cambiarle los pantalones, y le dio unos bloques de construcción para que jugara.

Pei Chuan bajó su cabeza y permaneció inmóvil.

Bei Yao lo miró con ojos complicados.

Si uno pudiera rehacer su vida, ¿qué es lo que más le gustaría hacer a Bei Yao?

Por supuesto, sería alejarse de esa basura, Huo Xu, y ser filial con sus padres toda la vida. Todo esto no tenía nada que ver con Pei Chuan, partiendo de la base de que Pei Chuan no dejó una huella profunda en su corazón antes de su muerte.

Sus sentimientos hacia Pei Chuan eran complicados.

La lluvia era abrumadora y seguía aumentando. De vez en cuando, los padres que se apresuraban a venir se quejaban: “Ah, qué tiempo es éste, muy soleado por la mañana, y cayendo granizo por la tarde”.

Había padres que se desplazaban en bicicleta con sus hijos, mientras que los que no tenían bicicleta llevaban a sus hijos a la espalda y corrían hacia sus casas. Los niños agitaban sus manos hacia su profesora, “¡Adiós profesora Zhao!”

“¡Adiós Xiaowei! ¡Adiós Lili!”

Pronto, la madre de Bei Yao, Zhao Zhilan, llegó también con un paraguas.

En 1996, la señora Zhao Zhilan era todavía joven. No tenía líneas de expresión alrededor de los ojos, y su camiseta azul de manga corta le daba un aspecto asertivo y vibrante.

Los ojos de Bei Yao se apartaron de Pei Chuan. Al ver a Zhao Zhilan acercarse a toda prisa, sus ojos se humedecieron de inmediato.

Zhao Zhilan la levantó antes de decir: “Oh, mi preciosa hija, ¿por qué lloras? ¿Estás asustada por los granizos?”.

Bei Yao negó con la cabeza. Se apoyó en la espalda de la mujer y se sintió ahogada por las lágrimas. En todo el mundo, los padres son los que mejor tratan a sus hijos. Esta es la verdad que mucha gente conoce, pero no comprende del todo.

“Toma, sujeta el paraguas. Mamá no puede sostenerlo mientras te lleva. Pon el paraguas en mi hombro y sostenlo”.

Zhao Zhilan saludó a la profesora Xiao Zhao y se fue con su hija a cuestas.

Bei Yao apoyó el paraguas en sus pequeñas manos, pensó por un momento y se dio la vuelta.

El pequeño, Pei Chuan, seguía sentado en un rincón, inmóvil. No la miró.

El padre de Chen Hu fue el primero en recogerlo de la clase. El niño gordo se montó en el hombro de su padre con aire de suficiencia.

La abuela de Fang Minjun, con un delantal, también llevó a su nieta a casa.

La siguiente fue la madre de Bei Yao…

Bei Yao siguió la mirada de él y sus ojos se posaron en el pequeño trozo de tierra húmeda junto a Pei Chuan. Éste fue dejado sin limpiar por la profesora Zhao, que llegó demasiado tarde para ocuparse de la orina y se apresuró a limpiarlo.

Bei Yao recordó el frío y suave beso de aquel hombre 18 años después, y cuando volvió a mirar a Pei Chuan, sintió un ligero dolor en su corazón.

Este gran hombre del pasado era tan frágil y solitario cuando era joven.

Bei Yao movió su dedo, y cuando quiso volver a ver a Pei Chuan, Zhao Zhilan ya había corrido un largo trayecto en un momento, mientras la llevaba en brazos.

Pei Chuan levantó su mirada, y sus ojos negros se posaron en la niña que era llevada a la espalda de su madre, muy lejos.

Se alejaron cada vez más, y finalmente desaparecieron.

El granizo caía sobre sus cabezas y crepitaba, tan animado como los petardos. Bei Yao no tenía energía para hablar, estaba mareada y ardía en fiebre. Al final de la clase, sólo quedaba un niño con las pupilas negras sentado en una silla de ruedas.

El jardín de infancia no estaba lejos de casa, pero sí de donde trabajaba Zhao Zhilan. Zhao Zhilan era rápida en sus movimientos, y durante diez minutos soportó la tormenta de granizo y llevó a Bei Yao de vuelta a casa.

La niña con fiebre llevaba mucho tiempo dormida.

Por la noche, se despertó confundida. Zhao Zhilan le frotaba la espalda con alcohol y suspiraba impotente: “¿Cuándo te dio fiebre y no supiste decírselo a la profesora? No te volverías tonta por la fiebre, ¿verdad?”.

Bei Licai entró a la casa y se apresuró a ver a su hija. La pareja estaba realmente asustada al ver a Bei Yao ardiendo por la fiebre alta. Afortunadamente, el tío de Bei Yao era un médico que había abierto una pequeña farmacia. Después de venir a verla, le recetó algunas medicinas. De lo contrario, no sería posible enviarla al hospital con ese tiempo.

En 1996, Bei Yao era la única niña de su familia. Su hermano menor, Bei Jun, aún no había nacido. Como padres primerizos, la pareja era más meticulosa a la hora de cuidarla.

Bei Licai tocó las suaves mejillas de su hija para comprobar su fiebre: “Ya está mejor, no está tan caliente”.

“Mañana no irá a la guardería. Ve por la mañana a informar a la profesora Zhao”.

Bei Yao estaba medio despierta y de repente oyó a sus padres mencionar a Pei Chuan.

Zhao Zhilan dijo: “Hoy nadie ha recogido al niño. Mirando, parece que Juan-er no ha salido todavía del trabajo, ¡y Pei Jian Guo tampoco ha vuelto a casa!”

“Un niño tan joven. Y la segunda mitad de vida ya está arruinada, suspiro…”

El pequeño suspiro de sus padres entró débilmente en su sueño.

Bei Yao recordó cómo, varios años después, ese hombre indiferente luchó por bajarse de su silla de ruedas y la abrazó.

Todos decían que era un ‘demonio’, y a ella le daba un poco de miedo su aspecto indiferente.

Pero este ‘diablo’ actualmente era todavía un niño pequeño.

Al amanecer, Bei Yao abrió los ojos y la fiebre había bajado mucho.

Zhao Zhilan estaba preparando el desayuno y la puerta de la habitación de Bei Yao estaba abierta.

Bei Licai entró en la cocina mientras le decía a Zhao Zhilan: “Acabo de ir a informar a la profesora Zhao de la ausencia de Bei Yao, pero ha dicho…”

Bei Yao miró más allá de los viejos muebles de la sala de estar y escuchó un fuerte suspiro.

“No recogieron a Pei Chuan en toda la noche…”

Bei Yao se quedó atónita.

La temperatura bajó anoche. Era la noche más fría de este verano y a Pei Chuan no lo había venido a buscar ni una sola persona en todo el mundo.
 

Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: