Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 124 – QRALE

QRALE

Capítulo 124 – El Cañón Negro (1)

 

“¡Padre!”

Anna corrió y abrazó al Vizconde Rotrega.

Él había estado corriendo toda la noche y estaba lleno de olor a viento y sudor. Sonrió con compasivamente mientras palmeaba a su flaca hija en el hombro con su gruesa mano.

“Lo siento. No llegué lo suficientemente temprano. Has hecho algunas cosas muy buenas aquí, ¿no es así?”

El Vizconde Rotrega preguntó con una mirada de admiración en su rostro mientras sostenía a Anna en sus brazos.

Anna sonrió suavemente y respondió con humildad.

“Simplemente hice lo que Ruanda me enseñó. Habría sido peligroso si no nos ayudábamos mutuamente, así que, por supuesto, teníamos que hacerlo.”(Anna)

“No, sin la ayuda de Anna en ese momento, ciertamente habríamos celebrado un funeral ahora. Estoy muy en deuda con su hija.” – Henrik Alpatio elogió a Anna y le dio un apretón en el hombro al Vizconde Rotrega.

Anna respondió con una sonrisa avergonzada.

“Vamos, basta, entremos rápido. Mi padre llegó demasiado apurado y no parecía haber tenido una comida adecuada.”(Anna)

“Me siento un poco mareado. Vamos, entremos.”

 

* * *

 

“Ah, por cierto, Anna. Tengo una carta que llego para tí.”

Habiendo comido afuera, Anna decidió ir a su habitación por un rato para organizar su equipaje y cambiarse la ropa de exterior.

Tenía prisa por llegar a su habitación, pero Rotrega la atrapó y le entregó la carta.

“Esta es la carta de la que me hablaste, ¿no?”

Era una carta con un sello estampado de rosas. El mismo sello estaba adherido a la carta que envió Roselyn la última vez.

Anna abrazó la carta que le dio el Vizconde Rotrega con una expresión animada. Debido a la carta tan esperada, no pudo controlar su expresión. Con el rostro sonrojado, agarró apresuradamente la carta y corrió escaleras arriba.

Habían unos ojos verdes mirando a Anna desde la distancia, pero Anna estaba demasiado emocionada para notarlos.

Anna leyó la carta incluso antes de cambiarse de ropa. Retiró con cuidado el sello y leyó la carta bellamente escrita.

La escritura fluida comenzó con

[“Para la dama del bosque de rosas rosadas.”]

[“Parece que asistiré al Festival de julio.

No quiero ver a mi ‘ex esposo’ destruir más a nuestra ‘familia’. También tengo una deuda contigo, una deuda que tengo que pagar.

Espero poder verte entonces.

Con amor,

De una granjera de la granja de zanahorias.”]

“Ay, Dios mío.”

‘Una granjera de la granja de zanahorias.’ – Anna se echó a llorar mientras leía cada letra del lindo apodo de su mejor amiga.

‘Ella viene.’ – Anna estaba feliz de poder ver a Roselyn mucho antes de lo que esperaba. Era algo frenético, pero estaba agradecida de poder ver a Roselyn a salvo.

“Gracias a Dios, gracias a Dios. Estoy realmente agradecida…”

Anna se palmeó el pecho varias veces y luego abrió con cuidado el sobre de la carta. Roselyn no dejó ninguna información realmente importante en la carta. Usaba sobres profundos y gruesos, especialmente cuando escribía contenidos secretos.

Y esta vez nuevamente….

Cuando Anna abrió el sobre de la carta, había letras pequeñas escritas con fuerza en la parte más profunda.

[“Anna, tal vez suceda algo grande en el festival de julio. Así que si vienes, hazlo en secreto y con cuidado. Sólo quiero verte a salvo.

¿Has conocido a ‘el hombre’ por casualidad? Si no lo has hecho, no tienes que esforzarte demasiado. Nada puede prevalecer sobre su seguridad.

Si no puedes ganártelo, no te lastimes demasiado. Es bastante difícil así como es. Solo tenemos que contenerlo un poco cuando suceda.

Si no podemos hacer eso, estoy lista y dispuesta a tratar con él.

Estoy lista y soy capaz de tomar cualquier cosa que se me presente.

Así que pensemos en volver a vernos, sanas y salvas.”]

Ana respiró hondo.

Esta carta era de la propia Roselyn. Las palabras de Rosie, la amabilidad de Rosie, la resolución de Rosie todavía estaban mezcladas en su carta.

‘Oh, estás realmente a salvo, Rosie.’

Anna se sintió aliviada después de todo este tiempo.

Estaba orgullosa de ver a Roselyn mucho más segura y fuerte después de una experiencia tan terrible.

“Esa es mi Emperatriz.”

Anna frunció el ceño y sollozó, sus ojos se pusieron rojos sin motivo.

Fue tranquilizador recibir la carta de Roselyn. La hizo sentir aún más ligera, como si hubiera estado caminando a través de una brumosa niebla.

‘Festival de julio.’

Tenía que irse ahora para llegar antes de que empezara.

Anna se estaba poniendo cada vez más nerviosa.

 

* * *

 

Cuando Anna regresó después de cambiarse de ropa y finalmente secarse los enrojecidos ojos, el Vizconde Rotrega ya había terminado su comida.

“Lo siento. Bajé demasiado tarde.”(Anna)

Después de unos momentos mirando los ojos de disculpa de Anna, el Vizconde Rotrega abrazó a su hija con fuerza nuevamente.

“¿De qué estas arrepentida? Está bien, a una mujer le puede tomar un tiempo cambiarse de ropa. Yo también tenía hambre, así que comí a toda prisa, ¡jajaja!”

“…Padre.” (Anna)

“Por cierto, monté a caballo durante mucho tiempo, así que estoy cansado. ¿Qué tal si descansamos hoy y volvemos a hablar mañana?” – Riendo suavemente, el Vizconde Rotrega le dio unas palmaditas en la cabeza a Anna.

Anna estuvo casada y asumió el cargo de dama de honor de la Emperatriz, pero de alguna manera la actitud del Vizconde hacia Anna parecía haber regresado a su infancia.

Su padre, que siempre estaba fuera de casa debido a su naturaleza extrovertida, siempre abrazaba a Anna en sus brazos cuando regresaba a casa.

Anna sintió una extraña oleada de emoción en ese momento.

“Buenas noches. Subiré primero.” – El Vizconde subió a la sala donde lo guiaban.

Anna giró y vio a su padre subir las escaleras. En ese momento, Henrik salía del comedor.

“Tío Henrik…”(Anna)

“Hola.”

Ambos se llamaron al mismo tiempo.

Henrik, sonriendo oblicuamente, habló primero.

“Hablemos por un minuto. Creo que es hora de que haga lo que me pediste.”

 

* * *

 

Henrik caminó hasta la oficina con Anna.

Anna se sentó en el asiento que había tomado antes, y Henrik se sentó en el sofá frente a ella en lugar del asiento superior que tenía en ese momento.

“¿Te gustaría algo de té?”

“No gracias.” (Anna)

“Bien. Bueno. Es hora de que él venga…”

Tan pronto como terminó de hablar, la puerta de la oficina se abrió con un ligero golpe en la puerta… Era Perso.

‘¿Por qué es esa persona?’

Henrik caminaba junto a Perso cuando estaban afuera, pero Perso no lo esperaba ni lo acompañaba al interior de la oficina. Además, ahora era el momento de que Anna y Henrik hablaran en privado.

Anna miró a Perso con ojos sorprendidos.

Perso le dio a Anna un ligero asentimiento y un breve saludo, luego se sentó en la silla principal mientras pasaba junto a ella.

Su comportamiento era tan natural que casi se sentía arrogante.

No era una arrogancia que hacia a la otra persona incomodaba, sino el mismo tipo de arrogancia que era natural en alguien que había sido criado para ser noble desde su nacimiento.

A partir de ese momento, una onda inquieta se extendió por un rincón del corazón de Anna. Y como para confirmar ese sentimiento de inquietud, Henrik llamó a Anna con una sonrisa apenada.

“No podría haber dicho nada antes. No quise engañarte, pero quiero que entiendas que hubo circunstancias.”(Henrik)

“…¿Qué quieres decir?”(Anna)

Anna apretó los puños con nerviosismo y miró a Henrik con ojos temblorosos.

La mirada de Henrik pasó de Anna a Perso.

“Este es el Duque Perso Gertium.”(Henrik)

La sorprendida Anna contuvo la respiración.

 

* * *

 

Tamon, Asha y los caballeros, pasando a Orkins, entraron rápidamente en Tanatos a través de Nyrux.

La marcha forzada se repitió mientras cabalgaban todo el día a caballo, luego dormían en sus sacos de dormir sobre el duro suelo y luego cabalgaban de nuevo.

Aun así, estaban bien cuando hacía calor, pero desde el momento en que entraron en Tanatos, el fuerte viento frío fue demasiado para que ellos pudieran soportar con solo un saco de dormir.

“A partir de hoy, debemos construir un cuartel, aunque sea simplemente para dormir.”

“Parece que debemos ralentizar un poco nuestra marcha. Si no lo hacemos, colapsaremos antes de llegar.”

“Aquí hay niños. Por favor, tomemos un descanso, General. ¿Mmm?”

Asha también estuvo de acuerdo con las palabras de los caballeros Platanus que parecían estar muriendo.

Había estado corriendo en silencio tras ellos hasta ahora, pero también estaba llegando a su límite. Y no eran solo los caballeros y Asha los que estaban cansados. Los niños del veloz carruaje y Asrell también sufrían hasta el punto de vomitar una o dos veces al día. Su fuerza física ya había llegado al fondo.

“…Esto no está bien. Tendremos que ajustar nuestra velocidad.”

Había una gran diferencia física y psicológica entre correr a marcha forzada en un lugar cálido y correr en un clima extremadamente frío.

Al menos desde que habían entrado en Tanatos, ciertamente tenían que marchar en buenas condiciones físicas.

Tamon vio que Asha asentía y extendía una mano para señalar las llanuras.

“Ahí es donde descansaremos durante el día, ya que está protegido del viento. Cuanto antes podamos levantar las tiendas, antes podremos descansar aunque sea media hora.”

“¡Hurra!”

“¡Construyamos los cuarteles antes de que oscurezca, muchachos!”

Las manos y los pies de los caballeros se volvieron más rápidos para descansar lo más rápido posible. Como era de esperar, eran tan hábiles que la veintena de caballeros corrieron y construyeron cinco cuarteles.

Asha entró en el cuartel que le fue asignado a Tamon y a ella misma.

Era solo un saco de dormir con algo de ropa de cama de lana esponjosa encima, pero estaba tan cansada que su cuerpo se hundió.

Había un pequeño brasero en la barraca, pero no transmitía mucho calor, pero solo mirarlo la hizo sentir relajada.

Asha se frotó las piernas y los pies rígidos mientras se sentaba sobre la gruesa manta de lana, esperando a Tamon.

<”¡Guauuuuuuu!”>

El grito de una bestia resonó durante mucho tiempo, como si los estuviera observando desde algún lugar.

‘Sí, los lobos blancos han estado habitando el área.’

Asha escaneó la ubicación, recordando el mapa de Tanatos. La topografía de Tanatos vino a su mente vívidamente.

Solo un día de caminata desde aquí y llegarán al Cañón Negro. Tras atravesar el Cañón Negro y seguir una estrecha carretera de montaña durante unos cinco días, llegarán a las Montañas de Kralturian.

Se decía que las Montañas de Kralturian estaban protegidas por los espíritus de la nieve y el hielo.

Bajo este, Berna, la ciudad de la nieve, el hielo y el oro, era la capital de Tánatos y fue el lugar donde nació y creció Roselyn.

“Lady Asha, Asrel dijo que es casi la hora de la cena.” – Arsene entró en silencio para contarle a Asha sobre la cena, pero rápidamente se quedó en silencio.

Asha, que nunca había mostrado su cansancio durante toda la carrera, se quedó dormida como si se estuviera desplomando sobre su cama.

Arsene rápidamente se cubrió la boca con la mano y salió silenciosamente de su cuartel.

Alrededor de ese tiempo, Tamon estaba entrando solo al bosque más allá del campamento sin cenar.


Nameless: Como que las escenas de Anna y Perso también son super interesantes… 

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: