Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 164 – QRALE

QRALE

Capítulo 164 – El Emperador Loco

 

“¡Engaño!”(Gillotti)

El algodón que había estado oculto bajo la cubierta dura se derramó en el suelo. Su piel desnuda estaba expuesta a través de la ropa desgarrada, pero Natasha ni siquiera pensó en ocultarla y se quedó sentada temblando.

“Ahhh.”

Una mano blanca se envolvió alrededor de su cuello mientras tragaba saliva seca. A pesar de que su cuello todavía estaba unido, todo su cuerpo temblaba de miedo.

“¡Miren esto! ¡Natasha Roanti, esta mujer se atrevió a engañar al Emperador con un hijo falso! ¡No hay registro en ninguna historia de mantener con vida a una mujer así, así que córtenle las extremidades y extraigan sus intestinos para alimentar a los cerdos!”(Gillotti)

Algunos de los susurrantes nobles asintieron como si fueran razonables. El engaño imperial fue pesado. En particular, nadie podría decir nada si le cortaran las extremidades y mataran a su familia durante tres generaciones por engañar al Emperador con un hijo.

“¡Eso, no, no, no…!”

Natasha se colgó del pantalón de Gillotti con aspecto desordenado, pero él le dio una fuerte patada.

Después de caer hacia atrás, ella lloró de nuevo, se arrastró hacia atrás y se aferró a él. No se parecía a la mujer a la que llamaban la ‘flor de primavera de Tanatos.’ Estaba arrastrándose por el suelo frente a los nobles, pidiendo ayuda.

Era una mujer que siempre había puesto la vida de las personas a sus pies por su propio deseo y comodidad, y ahora se arrastraba por el suelo para rogar por su vida.

“¡Natasha! ¡Tendrás que expiar tu pecado de engañarme con la muerte, junto con las cosas que atesorabas! ¡Con tus hijos a quienes tanto quieres!”(Gillotti)

Natasha, que gateaba por el suelo, dejó de moverse. Con los ojos muy abiertos por la incredulidad, Natasha miró a Gillotti.

“¡Ah! Al mirar esos ojos, debes haber pensado que tus cachorros podrían escapar de este país.”(Gillotti)

“No, no… ya, esos niños ya…”

“Mis guardaespaldas los están persiguiendo y les dije que, si se resistían, los mataran. Solo fue una orden misericordiosa de traer sus cadáveres para que los veas.”(Gillotti)

(N/E: La verdad es que a mi si me da pena los niños, espero que puedan escapar… pero luego pienso en la familia V. Sunset y me da ganas de decir ‘…Dracarys…’)

“¡No!” – Natasha gimió y golpeó el suelo. Los soldados le impidieron correr hacia Gillotti.

“¡No, no importa! ¡No lo tengo!”

La multitud ruidosa observó la escena en silencio sin siquiera abrir la boca. Todos fruncieron el ceño ante la inmunda y vergonzosa vista, humillando a la familia imperial Tanatos.

Los personajes principales, sin embargo, parecían no tener idea de la parodia divertida que estaban mostrando.

“… ¡Ja, ja, ja, ja, ja!” – Tamon, que estaba viendo esto, de repente se echó a reír, como si fuera realmente divertido, se agarró el estómago y se echó a reír, y Theoransha, que estaba de pie junto a él, no lo detuvo, sino que bebió champán y se unió a su risa.

Natasha se aferraba a Gillotti y la ruidosa multitud los observaba. ¡Qué vista!

“Ah, lo siento, lo siento. No puedo evitar reír… Hasta el año pasado, Tanatos, a quien pensé que era genial, es así de terrible.” – Tamon se burló sarcásticamente de Gillotti.

“¿Qué, qué? ¡Cómo se atreve el ministro de Relaciones Exteriores de Amor a burlarse del Emperador!” (Gillotti)

“Es correcto, Su Majestad. Como la persona más noble, estás haciendo lo que los vagabundos de la calle no harían…” – Tamon sonrió irrespetuosamente y chasqueó la lengua.

No había miedo en su rostro.

“¡Hey!, ¡atrapen a ese hombre grosero ahora!” – Gillotti se volvió loco y dio órdenes a los soldados, pero nadie se atrevió a moverse.

Los ojos rojos de Tamon sin una sonrisa miraban amenazadoramente a los soldados. Eran de color rojo, pero su frialdad era como el hielo en una montaña nevada que no se había derretido en mil años.

Obviamente, este era Tanatos, y tenían que obedecer las órdenes del Emperador, pero los ojos rojos de Tamon los ataron y no podían moverse.

“¡Qué están haciendo en este momento!”

“Perdone la rudeza de mi sirviente. A veces es demasiado franco, así que siempre me ofende. Cuando se trata de castigo, lo haré. ¿Por qué no continúas con el show…?”

Theo dio un paso frente a Tamon y lo cubrió. Sin embargo, también pronunció comentarios insultantes contra Gillotti, por lo que Gillotti reveló esto y miró a Theoransha.

“¿Amor se atreve a oponerse a Tanatos ahora?”(Gillotti)

“Mira. Ahora, ¿realmente tienes la dignidad de ser llamado el amo de esta gran tierra helada?”

“¡Cómo te atreves!” – El corazón de Gillotti latía con fuerza.

Tomó la espada que había desgarrado el falso estómago abultado de Natasha y corrió hacia Theoransha. Pero antes de que pudiera pararse frente a ella, Ronasso golpeó su espada.

<’¡Chinggg!’>(Sonido metálico seco)

Mientras el Emperador se tambaleaba, Perso, que había estado en silencio hasta ahora, se movió. Mientras apoyaba al Emperador, miró a Ronasso y Tamon con ojos salvajes.

“¡Deténganse! Más será considerado un insulto excesivo.”

“¿Insulto? ¿Qué pasa con el insulto que todos sienten debido a tu Emperador? ¡Vine aquí porque se suponía que iba a ser un festival divertido y tengo que ver la sucia batalla de la corte imperial!” – Theoransha le habló a Perso con una voz aterradora.

Perso apretó los dientes y movió los puños.

Gillotti, de pie detrás de él, se indignó, pero Perso era un hombre que conocía el sentido común y la vergüenza… Ahora la situación era demasiado complicada.

Durante diez y cien años, la gente seguiría hablando de la desgracia de Tanatos.

“Cuando la Emperatriz estaba viva, escuché que Tanatos era un lugar raro para ver.” – Theoransha, que se reía a carcajadas, tocó la ira de Gillotti.

(N/E: Solo imaginar esto en un manghwa, me llenaría de felicidad…)

De repente, los ojos de Gillotti se abrieron.

“¡Cómo te atreves a hablarme así!”(Gillotti)

Gillotti no pudo vencer su ira y recogió la espada caída de nuevo. Ronasso levantó su espada y tomó una postura defensiva, preguntándose si atacaría a Theoransha de nuevo.

Pero los ojos brillantes de Gillotti no estaban dirigidos a Theo ni a Ronasso. Miró a Anna, que estaba de pie a unos pasos de ellos.

“¡Maldita Emperatriz, maldita Emperatriz!”(Gillotti)

Enloquecido, Gillotti corrió como un loco con su espada hacia Anna. Era porque a sus ojos, Anna se superponía con Roselyn.

Sobresaltada, Anna trató de dar un paso atrás, pero sus pies se congelaron como si estuvieran helados.

Gillotti levantó su espada en un instante y golpeó con su espada a Anna.

<’¡Chinggg!’>(Sonido metálico seco)

Se escuchó el sonido de espadas chocando entre sí.

Anna, que tenía el cuerpo temblando por la fuerte fricción, abrió ligeramente los ojos y vio una enorme sombra que caía como una montaña frente a ella. Anna miró el cabello rojo que la bloqueaba con sus ojos sobresaltados.

La sombra de Perso era lo suficientemente grande como para cubrirla por completo.

“¡Gertium! ¡Te atreviste a golpear la espada del Emperador!”(Gillotti)

“El sacrificio inocente no está bien. Será mejor que calme su emoción, Su Majestad.”

La voz baja y profunda de Perso resonó con fuerza en el salón. Incluso si se atrevió a bloquear la espada del Emperador, sus ojos no temblaban.

(N/E: Perso como que esta ninguneando a Gillotti… ja, ja.)

En el salón de banquetes donde se hundía el rojo atardecer, se sentía una tensión más fuerte que antes. En el silencio que no se atrevía a chismear, solo los gritos sin aliento de Natasha resonaban sombríamente.

“Esto es traición. Gertium. ¡Traición!” – Gillotti gritó enojado.

Al grito del Emperador, los soldados rápidamente extendieron sus largas lanzas hacia Perso, pero no era muy amenazador. Fue porque no había confianza en los rostros de los soldados que intentaban detener a Perso… Incluso los soldados podían leer el flujo.

El aire que se arremolinaba ya fluía en una dirección que no temía la existencia de Gillotti.

La actitud del Emperador de descuidar a los invitados de estado fue criticada abiertamente por otros países, y su obsesión con el fantasma de la Emperatriz muerta y el descuido de los asuntos estatales ponían en duda sus calificaciones como Emperador.

En una reunión pública en la que tenía que mostrar cortesía y modales, agarró la cabeza de la amante fugitiva y apuntó con su espada a sus invitados… Todos le fruncieron el ceño.

Hubo personas que se quedaron hasta el final, pero no hubo nadie que no se sintiera ofendido por las acciones del Emperador. De hecho, la autoridad del Emperador estaba arrojada a tierra.

Voces que chismorreaban y criticaban a Gillotti mojaban el salón como agua de lluvia lúgubre. Gillotti, que estaba temblando, miró fijamente a su alrededor con una mirada temblorosa. Las voces fuertes y ruidosas y los murmullos arañaron los tímpanos de Gillotti como hormigas.

El gusano de la derrota se arrastró hasta la cabeza aún debilitada de Gillotti.

“¿Cómo se atreven a burlarse y criticar al Emperador…” (Gillotti)

Fue un momento que nunca se hubiera atrevido a imaginar en los días del anterior Emperador. Cuando su padre abría los ojos, todos caían de bruces y tenían miedo… No eran solo los nobles de este país. Incluso los países vecinos, o incluso los países lejanos, si Tánatos lo deseaba, tiraban el gobierno y se arrodillaban a sus pies para complacerlo.

‘¡Esa era la autoridad de Tanatos!’(Gillotti)

Ese era el sueño del Emperador Gillotti… Sin embargo…

Gillotti miró a su alrededor con ojos temblorosos. Lo maldijeron por ser cruel, pero sin duda era un Emperador. ¡Sus poderes lo demostraban!

El anterior Emperador, que estaba a punto de morir, fue cegado por su codicia y lo subestimó (a Gillotti) y fue asesinado por sus propias manos. Y la arrogante Emperatriz que también lo ignoró y se hizo cargo de la política, pero fue destruida por el propio Gillotti…

‘¿No le permitió Dios hacer lo que hizo?’(Gillotti)

Incluso si traicionó la Ley Celestial y mató a su padre, incluso si se quitó de encima a su compañera, sus superpoderes todavía estaban en él.

‘¡Esa era la prueba de que él era el Emperador bendecido por Dios!’ (Gillotti)

Pero, era aún más extraño que todos los reunidos aquí lo miraran con los ojos del fallecido Emperador. Era como si cientos de fallecidos Emperadores le estuvieran disparando.

Gillotti no podía soportarlo, como si su padre hubiera sabido que así sería y lo mirara con el ceño fruncido y lo criticara.

“¡Yo mismo, cortaré los brotes de esta rebelión!”(Gillotti)

Gillotti abrió mucho los ojos y elevó su poder. Entonces, el primero al que miró ferozmente fue al arrogante Gertium.

* * *

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: