Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 135 – QRALE

QRALE

Capítulo 135 – Bajo las ruedas

 

Asha cerró los ojos de buena gana y acercó sus labios a los de él. Sus labios superpuestos lenta pero perfectamente se convirtieron en uno. Asha dirigió el beso con él por primera vez. Primero abrió sus labios e invadió su boca.

Tamon la siguió al principio como un manso caballero, recuperando gradualmente su hábito original de ser demasiado para que ella lo maneje.

El beso se volvió urgente, y ambas manos estaban impacientes por no poder ser capaz de agarrarse lo suficiente del otro.

Habían olvidado por completo que ya era temprano en la mañana, cuando el sol ya había salido, y que los preparativos afuera estaban en pleno apogeo para la limpieza.

La mano de Tamon entró sin dudarlo a través de la brecha en la ropa bien vestida de Asha. El contacto de su piel, que se aplastaba en su agarre, lo volvió loco una vez más.

Lo que lo torturaba aún más eran las pequeñas manos que acariciaban sus hombros, brazos y costados. Sus manos acariciaban todo su cuerpo, saboreando la flexión de sus músculos.

Tamon le mordió el cuello como una bestia hambrienta y bajó. Asha, a quien todavía le quedaba algo de sentido de la razón, lo sostuvo en sus brazos mientras reprimía un grito ahogado.

En su cabeza (ella), arrastraba las palabras, ‘No debería hacer esto’, una y otra vez, pero cuando sus labios se tocaban, todos eran tabúes inútiles.

Como si él tuviera sed incluso después de beber, comió su carne con la boca llena. Solo el mero toque de sus cuerpos era un éxtasis al borde del fuego. Pero ahora, cuando sus corazones se volvieron uno, ante la idea del más mínimo toque, todo su cuerpo se derritió como si hubiera sido arrojado a las llamas del infierno.

Él se preguntó seriamente si importaría si era el infierno o el cielo allí, si ese era el nivel de placer que estaba recibiendo. Él la abrazó con todas sus fuerzas, con todo su corazón para seguir adelante.

Las piernas temblorosas, blancas y esbeltas de Asha abrazaron la cintura de Tamon con fuerza. Ella se agarró con fuerza al grueso suelo alfombrado para sostener su cuerpo mientras fue arrastrada por el impulso.

“¡Ah…!”

Su cuerpo tembló cuando Tamon entró. Su presencia la llenó hasta el borde.

“¿Deberíamos hacerlo lentamente?” – El preguntó mientras se giraba hacia Asha, quien parecía estar pasando por un momento difícil.

Asha miró a Tamon con una mirada furiosa. Ahora no era el momento de tomarlo con calma, ni tenía ganas de hacerlo.

“No.”

Tamon se rió cuando Asha respondió con una voz contenida por un gemido.

El levantó ese precioso pie que ella le había dado un día y lamió su delgado tobillo. La vista era tan obscena que ella se encogió terriblemente, y Tamon tuvo que gruñir cuando ella lo apretó, luego se retiró mucho y luego se condujo dentro profundamente.

Sin saberlo ella misma, Asha tuvo que soportar un gemido quejumbroso con su muñeca cubriendo la boca.

“¿Dónde está el capitán…?”(caballeros)

“Prepárense para la partida…”(caballeros)

Las voces de los caballeros que hacían ruido afuera se hacían más y más cercanas. Tanto es así que sus espíritus también seguían ahogándose y haciéndose más claros.

Tamon miró a Asha con ojos medio inconscientes. Fue una emoción tremenda para él ver a Asha tan perturbada por sus manos y labios. Un enorme éxtasis lo envolvió como una ola. El sonido ondulante de las olas llenó el suelo seco y sin agua.

Tamon abrazó su éxtasis con ambos brazos y le clavó los dientes como si pudiera acercarla así y morir.

Fue el comienzo de una mañana satisfactoria.

 

* * *

 

“¿Por qué se quedó dormido cuando dijo que teníamos que darnos prisa?”(caballeros)

‘¿Estaba cansado?’ – Jorge se preguntó si Tamon estaría cansado.

Su capitán salió del cuartel a última hora, saltándose el desayuno de la mañana. Se veía diferente a lo habitual por su complexión, tal vez había dormido bien. Estaba resplandeciente.

Jorge miró con extrañeza la cara de Tamon, que estaba extrañamente satisfecho, a pesar de que no había desayunado.

“Tienes que ser lento cuando lo necesito.” (Tamon)

Tamon, que murmuró algo sin sentido con una voz plausible, miró el mapa extendido sobre la mesa.

“Lutre está estacionado en esta área, ¿verdad?”(Tamon)

“¿Sí? …Ah, sí. Ellos están esperando en Durk.”(Jorge)

“Si van en la velocidad correcta, estarían aquí en un día.”(Tamon)

“¿No es así?”(Tamon)

Jorge miró a Tamon como preguntando por qué decía eso.

Tamon se dio la vuelta y miró a los ciervos plateados que estaban agrupados detrás de él.

“Jorge, toma a los ciervos  y regresa a mi territorio.”(Tamon)

“¿Qué? ¿Tu territorio?”

“No podemos llevar el ciervo plateado de regreso a la capital de Tanatos, ni podemos llevarlos a la capital de Amor. Y el lugar más cercano es mi territorio.”(Tamon)

“Ah…” – Jorge asintió, como si finalmente entendiera las palabras de Tamon.

“Pero yo no puedo llevar a los Caballeros conmigo… ¡Ah! Por eso preguntaste por Lutre.”(Jorge)

Lutre era el jefe de la Orden de Tulip de la familia Krasis.

En caso de conflicto armado, se les ordenó a los Caballeros de Tamon que permanecieran cerca de Tanatos. Además de los Caballeros oficiales de Krasis, había bastantes otras Órdenes que Tamon tenía con él.

Como había servido como un gran general, había algunas tropas que podía usar de inmediato si lo deseaba. Sin embargo, esta no era una guerra a gran escala. Era importante mover solo el número mínimo de personal como precaución contra un conflicto armado.

Además, Asha no quería bajas civiles.

Esta era solo una batalla imperial contra Tanatos. Se trataba de una máxima rebelión con mínimas bajas.

Ella lo llamó ‘rebelión’.

“¿No sería mejor para ellos (ciervo) que han estado con nosotros por un día llevarlos en lugar de un grupo de extraños caballeros? …Conduciré al ciervo y me uniré a Lutre.”(Jorge)

“¿Está bien?”(Jorge)

Tamon lo miró ante la pregunta de Jorge.

Tamon tenía una mirada que decía: “Piensa a quién diablos le estás haciendo esa pregunta.”

‘Seguramente eres tú el único, que atravesó solo el Cañón Negro…’(Jorge)

Jorge rió torpemente y rápidamente resumió la situación.

“Entiendo. Estaré listo pronto. Aún así, no se esfuerce demasiado como lo hizo ayer, capitán. El corazón de todos se desplomará.”

Tamon, que había estado asintiendo, de repente miró a Jorge.

“¿Por qué piensas eso?” (Tamon)

La mirada en los ojos de Tamon era extrañamente sombría, y Jorge involuntariamente dio un paso atrás.

“Tienes razón, Jorge.”(Tamon)

“…¿Qué? ¿De repente qué?”

Tamon, que miraba el rostro confundido de Jorge, tocó sus labios crispados y murmuró.

“Soy una persona muy, muy valiosa para alguien, así que siempre tengo que tener cuidado.”(Tamon)

(N/E: Este Tamon… deja rallado al pobre Jorge… jaja)

“…¿Qué?”

“Gracias por decirme eso otra vez.”(Tamon)

“¿Qué, qué…?”

Tamon se rió perezosamente lleno de satisfacción y tocó a Jorge en el hombro.

“Tú puedes ser la persona preciosa de alguien, así que siempre se cuidadoso.”(Tamon)

Tamon animó a Jorge con la mirada más amable que Jorge nunca había visto en su vida.

“… ¡Oye!” – Jorge miró en silencio la espalda de Tamon alejándose y se estremeció.

Fue un espantoso comienzo para la mañana.

 

* * *

 

Los hermanos y el ciervo se dirigieron al sur, hacia Amor, guiados por Jorge.

El resto de la marcha no debió ser fácil, pues tenían que evitar la mirada de la gente.

Los hermanos se rieron resueltamente, como si ya se hubieran preparado para esto.

“El dolor está con nosotros. No puede detenernos… Seguramente ganaremos la paz.”

(N/E: Guau… que hermosa frase.)

Asha estaba orgullosa de ellos. Ella más bien juró que debía tener más cuidado de no avergonzar a Mirah y Tia.

Tia apretó la mano de Asha mientras le entregaba los cuernos de ciervo muerto y las pieles que había recolectado hasta el momento.

“Cualquier cosa que bloquee tu frente, asegúrate de triunfar. Nada puede detener a la Emperatriz. Lo sé.” (Lucentia)

Asha sintió que mirarse a los ojos con firme confianza le dio la confianza que ella no tenía.

El crecimiento de los niños parecía ser tan explosivo que los adultos no podían predecirlo.

Mirah y Lucentia, que habían sido abandonadas en la naturaleza a la edad de siete u ocho años, crecieron mucho más físicamente, pero su espíritu siempre permaneció en ese momento de abandono hasta hace tan solo un año.

Pero ahora eran adultos completamente desarrollados.

Al mirar su poderosa mirada, sintió que el conocimiento, los modales y la historia no eran las únicas cosas que hacen crecer a una persona.

¿No se trata de convertirse en adulto no se trata solo de crecimiento intelectual, sino tambien del desarrollo de la capacidad para enfrentar el peligro y la incertidumbre y seguir adelante?

Emocionalmente, Asha se rió entre dientes y sacudió la cabeza.

Afortunadamente, sin esperar demasiado, llegaron los Caballeros de Tulip de Tamon.

 

* * *

 

Empezó a llover.

No sabían lo afortunada que era.

Natasha soportó las fuertes contracciones y llevó sus pesados ​​pasos uno a uno.

“Señora, está sudando demasiado… ¿adónde va sola?”(sirvienta)

Anne, la joven dama de honor que había estado apoyando a Natasha, se veía pálida de preocupación y alerta en el callejón oscuro.

Pobre, pero de alguna forma viviendo como una aristócrata, Anne nunca antes había estado al oeste de la capital. Por lo general, este era un lugar conocido por estar habitado por plebeyos, los criminales más pobres y viciosos entre ellos.

Natasha, la amante del Emperador y la mujer más noble de la tierra, visitó este lugar en secreto, lo cual era algo difícil de entender.

“Cállate, Anne. No preguntes.”(Natasha)

“Ay, señora…”

Anne era una doncella asignada a Natasha por el visir Roxon. Era tonta e ingenua, pero era tan tímida que obedeció sin dudar.

Además, dijo que nunca traicionaría a las personas a las que servía, sin importar qué debilidad tuviera Roxon en sus manos. Así que a Natasha no le quedó más remedio que ir acompañada de Anne.

Originalmente, iba a ir sola, pero aparentemente ni siquiera podía caminar sola en las circunstancias actuales, así que era una decisión que tenía que tomar.

“Ahh, Ahh, …esa puerta verde. Ve por ese camino rapidamente…” – Natasha logró recuperar el aliento y luchó.

Anne corrió hacia la entrada verde y golpeó la puerta con fuerza.

“¿Quién eres tú, a estas horas de la noche? ” – El pestillo de la puerta se abrió levemente con la voz molesta de un anciano.

“La puerta, por favor abre la puerta. Con rapidez…!”(Anne)

El anciano, que miraba a través de la puerta con sus ojos oscuros y apagados, identificó a la mujer con una capucha en la cabeza y ojos rojos e inyectados en sangre que lo miraban fijamente.

“¡Ay, señora!”(Anciano)

Tan pronto como el anciano sobresaltado abrió la puerta de par en par, Natasha lo atrapó con una mano flaca con protuberantes venas.

“El niño….”(Natasha)

Una voz miserable estalló entre dientes apretados.

“El niño está a punto de salir.”(Natasha)


Nameless: ¡No! ¡Se quedo super interesante!… ¡Que siga porfavor!

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: