Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 058

Capítulo 58

Ash, con un paño rojo atado alrededor de su cabeza, parecía más una depredadora manchada con la sangre de los enemigos que una mascota mimada, pero era mejor que nada. Me mordí la lengua y asentí con la cabeza a Ash, que parecía orgullosa de sí misma.

<No puedo creer que Rune pensara que esto funcionaría.>

Sin embargo, le debía una, así que contuve mi ira. Restin continuó quejándose sin parar, mientras que su maestro parecía tan tranquilo que aparentemente incluso si alguien lo pinchaba con una aguja, no parpadearía.

“Mi Lord, dentro de poco llegaremos al puesto de control y ellos mirarán dentro del carruaje. ¿De verdad cree que van a creer que esta pantera negra es un gatito mascota? ¿Por qué me hace pasar por esto?”

“Si insistimos en que son mis mascotas, ya que fui invitado, nos dejarán entrar. Relájate.”

Restin seguía quejándose, lo que hizo que me dolieran los oídos. Mientras los doblaba sobre mi cabeza, Rune, con un trozo de carne seca todavía colgando entre los dientes, sacó otro trozo de la bolsa y lo usó para taparme los oídos. Incluso sin que yo escuchara, continuaron las discusiones sobre cómo Ash y yo entraríamos en la mansión del líder del clan.

“¿Lord Rayman no trajo una mascota carnívora al banquete antes?”

“¡Sí, pero era una comadreja! Dejemoslas afuera. Si lo miran con esta bestia salvaje, los demás invitados pensarán que estás loco, mi Lord.”

Cuando Restin se volvió más incisivo, Rune habló.

“… Esta pantera negra aquí es linda… A veces.”

“Si cree que es linda, ¿tuvo mi Lord algún daño en los ojos?”

¿Qué dijo sobre Ash? Este león era malvado.

<Ash, muéstrale lo que es recibir daño.>

Según las instrucciones, Ash inmediatamente azotó a Restin con la cola. Un grito resonó fuera del carruaje.

 

***

 

Las velas iluminaban la habitación de invitados donde Ahin pasaba la noche. No había estrellas en el cielo y la pluma de Ahin había dejado de moverse sobre los papeles en los que estaba trabajando. Evelyn, que había instalado una mesa de trabajo temporal allí, preguntó, sin apartar la vista de sus documentos.

“¿Está buscando un pájaro mensajero? No esperamos ninguna carta en particular, ¿verdad?”

No hubo respuesta. Evelyn, al darse cuenta de la respuesta a su propia pregunta, levantó la cabeza.

“Oh, Lord Ahin pidió a la Señorita Liebre que escribiera una carta antes de salir de la mansión… Debe estar esperando eso.”

Esa era la razón por la que Ahin miraba por la ventana una vez por minuto. El rostro típicamente inexpresivo de Evelyn comenzó a temblar cuando las comisuras de su boca trataron de levantarse al ver la expresión de Ahin.

[Vivi, escríbeme una vez al día.]

Justo antes de subir al carruaje, había dicho eso. Pedir cartas para la coneja que, después de suplicar que lo acompañara, había sido abandonada cruelmente… Evelyn supuso que nunca recibiría cartas.

“Mi Lord, recibiré la carta si alguna vez llega. ¿Por qué no se va a la cama?”

“No puedo dormir solo.”

Evelyn pensó que él sonaba como un niño, y eso lo llenó de ánimo.

“¿Quiere que le cante una canción de cuna, como solía hacerlo?”

Había sido secretario de Ahin desde que ambos eran muy jóvenes. Y al final del día, Evelyn a veces cantaba antes de que Ahin se acostara. Sin embargo, el maestro negó con la cabeza enfáticamente.

“Eres demasiado desafinado.”

“¡A veces podía cantar muy bien!”

“Entonces pidamos la opinión de Vivi la próxima vez.”

Ahin, sonriendo, se tapó los oídos mientras hablaba. El cabello plateado se movió a lo largo de la cabeza inclinada. Hacía más de 6 meses que dormía todos los días en la misma cama que Vivi.

Su ausencia significaba que no habría feromonas, y la poca curación y tranquilidad que siempre le brindaban había llenado todas las noches de Ahin durante los últimos meses, como una serpiente compuesta de feromonas que lentamente se deslizaba sobre él. Sintiendo un ligero dolor en el pecho, lo apretó y rodó el bolígrafo por la mesa sin emociones.

Evelyn, apartando la mirada de Ahin, que parecía aburrido, volvió a mirar a la ventana. La figura de un pájaro solitario apareció en el cielo nocturno.

“Parece que la Señorita Liebre no decepcionó a Lord Ahin.”

Ahin, saltando de su silla, abrió la ventana. Con un aleteo, el pájaro aterrizó en el marco de la ventana.

“¿Hilla?”

Los ojos de Ahin se llenaron de sospecha. El pájaro que estaba allí, con una bolsa de correo atada a la pierna, no era Quinn, era el búho de Valence. Los brillantes ojos amarillos del búho lo miraron fijamente.

“¿Mi madre me envió una carta?”

De todos modos, Vivi estaría al lado de Valence día y noche, por lo que no sería extraño que su ave llevara el mensaje… Pensando en eso, Ahin abrió el bolso y sacó la nota. El interior estaba en blanco, extrañamente, pero cuando dio la vuelta, había algo allí. Eran garabatos que solo podían haber sido escritos por las patas de Vivi, y la nota era extremadamente corta.

Después de leerlo, se quedó allí como si se hubiera sorprendido. Evelyn, leyendo la nota por encima del hombro de Ahin por curiosidad, reprimió una carcajada. Lo que había escrito allí era simplemente…

[Prueba si puedes]

Ahin parpadeó varias veces, escaneando su cerebro.

“… ¿Esa es una expresión indirecta acerca de mí tratando de comerla?”

Evelyn tuvo cuidado con las comisuras de su boca, que se torcieron. En medio de todas las emociones, surgió la lástima por Ahin.

“Valió la pena la espera. Es una carta llena de información que seguramente te llevará a la autorreflexión…”

“Cállate.”

“Sí”.

Ahin dobló la nota y la metió en su bolsillo, volviendo a su asiento en la mesa. Pronto, escribió una respuesta y el búho, tomándola, desapareció en el cielo nocturno.

“Entonces me esforzaré por estar a la altura de las expectativas.”

Cuando estuvieran juntos, él se lo mostraría. Ahin, prestando ese juramento, se quedó mirando el lugar por donde había desaparecido el búho.

 

***

 

Mientras tanto, en el carruaje de Rune, de repente, una sensación de peligro recorrió el cuerpo de Vivi, y comenzó a temblar sin razón.

“¿Qué pasó? ¿Tienes frío?”

Rune le entregó a Vivi su pañuelo. Tal vez era el aire de la noche… Vivi, envolviéndose en el pañuelo, se estremeció de ansiedad.

<Debe ser solo mi impresión…>

Fue una noche extrañamente aterradora.

 

***

 

El carruaje, que había estado cruzando el aire de la noche, finalmente se detuvo en la puerta de la casa del jefe del clan de las liebres. Pronto, uno de los guardias afuera habló.

“Bienvenido, representante de la familia Manionz.”

Rune rápidamente me metió en su bolsillo y abrió la puerta del carruaje.

“¿Puede mostrarme su identificación e invitación? Gracias…”

Después de que se abrió la puerta, los guardias se quedaron sin habla. Rune podría haber querido parecer un amante de los animales, pero parecía más un noble loco.

<¡Al menos quítate ese trozo de carne seca de la boca!>

Dentro del bolsillo, me estaba ahogando un poco y me movía nerviosamente. Rune metió la mano y me ayudó a sacar un poco la cabeza de modo que los caballeros no se dieran cuenta. Estaban revisando una y otra vez los documentos y el escudo marcado en el costado del carruaje. Rune, papel, escudo. El caballero, cuyo cuello se movía de lado a lado, asintió avergonzado.

“B-bienvenido, Lord Rune Manionz… Lamento preguntar, pero… esa pantera negra, qué clase de…”

“Por favor entiende. Todavía es un bebé, no podía dejarla sola en casa.”

Los ojos de los caballeros se fijaron en la tela roja atada alrededor de la cabeza de Ash. Como los dos eran hombres-bestia liebres, parecían bastante reacios a un animal carnívoro.

“Deja de moverte, me hace cosquillas.”

Rune me susurró, inclinándose. Restin habló, para encubrirlo.

“Como pueden ver, el Lord está cansado del largo viaje…”

Los caballeros continuaron mirando. Restin luego habló con Ash, como habíamos acordado.

“Vamos, dale la pata.”

Ash cumplió. Fue un “dar la pata” perfecto, sin dudarlo. Respondiendo a la mirada expectante de Ash, los caballeros aplaudieron, sin emociones.

“Como puedes ver, ella es una chica muy inteligente.”

“Por favor, espere un minuto…. Tenemos que reportar la presencia de una mascota carnívora a nuestro superior…”

“Cuando entremos en la mansión, la pondremos una correa. La invitación dice que pueden entrar tres personas por familia, así que si hay algún problema, háganmelo saber.”

Los ojos dorados de Restin brillaron amenazadoramente. Los labios de los caballeros temblaron. Parecían querer decir “¡una mascota no cuenta en la cuenta de tres personas!”

“Bueno, si no tienes nada en contra, adiós.”

Restin le lanzó una última mirada amenazadora y cerró la puerta del carruaje. Comenzando a movernos de nuevo, entramos a la mansión sin más obstáculos.

<Finalmente…>

Saqué la cabeza por completo del bolsillo y puse la pata contra el marco de la ventana. Después de atravesar varios árboles, apareció el techo de la mansión. Ahin estaría allí, y tal vez podría descubrir la verdad sobre mis padres… Mi boca estaba seca como si hubiera comido arena.

 

***

 

Restin tenía dolor de estómago por nuestra culpa y se fue murmurando cosas incomprensibles. Gracias a eso, Ash, recostada en la cama de la habitación de invitados de Rune, pudo dormir plácidamente. Ni siquiera aceptó quitarse la mochila, simplemente se cayó y se durmió. Me alegré de que se viera cómoda. Observé su estómago, moviéndose arriba abajo, y comencé a pensar en cómo hice el ataque con las feromonas. Había tenido un éxito sorprendente con Barra, y sería posible escapar de muchos peligros en el futuro si aprendía a controlar bien esta habilidad.

<¿Cómo fue?>

De pie sobre sus patas traseras, moví mi pata delantera en diagonal como si fuera a golpear. Podía sentir las feromonas siendo liberadas en el aire, afortunadamente.

“¿Estás haciendo ejercicios nocturnos?”

Miré a Rune, que estaba recostado en el sofá, con los ojos entrecerrados.

“No me mires así. Ya es tarde. Mañana te llevaré a la habitación de Grace, así que por hoy, quédate.”

Nos había dado la cama, y ​​estaba tirado en el sofá. Pero no le cabían las piernas, y le colgaban del reposabrazos.

<Hubiera sido mejor si nos quedáramos en el sofá.>

Suspiré y caminé hasta el borde de la cama, mirándolo. Era extraño que fuera tan considerado. Había sospechado de mí al principio, así que tal vez estaba tratando de redimirse.

“Pero por cierto, el olor de Grace está empezando a desvanecerse. Bien, pensé que se me iba a caer la nariz.”

<¿Desapareciendo…?>

Me llevé las patas delanteras a la nariz y noté algo que me dejó petrificada. La desaparición del olor de Ahin significaba que el olor de mis feromonas podía volverse perceptible para todos.

 

Anterior                  Tabla          Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: