Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 153 – QRALE

QRALE

Capítulo 153 – Una criada sospechosa

 

Es por eso que Perso eligió mantenerse alejado de la familia imperial. Los esquivó y escapó… Sabía que no era lo mejor, pero no tenía la voluntad ni la energía para combatirlo.

“¡Hya!”

Perso corrió a toda velocidad hacia Berna donde se encontraba el Palacio Imperial. La idea de encontrar a la desaparecida Anna le hizo olvidar por completo lo que estaba evitando ahora.

Circulaban rumores de que el fantasma de la anterior Emperatriz vagaba por la capital. Debido a eso, se decía que el medio loco Emperador estaba ansioso por no rendirle tributo.

En este estado, estaba claro que si Anna entraba indefensa en el Palacio Imperial, una de sus extremidades inevitablemente desaparecería y si tenía mala suerte, su cuello podría caerse.

Entonces, la desagradable piel de gallina ascendió detrás de la espalda de Perso… Los cálidos, fuertes y luminosos ojos castaños se contrajeron de dolor y un nerviosismo inexplicable lo ahogó.

Perso corrió por el camino mientras sostenía las riendas.

“Es Gertium. ¡Salgan del camino!”

Perso sacó su espada con el sello familiar y rápidamente corrió por el exterior del castillo.

Los guardianes fueron sorprendidos por el grito de Gertium y la viciosa fuerza, y abrieron la puerta rápidamente.

Los soldados de este país tenían memorizando el sello de la familia ‘Gertium’ y la espada que llevaba el maestro principal hasta que se secó y se gastó.

El caballo de Perso, que había corrido una distancia que habría tomado más de un día en solo unas pocas horas, dejó escapar un aliento salvaje como un monstruo.

En el momento en que atravesara el castillo, la noticia de que Gertium había llegado a la capital llegaría a la familia imperial. Fue un momento en el que todos los esfuerzos pasados ​​que habían sido difíciles de ocultar y pretender no saber sobre el llamado de la familia imperial fueron en vano.

Pero él no pensó que esto fuera nada extraño… Todo en lo que podía pensar era en la necesidad de encontrar y proteger rápidamente a Anna.

‘¿Por qué estoy tan ansioso?’

Después de observarla durante bastante tiempo, Anna era una persona fuerte y no era tonta. Ella debe haber tenido una razón para escabullirse de él… Aún así, Perso no estaba cómodo.

Era aún más confuso porque era la primera vez que estaba preocupado por otras personas así y deambulaba sin remordimientos.

Solo había gente mayor a su alrededor, por lo que no sabía cómo tratar a una mujer joven, noble y frágil como Anna.

Sin dudarlo, Perso condujo su caballo a la mansión de Anna. Su caballo estuvo a punto de chocar varias veces con la gente que caminaba por la ciudad.

Finalmente llegó a la mansión de Anna mientras dispersaba sus palabras.

“Este es el Duque Perso Gertium. Debo encontrar a Anna Rotrega.”(Perso)

El anciano mayordomo lo recibió con una cara visiblemente desconcertada cuando escuchó el nombre Perso Gertium.

“Lo siento. Mi maestro no está actualmente en la mansión.”

“¿Está seguro? …Mentirle a un noble puede ser severamente castigado.”(Perso)

El viejo mayordomo tembló e inclinó la cabeza ante la amenaza de una persona con un cuerpo enorme y ojos feroces.

“En realidad. Mi amo no está en la mansión.”

“Entonces… ¿Ha visitado alguna vez su mansión?”(Perso)

El mayordomo inclinó la cabeza y no respondió. De hecho, no era posible castigar a los sirvientes de otros nobles por pequeñas mentiras. Sin embargo, el oponente era el Duque de Gertium, el pilar de este país.

En realidad, se decía que el poder de Gertium estaba justo por debajo de la familia imperial, por lo que habría sido posible controlar el trato de los sirvientes de los demás.

“Ella no está actualmente en la mansión, pero vino.”(Perso)

Perso leyó lo que significaba el silencio del mayordomo. De todos modos, la idea de averiguar el paradero de Anna le dio una sensación de alivio.

Bajó su pecho abultado lentamente y preguntó con una voz mucho más tranquila que antes.

“¿Cuándo estará ella regresando?”(Perso)

Nuevamente, el mayordomo no pudo responder.

Al llegar a la mansión, Anna abrió una carta y se fue de inmediato. Dejó la mansión realmente de inmediato, sin tiempo para cambiarse de ropa o beber un vaso de agua. Por supuesto, ella no dijo cuándo volvería.

Después de decir que entendía, Perso la esperó por ella en la sala. Mientras esperaba, sus hombres se fueron a investigar cerca.

Como era una casa adosada en la capital, la mansión no era tan grande, pero daba una sensación linda y acogedora. Había cortinas de encaje y velos por todas partes, y cosas como muñecos de punto.

Era un aspecto completamente diferente de la Casa Gertium, que estaba rebosante de paredes de piedra, armaduras, armas y alcohol.

Incluso el sofá en el que estaba sentado era de terciopelo rojo y colgaba sobre él una pequeña funda floral. Por alguna razón, sintió que se rasgaría o rompería incluso si lo tocaba un poco, por lo que ni siquiera podía sentarse cómodamente en el sofá y se puso de pie con rigidez.

Pasó una hora y Anna todavía no había llegado.

Perso llamó al asistente que había venido a limpiar el té.

“Escuché que la señorita Anna recibió una carta esta mañana. ¿Sabes quién entregó la carta?”(Perso)

“¿Sí?”

Como si no supiera que le habían hecho esa pregunta, la sirvienta tropezó con una cara perpleja.

Perso sacó dinero de su bolsillo y se lo tendió. Diez monedas de oro tintineantes cayeron sobre la mesa.

“Si traes de vuelta a la persona que entregó la carta, todo este dinero es tuyo.”(Perso)

A primera vista, era más dinero que el salario de varios meses de un sirviente individual.

Los ojos de la joven sirviente revolotearon desconcertados. Ella solo había estado trabajando en esta mansión durante cinco meses. Había trabajado en otras mansiones, pero nunca había estado más cómoda en cuerpo y mente que aquí.

‘¿Qué pasa si me despiden después de recibir esto?’

Ella conocía a la doncella que, por suerte o por desgracia, le entregó la  carta a Anna. La doncella también era una recién llegada hace solo dos meses, hacía un buen trabajo y era ágil.

A primera vista, escuchó que la sirvienta había trabajado durante bastante tiempo en la familia Sunset que ahora ha desaparecido de la historia… Cuando vieron la carta de presentación, recordó que el estricto abuelo la contrató de inmediato sin decir nada.

<’¡Tilin, tilin!’>(Tintinar)

Algunas monedas de oro más cayeron sobre el escritorio.

“Solo estás cumpliendo las órdenes del poderoso Duque, por lo que no habrá problemas. ¿O tengo que sacar mi espada, no dinero, para que escuches lo que estoy diciendo?”(Perso)

Sobresaltada, la joven sirvienta rápidamente inclinó la cabeza y añadió con voz temblorosa.

“Traeré a la sirvienta que entregó la carta, pero no aceptaré dinero. Me encanta trabajar aquí.”

Perso miró a la sirviente como si fuera interesante.

El sirviente, sin atreverse a mirar a Perso, rápidamente dio un paso atrás y se fue.

“Escuché que me estaba buscando.”(criada 2)

Y después de un rato, una criada entró en la sala con pasos tranquilos.

“¿Es usted la doncella que le entregó la carta a la señorita Anna esta mañana?”(Perso)

“Así es.”

“¿Qué estaba escrito en la carta?”(Perso)

“Aprendí que los sirvientes no abren las cartas del amo.”

‘Incluso sin decir muchas palabras, Perso podía decir que la criada frente a él no era normal.’ – Se rió de nuevo como si esto fuera divertido.

El hecho de que hubiera bastantes sirvientes útiles en esta pequeña mansión parecía indicar la dignidad del propietario o la habilidad del mayordomo era mejor de lo esperado.

“Entonces, ¿dónde conseguiste esa carta?”(Perso)

“Fue entregado por un mensajero externo.”

“¿Es asi?”(Perso)

“Sí. Eso es todo.”

La sirvienta parecía nerviosa ante el interrogatorio de Perso, pero mantuvo la calma hasta el final.

Perso, que la había estado mirando por un momento, se puso de pie.

“Correcto. Los sirvientes de esta casa no parecen saber nada. Si es así, dile a tu amo que estuve aquí cuando regrese.”

“Sí, Duque.” – La criada respondió dócilmente, mientras bajaba rápidamente la cabeza.

Perso volvió a mirarla y se dio la vuelta sin arrepentimiento.

Una tormenta llamada Gertium pasó por allí.

La mansión de Anna había estado congelada durante horas debido a Perso, y solo entonces dieron un suspiro de alivio. Después de eso, fue un momento de paz como siempre.

Por la tarde limpiando la mansión, preparando el almuerzo y atendiendo las necesidades de la mansión. Cuando la noche cayó, los sirvientes que viajaban diariamente salieron de la mansión.

Entre la multitud, uno de ellos miró en secreto a su alrededor y desapareció al final de un callejón escasamente poblado.

Perso, que observaba la mansión desde lejos, siguió la sombra de la doncella y se movió en silencio.

 

* * *

 

Después de unas pocas batallas, él tenía mejor sentido común.

Perso pensó que la doncella demasiado tranquila frente a él era muy sospechosa… No había nada de malo en sus palabras, y sus respuestas fueron lo suficientemente convincentes, pero ella era más que eso.

Era demasiado audaz y tranquila para una criada normal que trabajaba en una mansión tan pequeña. Incluso era el ejemplo perfecto del sirviente que parecía haber venido de trabajar en una gran mansión.

La circunstancia de que entregó la carta como si hubiera esperado a Anna nada más llegar, y que Anna llegara a la capital evitando la mirada de Perso, resultaba sospechosa.

Perso siguió a la doncella, sin sus caballeros.

‘…Además, deambuló por los alrededores varias veces como si fuera consciente de que yo la seguía de esta manera.’

No importa cómo lo mirara, no era una criada ordinaria.

Finalmente, después de pasar por varios edificios, la sirvienta tocó la puerta de una mansión.

Le tomó una hora llegar aquí, pero en realidad era una mansión a menos de 30 minutos de distancia.

Tan pronto como se abrió la puerta, la criada entró rápidamente.

Después de mirar la puerta cerrada por un momento, Perso miró la placa con el nombre del dueño de la mansión que colgaba en la puerta.

‘… ¿Residencia temporal de Tamon Krasis?’

‘Tamon Krasis.’

Si la memoria de Perso era correcta, era el nombre del Ministro de Relaciones Exteriores de Amor.

Perso miró la placa de identificación con ojos confundidos, luego llamó a la puerta de la mansión sin dudarlo.


Nameless: Con felicidad y tristeza a la vez, tengo que comunicarles que estamos a la par con los raws en inglés… Felicidad porque estamos al día, tristeza, porque a partir de la fecha las actualizaciones van a ir un poco mas lentas…

Sigan disfrutando esta magnifica novela y nos vemos la próxima semana…

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (3)

Estuve buscando cobre pero encontre oro este libro me saco lagrimas ,enojo y demasiadas emociones amo este libro agradezco al equipo de traduccion las amo muchas gracias

Responder

También me atrapó la primera vez que lo leí… es buenísimo.

Responder

Waaaaa choque de titaneeees!!!

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: