Saltar al contenido
I'm Reading A Book

˚。✧NTG✧。˚ – Capitulo 25

Tú Avanzas, Yo Retrocedo

“Y la primera vez que realmente deseé a una mujer”.

Después de decir esas palabras, Li Zhicheng levantó la cabeza y miró a Lin Qian.

Como era de esperar, su rostro originalmente sonrojado se volvió aún más rojo. Incluso sus orejas estaban teñidas de rojo. El par de ojos generalmente ingeniosos ahora parpadeaban y temblaban alrededor de la habitación en un intento de evitar su mirada.

Li Zhicheng también se quedó en silencio por un momento. Levantó lánguidamente su taza de té e inclinó la cabeza para tomar un pequeño sorbo.

No hace falta decir que ella lo tenía en su corazón. La noche del motín, después de que ambos tuvieran que lidiar con los alborotadores, ella lo miró con ojos húmedos que brillaban con muchos sentimientos complicados, algunos de los cuales tal vez no entendía por completo.

Si una mujer no amara a un hombre, no lo miraría de esa manera. Su mirada había enviado su corazón al punto de la agitación silenciosa.

Estaba decidido a ganársela. En este instante, sin embargo, después de haber confesado sus sentimientos, Li Zhicheng miró en silencio su rostro sonrojado y sus dedos fuertemente entrelazados que descansaban frente a ella. Incluso su corazón normalmente quieto que habitualmente descansaba tranquilamente en su pecho estaba latiendo rápidamente.

Su mujer. Probablemente era la única mujer en el mundo que podía poseer tal propiedad de su corazón.

Pero ella todavía estaba dudando. Dudando sobre si acercarse o no.

“Lin Qian”. Él fijó su mirada en ella y suavemente dijo: “No dudes”.

Como era de esperar, en el momento en que terminó de hablar, su expresión se volvió aún más angustiada. Sus pequeños dientes blancos mordieron suavemente su labio y su rostro se puso tan rojo como el fuego.

En ese momento, el teléfono en el cubículo separado detrás de ella sonó de repente.

Luego, Li Zhicheng vio que el rostro de Lin Qian se relajaba notablemente como si le hubieran quitado una gran piedra del pecho por un momento antes de recuperarse y actuar como si nada hubiera pasado.

“¡Presidente Li, iré a buscar el teléfono!” Ella le lanzó una rápida mirada culpable antes de darse la vuelta y marcharse rápidamente, con sus pasos haciendo eco en la distancia.

Li Zhicheng se plantó en el mismo lugar sin moverse. Su mirada tranquila y aguda la seguía constantemente a donde quiera que fuera. Observó su hermoso perfil lateral mientras se concentraba en su trabajo afuera.

Un momento después, bajó la mirada y lentamente comenzó a sonreír.

Aflojar las riendas le permitiría sujetarla mejor. Ya podía ver algo de esperanza para su éxito.

━━━━━━ ◦ ❖ ◦ ━━━━━━

“Solicitud de transferencia”.

Lin Qian escribió esas palabras en el teclado y luego las miró por un momento, completamente perdida. Luego, presionó la tecla de retroceso para borrar todos los carácteres.

Se derrumbó sobre la mesa y suspiró. Por el rabillo del ojo, miró hacia la oficina solo para ver la sombra de Li Zhicheng presionada contra la pared, lo que la hizo suspirar nuevamente.

Así que aun era temprano en la mañana y su jefe había decidido confesarsele.

Ahora, ¿qué debería hacer ella? En esta pequeña oficina, no era raro que se encontraran.

Sin duda albergaba sentimientos por Li Zhicheng, quien era honesto y tenía un espíritu de lucha. Pero esos sentimientos por sí solos fueron insuficientes para que simplemente aceptara ser su novia. Además, ya no era la persona que había sido antes. Todavía tenía que aceptarlo por completo.

Se sentía muy alejada de sí misma. Una especie de falta de familiaridad vacía, una que no podía precisar.

Excepto ¿por qué experimentó una sensación desagradable cuando pensó en esto?

En ese momento, el teléfono sobre la mesa volvió a sonar.

Inesperadamente, la llamada telefónica que básicamente le había salvado la vida antes era de un accionista.

Aida no era una empresa cotizada pero sus acciones eran claras. La familia de Li Zhicheng era definitivamente el mayor accionista y, por lo tanto, el principal responsable de la toma de decisiones en la empresa. Aparte de eso, las otras porciones de las acciones se distribuyeron entre el resto del personal directivo y algunos de los veteranos. La persona que acababa de hacer la llamada era un accionista jubilado con una pequeña parte disponible. También solía ser uno de los mejores amigos del presidente. Esta fue la primera vez que Lin Qian recibió una llamada de alguien de tan alto perfil.

Quería conocer a Li Zhicheng y, al mismo tiempo, preguntó sobre las ventas obtenidas por la tienda insignia en línea. Cuando uno leía entre líneas, parecía que estaba muy preocupado por si recibiría o no un pago.

Lin Qian entendió de inmediato. Durante mucho tiempo, Aida apenas había sobrevivido. Ahora finalmente estaba regresando ante los ojos de muchos. Por lo tanto, las partes relevantes que se beneficiarían naturalmente se enterarían de las noticias. Lin Qian no se atrevió a aceptar tan fácilmente. Estimó que había más del 50 por ciento de posibilidades de que Li Zhicheng no se reuniera con este accionista y, por lo tanto, no se comprometió con ninguna de las posibilidades.

Esta llamada actual también la había sorprendido bastante.

Era una llamada del gerente de ventas de un distrito grande en la Región Este. Personas como él, que estaban a cargo de las ventas de más de diez tiendas en un distrito grande, tenían mucho talento.

 “Asistente Lin, algunos de nuestros grandes administradores de distrito querrían reunirse con el presidente Li en persona”, se rió sin humor. “La tienda en línea actualmente tiene precios establecidos que son muy bajos. Los negocios eran difíciles antes, pero hacerlo ahora será imposible. ¿Qué debemos hacer?”

━━━━━━ ◦ ❖ ◦ ━━━━━━

Al colgar, Lin Qian anotó el quid de las dos llamadas telefónicas. Respiró hondo antes de mirar la oficina del presidente con la puerta entreabierta. Luego, se puso de pie y se acercó.

Li Zhiqiang ya estaba sentado detrás de la mesa grande y levantó la cabeza al escuchar sus pasos. Él la miró en silencio con sus ojos oscuros y penetrantes.

Antes de que Lin Qian pudiera decir algo, su rostro se calentó automáticamente bajo su mirada.

Maldición… Maldijo en silencio en su corazón. Manteniendo los ojos en sus hombros, evitó su mirada y dijo: “Presidente Li, hubo dos llamadas que llegaron hace un momento…”. Colocó la nota con los detalles importantes de la llamada frente a él, al mismo tiempo que le daba una breve explicación. Después de eso, ella simplemente permaneció en silencio y esperó su decisión.

Efectivamente, como esperaba, Li Zhicheng se quedó en silencio por un momento antes de que su voz tranquila dijera: “No hay reunión”.

“Bien.” Ella dio una respuesta directa y su mente divagó rápidamente. En el estado original de desesperanza de Aida, Li Zhicheng había tomado las riendas en el momento crucial con un esfuerzo agotador y una serie de decisiones audaces. Sin embargo, esta empresa que involucraba a miles de personas era más grande de lo que parecía y las relaciones entre los beneficiarios eran complejas. Que él ganara este segmento no equivalía a una reactivación de la empresa y, lo que es más importante, no equivalía a que él tuviera un control firme de la empresa. Aunque había una nueva esperanza, incluso el más mínimo descuido podría hacer que todo quedara en nada. Y para entonces todos sus esfuerzos se habrían desperdiciado.

Lin Qian no pudo evitar levantar la cabeza para observar su comportamiento silencioso.

Incluso con su victoria inicial, el camino por recorrer no sería fácil.

Espera, ¿en qué estaba pensando? Ella seguía tratándolo seriamente como el hombre con experiencia insuficiente, inconscientemente sintiendo lástima por él y pensando en su nombre.

Pfft… No lo necesita en lo más mínimo.

“¿Hay algo mas?” Su voz clara y baja rodó sobre ella una vez más.

Lin Qian se sobresaltó al darse cuenta de que se había desconectado en su presencia durante demasiado tiempo.

Ni siquiera tuvo que levantar la vista para sentir su mirada sobre ella. Era tan penetrante como el oxígeno, envolviéndola desde todas las direcciones. Esa pregunta, “¿Hay algo más?” parecía tener un significado oculto, lo que hizo que su corazón se tensara.

Aparentemente, toda la oficina estaba envuelta en su aura fuerte y fría, hundiéndola en una atmósfera ambigua.

Con su rostro sonrojado a la vista, Lin Qian levantó la cabeza y lo miró.

Él también la miró en silencio con esos oscuros ojos negros suyos. Como de costumbre, esos ojos eran tan profundos que no podía ver en sus profundidades.

Lin Qian mantuvo una mirada fuerte. Su voz, sin embargo, se volvió tan débil como la de un mosquito. “Presidente Li, personalmente no planeo entablar una relación en este momento. Lo siento.”

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: