Que coraje que ese lagris siga obedeciendo al emperador aun después de haber leído la carta.

Responder