Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 27

Capítulo 27.

 

De repente cayendo sobre él, Su-ah se aferró a la bañera con la otra mano y lo miró a la cara desde muy cerca.

La ducha fija estaba colocada debajo de ella y sus jeans estaban mojados, pero no podía moverse porque estaba distraída por los ojos negros que encontró.

Hwa-hee preguntó en susurros.

“¿De verdad te preocupaste mucho por mí?”(Hwa-hee)

Su-ah titubeó un par de veces y suspiró. – “…Fue por mi culpa.”

“¿Tu preocupacion es solo porque te sientes culpable?” ¡(Hwa-hee)

Debería decir eso, pero los ojos negros que encontró parecían penetrar su corazón. Su-ah sacudió la cabeza con vacilación.

“…No lo sé.” (Su-ah)

Sus ojos (él) se sentían muy incómodos mirando alrededor de su rostro como si pudiera leer la respuesta en ellos. Aunque trató de protegerse tardiamente, Hwan-hee soltó su muñeca (ella) y más bien envolvió su cabello hacia atrás como tirando de él.

A medida que su rostro se acercaba, Su-ah cerró los ojos sin darse cuenta. Susurró con sus labios cerca de su oído.

“Si no lo sabes, ¿puedo interpretar tus preocupaciones como me plazca?”(Hwa-hee)

“…¿Cómo vas a interpretarlo?”(Su-ah)

Los labios calientes de Hwa-hee presionaron sus labios como si estuviera respondiendo la pregunta mientras temblaba como un aleteo.

‘Pude sentir sus suaves labios por un momento. Son húmedos y suaves. Se sentía como si una sensación emocionante se esparciera desde los penetrados labios por todo el cuerpo de la cabeza a los pies.’(Su-ah)

Cuando Su-ah instintivamente presionó sus labios, se convirtió en una señal, y la lengua dura y húmeda del hombre penetró a través de sus labios.

Una lengua húmeda y dura, que parecía suave pero que no dejaba espacio para escapar, se metió en su boca para contentar su corazón. Las membranas mucosas de la boca en su lengua esparcieron todo tipo de entumecimientos por todo su cuerpo como si tuvieran relaciones sexuales.

La parte inferior de su abdomen (ella) se tensó cuando su lengua (él), que estaba tocando la carne de su boca, fue atada para encontrar la lengua de ella. Su-ah tuvo que sujetar la bañera con fuerza porque pensó que habría lanzado un gemido.

El sonido de la suave saliva adherida resonó fuertemente como alucinaciones auditivas.

Cuando ella trató de abrir más la boca porque se estaba asfixiado, el hombre la agarró por la nuca y presionó más profundamente su boca. Su lengua (él), que le chupaba la lengua como para tragársela y a su vez la acariciaba cariñosamente, era así de agresiva y provocadora.

En su boca (ella), el helado caliente parecía derretirse con un sabor celestial. Las mariposas que brillaban ante sus ojos cerrados bailaban con luz extática.

Su-ah, que había estado inmersa en la sensación crujiente y estimulante que él le hizo sentir durante mucho tiempo, se quedó sin aliento por un momento y se mordió la lengua ligeramente.

“Bien…” – Con un bajo gemido, Hwa-hee envolvió sus hombros alrededor de ella y soltó sus labios.

Cuando ella recobró el sentido, se tumbó boca abajo en la bañera, inclinándose hasta la mitad sobre él. Si Hwa-hee no lo hubiera atrapado, habría estado a punto de caer sobre él.

El hombre que estaba mirando a Su-ah, parpadeando lentamente con sus largas pestañas, murmuró, lamiendo sus labios con su lengua.

“Es cierto, es muy sexy.”(Hwa-hee)

“¿Qué dijiste?”(Su-ah

Su-ah, que recobró el sentido tarde, se levantó apresuradamente. Su ropa estaba mojada y pegada tanto a su ropa interior como a su piel. La mano que sostenía la bañera casi se resbala y cae dentro de la bañera debido al agitado viento, pero Hwa-hee apoyó la mano sosteniendo el hombro, evitando el desastre.

Ahora que lo veo, él también está mojado. Su-ah, que durante un rato se quedó mirando la camiseta que dejaba ver las firmes curvas de su pecho, agarró el frente de su ropa y gritó.

“Yo…, lávate solo ahora.”(Su-ah)

“Veo que sigues sosteniéndome con las manos, lo que significa que te quedas.”(Hwa-hee)

Su-ah se dio cuenta recién, por lo que ella se escondió como si estuviera huyendo de la habitación con una cara roja brillante.

Al igual que la ropa mojada, su corazón se está mojando con emociones calientes a partir de algún momento.

 

* * *

 

‘¡Lo besé! ¡Eso fue también muy atrevido!’ (Su-ah)

Su-ah se envolvió en una manta y trató de alejarse de la realidad. Estaba tan avergonzada que quería esconderse debajo de la manta para siempre.

No fue la escena del beso, pero ¿cómo sucedió esto? …Sentí que me salté algunos pasos en el medio. Lo que era vergonzoso en medio de la vergüenza era que estaba hipnotizada por el beso.

‘¿Por qué es tan bueno besando cuando dice que nunca ha tenido una relación propiamente dicha?… Puede que él haya presionado primero, pero estoy segura que abrí mis labios con más agresividad en algun punto…’

<’¡Toc, Toc!’>

“¡Oh mi!” – De repente escuchó un golpe y Su-ah gritó sorprendida.

“¿Min Su-ah? ¿Qué pasa?” – Min-chul preguntó sorprendido desde fuera de la puerta.

‘No es el hombre.’ – Su-ah rápidamente respiró hondo y se enfrió su enrojecida cara con el dorso de su mano y abrió un poco la puerta.

“Está bien. ¿Qué está pasando?”(Su-ah)

“Tenemos que ir al hospital.”

“¿Hospital?”(Su-ah)

“Oh, estas gritándome.” – Min-chul dio un paso atrás y abrió mucho los ojos cuando la vio azotando la puerta.

“¿Por qué tu cara está tan roja? ¿Estás enferma?”

“Oh, nada. Estaba ordenando sola la habitación.”(Su-ah)

Pateé las mantas un poco fuerte.

Avergonzada, Su-ah fingió atarse el cabello, luego desatándose el cabello, preguntó, cubriéndose la cara.

“¿Qué quieres decir con que vamos a un hospital?”(Su-ah)

Su pronunciación fue aplastada porque hablaba con una banda elástica en la boca, pero Min-chul, que logró entender, respondió con una mirada sospechosa.

“No pasa nada malo, pero tu vé a comprobar el estado del director. Por si acaso.”

“¿Pero por qué yo?” (Su-ah)

“El director pidió que nos acompañaras a dar un paseo.”

“¿Un paseo?”(Su-ah)

“Escuché que Min Su-ah tiene una gran riesgo de no salir de la habitación por el momento. ¿Pasó algo entre ustedes dos mientras yo estaba fuera esta mañana?”

“¿Cuál es tu trabajo?”(Su-ah)

Sé que no hay respuesta más definitiva que alzar la voz y negarlo rotundamente, pero no pude evitarlo.

Su-ah se tapó la cara como si estuviera atándose el cabello nuevamente, mientras tosía con una voz mezclada con un sonido metálico.

“Bueno, aprecio tus palabras, pero te agradecería que le dijeras que me estoy tomando un descanso.”(Su-ah)

Min-chul miró a través de su rostro rojo y le lanzó una mirada sospechosa, pero ella se dio la vuelta sin problemas.

Pero desde entonces ha tenido que volver varias veces con una expresión de molestia.

“Preguntaré una vez más.”

“Quiero tomar un descanso…”(Su-ah)

“¿No puedes decírselo en persona? …Tú sabes de qué estoy hablando. No sé cuántas veces más tengo que subir y bajar estas escaleras.”

Min-chul suspiró y guiñó un ojo a las escaleras de mármol detrás de su hombro.

Su-ah finalmente se preparó para salir y bajó al primer piso.

Hwa-hee, que en realidad estaba sentado en el sofá, ni siquiera le dio una mirada adecuada. Tan pronto como bajó, se levantó de su asiento y preguntó en un tono casual.

“Si estás lista, ¿podemos irnos?”(Hwa-hee)

Antes de que Su-ah pudiera asentir, él se alejó hacia la puerta principal.

‘¿Qué es? ¿Cuándo me llamaste?’(Su-ah)

Salí de mala gana y traté de hacerme de la vista gorda con él, pero me timaron.

‘¿Cuál es el problema con él?’ – No sé por qué tenemos que mirarnos el uno al otro en momentos como este.

Min-chul y Su-ah, que se quedaron atrás, intercambiaron gestos con los ojos, los enterraron en la forma de sus bocas y sacudieron la cabeza al mismo tiempo.

Él no ha hecho contacto visual con ella desde entonces. Cuando llegaron al hospital general de la Fundación HH en las afueras de Seúl, me dijo que mirara a mi alrededor mientras le hacíab las pruebas y me dijo también que fuera a una cafetería con buen paisaje cerca.

Hwa-hee mantuvo sus ojos lejos de ella todo el tiempo.

‘No podía entender su mente en absoluto. Reivindicando el matrimonio sobre el sexo. Y luego me besa. Pero me evita.’

Ese fue el pensamiento que tuve mientras tomaba café, mirando fijamente calle abajo desde la terraza de la cafetería. Al mismo tiempo, cuando de repente me quedé sola, Lee Soon-in, que llegó tarde, tocó lentamente mi conciencia.

(N/E: *Administradora de la mansion de Park Hwa-hee.)

Me dije a mi misma que es hora de relajarse y no preocuparse por los besos.

La calle frente a nosotros parecía tranquila. Al menos el gran accidente de hace unos días no parecía haber ocurrido. A pesar de los bajos cientos de bajas, la gente irrelevante está bien. Incluso ella que pasó por eso.

Su-ah evitó conscientemente noticias sobre accidente. Pero a veces, cuando estaba sola así, se sentía culpable sin razón. Sin embargo, frente a la vida y la muerte, sería capaz de vivir bien con pequeñas preocupaciones.

El hombre pudo haber salvado la vida de Su-ah así como su espíritu…

En cualquier accidente, el dolor, el sufrimiento y la culpa que se debe sufrir no puede quedar como una gran herida.

<’Eres una víctima. Así que culparse uno mismo no es diferente de maldecir a la víctima porque no vale la pena. Lo correcto es castigar severamente al perpetrador y proteger a la víctima.’>

El consuelo brindado por Hwa-hee en ese momento se convirtió en un consuelo y en un muro protector. Es natural que los sentimientos hacia un hombre así se profundicen más allá de los sentimientos favorables.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: