Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 050

Capítulo 50

A la hora del té de la tarde, pateé levemente la taza. Era un momento tranquilo, pero últimamente había estado molesta. Los guardias en la puerta de Ahin estaban muy nerviosos desde que descubrieron que yo era una mujer-bestia. Tal vez era bueno que lo supieran por mi seguridad, pero eso parecía estar matándolos, y entrar y salir se estaba volviendo más y más vergonzoso cada día.

“El jardín huele bien, ¿no crees?”

Asentí. La brisa que traía el aroma de las flores soplaba suavemente. Mientras comía heno con la Señora Valence en la mesa del té, miré a mi derecha. Al otro lado del jardín de flores amarillas había una casa en miniatura, llamada la “mansión conejo”. Era tan alta como una persona normal arrodillada y no tenía techo.

La casa era una mansión Grace en miniatura, y me sorprendió cuando la Señora Valence explicó cada detalle. No podía creer que me hubieran regalado una casa de conejos. Sin embargo, cuando entré, en lugar de sentirme preocupada, me conmovió. Había un montón de regalos de bienvenida a la nueva casa preparados por los sirvientes, así como heno y juguetes.

Meimi había colocado una daga decorada en la pila. Wolfes, una cinta roja, y Evelyn, una botella de líquido con la etiqueta “espanta depredador”. Los guardias se habían puesto un casco del tamaño de un conejo y otro equipo de seguridad. Sin embargo, me sentí decepcionada al ver que no había nada de Ahin…

<Estoy siendo demasiado codiciosa.>

Sosteniendo una bola de heno, pensé en quién podría probar el repelente de depredadores. Ya que era un regalo de Evelyn, podría empezar por probarlo con él. Decidida, agarré el heno con fuerza. Mientras tanto, la Señora Valence, sosteniendo su taza, habló.

“Bebé, quería hablar contigo… pero es una lástima que estés de vuelta en forma de conejo. Cuando te conocí, estabas muy flaca… pero ahora estás comiendo bien. Toma, toma más heno. Por cierto, me enteré de lo que pasó en la biblioteca.”

Masticando el heno con fuerza, miré a la Señora Valence. Ella sonrió y tocó mi pata delantera con su dedo índice.

“No esperaba que la reacción de mi suegro fuera tan fuerte. No quiero que te lastimes.”

<Estoy bien.>

“Pensé en ir a hablar directamente con mi suegro para regañarlo, pero Ahin lo encontró primero. No tengo idea de qué hablaron los dos, pero ahora Lillian dice que está enfermo y no quiere salir de su habitación.”

No podía creer que estuviera realmente enfermo… Me preguntaba qué habría hecho Ahin detrás de su sonrisa inofensiva. Valence siguió hablando.

“No te preocupes, él siempre se enferma. No creo que lo veas a menudo, pero es mejor evitarlo hasta que él salga de la mansión.”

La Señora Valence le dio a Meimi el derecho de correr conmigo si nos encontrábamos con el abuelo en la mansión. Además, también se le dio el derecho de desobedecer sus órdenes sobre mí. Meimi, que parecía muy feliz, volvió a su posición distante, con las manos en el regazo. Cuando seguí los ojos rojos de la Señora Valence, la vi mirando a Ash y Barra, que dormitaban al sol en el césped.

“El número de animales que te siguen ha aumentado. Tal vez puedan sentir las feromonas…”

Pensé en Barra. Cuando estábamos solos, me miraba como si me odiara, pero ahora que la Señora Valence estaba presente, era tranquilo y sereno. A diferencia de Quinn, que creo que ahora me respetaba, mi relación con Barra no daba señales de mejorar. Y la situación solo empeoraba cada vez que Ash me mostraba afecto. Cuando nadie miraba, me empujaba con la cola y se reía de mí cuando caía sobre mi trasero.

Me paré sobre mis patas traseras, saludando para llamar la atención de la Señora Valence. Necesitaba exponerle a alguien las atrocidades que estaba cometiendo Barra. Simulé rodar por el suelo después de golpearme la cadera, indicando el giro de la cola. Luego usé todo mi cuerpo para simular la risa de una pantera malvada, indicando la identidad del criminal.

“Oh Dios mío. ¡Meimi!”

De repente, Valence se tapó la boca con la mano y llamó a Meimi.

“¿Sí, señora?”

“Llama al pintor inmediatamente. ¡Necesito una pintura de nuestra bola de algodón en esa pose!”

“Lo haré de inmediato.”

Después de recibir instrucciones, Meimi se fue corriendo. Bueno, la Señora Valence rara vez entendía mis mímicas, así que no tenía muchas expectativas, pero aun así, me senté en la mesa, triste. Mientras apoyaba la barbilla en la mesa, recordé que Ahin se había convertido en su forma de pantera negra. Si todavía se sentía mal, me gustaría que un médico lo examinara…

“Bueno, ¿qué estabas tratando de decir?”

Una dulce voz sonó sobre mi cabeza. La Señora Valence sonrió y me hizo un gesto para que continuara.

“Hazlo otra vez. ¿Entendí que tenía algo que ver con alguien malvado?”

Con un poco de esperanza, me levanté rápidamente. Después de todo, Ahin viene antes que Barra. Me levanté de nuevo y mostré los dientes, fingiendo que estaba rugiendo.

“¿Una pantera negra?”

¡Me entendió por primera vez! Empecé a aplaudir con mis patas delanteras. Riendo con orgullo, me indicó que continuara.

<Y ahora, ¿cómo digo que él estaba enfermo y se convirtió en pantera?>

Si me toco la barriga como la última vez, pensará que tengo hambre. Pensé por un momento y luego fingí asfixiarme y desmayarme. Después de abrir un ojo para ver cómo estaba reaccionando, vi a la Señora Valence pensando y rascándose la barbilla.

“Hm… quieres saber cuál es la debilidad de una pantera negra. Utilizará la información para superar Ash y Barra de una vez por todas.”

No era nada de eso… Puse mis patas sobre mis ojos.

“Una pantera bien entrenada es sin duda más útil como escolta. Cariño, aprecio tu forma de pensar.”

Decidí no demostrar que ella estaba equivocada. A pesar de ser la respuesta incorrecta, si pudiera decirme alguna debilidad de las panteras negras, sería una información extremadamente útil para mi día a día. Luego, con los ojos brillantes, la aplaudí de nuevo.

<¡Correcto, respuesta perfecta!>

“Creo que lo hice bien esta vez. Bueno, ¿hay alguna debilidad en particular…?”

Con una sonrisa en su rostro, le hizo señas a Meimi y a las otras sirvientas y les pidió su opinión. Las discusiones sobre las debilidades de las panteras negras continuaron durante mucho tiempo.

 

***

 

Ahin, al entrar en la habitación, frunció el ceño. Se cruzó de brazos y se apoyó contra la puerta. Había preparado la cosa que la Señora Valence determinó que sería la debilidad de la pantera negra. Mientras miraba, tuve un poco de anticipación sobre su reacción.

“…Vivi.”

Ahin, dejando de sonreír, se acercó a grandes zancadas. Luego se agachó y se sentó en el suelo, mirando la enorme caja de cartón que yo tenía a la espalda.

“¿Qué demonios estás haciendo?”

Mis ojos temblaron. Aparentemente, la táctica de no ser posible a un gato resistir a entrar en una caja no parecía funcionar con los hombres-bestia. Sí, era imposible que este pantera negra tuviera debilidades.

“¿Estás tratando de engañarme con algún truco otra vez?”

Que exagero. Solo quería verlo perder una vez… Agité mi pata delantera.

“Bueno, personalmente, no encontré este truco muy impresionante. Piensa en algo mejor la próxima vez.”

Había olvidado que estaba loco. Empecé a mover mis pies para escapar.

“¿Para dónde vas?”

Naturalmente, no pude deshacerme de esta pantera tan fácilmente. Ahin me llevó a la caja, entrando en ella por completo y colocándome en el suelo a su lado.

<Creo que terminó entrando el la caja, al final.>

Toqué la caja con mi pata, mirándolo. Ahin se inclinó y me miró, su cabello plateado cubriendo sus ojos rojos. Mirando a Ahin, que estaba tranquilo y se comportaba como un gato doméstico, pensé que tal vez la caja había tenido algún efecto.

<Y dijiste que no estabas impresionado.>

Tal vez estaba mintiendo. No importaba lo fuerte que fuera, en el fondo seguía siendo una pantera.

“Vivi, escuché que mi madre te dio una mansión como regalo.”

Continuó en esa postura, moviendo solo sus labios. Asentí con la cabeza hacia él.

<Gané una mansión para conejos.>

Ahin, sonriendo, tocó en su bolsillo y sacó algo. Era una cadena de la que colgaba un reloj de bolsillo, del tamaño justo para caber alrededor de mi cuello.

“Mi regalo de bienvenida a la nueva casa.”

Mirándolo, mi tristeza desapareció como copos de nieve al sol. Ciertamente tenía talento para provocar una variedad de emociones.

“No pude ponerlo dentro de la mansión porque no era lo suficientemente seguro.”

Ignorando las sugerencias de Ahin de contratar a un conejo salvaje como guardia para vigilar la entrada de la mansión conejo, miré el reloj que sostenía. Era más pequeño que la palma de su mano, y en la tapa había una joya de color violeta, que parecía ser muy cara.

<Gracias.>

Para mostrar gratitud, toqué el reloj y traté de abrir la tapa con mis patas delanteras. Pero ella no se movió.

<¡Uf!>

Empecé a luchar con el reloj. Necesitaba mirar dentro para poder agradecer adecuadamente.

“Aquí.”

El reloj se abrió en segundos cuando Ahin presionó la tapa. Miré dentro. La lente convexa reflejaba mi cara.

“Vivi, ¿sabes lo que es un conejo del reloj?”

No lo sabía, y negué con la cabeza después de pensar un rato.

“¿Alguna vez has leído cuentos de hadas? En los cuentos que leía de niño, los conejos siempre eran animales impacientes que seguían controlando el tiempo y manipulando a los demás. Nunca me gustaron los cuentos de hadas.”

Ahin volvió a cerrar la tapa del reloj y tocó la joya violeta del centro.

“Mirá acá. Es Ferenium.”

<¿Ferenium…?>

Me tapé la boca en estado de shock.

“Oh, parece que lo conoces. Sí, es una gema que tiene la capacidad de absorber feromonas y ya he llenado esta con las mías.”

Incapaz de volver a tocar el reloj, miré a Ahin en silencio. El Ferenium era una piedra tan rara que no podría pagar su precio aunque trabajara toda mi vida. Era algo demasiado precioso para regalarlo así.

“Hay suficiente para tres usos. Si tienes un ataque de feromonas y no estoy cerca, usa esto. Para activarlo, simplemente suelta tus feromonas sobre la piedra y funcionará.”

Petrificada, no podía reaccionar. Ahin sostuvo el reloj por la cadena como si fuera un péndulo.

“Quería que el reloj fuera un poco más pequeño, pero dijeron que era imposible.”

Al ver el reloj avanzar y retroceder, comencé a marearme y lo agarré por la cadena. ¿Cómo podía tratar algo tan precioso de esa manera?

“¿Entonces te gustó?”

Levanté mis orejas. Más que gustar, era un regalo invaluable. Siempre he pensado en lo que haría si tuviera un ataque lejos de Ahin… y cuando recibí un regalo tan increíble, ¿cómo podría negarme?

Agarré el reloj hacia mí con fuerza. Cuando soltó la cadena, Ahin sonrió.

 

Anterior               Tabla          Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: