Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DEPALV-100

Episodio 100.

 

Patrick resopló y rugió como un toro.

“Bastardos, son tan lentos… ¿Terminarán el trabajo al final del día?”

La fuerte voz, como si estuviera hirviendo un jarrón, sorprendió a los oyentes.

“¡Haremos las cosas lo más rápido posible!” – Un anciano se inclinó ante él y dijo.

Tenía un duro grillete atados al tobillo para que no pudiera escapar de su posición fija. No solo el anciano, sino todos los esclavos de la fábrica estaban en la misma situación.

Cuando un niño intentó echarse a llorar en el camino, Patrick reaccionó con astucia y sacó un látigo de la pared.

“¡No puedes darte prisa y hacerlo!”

Entonces los esclavos comenzaron a trabajar nuevamente.

Su trabajo consistía principalmente en refinar el Maglev cubierto de rocas que se habían extraído de la mina.

Estaban tan exhaustos física y mentalmente, golpeando rocas todo el día con un martillo, pero nadie los rescató de esta fábrica ilegal en el bosque remoto.

“Clark, ahora que el mago se despierte, le darás la droga de la verdad y lo torturarás para descubrir cómo refinar el Maglev.”

Patrick caminó de un lugar a otro de la fábrica, supervisando, con ojos codiciosos. Entonces vio una pequeña figura que era ofensiva para sus ojos.

El pequeño esclavo ni siquiera podía levantar el pesado martillo correctamente con la débil fuerza de su brazo.

Patrick gritó en voz alta cuando vio que no podía sostener sus brazos correctamente como una jirafa recién nacida.

“¿No puedes trabajar correctamente?”(Patrick)

“¡Eh, eh!”

“¡Maestro! Trabajaré más duro en lugar de mi esposa, ¡así que alivie su ira!”

Junto a la mujer aterrorizada, se arrodilló un hombre que parecía ser su esposo.

“¡Estas cucarachas…!”(Patrick)

Pensando que había encontrado una manera de corregir la disciplina de la fábrica, Patrick golpeó el suelo con el látigo y se acercó a la pareja.

“Haré un ejemplo de ustedes.”(Patrick)

Una sonrisa sádica apareció en su rostro.

La pareja se agachó una alrededor de la otra y formaron un círculo mientras el dueño caminaban como un segador y sostenían un látigo en lo alto del cielo.

“¡Ja, ja, ja! ¡Creo que hoy es el día del servicio conmemorativo!”(Patrick)

“Eres muy consciente de ello, tu día conmemorativo.” (Lía)

Entonces, la voz de una chica llegó desde detrás de Patrick.

“¿……?”

“¿……?”

Todos en la fábrica miraron hacia el lugar desde donde se escuchó una voz alegre, diferentemente a la oscura fábrica.

“¡Oh mi!”

En particular, Patrick abrió mucho los ojos al mismo tiempo que miraba hacia atrás.

“Te dije que no habría una próxima vez, ¿verdad?”(Lía)

El personaje principal de la voz no era otro que la Princesa Layes.

El cabello plateado que se destacaba en todas partes era inolvidable de un vistazo.

La chica se acercó, convocando una Espada Roja.

‘Todavía me arde el abdomen después de haber sido golpeado por eso…’ (Patrick)

Patrick dio un paso atrás.

“Vamos, no me digas que estás buscando un mago…” (Lía)

“Me costó mucho desatar la cuerda que estaba enrollada como una crisálida.” (Lía)

Detrás de Lía, Jen y el Presidente entraron a la fábrica con retraso.

Patrick tenía muchos pensamientos en este momento.

‘Si el Duque Cablos dice que no hay próxima vez y la Princesa dice que no hay próxima vez, ¿qué debo hacer?’

Patrick sintió la tentación de llorar en un instante, al igual que la pareja a la cual estaba a punto de maltratar.

“Has encerrado a la gente en lugares como este, y los has hecho trabajar día y noche…”(Lía)

Lía miró a su alrededor y de repente frunció el ceño ante los grilletes atados a los tobillos de las personas.

“Eres realmente tan malvado. ¿Cómo puedo hacerte pagar las lágrimas de sangre de tanta gente, incluido el Presidente?”(Lía)

La destellante espada pareció a punto de salir de la vaina en cualquier momento.

Patrick lo miró y rápidamente invocó la herramienta mágica en su brazo. Al mismo tiempo, sus hombres aparecieron aquí y allá.

“¿Crees que me puedes vencer dos veces? ¡Niña estúpida!”

Los subordinados con máscaras negras que aparecían uno tras otro parecían ser alrededor de 30. A pesar del abrumador número, la respuesta de Lía fue desconcertante.

“Jen no lo dejes escapar. Yo me ocuparé de ellos.”(Lía)

“Sí. Sí.”

Cuando Jen se movió rápidamente detrás de Patrick y sometió mágicamente su cuerpo que luchaba, los hombres comenzaron a abalanzarse directamente hacia Jen.

Lía corrió rápidamente, cubrió a Jen y los golpeó.

‘Comparado con Luca, son casi como un caracol, ¿verdad?.’ (Lía)

Dado que era Lía, quien había estado luchando recientemente contra Luca con frecuencia, la velocidad de los subordinados era tan ridícula.

Se sentía como convertirse en un personaje en un juego y matar monstruos inferiores de nivel de hongo*.

(N/E: De bajo nivel… recuerden que el hongo es pequeño.)

Cuando golpeó la parte superior de las cabezas redondas uno por uno con la Espada Roja, los muchos subordinados colapsaron gradualmente como papel.

El dueño de la fábrica, que observaba la escena bajo control, miró al monstruo, una niña con un bonito caparazón, con ojos aterrorizados.

“¡Oh… Dios mío!”

“¡Argh!”

El interior de la fábrica se llenó de los gritos de sus subordinados durante algún tiempo.

Lía, que finalmente derribó incluso a una persona que huía, le estrechó la mano y sonrió.

El Presidente, que estaba mirando la escena apoyado contra la pared, estaba asombrado por la apariencia de Lía nuevamente.

‘¡Maestro de mi vida……!’ (Jen)

Al guiño de Lía, Jen liberó el hechizo que ataba a Patrick. Al mismo tiempo, Patrick convocó una herramienta mágica, que parecía una hoz, como si estuviera buscando tiempo, y sacudió su mano a medida que avanzaba.

“¡Cómo te atreves! ¡Arruinaste todos mis planes!” (Patrick)

Lía, que no pudo evitar la acción repentina, echó la cabeza hacia atrás y la hoz le rozó la mejilla, haciendo que la sangre brotara de su mejilla.

“¡Señorita!”

“Tú… ¿Vas a asumir la responsabilidad si Azen Luca me regaña de nuevo?”(Lía)

Lía incapaz de controlar su poder por un momento, apuntó con precisión a la cabeza de Patrick y golpeó con la espada.

“¡Arghh!”

Al mismo tiempo que un sonido como si la olla se estuviera rompiendo, Patrick dejó caer la guadaña que estaba balanceando al suelo y se desmayó con la alucinación de estrellas girando en el aire.

 

* * *

 

Patrick levantó sus pesados ​​párpados. Cuando su visión borrosa recuperó el enfoque, recordó que perdió la cabeza debido al ataque implacable de la Princesa.

“¡Qué, qué!”(Patrick)

Y luchó cuando se enteró que se encontraba en medio de la fábrica con las extremidades atadas.

“No, ¿dónde están todos los esclavos?”(Patrick)

Cuando miró alrededor de la fábrica, todos los esclavos con grilletes habían desaparecido.

Entonces la voz de Lía vino desde atrás.

“Los liberé a todos.”(Lía)

“¿Qué hiciste?”

“Entonces, ¿quién te crees para explotar, abusar, traficar con esclavos, sacar mineral de contrabando?”(Lía)

Ante las palabras de Lía, Patrick gritó.

“Porque soy un Cablos, es obvio, ¿no?”

“¿Puede Cablos ser un dios? ¿Por qué crees que está bien ser un villano de un yo ficticio solo tú mismo?”(Lía)

“Esta persona… ¡Desprecias a la nobleza porque eres una Princesa celestial*!”

“¡Vaya, Celestial! ¡Ha pasado un tiempo desde que lo escuché!”(Lía)

(N/E: *Princesa caída del cielo, como decir una arrimada, plebeya que por pura suerte se convirtió en noble.)

Cuando Lía aplaudió y habló alegremente, Patrick la miró con sus ojos de loco.

“Puedo ser natural*. Pero escuché que ustedes son del Reino Mágico que usa magia negra. Entonces, ¿quién debería ser más despreciado?”(Lía)

(N/E: Aquí se refiere a hijo ilegitimo = natural.)

“¡Esto, esto…! ¡Estás diciendo tonterías dado que el Duque no estás aquí!”

Lía dijo encogiéndose de hombros.

“Eso es suficiente… Para que discutir tanto. Jen, tráelo.”(Lía)

Ante las palabras de Lía, Jen trajo la medicina de la verdad que Emma llevaba antes.

“Ah. E…eso es…”

“¿De dónde sacaste la medicina de la verdad? ¿Es tu pasatiempo probar todo lo que está designado como ilegal?”(Lía)

La medicina de la verdad tiene el efecto de responder sólo la verdad tan pronto como se toma, pero como efecto secundario, enloquece el cerebro y la mente se vuelven confusas. Más tarde, fue una droga que fue prohibida por la ley porque paralizaba las extremidades.

“Trataste de alimentar al Presidente con este tipo de cosa.”(Lía)

Lía le dio a Patrick, que luchaba, la medicina de la verdad. Su rostro se puso pálido e intentó escupirlo, pero ya se lo había tragado por un tiempo.

“Bueno, Cuéntame. ¿Por qué secuestraste al Presidente?”(Lía)

“¡Eh, crees que te lo voy a decir…!” – Patrick dijo, pero su boca pronto se movió por sí sola.

Una voz reprimida escapó de la comisura de sus labios distorsionados.

“La… trata de desarrollar como el tuyo… como sí… ¡Ugh! Porque el Duque lo ordenó. Fui a ver con el Duque a Richards la última vez, pero…”

“Si es Richard.”(Lía)

Era elogiado como el más fuerte de los discípulos de Dueño de la Torre.

También era el compañero* de Jen.

(N/E: Realmente dice Sayong, que significa hermano mayor que comparte mismo maestro.)

“Ahora ese bastardo también anda con los Cablos…” – Jen murmuró.

Patrick continuó diciendo.

Aunque no quiera decirlo, tomar la medicina de la verdad le hará decir todo lo que sabe en detalle.

“Él no salió… Por eso secuestramos al mago de Layes en su lugar.”

Como era de esperar, Lía, que escuchó sin impresionarse, pronto se dio la vuelta.

Sus ojos vieron docenas de látigos colgando de la pared e innumerables grilletes colgando del suelo.

Cuando recordé que Serin estuvo aquí, mis dientes se partieron.

“Te destruiré junto con esta fábrica.”(Lía)

“Bueno, ¿de qué estás hablando?”

“Envié el Mineral Mágico a la Torre de Magia porque es un desperdicio enterrarlos juntos.” (Lía)

Mientras Patrick estaba inconsciente, movió todo mediante el artefacto móvil.

“De acuerdo con las regulaciones nacionales, a las fábricas ilegales de Maglev se les confiscan todo el Maglev por la familia imperial o de la torre tan pronto como son capturados, ¿verdad? No pude evitarlo porque fuiste atrapado por un funcionario gubernamental de alto rango aquí.” – Lía señaló a Jen y dijo.

“¡No puede ser! ¡No puedo creer que hayas terminado con esta fábrica!”

“Oh, bueno, Lo dije en serio. Yo mantengo mi palabra. Te dije que no habría una segunda vez.”(Lía)

“¡No!”

Dejando atrás a Patrick que gritaba, Lía salió lentamente de la fábrica.

Jen y el Presidente siguieron a Lía ante la fría mirada de un Patrick, que luchaba atado a una silla. Tan pronto como salieron, la fábrica estaba cubierta de llamas.

No pasó mucho tiempo antes de que la fábrica se derrumbara sin forma alguna.

La fábrica manchada con el sudor y las lágrimas de Serín y esclavos, desapareció sin dejar rastro.

 

* * *

 

“Ha hecho un gran trabajo, señorita.”

Pasé junto a Jen que silbaba y me acerqué a los esclavos temblorosos. Desde niños hasta ancianos, las edades y los géneros variaban.

“¡Yo, muchas gracias!”

“¡Gracias!”

“¿Eres… Lía?” – Dijo un niño entre la gente que derramaba lágrimas y le agradecía.

“¿Cómo sabes…?”(Lía)

“La hermana mayor Serin lo decía a menudo. Tengo una hermana menor con cabello plateado y es bonita como un hada.”

Sonreí suavemente y acaricié al niño en la cabeza.

“¿Todos tienen un lugar a dónde ir? (Lía)

“Todos somos personas que fuimos traídas de nuestra ciudad natal debido a una deuda. Solo hemos soñado con el día en que regresemos a nuestra ciudad natal.”

La mayoría de los niños fueron llevados junto con sus padres.

“Entonces los enviaré a todos a la ciudad más cercana. Les daré esto, así que espero que puedan vivir libremente.”(Lía)

Era una gran cantidad de dinero para aquellos que trabajan las 24 horas y no cobraban nada.

Aquellos que lloraban, dando las gracias, desaparecieron a través de las luces del artefacto de teletransportación tan pronto como Jen lo activó.

Las secuelas del mareo por movimiento después de la teletransportación… No se lo dije por separado. Porque la ignorancia a veces puede ser una cura.

 

* * *

 

Volvimos al Ducado de Layes. El único problema restante era que el Presidente podría enfrentar tantas crisis como fuera posible en el futuro.

“Oh, ¿qué debo hacer con el Presidente?” (Lía)

El Presidente me miró con ojos muy abiertos.

“¿Debería atarlo? ¿Sí? ¿Para que nadie pueda quitarme al Presidente? Pon las esposas en esa cama ahora mismo…”

“No diga nada que alguien pueda malinterpretar, señorita.” – Jen dijo.

“Hermana, ¿qué significa esto?” – Esta vez, no fueron las palabras de Jen.

Miramos hacia atrás al mismo tiempo que una voz fría nos puso la piel de gallina en los brazos… Era Luca, que tenía un rostro hermoso como la encarnación de un ángel, pero con la expresión de una yacha*.

(N/E: *Especie de Parca.)

“Si tú lo dices, ¿Lía nunca volverá a mirar a otra persona?” (Presidente)

El Presidente, con una expresión asustada como si hubiera visto un segador, se escondió a mis espaldas como un conejo.

Al ver eso, Luca finalmente sonrió como si la cuerda de la razón se hubiera roto.


Nameless: Les cuento que me cayo el Covid… estaba haciendo los últimos preparativos para mi viaje y llevo a unas amigas de mi hija a una competencia y error mío, me quito la mascarilla en el auto y me contagio… consecuencia: ¾ contagiados de COVID en mi casa y viaje cancelado. Así que por ahora seguiré traduciendo desde mi camita…Lo peor ya paso.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: