Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DEPALV-83

Episodio 83.

 

El Marqués de Zelde me miró con una mirada aterradora como si hubiera notado de inmediato lo que estaba tratando de decir.

El sonido de mi suave tos resonó un par de veces más en el silencio salón.

“Cof, Cof.”

Me siento como si fuera un sirviente frente a un Palacio.

Afortunadamente, nadie me culpó por toser. Efectivamente, Cualquiera que tenga ojos sabrá con qué expresión facial y tono me miran los hombres que me rodean.

“¡Lía, no hables demasiado ahora! ¡El médico vendrá enseguida…!” – Drehan dijo mientras me agarraba con una cara pálida.

Miller, que estaba de pie junto a él, ya había salido corriendo por la puerta para ver si podía a llevar a un médico a la espalda.

“Mago de Agua… Llámenlos a todos.” – Luca ordenó con una voz temblorosa a sus asistentes, que se habían estado escondiendo.

“Cálmate, Luca.” – Dije mientras agarraba a Luca, cuyas pupilas que habían dilatado mucho y parecían a punto de estallar en cualquier momento.

“Te lo explicaré todo. Conozco la causa, la cura.”(Lía)

“Lía…”

“Confía en mí, Luca. Buen chico.”(Lía)

(N/T: Lo tiene totalmente amaestrado al pobre.)

Mientras acariciaba el cabello fino de Luca con un toque suave, pude sentir que Luca, que había estado mostrando una mirada aguda al exhalar una respiración irregular, recuperaba gradualmente la estabilidad.

Los nobles, que ni siquiera podían hablar por el ambiente tenso, abrieron los ojos como si estuvieran sorprendidos de verlo.

Ojos rojos mirándome.

Una mano cálida que me apretaba con fuerza para no desaparecer.

‘¿Realmente puedo dejar a un niño así?’ (Lía)

Los pensamientos que vinieron a mí por un momento fueron inútiles, así que los deseché.

Solté con cuidado la mano de Luca y salí al centro del salón.

La mirada detrás de mí se sintió punzante, pero no dejé de avanzar.

Cuando finalmente llegué al frente del Marqués de Zelde, que era varias veces más grande que yo, lo miré y me encontré con unos ojos marrones que mostraban signos de vergüenza.

Entonces el Marqués de Zelde ocultó su vergüenza y dijo con una expresión de hostilidad hacia mí.

“Joven, joven. No te sientes bien, así que ¿Por qué no intentas visitar la oficina del del médico?”

Frunció el ceño fruncido ante el disgusto hacia el invitado no invitado en su obra.

El Marqués parecía ser muy consciente de mi cara maliciosa. Parecía que estaba tratando de hacerme huir asustada.

‘Je, es muy bueno usando trucos malos. Realmente no tengo miedo de nada.’ (Lía)

Bajé las comisuras de mis ojos lastimosamente. Eso era algo que había aprendido nada menos que de Encia.

“Sí, yo también lo creo. Pero si no le digo al Marqués lo que quiero decir… siento que voy a morir por eso.”(Lía)

“…!”

De pie, de espaldas a Daimon y Sera, levanté mi boca cubierta con gotas de sangre para que solo el Marqués con el rostro distorsionado pudiera verlo.

“¡Uh, la joven Lady no sabe nada y así trata de unirse a una conversación de adultos!”

Rápidamente escondí mi expresión burlona y dejé caer un torrente de lágrimas.

“Marqués, aunque soy joven, entiendo muy bien la situación de la Joven Rachel. También estoy muy enferma, así que simpatizo profundamente con el Baron Hayman, a quien no le queda mucho tiempo.”(Lía)

En el medio, mi intervención en esta obra no fue porque fuera miembro de la misma facción o un pariente colateral, sino para transmitir mi intención.

Si es el primero caso, puede que me señalen como una tiranía de la gran nobleza, que está relacionada con lazos de sangre, pero si es el segundo caso, no había nada de qué quejarse.

Sostuve deliberadamente un pañuelo empapado de sangre en mi mano y continué hablando en voz baja.

“¿Por qué no les das una ronda de aplausos en lugar de solo criticarlos?”(Lía)

“¡Qué tontería…! ¡Pretendes que solo mire a niños inmaduros que no saben cómo respetar adecuadamente a los adultos!”

Pude sentir a Daimon y Sera estremecerse ante la áspera voz del Marqués.

“Marqués, está a punto de levantar la mano.” – La voz de papá vino justo detrás de mí.

El Marqués solía apretar el puño porque tenía algún mal hábito con las manos, pero cuando apareció mi padre, se apresuró a retroceder.

Solo entonces la mirada del Marqués, que miraba a su alrededor, se detuvo en un lugar.

La presencia de Luca, que lo miraba con ojos asesinos, habría hecho que incluso el Marqués se sintiera entumecido.

Sin embargo, como si recordara una vez más el hecho de que él era la columna vertebral de Occidente, me dijo nuevamente con una mirada cortés.

“Es porque la Señorita todavía es joven. Estás empezando a aprender la etiqueta, ¿no? …El respeto es más importante que cualquier otra cosa. Nuestros antepasados ​​​​nunca se casaron durante el período de luto de sus parientes.”

“Si valora tanto el respeto, ¿por qué no piensas en el respeto de Lady Rachel y Daimon por el Barón Hayman?” (Lía)

“Eso no es respeto. Es el egoísmo de la joven Rachel.”

“Entonces, ¿estás diciendo que Su Majestad el Emperador y la Emperatriz también se casaron por egoísmo?”(Lía)

“…”

La conversación que solía ir y venir fue cortada por mis palabras.

Los nobles, que contuvieron la respiración, tragaron saliva como si recordaran el incidente que habían olvidado por un momento.

“Bueno, ahora que lo pienso…” – Murmuró un noble, borrando el final de su discurso.

Además, los nobles de la facción imperial, que buscaban oportunidades, alzaron la voz.

“Sí, el Emperador se casó con Su Majestad la Emperatriz tres meses después de la muerte del anterior Emperador. También fue porque el Barón Linnaev estaba en estado crítico en ese momento.” (Lía)

“Todas las personas del Imperio levantaron la voz y elogiaron a las dos personas por su virtud y carácter, por lo que el Marqués de Zelde debe haber venido de otro país.”(Lía)

“No se deberían ocupar primero de los vivos, y mantenerse en las viejas costumbres con moderación.”(Lía)

El Marqués de Zelde miró a su alrededor y agitó la mano ante las críticas simultáneas.

“¡Eso no puede ser cierto! ¡La situación es diferente desde el principio!”

“Dígame cuál es la diferencia.” (Lía)

Cuando incliné la cabeza y pregunté, el Marqués Zelde finalmente me miró con los ojos inyectados en sangre, como si su ira hubiera llegado a la punta de su cabeza.

“¡Oye, inteligente! ¡Sabes cómo salirte con la tuya!”

“Bueno, ten cuidado.” – Papá dijo, bloqueando al Marqués que parecía estar corriendo hacia mí.

Su rostro (Duque) era invisible para mí desde mi lado, pero mi piel hormigueaba por la sensación de vida detrás de mi espalda… Solo la espada no fue desenvainada, pero ya había tomado el control del Marqués Zelde con sus ojos.

“Mi hija no dijo nada malo, pero estás resoplando como un bisonte loco. Creo que será mejor que aprenda buenos modales de nuevo.”(Duque)

“¡Vamos, Duque!”

El Marqués de Zelde no detuvo su ira, pero nadie pareció ponerse del lado de la decrépita aristocracia e ir contra la corriente de la situación.

Aunque la pelea provocada por el anuncio del matrimonio de Daimon y Sera nunca fue un asunto trivial, fue algo que determinó el poder central de Occidente. Esto se debe a que era un asunto que podría poner en riesgo al Duque de Layes y la familia imperial si se apresuraban a avanzar.

En otras palabras, la situación era completamente diferente a cuando atacó al Marqués Ayershil.

“Se ha puesto todo tipo de aires, pero se ve bien.”(noble 1)

“En realidad, no me gustaba más el Marqués que el Emperador. Actuando como un rey en esta pequeña tierra occidental.”(noble 2)

“Nunca pensé que vería su cola ahí abajo.”(noble 3)

De hecho, no parecía haber sido una buena imagen para la aristocracia occidental.

Se vio la expresión desconcertada del Marqués al sentir que la situación se invertía por completo.

Dejando atrás al Marqués Zelde, que estaba balbuceando y resoplando en silencio, me volví hacia Daimon y Sera, quienes estaban tomados de la mano con fuerza.

“Sé que debe haber sido una decisión difícil para ambos. Daimon estaba… sé por lo que pasó la última vez.”(Lía)

Se apenó profundamente cuando se enteró de que Cecil había envenenado al anterior Marqués. Su piedad filial no fue en modo alguno tan ligera como la que pronunció el Marqués de Zelde.

“No te dejes influir por extraños que no saben nada. Probablemente no haya mejor opción que la decisión que tomaron juntos.”(Lía)

En ese momento, las lágrimas rodaron por los ojos de Sera.

“Gracias, gracias… De verdad, hmm…”(Lady Sera)

En el momento en que fue atacada por el Marqués, debió parecerle como si estuviera cayendo al abismo… ‘Espero que esto no deje otro trauma.’

Sin embargo, al ver a Daimon, que sostenía su cuerpo, no parecía que tuviera mucho de qué preocuparme.

“Bueno, Marqués, ¡Marqués de Ayershil! No me malinterprete. Es todo para ti, porque soy tan viejo de corazón…”(Marqués de Zelde)

El Marqués de Zelde era un aristócrata experimentado, al comprender la situación, dijo algo que no pretendía con la intención de simplemente recoger su propia reputación sin fondo.

“No quiero oír nada, nada” – Pero Daimon se volvió obstinadamente.

Mientras el despreciado oponente lo ignoraba, la fiebre pareció subir nuevamente, pero no había nada que pudiera hacer… Vacilante, no tuvo más remedio que salir, frente a la firme mirada de Layes y de la familia imperial.

“Oh, qué payaso tan difícil de encontrar.”- Fue el momento en que Drehan miró hacia atrás y murmuró.

<’¡Booom!’>

La puerta se abrió con tanta fuerza como si estuviera a punto de caerse y Miller y el médico entraron corriendo.

“Oye, ¿por qué eres tan lento? …Vomitó sangre. ¡Adelante, Ve a examinarla!” (Luca)

“Su Alteza, he reunido a todos los magos del agua de Occidente.” (Miller)

Los miré y pensé.

‘¡Había otro, argh!’(Lía)

 

* * *

 

“¿Quieres que crea eso? ¿Qué quieres decir con que nada está mal?” (Miller)

Miller, que estaba tan enojado que podía agarrarlo por el cuello en cualquier momento, parecía estar fuera de sí.

Llegué abrazada desde el salón a la habitación más cercana. Y me acosté en una blanda cama.

Le di mi mano derecha al médico y mi mano izquierda al mago del agua, y los miré con pena mientras sudaban.

“Lo siento, pero tampoco puedo encontrar la causa… ¡No, de nuevo! ¡Lo intentaré de nuevo, Su Gracia!” (Mago de agua)

El mago del agua parece estar tratando de encontrar la sangre que fluye a través de mi cuerpo haciendo fluir su magia, y gradualmente la magia de la otra persona fue absorbida por mi mano.

Al igual que cuando conocí a Jen y Kinder, la magia del mago está siendo absorbida por mí, que tiene una cantidad de magia muy dominante.

Más que eso solo tendría un efecto negativo en mí, así que saqué ambas manos al mismo tiempo y dije.

“Tengo algo que decirles a todos.”(Lía)

Después de todo, no tuve más remedio que abrir los labios.

“La verdad es que…”(Lía)

(N/E: Apuestas ¿Les dice la verdad o se inventa una mentira?)

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Gracias por traducir la historia recién la leo hoy y ya me enganche 🤭 ❤️❤️

Responder

Apuesto por mentira

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: