Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 128 – QRALE

QRALE

Capítulo 128 – El secreto del ciervo de cuernos plateados

 

“Jorge, estamos todos listos. Apúrate.”

Ante las palabras del caballero, Jorge rápidamente se puso los guantes con fuerza.

“Ustedes son tan rápidos. Sí. Estamos yendo.”

“¡Sí, señor!”

Corriendo a través de los Caballeros, Jorge miró hacia el cuartel de Tamon y Aranrosia.

‘¿Cómo pueden salvar a la bestia sin un médico?’

La pequeña bestia era de hecho un cachorro de ‘ciervo plateado’.

Por supuesto, Jorge solo había visto cuernos plateados, pero al menos sabía que esa era la única bestia con tales cuernos y piel.

‘Bueno, estoy seguro de que el capitán se encargará de eso.’

Jorge miró preocupado el cuartel de Tamon y se apresuró a montar su caballo.

Lo que importaba ahora no era el joven cachorro que había sobrevivido. Era más importante deshacerse del olor a sangre, el rastro de este no estaba lejos de este cuartel donde estaban.

Jorge volvió a pensar en la brutal escena del lugar donde había encontrado al joven ciervo plateado.

Era un pequeño bosque no muy lejos de la entrada al cañón.

Cuando entraron con la intención de mirar los alrededores, Tamon y los Caballeros fueron recibidos por la sangrienta escena de la batalla. Dispersos en el suelo había docenas de cadáveres de lo que no eran ni bestias ni monstruos.

E incluso los cadáveres de dos ciervos plateados que parecían haber luchado contra ellos.

Cuan feroz había sido la batalla, que todos los árboles circundantes estaban rotos y arañados, y la sangre estaba salpicada en todas direcciones de quién sabe qué.

“No tenía idea de que la destreza de lucha del ciervo plateado fuera tan alta.”

Conociendo solo el valor de las astas y las pieles, Jorge no pudo evitar asombrarse con las marcas de solo dos ciervos plateados que luchaban contra estas monstruosas criaturas.

‘¿Qué fue, por cierto, lo que atacó al ciervo? Era demasiado extraño para ser una bestia, demasiado venenoso para ser un monstruo…’

Y tenía una forma un poco diferente de los monstruos que estaban en la brecha. Era como si los dos rasgos se combinaran para crear una criatura completamente nueva…

En ese momento, Jorge no pudo evitar soltar una sola palabra.

“… ¿Mutación?”

Sí, mutante… Eran tales monstruos.

Era una combinacion entre una bestia y un monstruo. No eran bestias, ni eran monstruos.

(N/E: *Él está hablando de las criaturas que atacaron al ciervo plateado.)

Jorge y los caballeros, quienes corrieron rápido y llegaron al bosque hace un rato, comenzaron a organizar los alrededores rápidamente.

No tenía nada de bueno tener estos cadáveres cerca del sitio del cuartel.

Esto se debía a que no sabían qué animales, poseídos por el olor a sangre, vendrían a los alrededores.

Rápidamente cubrieron sus huellas, arrastrando los cuerpos de las criaturas y empujándolos hacia el cañón.

“¡Cuidado con la niebla!”(Jorge)

“¡Sí, señor!”

Los Caballeros limpiaron rápidamente los cuerpos mientras usaban las máscaras que habían traído con ellos.

Aunque andrajosas, las pieles y astas plateadas de venado eran un importante recurso financiero, por lo que se colocaron por separado.

“Cuando hayan terminado, regresaremos rápidamente. Ya está oscuro. ¡Apurense!” (Jorge)

“Sí, es un poco espeluznante. Vámonos rápido.”

“¿El capitán caminó solo en un lugar como este?”

“Su apodo es ‘Monster’ ¿No? …Nuestro capitán es peor que un monstruo. Mucho más.”

Jorge intervino con un matiz que hacía difícil saber si estaba halagando o maldiciendo. Todos asintieron con seriedad ante sus palabras, pero por otro lado, algunos se tranquilizaron al pensar que ese hombre era su señor.

Los caballeros miraron alrededor de la escena donde la sangre había sido salpicada antes y abandonaron rápidamente la escena.

Jorge, que corría muy atrás, miró un pequeño arbusto que estaba a poca distancia de la escena. Era el arbusto donde habían encontrado al pequeño ciervo de cuernos plateados que se había estado escondiendo.

Dos ciervos adultos lucharon contra una docena de bestias monstruosas. Quizás esos dos ciervos plateados habían luchado hasta el final de sus vidas para proteger al cachorro de ciervo que se escondía detrás de la hierba.

Jorge miró alrededor del lugar con sentimientos encontrados y apresuró sus pasos de regreso al campamento.

En ese momento, el cachorro de ciervo, que había estado jadeando por aire en agonía, abrió los ojos.

 

*  *  *

 

<“¡Kiaaaaaa…!”>

El cachorro de ciervo, que soltó un débil grito sin energía, movió todo su cuerpo y trató de moverse.

“Pensé que no sobreviviría con tanta sangre, pero volvió a la vida.” – Tamon dijo mientras frotaba suavemente la barbilla del venado con su dedo ya curado.

<“¡Kiaaaaaa…!”>

El joven ciervo estaba alerta, enseñando los dientes a pesar de su falta de energía.

Tamon se rió entre dientes mientras frotaba suavemente la barbilla del ciervo, como si fuera lindo.

“El ciervo plateado es mucho más fuerte de lo que parece. No importa lo jóvenes que sean.”(Roselyn)

“Eso es increíble. No hay muchos ciervos plateados en Tanatos, pero pareces conocer bastante bien su ecología.”

En ese sentido, la conversación se estaba haciendo demasiado larga, por lo que Asha se quedó en silencio e hizo contacto visual con el joven ciervo.

El ciervo asustado miraba a Asha con ojos llenos de alarma.

El cervatillo era tan pequeño que ni siquiera llegaba a la mitad del brazo de Tamon.

Con solo un año de edad, parecía estar creciendo.

El ciervo de cuernos plateados era de crecimiento lento. Su temperamento era fuerte y duro, pero tomaba tiempo para crecer.

‘Lucentia una vez me contó sobre un bebé que nació hace un año…’(Roselyn)

‘¿Es este ciervo plateado ese bebé?’ (Roselyn)

El corazón de Asha latía.

“Es gracioso, sin embargo, un ciervo de cuernos plateados nunca dejaría solo a sus crías.”(Roselyn)

“… Oh, este pequeño no estaba solo.”

“¿Entonces?”(Roselyn)

“Eran dos adultos. Este era el que estaba escondido en los arbustos cercanos. Pero, esos dos adultos estaban muertos a poca distancia. Parece que murieron protegiendo a este.” – Tamon le contó a Asha la versión corta de la escena de la batalla desordenada.

La cara de Asha se endureció mientras lo escuchaba.

La única manada de ciervos con cuernos plateados que quedaba en Tanatos eran niños, administrados por la familia imperial.

Por supuesto, Tamon no podía estar seguro, no había buscado por todo el Cañón Negro.

Pero por extraño que parezca, Asha no pudo evitar sentir que este cervatillo era del que Lucentia le había hablado.

Entonces……

“Creo que hay más ciervos por aquí.” – Tamon señaló exactamente como si hubiera leído la mente de Asha.

Asha se puso pálida y apretó los puños.

“Asha.” – Tamon, que la miraba fijamente, la llamó con voz dulce.

Él barrió suavemente sus ojos y la instó a continuar con una voz suave.

“Parece que tienes mucho que decir. ¿Por qué no me lo dices?”(Tamon)

Suspirando profundamente por sus palabras, Asha abrió los labios.

“En realidad, esto fue hecho por el difunto Emperador de Tanatos.”

Una voz dura resonó a través de la silenciosa tienda.

 

* * *

 

“Cuanto más aprendo… más me doy cuenta de que el Emperador muerto era un tipo tan loco en muchos sentidos.” – Tamon soltó una carcajada con una voz terriblemente retorcida.

El fallecido Emperador quería monopolizar los cuernos y las pieles de ciervo plateado, pondría a los niños en una manada de animales salvajes.

Ese método era verdaderamente inhumano y cruel.

Ese ser humano había hecho mal a esos indefensos niños. Por ejemplo, les dejaría tener algo precioso y se lo quitaría, o tomaría como rehenes a sus familias.

Asha inclinó la cabeza, incapaz de negarlo.

De hecho, fue justo antes de convertirse en Emperatriz que supo este secreto. El anterior Emperador, en su lecho de enfermo, la llamó para informarle de la existencia de La Gorlesi.

<“Te digo esto porque me parece que si se lo dejo a Gillotti, soltará en un instante lo que yo había domado. ¿Puedes manejarlo apropiadamente?”>

¿Qué le dijo a Roselyn, que estaba demasiado sorprendida para responder?

<“…Sus padres y hermanos viven ricamente bajo mi patrocinio. El hijo menor nació hace unos años. Es realmente extraño en esa casa. Nació otro niño con el pelo blanco. Estoy muy… agradecido.”>

El Emperador anterior se reía en su lecho de enfermo.

Era una amenaza contra Roselyn.

Y para demostrarlo, unos días después, trajo a un niño de cuatro años que acababa de empezar a caminar.

El niño que caminaba como un pato tenía un lindo cabello rizado. Era un cabello natural, blanco y hermoso que no se podía hacer artificialmente.

¿Qué podría decir Roselyn?

Una cosa por la que se consideró afortunada en ese momento fue que solo quedaban unos pocos días para que el anterior Emperador realmente muriera.

Qué sorprendida estaba de encontrarse a sí misma regocijándose por la muerte de alguien.

“Si fuiste tú quien cuidó a esos niños, es suficiente para entender por qué esta mirada dolorosa está en tu rostro ahora.”

“…Hice una promesa de proteger a esos niños.”(Roselyn)

Tamon se rió de sus palabras.

“De lo contrario, no habrías sido Roselyn V Sunset.”

Él podía adivinar lo que Asha quería por su voz. Su mano rozó su suave mejilla. Su mano naturalmente acarició el lóbulo de su oreja y la sostuvo cerca.

Labios suaves vagaron cerca de sus ojos, mejillas y labios endurecidos.

“Iré a buscar a los niños. Así que no hagas esta cara.”

“No, no lo quiero así.” – Dijo Asha, empujando a Tamon bruscamente mientras saltaba ante sus palabras.

“…¿Qué?”(Tamon)

El rostro de Tamon se contrajo ante la fuerte negativa de Asha.

“¿Qué quieres decir?”(Tamon)

“Ya no quiero verte lastimado por mi propósito… ¡No quiero eso! …Así que no puedes ir a rescarlos solo. Nunca.”

La expresión de Tamon se volvió fría ante el rechazo de Asha hacia él nuevamente.

Preguntó de vuelta, incapaz de ocultar la expresión dura en su rostro.

“Si no soy yo, ¿cómo puedes salvar a esos niños? …No creo que tengamos el tiempo ni los medios.” (Tamon)

Las palabras de Tamon no estaban equivocadas. Aún así, Asha no podía echarse atrás.

Por su venganza, por su causa, Tamon había sido herido constantemente. No dudó en lastimarse, y no dudó en destruir su cuerpo.

Ella no quería verlo así nunca más.

“Solo un día, dame un día. Estoy segura de que se me ocurrirá una manera.”(Roselyn)

Tamon miró a Asha con frialdad con el rostro rígido y murmuró.

“…¿Encontrarás una solución sin mi ayuda?”

(N/E: ¡¡Michi!! No se entienden, el piensa que ella rechaza su ayuda, pero ella lo que no quiere es que el salga herido porque le importa…)

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: