Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 084

Capitulo 84

Ahin suspiró, recordando los documentos sellados con el sello de “pata de conejo” guardados en el cajón.

“Mantente informado sobre lo que sucede con los Labian. Si hay alguna señal que intentaron contactar a Vivi, depende de ti resolverlo.”

“Sí, mi Lord. Cambiando de tema, sobre la ejecución de Barra…”

“Esta vez no puedo evitarlo. Cruzó la línea.”

“No es eso… Tal vez se necesitará la ayuda del Lord…”

Ahin parpadeó, sin entender lo que eso significaba.

“Por favor, compruébelo usted mismo.”

Evelyn, vacilante, guió a Ahin hasta la ventana, donde, a través de la niebla, podía ver el césped de la mansión. Cuando Ahin se acercó, pudo ver a Barra y Vivi, cara a cara. Un viento helado sopló sobre los dos animales, que parecían tensos. Detrás de ellos, Meimi tenía una daga lista para lanzar en cualquier momento, y Ash, en posición de alerta, parecía preocupada. Además, varios caballeros observaban, formando un círculo a su alrededor.

“¿Qué está pasando?”

Ahin, mirando por la ventana, preguntó.

“Es un duelo entre la Señorita Liebre y Barra.”

“¿De quién fue la idea?”

“La Señorita Liebre, fue quien lo pidió.”

“No es posible…”

Era inimaginable que Vivi, la coneja más cobarde del mundo, quisiera enfrentarse sola a una pantera negra. Parecía que había oído que Barra solo obedecía a aquellos que creía que eran más fuertes que él. Entonces ella debe haber planeado usar sus feromonas para derrotarlo. Pero con tanta gente mirando, ¿estaría bien?

“Ella piensa usar sus feromonas para hacerlo dormir.”

¿Qué debía hacer Ahin? Tirando su flequillo hacia atrás, miró a Quinn, quien salió volando, dando vueltas alrededor de la escena. Con una orden, estaría listo para zambullirse y agarrar a Vivi, alejándola. Aunque normalmente no dudaba, Ahin miró a la conejita, que estaba de pie con firmeza. La misma Vivi que normalmente temblaba de miedo ante la presencia de un depredador.

“¿Se enojará si voy allí y detengo todo?”

“Ella odiaría eso, mi Lord.”

Con un suspiro, Ahin se apoyó contra el marco de la ventana. Solo una pantera negra no era un problema para alguien que había logrado noquear tanto a Evelyn como a Quinn.

“Cuando dijiste que mi ayuda podría ser necesaria, estabas hablando de usar mis feromonas en Barra.”

“Sí. No creo que la Señorita Liebre pierda, pero por si acaso… Los empleados de la mansión ya la consideran un ser poderoso, así que es bueno que se enteren de sus feromonas.”

“Es verdad. Escucho que la llaman todo el tiempo, ¿cómo era? ¿’Señorita Liebre, nuestra’…?”

“¿Nuestra general?”

“Eso.”

Mientras hablaban, comenzó la batalla.

Al principio estaba en silencio. Barra y Vivi se apartaron, mirándose el uno al otro. Cuando un viento frío sopló de la nada, Vivi se estremeció. Esta guerra de nervios era agotadora. Los caballeros que miraban tragaron saliva.

<Debo estar loca…>

Mientras tanto, Vivi lamentaba su decisión. Barra no solo era grande, sino que también tenía grandes músculos y garras afiladas. De acuerdo con la “ley” del grupo de panteras del bosque, uno solo debe obedecer a quien lo haya derrotado. Aunque Vivi ya había noqueado a Barra una vez en el bosque fronterizo, el animal creía que la inyección de feromonas la había dado Rune, que estaba a su lado en ese momento.

<No puedo creer que esté haciendo esto solo para salvar a esta bestia…>

Sin embargo, Vivi no podía desistir. Si tan solo Ash no hubiera llorado cuando vio a Barra ser arrastrada a su ejecución. Si tan solo Barra no hubiera lamido dulcemente sus lágrimas… Vivi apretó los puños. Ese pantera idiota. Tan sólo tenía que derribarlo y se convertiría en su seguidor. Entonces te dejarán vivir.

<Esta vez te dejaré probar el sabor de los puños de Vivi. Vamos a ver cómo tú…>

Voosh.

<¡Ah!>

Barra voló hacia Vivi, con la boca abierta. Después de rodar por el suelo, ella se deslizó entre las piernas de Barra y se colocó detrás de él. Observándolo todo con nerviosismo, Ahin enfocó las feromonas en las yemas de sus dedos y observó atentamente. Si Vivi resultara herida, mataría a Barra en el acto.

Izquierda. Derecha. Mientras su mirada seguía la batalla, escuchó el sonido de un bolígrafo corriendo debajo del papel.

“Evelyn, ¿qué estás escribiendo?”

Vivi se movió rápidamente, evitando otro ataque. Nuevamente, se colocó sobre la espalda del enemigo, impidiendo que él la viera. Evelyn lo estaba escribiendo todo sin perder el ritmo.

“Estoy registrando todo para la posteridad, mi Lord. Lástima que no puedo verlo más de cerca. Pero no se preocupe. Como alguien que ha sido golpeado por las feromonas de la Señorita Liebre, sé que tiene grandes habilidades.”

Mientras Barra buscaba al conejo, que había desaparecido, Vivi se refugió en el punto ciego del lado derecho de su cara. Vivi luego saltó y pateó a Barra en la cara. Sorprendido por la fuerza inesperada, se tambaleó hacia atrás.

“Mientras que las panteras negras solo se aprovechan de la fuerza bruta, la Señorita Liebre pelea usando su ingenio y su cabeza fría.”

Vivi, aterrizando en el suelo, se puso de pie sobre sus patas traseras y reunió feromonas en sus patas delanteras. La guardia de Barra estaba abierta. Tumbado en el suelo, él se sintió atrapado.

¡Tadak!

Barra saltó directamente hacia Vivi. Incapaz de contenerse, Ahin extendió la mano para golpearlo con sus feromonas. Pero en el mismo momento…

¡Paaf!

Vivi había levantado sus patas delanteras heroicamente. El cuerpo de Barra se detuvo en el aire, a medio salto, y siguió un momento de silencio. Pronto, una pantera negra dormida se derrumbó en el suelo.

De pie sobre sus patas traseras, Vivi respiraba con dificultad. Estaba preparada en caso de que él se moviera de nuevo. Pero un minuto después, no mostró señales. En cambio, se escuchó un ronquido profundo.

<¿Barra?>

Acercándose con cuidado, Vivi tocó el cuerpo de Barra con su pata delantera. Estaba durmiendo tan profundamente que se le estaba formando una ampolla en la nariz.

<¡Gané…!>

Vivi, casi llorando de la emoción, se tapó la boca con las patas. Había noqueado a una pantera negra sin la ayuda de nadie. La victoria la había emocionado y se subió al cuerpo de Barra.

<¡Meimi!>

De pie sobre la bestia negra caída que había derribado con éxito, Vivi levantó las patas hacia Meimi y Ash.

“¡Señorita Liebre…!”

Habiendo estado viendo toda la batalla con gran expectación, Meimi recordó el pasado. Cuando vio a Ash por primera vez, Vivi se escondió detrás de su falda, temblando…

Los caballeros que la rodeaban, al ver a Vivi triunfante, comenzaron a vitorear y gritar.

“Ahora le perdonarás la vida a Barra, ¿verdad… Lord Ahin?”

Todavía registrando la emoción colectiva, Evelyn apartó la mirada. Ahin estaba muy callado.

“¿Qué pasó?”

Ahin estaba inmóvil, sólo parpadeaba. No había tenido tiempo de usar sus propias feromonas, ya que ella había sido más rápida y eficiente.

“Yo solo…”

Se tapó la boca con la mano.

“Quiero ver más de esto.”

Como Vivi ya se había dado cuenta, él no era un loco normal.

 

***

 

El ambiente estaba en silencio. El único sonido provenía de un bolígrafo raspando el papel, lo que, a altas horas de la noche, sonaba reconfortante. Tumbada en un cojín, miré alrededor de la oficina de Ahin.

Todos sus secretarios se habían ido, así que solo estábamos nosotros dos allí. Habiendo pasado mucho tiempo en el territorio de las liebres, Ahin tenía montañas de papeleo que revisar. Así que había estado trabajando horas extras y me había llevado a su mesa sobre un cojín, diciendo que se sentía solo. Pero no era tan malo. Me preocupaba que Ahin pudiera tener un ataque de feromonas mientras estaba solo, lo que me hacía dar vueltas en la cama sin dormir estos días cuando se hacía tarde.

La actitud de Barra, tras despertar, no cambió de la noche a la mañana. Sin embargo, parecía haber reconocido mi clasificación. Cuando alguien se me acercaba sin permiso, se ponía al frente, y cuando yo iba a algún lado, naturalmente me seguía. Pero cuando Ash me demostraba amor, parecía que no sabía qué hacer. Los actos anteriores de azotarme con la cola o hacerme tropezar habían desaparecido. Parecía estar cambiando, poco a poco.

Ahin, que aparentemente se había enterado del duelo, había autorizado la cancelación de la ejecución de Barra. Había dicho que no interferiría más y que Barra estaba completamente bajo mi control. Pero en ese momento tenía una sonrisa bastante oscura, lo que me incomodó. Aún así, me di la vuelta en el cojín, acostándome de lado, satisfecha con mi desempeño. Entonces vi la cara de Ahin, con los ojos fijos en el documento.

<Simplemente sigue leyendo, ni siquiera me notó…>

Rodé de lado a lado, enfocándome en Ahin. Últimamente no había podido verle bien la cara.

<¿Qué quiso decir con “la mujer que es más importante para mi” en ese momento?>

¿Era eso lo que estaba pensando? Cuanto más lo imaginaba, menos podía mirarlo a los ojos. Estaba tan avergonzada que tenía miedo de que mi pelaje se pusiera rojo. Rodando y rodando, vi su perfil.

El cabello plateado estaba ligeramente despeinado. Las largas pestañas proyectaban una sombra sobre su rostro mientras miraba los documentos. ¿Cómo puede alguien ser tan hermoso? Pasé mi mirada por su nariz y me detuve en sus labios rojos. Mi cara ardía de nuevo. En secreto me froté la nariz, pero afortunadamente no estaba sangrando.

Mi mirada se desplazó a la mano que sostenía el bolígrafo. De hecho, las manos de Ahin eran las mejores. El dorso era liso y tenía venas que sobresalían, y su palma era gruesa y callosa. Nuestra relación había comenzado con esas manos. Mirando la palma que me habían ofrecido ese día, me emocioné. Luego, la mano que estaba mirando, vidriosa, comenzó a acercarse más y más. El dedo índice de Ahin tocó mi mejilla.

“¿No estabas durmiendo?”

Empecé a negar con la cabeza, pero tuve una idea y me levanté. Poniéndome de pie, hice una X con mis patas delanteras. Ahin me dio un codazo con el bolígrafo.

“Puedes dormir.”

Lo había interpretado como un “no”, pero en realidad lo que yo había formado con mis patas era un corazón. Está bien que no se dé cuenta, mientras yo lo sepa.

Avergonzada, me tapé la boca con las patas y sentí ganas de meterme en un agujero. Sin embargo, sabiendo que con mi tamaño actual esto era bastante posible, me sentí un poco en conflicto.

 

Anterior            Tabla        Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: