Saltar al contenido
I'm Reading A Book

˚。✧NTG✧。˚ – Capitulo 1

Primer encuentro

El tren avanzaba con estruendo, viajando desde lo profundo de las montañas cubiertas de nieve hasta el horizonte infinito.

El paisaje fuera de la ventana era como una película, saltando de un cuadro a otro; montañas altísimas, nubes a la deriva, lagos resplandecientes y rebaños de vacas y ovejas escondidos en la pradera que estaba agitada por el viento.

Todos los colores del paisaje del Tíbet parecían puros y tranquilos. Cada mirada de ellos parecía tocar las partes más profundas del corazón.

Lin Qian se sentó junto a la ventana.

Todo el vagón estaba lleno de gente excepto el espacio a su alrededor, que estaba desierto. Todos parecían ser muy cuidadosos en mantener una distancia educada de la joven.

Lin Qian estaba algo avergonzada, pero al mismo tiempo lo consideró un poco divertido. Sostenía su frente con una mano y distraídamente leía un libro con la otra. Cada vez que miraba hacia arriba, veía una multitud de verde militar. Podía sentir las miradas de los hombres caer sobre ella de vez en cuando, haciéndola sonrojar un poco.

De hecho, era inusual que una mujer joven con solo una mochila se encontrara en un carruaje repleto de soldados y luego viajara ocho horas con ellos.

Hace solo dos días que Lin Qian tuvo un accidente en las montañas nevadas.

Debido a su nuevo trabajo, se había permitido tomarse unas vacaciones antes de comenzar. Había ido de excursión al Tíbet, un viaje con el que había estado soñando durante mucho tiempo.

Caminar no debería haber sido tan difícil considerando su estado físico y experiencia con actividades al aire libre. Pero en su camino de regreso, su camioneta alquilada había dejado de funcionar a mitad de la montaña. Un cambio inesperado en el clima había traído nieve durante la noche, lo que se sumó a su ansiedad.

Por suerte, al amanecer del día siguiente, un grupo de soldados que pasaban la rescató. Los guardias fronterizos fueron tan amables que se ofrecieron a subirla a un tren especial que transportaba a los veteranos recién retirados de su servicio. El tren podría llevarla hasta Lhasa.

Un soldado sentado al otro lado del pasillo tomó la iniciativa de preguntar: “Señorita, ¿de dónde es usted?”.

Todos los soldados probablemente habían oído hablar de su situación, por lo que estaban siendo particularmente amables con ella. Lin Qian sonrió. “Soy de la ciudad de Lin”.

Al escuchar eso, un soldado al final del pasillo dijo alegremente: “Yo también soy de la ciudad de Lin, ¡así que somos de la misma área!”

Lin Qian levantó la vista y también le sonrió. Tenía una cara dulce. A pesar de que estaba envuelta en una chaqueta y no usaba maquillaje, todavía se veía bonita y ordenada. Su sonrisa hizo que los corazones de los soldados dieran un vuelco.

El soldado se rió y volvió a preguntar: “¿Entonces supongo que eres una estudiante universitaria?”

“No, en realidad he estado trabajando durante algunos años”, respondió cortésmente. Su voz suave y tierna parecía tener una especie de tranquilidad natural sin prisas, lo que hizo que los soldados se sintieran cómodos. Volvieron a decir que parecía una joven estudiante.

“¿Para qué empresa trabajas en la ciudad de Lin?”

Lin Qin respondió: “Um, Grupo Aida”.

“¡Impresionante!” El conciudadano le dio un pulgar hacia arriba. “Esa es la principal empresa de nuestra ciudad. Se dice que tiene miles de millones en activos…”

Lin Qian actuó con naturalidad, pero entre las conversaciones, ocasionalmente miraba al hombre sentado frente a ella en ángulo.

Este hombre era la persona más silenciosa pero conspicua de todo el vagón. Era difícil para ella no notarlo.

Llevaba un abrigo militar de lana y, aunque estaba sentado de espaldas a ella, parecía muy alto y se destacaba de la altura general de los soldados que lo rodeaban. La gorra militar de ala ancha estaba tan baja que la mayor parte de su rostro estaba cubierto, dejando su perfil limpio apenas visible. Su piel se veía más clara que las demás.

Por más acalorados que fueran los gritos, las conversaciones y los cantos en el carruaje, permaneció inmóvil, como si hubiera caído en un profundo sueño.

Que extraño.

Fue un viaje largo y estaba empezando a oscurecer.

Los soldados también se estaban cansando y la mayoría dormitaba en sus asientos. El vagón se volvió frío y silencioso. Lin Qian se apoyó contra el frío cristal de la ventana y cerró los ojos. Ahora, solo podía escuchar el ruido del tren contra las vías.

Cuando regresaran a la ciudad de Lin, estaría ocupada nuevamente. Las vacaciones siempre pasaban volando y se sentía renuente a regresar.

Gradualmente, el sonido se desvaneció y Lin Qian se encontró abriendo los ojos.

El cristal de la ventana todavía estaba frío. Afuera, estaba oscuro y silencioso. Las siluetas de montañas y lagos eran apenas visibles. Arriba en el cielo, las estrellas brillantes titilaban suavemente.

El tren se detuvo.

Estaban en medio de la nada. Tampoco había plataforma. Aparentemente, fue solo una parada temporal. Más atentos que Lin Qian, los soldados ya estaban todos despiertos. La mayoría de ellos estiraron el cuello y miraron por la ventana.

“Está bien,” la consoló el soldado sentado enfrente. “La carretera no está en muy buenas condiciones por aquí, por lo que puede haber algunos problemas temporales que pueden resolverse rápidamente”.

“Okey.” Lin Qian miró hacia afuera y vislumbró el asiento vacío frente a ella. El hombre que había estado sentado allí durmiendo se había ido.

No pasó mucho tiempo hasta que llegó alguien. Era un joven oficial de pie en la entrada del vagón, dando en voz alta una serie de órdenes.

“Escuadrón 2 y Escuadrón 4, repórtense al frente inmediatamente. Escuadrón 5, manténgase a cargo de la seguridad en este vagón antes de que el tren vuelva a arrancar; todos los demás, quédense donde están en espera.”

Su voz apenas se había extinguido cuando todos los soldados se pusieron de pie. “¡Sí!”

Lin Qian los observó a todos de cerca hasta que los soldados se pusieron a trabajar. Luego sacó una gorra de su mochila y se preparó para volver a dormirse. Justo cuando estaba a punto de acurrucarse en su asiento, de repente sintió que los ojos de todos los soldados se posaban en ella.

Ella se enderezó de nuevo.

El oficial se había acercado a su lado, sin expresión en su rostro pero con una mirada seria en sus ojos.

“Señorita, por favor tome su equipaje y sígame”.

Con los soldados todavía mirando, Lin Qian lo miró fijamente. “Lo siento, ¿cuál parece ser el problema?”

El oficial no respondió. Simplemente hizo un gesto con la mano e hizo que otro soldado le pusiera el equipaje en el hombro. Luego caminaron hacia la puerta del vagón.

El espacio entre los vagones estaba débilmente iluminado y el aire de la noche era frío.

Lin Qian se apresuró a seguir a los dos militares altos, caminando de un carruaje tras otro, cada uno lleno de soldados. Atrajo miradas curiosas por todo el tren.

Finalmente, llegaron a la puerta de un carruaje cama blanda, lejos de los soldados. El oficial le hizo un gesto al soldado para que dejara el equipaje y se fuera, y luego miró a Lin Qian.

Ella le devolvio la mirada. Su rostro blanco palideció en la oscuridad y sus ojos estaban afilados por la tensión.

Probablemente incómodo por haber sido observado durante tanto tiempo, el joven oficial apartó los ojos con un poco de inquietud y explicó rotundamente: “Hay un pequeño deslizamiento de tierra en el frente. Se han enviado soldados para limpiar las vías. Habrá actividad frecuente del personal en el tren esta noche, y también hay lobos en esta área. No es conveniente para ti, niña, quedarte en ese vagón, así que nuestro mayor me ordenó que te trajera a este coche cama para pasar la noche. No hay nadie aquí y es seguro y tranquilo. Te despediremos al amanecer.

¿Eh?

Lin Qian continuó mirándolo.

Entonces, ¿había actuado de una manera tan amenazante pero en realidad la estaba ayudando?

Ella se echó a reír e inmediatamente le hizo una reverencia. “Gracias, muchas gracias.”

Algo avergonzado, el oficial rápidamente dijo: “No hay problema”, y se fue.

El corredor estaba vacío con solo dos soldados montando guardia en la puerta del vagón. De hecho, era bastante seguro y tranquilo aquí.

Lin Qian bajó la cabeza, respiró aire cálido en sus manos frías y alcanzó la puerta del compartimiento.

Antes de que sus manos alcanzaran la manija, escuchó un clic proveniente de la puerta.

Ella se sobresaltó. ¿Hay alguien dentro?

Antes de que pudiera reaccionar, escuchó un ruido y la puerta se abrió desde adentro.

Lin Qian retrocedió rápidamente y se apoyó contra el cristal de la ventana.

Un hombre apareció en la puerta.

Sin luz en el compartimiento, la cara del hombre era difícil de distinguir. Vestido con uniforme, era muy alto, una cabeza más alto que el oficial que acababa de conocer. El ala de su gorra era tan baja que le tapaba los ojos. Solo podía decir que tenía una nariz recta y una barbilla prolija y limpia.

¿Es él? ¿El hombre que dormía en el vagón?

Aunque no podía ver su rostro con claridad, su figura y presencia le dijeron que era el mismo hombre.

Bueno, ¿por qué está aquí?

Lin Qian le sonrió. “Lo siento, no sabía que estabas dentro. El oficial me dijo que no había nadie aquí”.

“Mmm.” Con un sonido aparentemente forzado a salir de su garganta, rápidamente movió sus largas piernas y atravesó el compartimiento sin más demora, pasando junto a ella.

Lin Qian se quedó donde estaba pero volvió la cabeza para mirarlo. De repente, se dio cuenta de quién era él.

“¿Eres el mayor?”

“Mmm.” Ya había abierto la puerta del carruaje.

Lin Qian se sorprendió. Ella había estado pensando que el mayor que envió a su oficial para traerla aquí debe haber sido un militar fuerte y moreno. No había esperado que fuera alguien como él en absoluto. Se apresuró sin pensar y dijo: “Gracias”.

Él ya había cerrado la puerta detrás de él sin prestarle atención. Su figura alta y recta se alejó rápidamente.

Estaba brillante y cálido en su nuevo vagón. Lin Qian se sentó junto a la ventana y miró a su alrededor una vez más.

Las cuatro literas se veían ordenadas, con edredones doblados en cuadrados pulcros. En la pared junto a una de las literas superiores, estaba colgado un abrigo militar. También había una taza de acero inoxidable en la pequeña mesa frente a ella.

Parecía que este era el carruaje donde se alojaban los oficiales. Esta debe ser su litera, la que él le había prestado.

Que buen hombre… Pero ¿por qué la había evitado como a la peste? ¿Había algo aterrador en ella?

Lin Qian no pudo evitar sonreír.

Durmiendo hasta la medianoche, Lin Qian abrió los ojos y descubrió que el tren aún no se había movido. Ya no tenía sueño. Se puso un abrigo, se levantó y miró afuera.

Se quedó atónita cuando abrió la puerta.

El corredor estaba en silencio afuera y los dos guardias aún estaban parados no muy lejos. Pero en el banco a una docena de pies de distancia de ella, un oficial estaba sentado en silencio, vestido con un abrigo de lana y un par de botas militares negras. ¿No era él el comandante que la había ignorado?

A diferencia de la figura fría y erguida de hace un momento, todo su cuerpo se apoyaba contra el asiento con la cabeza inclinada hacia abajo, la gorra baja y el rostro cubierto por el cuello de su abrigo. Su postura le recordó a un niño descansando. O un gato dormitando.

No cabía duda de que el sonido de la puerta abriéndose lo alarmó. Su cabeza se levantó una pulgada pero todavía estaba enterrada por el collar. Parecía que era demasiado perezoso para mirarla; solo estaba esperando que ella hablara.

Lin Qian salió y le habló a unos pasos de distancia: “Ya no estoy tan cansada. Puedes seguir adelante y dormir adentro.”

Permaneció inmóvil durante unos segundos.

Lin Qian pensó que estaba a punto de hablar, así que esperó en silencio. Sin embargo, gradualmente, bajó la cabeza hasta que recuperó su postura original. Y entonces no hubo más movimiento de él.

“Está bien, entonces… Buenas noches”. Lo único que podía hacer era retirarse al compartimento y cerrar suavemente la puerta.

Al amanecer, el tren finalmente llegó a Lhasa.

Lin Qian se levantó, se lavó la cara y empacó. Afuera estaba el pasillo angosto y brillante con los soldados parados al final. ¿Dónde estaba el mayor?

Pensó un momento, sacó un bolígrafo y un papel de su bolso, y anotó su número de celular y una nota rápida: ‘No creo que nos volvamos a ver. Pero si tiene la oportunidad de venir a Lin City, llámeme. Seré un buen guía turístico y una amiga dispuesta a ayudarle. Lin Qian’.

Lin Qian compró un boleto para el primer vuelo a casa. Por la noche, llegó a la ciudad de Lin y tomó un taxi hasta su destino.

En el otro extremo de la carretera recta, pudo ver una gran zona industrial, en la que se alzaban varios edificios blancos, altos, limpios y elegantes. Las grandes letras doradas Aida Group llamaron especialmente la atención.

Lin Qian le pidió al conductor que se detuviera frente a un edificio residencial, a casi trescientos metros de Aida Group.

Ella había comenzado a alquilar un apartamento aquí hace un mes. Después de entrar a la habitación, guardó su maleta y se arrojó sobre la cama.

Acostada por un rato, se sintió mejor. Miró su teléfono celular; como era de esperar, no hubo nuevos mensajes de texto ni llamadas telefónicas sin contestar.

Con toda honestidad, era la primera vez que le daba voluntariamente su número de teléfono a un hombre. ¡Era una perdedora!

Se puso de pie sonriendo y abrió las cortinas.

La luz dorada de la puesta de sol la inundó, y los edificios, las plantas y el campo verde detrás de ellos de Aida Group fueron bañados por el sol interminable.

Lin Qian respiró hondo y se sintió sorprendentemente feliz.

Decidió que había sido un muy buen comienzo: el cálido encuentro con miles de personas, la hermosa y floreciente ciudad y la nueva carrera que estaba a punto de emprender.

De vuelta en la entrada de la autopista a la ciudad de Lin, una tropa de camiones militares estaba estacionada y lista para transportar a los veteranos de regreso a sus lugares de origen.

Después de hablar en voz baja, algunos oficiales estaban a punto de subirse a un jeep. En ese momento, un soldado corrió sin aliento. Corrió hacia el oficial en el medio, se detuvo y saludó cuidadosamente. Luego dijo: “Mayor Li, finalmente lo encontré. Encontré esto cuando limpié tu compartimiento del tren antes. Le entregó al hombre una nota con un número de teléfono y unas pocas líneas escritas en él.

El hombre, “Mayor Li”, tomó la nota y la miró; su rostro permaneció inexpresivo.

“No necesitabas darme esto”, dijo con voz fría y tranquila.

No había tratado de cubrir la nota en absoluto. Los dos oficiales a su izquierda y derecha, aunque estaban erguidos, no pudieron evitar mirarlo también.

Al escuchar esto, uno de ellos no pudo evitar decir: “Lin Qian… ¿No es ella la chica que tuvo un accidente y viajó con nosotros? La vi esta mañana. Ella es bonita. ¿No vives en Lin City también? ¿Por qué no te quedas con su número?”

Las personas que rodeaban al Mayor Li lo miraron expectantes.

Volvió a bajar la visera, se enderezó el cuello y subió al jeep.

“No es necesario”, dijo a la ligera, “ella y yo nos volveremos a ver muy pronto”.

✄ ————————————————

Yree: Holi~ por aquí yo de nuevo con una de mis novelas ‘diferentes’ de lo que solemos publicar en el Blog (aunque como lo veas tenemos de todo un poco ¿no? jajajsjaja). Quiero advertirte que esta novela está llena de términos y situaciones que para algunos pueden resultar aburridas y complejas. Si buscas un romance suave de oficina tipo ‘Mi jefe quiere casarse conmigo’ o ‘¿Que le sucede a la Secretaria Kim?’ lamento informarte que esta no es tu novela. Aquí lo que sobran son estrategias, confrontaciones de negocios despiadadas y adultos haciendo negocios de alto nivel con una buena dosis de romance. ¿Te va esa descripción? (☞゚ヮ゚)☞ dale a ‘siguiente’ entonces.

Pd: ¿Qué les puedo decir? Soy débil a los protagonistas inteligentes que juntos se vuelven invencibles (¿esto cuenta como spoiler? Jajajaja

Los quiero~

Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: