Saltar al contenido
I'm Reading A Book

MRCH – Capítulo 126: Recuerdos pasados ​​​​y crecimiento del ex prometido

En la montaña oscura y lluviosa, yo que estaba abrazando mi rodilla estaba muy confundida.

(¡Espera, espera un momento-! ¿Cómo sabe Ricardo sobre mis recuerdos pasados?). 

Miré atentamente a Ricardo, pero no pude leer nada en su expresión.

No sabía por qué lo preguntó, así que le devolví la pregunta directamente.

“A, ano… ¿recuerdos pasados? ¿Alguien te dijo algo?”.

Con respecto a mis recuerdos pasados, la única persona a la que le había contado era a Ryuze.

Me pregunté si fue él quien le dijo a Ricardo.

(¿O tal vez, es el Príncipe Serunya?).

Pero no supe por qué se molestó en decírselo a Ricardo.

Ricardo me miró en silencio, pero abrió la boca un poco vacilante.

“Para ser honesto, el Príncipe Serunya conoce bien a Britney, estaba un poco conmocionado cuando dijo tal cosa. Ryuze, por alguna razón, no parecía ignorarlo”.

“Es, es así. Así que es el Príncipe Serunya…”

Parecía que había dicho cosas innecesarias.

Es una historia increíble, y no hay ningún beneficio en exponerla, así que guardé silencio al respecto.

Después de hablar con Ryuze, también me dijo “no lo difundas demasiado”.

“Luego, dijo algo acerca de que Britney necesitaba ayuda. No sé por qué dijo esas cosas abruptamente”.

“…Eso es cierto”.

Tal vez le preocupaba que me ejecutaran como en el manga, pero no quería que mi información se difundiera indiscriminadamente. En mi cabeza, me preguntaba si debía decírselo a Ricardo o no.

Cuando miré el rostro de Ricardo, el perfil de su rostro que estaba iluminado por la luz parecía deprimido. ¿Quizás estaba realmente preocupado…?

(Ciertamente, si uno está en el punto de vista opuesto, estarían preocupados, ¿eh?).

No sabía si él lo creería.

Sin embargo, si por el argumento de que Ricardo sabía de mis recuerdos pasados, estaba absolutamente seguro de que no me miraría como si fuera peligrosa. No debería ser odiada por él.

Así que decidí decirle la verdad.

“Bien Ricardo. Yo… realmente tengo recuerdos de mi vida pasada. Parece mentira, pero esos recuerdos regresaron poco después de que me informaran que rompiste nuestro compromiso cuando éramos jóvenes. Hice jabones, perfumes y otros artículos de belleza basados ​​en mi conocimiento de esa vida. Le había dicho a Ryuze-niisama antes, pero no sé si me cree o no”.

“Ciertamente es una historia absurda, pero… te creo”.

Ricardo estaba aceptando totalmente mi historia.

Fui yo quien comenzó a hablar, pero nunca pensé que me creería tan obedientemente.

Después de eso, me dijo.

“Si es cierto, entonces no deberías difundirlo innecesariamente. La mayoría de la gente no lo creerá, pero es posible que algunos quieran usarte”.

“Un. Así es, el Príncipe Serunya también tiene recuerdos de su vida pasada. Tiene los recuerdos de un mismo país de un mundo diferente… así que podría haber estado preocupado por mí”.

Me pregunté si debería contarle a Ricardo sobre el manga, específicamente sobre la ejecución de Britney.

La realidad ya había diferido mucho del manga.

Ángela fue reformada y Ryuze estaba a salvo.

Debería tener cuidado con mi ejecución, pero otras preocupaciones se habían reducido drásticamente.

(Prefiero mantenerlo en silencio. Incluso si le cuento sobre el manga, se confundirá).

Sobre todo, es difícil de explicar.

En primer lugar, tenía que explicarle sobre la cultura japonesa y qué era realmente el “manga de chicas”. Era infinitamente problemático.

“Perdón por mantenerlo en silencio, Ricardo. No es que no quiera que me conozcas, pero no sentí la necesidad de molestarte por eso”.

“Ya veo. Pero es bueno poder saber la verdad. Se siente complicado cuando Ryuze y un completo extraño como el Príncipe Serunya saben que yo era el único que no sabía de ti”. 

Dicho esto, Ricardo enterró su rostro en mi nuca.

(De alguna manera, sus acciones son cada vez más audaces…)

Cuando miré hacia atrás, Ricardo se rió como si estuviera en problemas.

“No te preocupes, no haré nada. ¿No estábamos comprometidos antes? …Aunque se opone”.

“¿¡Yo, no estoy preocupada por eso!?”.

Ricardo era un poco torpe, pero era amable y caballeroso.

Por eso me gustaba de esa manera.

“Confías en mí”.

“¡Por supuesto! Nos conocemos desde hace más de 4 años”.

“Me complacen tus sentimientos, pero me siento un poco complicado. Si es posible, deseo llevarte y secuestrarte lejos de aquí. Sé que no debería pensar así”.

“Soy bastante pesada en este momento, ¿no será difícil cargarme?”.

Una vez, Ricardo me cargó cuando mi peso era de 80 kilogramos… las cosas pesadas eran pesadas.

Fue vergonzoso que yo fuera pesada y que Ricardo me cargara, aunque era su culpa.

“Habitualmente entreno, así que puedo llevarte. Te llevaré en mi espalda cuando regresemos”.

A medida que crecía, Ricardo parecía tener más libertad de acción. Mi corazón latía con fuerza en mi pecho a pesar de que se suponía que mi edad mental era mayor que la de él.

“Por eso, no te preocupes”.

Mientras decía esas palabras de aliento, me abrazó más cerca.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: