Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 59

Capítulo 59.

 

Parte 7 – Un inesperado viento rojo

 

“Te había dicho que quería saber todo sobre Park Hwa-hee, incluso las cosas más pequeñas, pero ¿por qué no me lo dijiste?” – Gritó Bu-shin con voz furiosa.

Yoon-Sung, quien de repente fue llamado al estudio del Bu-shin, se congeló cuando vio imágenes de CCTV* en el monitor de la computadora. En la pantalla borrosa, Su-ah y él estaban mirando el tablero de números con una mirada horrorizada dentro del ascensor.

(N/T: Un sistema CCTV o Circuito Cerrado de Televisión)

“Sucedió tan rápido, así que no podía recordarlo los detalles. Estaba tan sorprendido… ¡Ugh!”

Apretó los dientes y murmuró como si estuviera poniendo excusas, pero las Bu-shin balanceó su bastón implacablemente.

Su corazón, que vagaba de un lado a otro entre su padre y Min Su-ah, incapaz de decidirse, se hizo añicos debido a los medios viciosos de Bu-shin.

‘¿No sería tan injusto si me preguntas si estoy bien? ¿Por qué el asunto de Park Hwa-hee es más importante que el hecho de que tu hijo casi muere?’ – En lugar de estar triste, estaba avergonzado y lleno de ira por la injusticia.

Yoon-Sung, que estaba de pie con los dientes apretados mientras la Bu-shin empuñaba el bastón varias veces, finalmente rodó por el suelo.

De un lado, el subordinado de Bu-shin, que estaba observando cómo lo golpeaban, interfirió con cautela.

“Puedo consultar otros CCTV para obtener más detalles. Afortunadamente, el edificio es propiedad del Director Bu-shin, por lo que no pudieron recuperar el CCTV secreto.”

Era evidente que no trataba de detener el comportamiento de Bu-shin, sino de promover su propio mérito. La burla era evidente en el rostro de Yoon-Sung.

El Presidente Bu-shin le gritó a Yoon-Sung y sus ojos centellearon ante la disuasión del jefe Kwon.

“¡Perdiste una buena oportunidad! ¡Deberías haber descubierto cómo Hwa-hee salvó a esa chica!”(Bu-shin)

Yoon-Sung, que estaba reprimiendo un doloroso gemido, lo miró asombrado… ¿Hwahee? La forma familiar de Bu-shin de llamarlo por su nombre le puso la piel de gallina. ¿Y qué le estás haciendo a Min Su-ah? Incluso a él, que estaba allí, decía cosas que no podía creer incluso después de verlas en persona, como si fuera natural que lo hiciera.

Yoon-Sung preguntó con voz temblorosa, incapaz de ocultar su confusión.

“¿Hay algo más que no sepa? ¿Quién es Park Hwa-hee para hacer esto?”

“¡Bastardo Inútil! ¿Crees que está bien hacer preguntas?”(Bu-shin)

Yoon-Sung, quien recibió una patada en el pecho y golpeó la parte inferior del escritorio, tosió sin aliento y se detuve por un momento.

Una extraña sensación se extendió desde su mano, como si estuviera cubierto de agua helada. Mirando el polvo rojo oscuro que se aplastaba en su mano, encontró una mancha negra debajo de la grieta en el piso del escritorio.

Sabía instintivamente que la mancha era una mancha de sangre que no se había podido borrar.

Tan pronto como se dio cuenta, todo su cuerpo de repente se sintió aplastado y sus ojos se nublaron. Con una visión borrosa, vio a Bu-shin acercarse claramente con un cortapapeles.

Trató de huir de alguna manera, pero no podía moverse como si se hubiera endurecido. Bu-shin, que estaba justo frente a él, le cortó el cuello con un cuchillo en un instante. Era terrible sentir la carne triturada con un cuchillo desafilado.

Trató de cubrirse el cuello de alguna manera, pero la sangre caliente brotó entre sus dedos.

<’Oh no, el Jefe Kwon lo echará de menos. Estaba anhelando sus órganos que solo comían cosas buenas. Es un desperdicio que ya no pueda usarlo.’>(Bu-shin)

(N/E: Por si no entienden, Yoon-Sung acaba de revivir el recuerdo de la muerte de Seong-min, un subordinado de su padre. Ver. Cap. 45)

En su conciencia borrosa, escuchó la voz sonriente de Bu-shin.

Yoon-Sung, que luchaba por moverse de alguna manera, apenas levantó la cabeza. En ese momento, cuando su cuerpo rígido se aflojó y su respiración bloqueada estalló, su visión borrosa se volvió más y más clara.

La sangre que brotaba por su garganta y el terrible miedo que llegaba con la muerte había desaparecido.

El asustado Yoon-Sung confirmó que lo que estaba en manos de Bu-shin era un bastón, no un cortapapeles.

‘¿Fue una visión o una alucinación?’ (Yoon-Sung)

La visión fue tan clara y sin precedentes que fue como si realmente hubiera sucedido aquí.

Bu-shin derramó críticas malvadas sobre Yoon-Sung, quien temblaba por la conmoción.

“¿Cómo es que no eres diferente de las bestias? ¡Qué pérdida de tiempo soportar y nutrir tu incompetencia!”(Bu-shin)

Sus palabras se convirtieron en puñales que cortaron su mente, a pesar de que era una injusticia a la que había renunciado hace mucho tiempo. Yoon-Sung, que se estaba limpiando las manchas de sangre de las manos como un loco en el dobladillo de su ropa, levantó bruscamente la cabeza y miró fijamente a Bu-shin.

“¡Nunca te pedí que me criaras! ¿Qué hiciste por mí? Me molesta ser tu hijo… ¡Ugh!”

“¿Qué? ¡Qué bastardo tan desagradecido!”(Bu-shin)

Bu-shin exasperado recogió el jarrón que estaba cerca y lo arrojó. Yoon-Sung logró esquivar el gran jarrón de vidrio que volaba hacia él con solo unos momentos de diferencia.

Cuando vio la mezquina cara del Jefe Kwon riéndose de eso, se dio cuenta de qué tipo de persona era su padre.

‘¿Y si la visión es real? ¿Qué diablos hizo su padre?’ (Yoon-Sung)

Sólo pensar en eso era aterrador. No podía aguantar a su padre ni por un segundo. Yoon-Sung, que estaba mirando a Bu-shin con los dientes apretados, salió corriendo.

Trató de golpearlo, pero antes de que pudiera dar un paso, el Jefe Kwon lo agarró por la nuca.

“¡Oye, suéltame!”

“¿Qué tengo que hacer?” – Cuando el Jefe Kwon, quien lo dominó fácilmente mientras luchaba, preguntó. Bu-shin resopló y chasqueó su lengua.

“Supongo que sus habilidades cuando era niño fueron solo un malentendido. Pero aún será útil, así que déjalo.”(Bu-shin)

Aprovechando la holgura en la mano de Kwon, Yoon-Sung usó todas sus fuerzas para deshacerse de él y salió corriendo de la habitación.

Fue solo cuando salió de la casa que se dio cuenta de que, incluso si apenas había logrado escapar del infierno, no tenía lugar a dónde ir.

Aún así, Yoon-Sung movió sus inestables pasos para alejarse de su padre aunque sea un poco.

 

* * *

 

Las consecuencias de estar con Hwa-hee durante medio día fueron enormes. Su-ah estuvo ocupada todo el día saltándose el almuerzo y terminando su trabajo pendiente.

A medida que se acercaba la hora de salir del trabajo, ella tocó el incómodo anillo y recordó la confesión de Hwa-hee.

De hecho, estaba en problemas porque no podía quitarse sus palabras de la cabeza todo el tiempo mientras estuvo trabajando.

<”Ahora, Min Su-ah es mi única esperanza y salvación.”>

No soy tan buena… Incluso cuando cayó la valla publicitaria, solo estaba tratando de empujarlo gritando para evitarlo. Al final, fue él quien la salvó. – ‘¿Qué diablos sacudió su mente? ¿Tengo derecho a aceptarlo completamente, a pesar de que he sospechoso de él todo el tiempo?’

<’¡Toc, Toc!’>

Su-ah, que estaba perdida en sus pensamientos cuando de repente escuchó un golpe, abrió la puerta sorprendida.

El secretario ejecutivo, a quien había visto algunas veces junto al Presidente Park, de repente me tendió una gran caja.

“Es un regalo del Presidente.”

Mientras Su-ah, avergonzada, miraba alternativamente la caja y a él, el secretario dejó impotente la caja en la oficina. Ella agitó la mano (Su-ah) con disgusto ante el logotipo de la marca de artículos de lujo, que estaba fuertemente incrustado en el exterior de la caja.

“Retíralo. Creo que es demasiado para mí.”(Su-ah)

“Si desea devolverlo, por favor devuélvalo directamente con el director.”

“Pero…”(Su-ah)

“Nuestro Presidente se preocupa mucho por el Director. Así que a Min Su-ah, que tiene una relación con el Director, también la cuida de manera especial. Espero que no rechacen el amor del Presidente.”

‘¿Aprecio? ¿Amor? No se veía así en absoluto.’ (Su-ah)

A pesar de que, ese abuelo y ese nieto no se llevaban bien, el ímpetu de lanzar unilateralmente una andanada de suministros era similar

Su-ah, que miraba la caja de manera incómoda después de que el secretario se dio la vuelta, le envió un mensaje de texto a Min-chul y le preguntó si podía devolverla. Lamentó que pudiera ser problemático, pero no podía decírselo directamente a Hwa-hee porque temía que el incidente en Gangwon-do* se repitiera.

(N/E: *El nombre de la villa donde llevo el presidente Park a Su-ah cuando la secuestro.)

Después de esperar una respuesta, miró la hora y se dirigió a la cafetería para una cena rápida. Hoy estaba en un apretado tiempo extra sin parar.

En la calle a la entrada del edificio del comedor, el abuelo Seo estaba en cuclillas y miraba fijamente algo. Con una mirada seria en su rostro, Su-ah se agachó a su lado y preguntó, señalando una rama al costado del camino.

“¿Puedo preguntar qué estás haciendo?”(Su-ah)

“Oh, líder del equipo Min. ¿Puedo cultivar enredaderas espinosas aquí?”

“¿Qué? ¿No sería un poco raro para la gente caminar por dicha calle?”(Su-ah)

“Puedo hacerte que el abuelo Park se vuelva loco porque quedar atrapado… ¿No podemos hacer eso?”

La expresión del abuelo Seo era muy seria, para decir que era una broma.

¿Pero por qué el abuelo Park? Al recordar la escena en la que la abuela Kim compartía caquis secos con el abuelo Park en un asilo de ancianos Las Palomas en el pasado, de repente recordé cómo me atormentaban las quejas de celos del abuelo Seo. Mirando de cerca, su expresión era muy similar a la de ese momento.

Traté de ir a otro lugar, pero llegué un paso tarde. El abuelo Seo se quejó con Su-ah, haciendo un círculo en el suelo con una rama.

“Líder del equipo Min, escúchame. Bueno, la abuela Kim le dio jugo de ginseng rojo al abuelo Park esta mañana porque recogió parte de su equipaje. Debería haberme llamado, pero …¿Por qué llamó al abuelo Park, que es tan torpe?”

“Da la casualidad que el abuelo Park estaba allí en ese momento.”(Su-ah)

“Haré cualquier cosa, así que por favor no me pidas que no haga nada.”

“Oh, um, ¿quizás estaba siendo considerado con la abuela en caso de que estuviera en problemas?”(Su-ah)

“¿De qué estás hablando? Sería mejor si yo llevara su equipaje, mi corazón se vuelve loco cuando tengo que verlos beber juntos jugo de ginseng rojo.”

Tan pronto como lo pensé, no parecía que la queja del abuelo Seo terminaría si respondía que no parecía gran cosa. Su-ah, sin palabras, puso los ojos en blanco y buscó el momento para huir. Entonces una voz baja irrumpió desde atrás.

“Su-ah te equivocas. Es mucho mejor tener un pequeño problema que tener las uñas clavadas en el corazón por los celos.” (Hwa-hee)

“Eso es lo que estoy diciendo… Oh, estoy tan cansado.” (Abuelo Seo)

El abuelo Seo, que estaba mirando a Hwa-hee expresando su disgusto, se levantó de repente, chasqueando con desaprobación.

“¡No puedo creer que tenga la misma opinión que ese eunuco del amor! Debo haberme equivocado.”(Abuelo Seo)

‘¿Eunuco del amor? ¿Dónde escuchó eso el abuelo?’ (Su-ah)

Su-a, que dudaba de sus oídos por un momento, inevitablemente se volvió hacia Hwa-hee al escuchar el sonido de rechinar los dientes.

“¿Quién se atreve a hablar de un trozo de madera…?”

Mientras miraba al abuelo Seo, quien negó con la cabeza y se fue, de repente Hwa-hee preguntó como si estuviera discutiendo.

“¿Por qué Su-ah sigue enviando mensajes de texto a Min-chul?”

“¿Qué? ¿Es eso importante ahora?”(Su-ah)

“¿Puedo adivinar la razón por la que contactaste a Kang Min-chul, pero ¿no es lo mismo que la historia de la que acabamos de hablar?”

“¿Cómo es lo mismo que eso?” (Su-ah)

Al ver a Hwa-hee darle fuerza a sus ojos en lugar de responder, Su-ah rápidamente cambió sus palabras. Mientras lo miraba, su corazón latía con fuerza y ​​no podía recordar las palabras adecuadas.

“Ya veo. De ahora en adelante, te preguntaré directamente. Pero ¿Qué pasa si no puedo contactarte?”(Su-ah)

Hwa-hee, quien se tomó un descanso mientras pateaba la rama que había plantado el abuelo Seo, respondió refunfuñando.

“Saliste temprano hoy, como al amanecer, ¿no? ¿Es una ilusión evitarme después de que regresé del río Han?”

“¿Quién te está evitando? Solo tenía prisa por hacer el trabajo atrasado.”(Su-ah)

Él fue apuñalado en el corazón por un momento y se quedó sin palabras, pero se puso al frente y rodeó a Su-ah. La verdad es que cada vez que ella lo miraba pensaba en una confesión y un beso y no sabía qué hacer.

Hwa-hee, que la miró fijamente y se rió, levantó la bolsa de la compra en su mano.

“Creeré esa mentira. Es cierto que te salteaste el almuerzo porque estaba ocupada. Vamos a cenar juntos.”

Su-ah, que volvió a la oficina con él de repente, sacó el sushi de la bolsa de la compra y preguntó sorprendida.

“¿Cómo supiste que no almorcé?”(Su-ah)

Hwa-hee, que tosió con una mirada impropia, murmuró en voz baja.

“…Un trozo de madera…… Grande, grande, le pregunté al Señor.”

“¿Qué? ¿Te refieres al abuelo Seo?”(Su-ah)

Su-ah, que había sospechado de su relación con el abuelo Seo durante mucho tiempo, abrió mucho los ojos. Ahora que lo pienso, Hwa-hee dijo que la conocía desde hace tres años, pero el abuelo Seo ingresó al asilo de ancianos justo después de que ella consiguió un trabajo.

“No le preguntaste al abuelo sobre mí cuando estaba en un asilo de ancianos, ¿verdad?”(Su-ah)

La tos de Hwa-hee se intensificó ante las palabras susurradas. Cuando Su-ah disparó sin parpadear, murmuró en voz baja e inaudible.

“¿Muy… de vez en cuando…?”

“¿Con qué frecuencia?”(Su-ah)

“¿No lo suficiente para mí…?”

“Entonces, ¿cuánto…?… No, gracias.”(Su-ah)

Al ver las orejas de Hwa-hee enrojecerse mientras evitaba las palabras de manera inapropiada, la cara de Su-ah pareció enrojecerse al mismo tiempo y su corazón comenzó a latir de nuevo.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: