Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DEPALV-97

Episodio 97.

 

Un grito desesperado resonó desde la residencia ducal de Cablos en las afueras de la capital.

“¡Ahh, ten piedad de mí, Duque! ¡La próxima vez encontraré al mago adecuado, por favor!”(Patrick)

“¿Alguna vez has visto a algún tipo al que le dé una segunda oportunidad?”(Cablos)

La voz insensible era infinitamente fría.

Patrick, que pedía perdón golpeándose la frente a los pies del Duque de Cablos, sabía en su cabeza que nunca había sucedido, pero no podía decirlo con la boca.

“Contéstame, ¿eh?”(Cablos)

“Bueno, eso….” – Patrick se quedó sin palabras.

‘¿Quieres que te diga con mi propia boca el terrible hecho de que no tengo una segunda oportunidad a pesar de que es mi vida la que está en juego?’

‘Era horrible, este tipo.’

‘¿Cómo pasó esto…?’

El Duque de Cablos era infinitamente codicioso, a pesar de que tenía mucho dinero en sus manos. Hasta el punto de cuestionarme si sería capaz de gastar esa incontable cantidad de dinero mientras aún estuviera vivo.

Lo único que falta es que el hombre perfecto, que solo carecía de moralidad, vuelva la vista a ese dinero.

Las palabras de que estaba planeando una rebelión no se originaron por nada.

Para tal Duque merece la pena prestar atención a las herramientas mágicas fabricadas por Layes, que ha tenido un gran éxito recientemente.

Como también es dueño de una fábrica de minerales mágicos operada ilegalmente, se preguntó si podrían intentar desarrollar herramientas mágicas sin pasarlas de contrabando a otros países.

Por lo tanto, como propietario de una fábrica, Patrick no ha dormido recientemente en busca un mago adecuado para unirse.

Uno de los estudiantes que conocí fue Richards, uno de los discípulos del Dueño de la Torre. Era un joven candidato para la próxima generación de Maestros.

‘Ya que puede ser visto como el segundo al mando de la Torre del Magia, ¿no sabrías el secreto de cómo fundir y purificar el maglev?’

Como suele tener el apodo de rebelde, aunque era discípulo del Dueño de la Torre, pensé que podría contratarlo si lo persuadía un poco.

Recordé el pasado cuando me jactaba de que sería fácil para un mago obsesionado con el mundo prestar atención al dinero, así que, si le mostraba el oro con moderación, sería fácil.

Con mucho gusto aceptó una reunión y logré que el Duque de Cablos se hiciera tiempo para ocupar mi lugar.

Sin embargo, lo rechazó… ‘¿Esto tiene sentido?’

‘¡Le he dicho una y otra vez que el Duque de Cablos me acompañará, y te negaste a recibirme!’

‘¿Cuántas vidas tienes?’

Por supuesto, no estaba en condiciones de preocuparme por los demás cuando mi única vida estaba a punto de desaparecer.

Volvió a mi mente la terrible pesadilla que sentí cuando conocí a la Princesa Layes.

El oscuro Duque de Cablos estaba tan tranquilo hoy, que me puso la piel de gallina.

Patrick, que tenía los ojos cerrados, abrió suavemente los ojos cuando el Duque no respondió después de un tiempo.

Con sus ojos vio al Duque mirando por la ventana… Su rostro era indiferente, pero sus ojos contenían un afecto que no era propio de él.

Su hija, que había estado confinada en su habitación durante varios días, salió a caminar por el jardín por primera vez en mucho tiempo. Al verla reír y charlar alegremente con sus manos y pies, sus labios rígidos parecían aflojarse un poco.

El Duque cambiaba de repente cuando se trataba de cosas relacionadas con Senia.

Un niño increíblemente bueno que es difícil creer que nació en esta familia malvada.

Se dice que ahora está sana, pero cuando era joven, estaba tan enferma que no sería extraño que muriera pronto.

Se decía que no podría superar la edad de los cinco años porque ni la magia ni la medicina funcionaban, pero sorprendentemente se recuperó por sí mismo porque tenía magia curativa.

(N/T: Cada vez más pienso en la teoría de que secuestraron a Lía para robarle su poder mágico y eso es algo que ella ha olvidado tal vez con magia.)

La gente decía que era un niño milagroso.

Patrick, que miraba al Duque de Cablos, bajó inmediatamente los ojos para volver a mirarlo.

“Te dejaré ser el primero en aprovechar mi segunda oportunidad.” (Cablos)

‘¿Qué significa esto cuando sientes que estás a punto de morir?’

“Si me defraudas dos veces, te arrepentirás de haber sido salvado hoy.”(Cablos)

‘Quiso decir que sería más doloroso que morir.’

Con cada palabra que dice este hombre es tan cruel.

“Fue una tontería desde el principio tratar de convencer a un discípulo del Maestro de la Torre. Secuestra o engatusa al mago de Layes para poder fundir el Maglev y crear herramientas mágicas.”(Cablos)

Incluso en ese valle montañoso, se podían escuchar los rumores de que Cablos lo estaba golpeando con dinero, por lo que se le había encomendado la misión de tener éxito en este trabajo.

Patrick quería preguntar dónde iba a gastar tanto dinero. Pero todo lo que pudo hacer fue inclinarse y aceptar órdenes.

 

* * *

 

Las herramientas mágicas hechas por Layes, cuyo valor se ha disparado hasta el cielo, ahora han llegado al punto en que no pueden ser comprados, aunque se tenga dinero.

La demanda de estufas mágicas se ha disparado incluso entre los aristócratas y comerciantes adinerados que no eran los principales objetivos de las ventas.

Este era un negocio a largo plazo. Sólo podía ser estable cuando se suministraba amplia y uniformemente a la gente común.

Como todavía está en sus primeras etapas, era necesario encontrar mejoras de acuerdo con la situación en lugar de ganar popularidad debido a la volatilidad en las primeras etapas.

En ese sentido, sería un desastre si los plebeyos perdían el interés y dejaban de visitar porque no podían comprarlos.

Por ello, recientemente se ha decidido limitar el objetivo de venta para que solo los plebeyos puedan comprarlos en base a una determinada cantidad.

Sin embargo, después de un tiempo, surgieron pequeñas voces en su contra.

“Parece que Lady Layes está atrapada en un pasado desafortunado.”

“Incluso si es miembro de la sociedad aristocrática, parece tener el mismo espíritu que un plebeyo.”

“Es como darle la espalda a la nobleza y dar limosna a los plebeyos, como el difunto Archiduque Gruven.”

Incluso ese era solo uno de los innumerables chismes que desvanecieron rápidamente, por lo que a Lía no le importaba mucho, pero era una gran preocupación para alguien que se parecía a ella.

 

* * *

 

En una noche en que todos dormían profundamente, había a una persona caminando por el hermoso anexo de Ducado de Layes.

Era el expresidente del club de magia, Lyssen, que bostezaba mientras sostenía una lámpara con la mano y se arreglaba las gafas.

Como estos días ha estado ocupado día y noche, así que solo ha tenido tiempo para recuperar el aliento al amanecer. Por supuesto, estaba así de cansado incluso antes de lograr fundir el mineral mágico, pero la sensación era completamente diferente.

Es la primera vez que siento que hacer lo que quiero hacer es algo sumamente agradable.

Estaba extremadamente agradecido con Lía por brindarle esta oportunidad.

Era un mundo donde cuanto más raro era el mago, más bienvenido era.

Como resultado, Lyssen, el mago de tierra más común, tenía frío en todas partes, a pesar de que tenía una cabeza extraordinaria.

Incluso los discípulos de Dueño de la Torre, que están ansiosos por reclutar discípulos cuando ven a un mago destacado con buenas expectativas, son un mago del agua y el otro un mago del fuego.

Pero… Le sucedió un milagro.

Pudo hacerse un nombre en todo el país como desarrollador de herramientas mágicas.

Todo fue gracias a Lía que creyó en él y lo animó.

Efectivamente, Lyssen estaba preparado para enterrar sus huesos en Layes.

Lía era tan buena como un ángel y estaba moderadamente sumergida en el mundo, por lo que encajaba bien con ella como un amigo.

Lyssen pensó.

“¡Voy a dejar que te sientes en un cojín de dinero, no, en un cojín de oro!”(Lyssen)

Cuando pensó en la cara que pondría Lía, las comisuras de los labios de Lyssen se elevaron con una sonrisa.

Organizó sus pensamientos en un cuaderno con el bolígrafo que Lía le regaló.

Actualmente, están utilizando medidas temporales para vender herramientas mágicas solo a la gente común, pero el mercado para aristócratas y comerciantes también tiene infinitas posibilidades.

Sobre todo, el hecho de que Lía, que no era más que su salvadora, fuera criticada por esto en la sociedad aristocrática era realmente espantoso.

Fue un momento en el que estaba trabajando duro para resolver este problema.

“Dividimos el grado de calidad y separemos a los consumidores.” (Lyssen)

Pensó en vender una estufa mágica convertida en un producto de lujo a un precio más alto que el original. Entonces, naturalmente, la clase de consumidores se dividirá en productos de alta gama y producidos en masa.

Si es así, podría aliviar las preocupaciones sobre la escasez de estufas mágicas.

‘De esta manera, es posible que no te critiquen más.’ (Lyssen)

Fue cuando Lyssen, que había encontrado la respuesta, miró hacia la hermosa luna llena.

“¿Oh? El color de la luna llena…” (Lyssen)

‘Eso fue raro. ¿Por qué es rojo?’ (Lyssen)

Se frotó los ojos.

Y fue en el momento en que volvió a bajar la mano. Los ojos de Lyssen estaban en blanco, como si algo lo hubiera poseído.

La luna, que había brillado roja hace un rato, estaba blanca como una flor de pera como si nada hubiera pasado otra vez.

Lyssen caminó penosamente por el jardín hacia la cerca con una mirada hechizada en su rostro. Luego se montó en una cuerda que parece que alguien había preparado y escaló la alta pared.

Con los ojos desenfocados, parecía estar siendo controlado por algo.

Al mismo tiempo, nadie en el tranquilo jardín fue testigo de su comportamiento anormal.

“¡Agh!”

En un instante, Lyssen abrió los ojos.

Era un lugar desconocido, un olor desconocido y una sensación desconocida.

“¿Qué, qué? ¡¿¿Dónde diablos estoy…?” (Lyssen)

Lyssen se miró las palmas de las manos que le hormigueaban por haber montado la cuerda con las manos desnudas.

Lyssen, que recordaba cuando cruzó la valla en un estado hipnótico antes, se quedó estupefacto.

El lugar donde estoy ahora estaba fuera del muro de la mansión de Layes.

Sintiéndose incómodo por un momento, Lyssen inmediatamente se dio la vuelta y trató de encontrar un guardia que estuviera patrullando el área. Sin embargo…

“¿Qué, ya estás aquí?”

“……!”

Con una voz desconocida, Lyssen fue arrastrado a algún lugar sin poder gritar con el rostro cubierto. El cuerpo que luchaba pronto se hundió.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: