Saltar al contenido
I'm Reading A Book

MRCH – Capítulo 115: Malentendido y solo ellos dos

El patio por la tarde estaba envuelto en un ambiente apacible.

Sin embargo, una tormenta fuera de temporada se estaba gestando en mi mente. 

Dirigida por el Príncipe Emirya, me acerqué a Ricardo.

Después de la charla con Ryuze, fue incómodo enfrentar a Ricardo. 

(Debo tener cuidado de no comportarme de manera sospechosa. Ricardo no conoce mi conversación con Ryuze-niisama). 

Como estaba trabajando tan duro, no quería preocuparlo innecesariamente.

El príncipe Emirya habló con los tres que estaban hablando. 

“Oya, ¿de qué están hablando tan alegremente?”. 

Entonces, las tres personas se volvieron hacia nosotros al mismo tiempo. 

“Príncipe Emirya y Britney, buenas tardes”.

Lucas, que sonrió como una buena persona, nos dio la bienvenida.

Ricardo me sonrió suavemente cuando me vio, los latidos de mi corazón se aceleraron por reflejo.

También le di una pequeña sonrisa.

“Buenas tardes. Por casualidad los vimos a los tres desde la ventana”.

Cuando hablé, el Príncipe Emirya se unió a mí desde un lado.

“Es verdad. Así que vinimos aquí espontáneamente. Iba a hablar con la Princesa Ángela, pero la ofendí de nuevo… así que me dejó fuera”.

Lucas rió en voz baja mientras Emirya se encogía de hombros.

“¿De nuevo? Realmente no aprendes, ¿por qué te burlas de ella de todos modos?”.

“No he hecho tal cosa. Solo la elogié porque también está hermosa hoy, pero su rostro se puso rojo y se enojó”.

…Aunque él lo dijo, el Príncipe Emirya pareció disfrutar la reacción de Ángela. Sus ojos ámbar estaban riendo.

Lucas que escuchó su historia abrió la boca mientras tenía una expresión de asombro.

“Mira, sabes que eso no es bueno”.

“Pero estoy progresando. ¿Sabes? antes me echaban en 20 segundos, pero recientemente ella puede quedarse conmigo durante 2 minutos”.

“… ¿Eso es un progreso?”.

Estas dos personas parecían bastante cercanas. Incluso en el manga, eran buenos amigos con una buena relación similar a la de un rival, por lo que podrían llevarse bien entre ellos.

“Por cierto, ¿de qué están hablando tan felices?”.

A la pregunta de Emirya, Merryl respondió con orgullo.

“Fufu, se trata de la gestión del control directo del Rey. Cuando le pregunté a Ricardo qué tipo de cosas están haciendo en el territorio Astor, ¡es realmente interesante!”.

Parecía que Merryl estaba emocionada.

(… Fue estúpido de mi parte sentirme celosa).

Pero ella siguió hablando palabras sensibles después.

“Ricardo me contó todo en detalle. ¡Es muy honesto y agradable!”.

Cuando escuché las palabras de Merryl, el sentimiento sombrío resurgió. Sin embargo, a mi lado me llamaron y el sentimiento se dispersó.

“Ha pasado un tiempo, Britney. ¿Has cambiado recientemente?”.

Fue Ricardo quien me habló.

Estaba feliz de verlo, pero tenía un sentimiento complejo en mi corazón.

“Un, estoy bien Ricardo. Particularmente… ¿De qué cambio estás hablando?”.

Respondí con una sonrisa ambigua.

(¡No es bueno, es bastante incómodo…!).

Ricardo me caía bien y me alegraba de poder hablar con él, pero la realidad de la objeción del compromiso asomaba por mi mente.

“… ¿Qué pasa, Britney? Pareces extraña”.

“Nada, gufufu”.

Al escuchar mi risa falsa, los ojos verdes de Ricardo se entrecerraron.

No importa cómo lo mire, no parece ser nada. No sé qué pasa, pero por favor no dudes en decírmelo”.

“Eso no…”

Cuando traté apresuradamente de suavizarlo, Ricardo tiró de mi mano con fuerza.

“Disculpe. Tengo que hablar un rato con Britney, así que me retiraré”.

Lucas asintió ante las palabras tontamente honestas de Ricardo.

“Haz como quieras. Estaremos aquí ya que hay algunas cosas de las que me gustaría hablar”.

“Lo siento, volveré pronto”.

Tomando mi mano, Ricardo me llevó al corredor que atravesaba el patio.

Apoyados en los pilares del corredor, estás dos personas se enfrentaron, entonces Ricardo comenzó a romper el hielo.

“¿Herí tus sentimientos?”.

Ante su inesperada reacción, lo negué apresuradamente.

“¡No! No es eso, ¿¡Ricardo no hizo nada malo!? ¡No es tu culpa!”.

“Pero…”

Como lo oculté aún más, Ricardo pareció malinterpretar en una dirección poco probable y se preocupó.

(Aunque tenía la intención de permanecer en silencio).

No pude ocultar mi inquietud, así que le conté todo para evitar malentendidos.

“De hecho hubo una cuestión…”

Le conté lo que pasó con Ryuze.

“Lo siento Ricardo”.

Después de contarle la historia, sentí pena porque pensé que lo había lastimado, pero Ricardo parecía inesperadamente tranquilo.

“Así que fue como pensé. Solo un poco, sentía que Ryuze pensaba en ti. Aunque la misma persona lo negó”.

“… E, ¿cuándo fue eso?”.

“Fue el verano cuando tenías 14 años. Fue entonces cuando puso en espera mi propuesta de compromiso”.

“¿¡Hace mucho tiempo!?”.

“No estaba seguro. Ryuze, que es realmente genial, no se dio cuenta. A pesar de que ustedes dos están viviendo juntos. Si no es capaz de darse cuenta… Habría renunciado a todos los pensamientos al respecto”.

Pensé que la honestidad de Ricardo era buena.

“Pero yo veo. Me alivia que no le disguste”.

Aunque Ricardo estaba sonriendo, no era una situación en la que uno pudiera sentirse seguro.

Ryuze estaba tratando de negar nuestro compromiso. O más bien, lo había hecho.

En mi mente, mi impaciencia se hizo más fuerte.

 

“Hace un tiempo, había consultado con el Príncipe Emirya, aunque le dije que no le dijera a nadie más. Me dijeron que sería mejor para mí ver el ancho mundo una vez. Aunque no lo escuché en detalle, creo que su idea tiene mérito. Quiero hacerlo… si puedo obtener el permiso de Onii-sama.”

“Desde mi punto de vista, el Príncipe Emirya parece dirigirte a alguna parte. Si es así, quiero acompañarte. Puedes intentar decírselo”.

“Pero, ¿está bien?”.

“Como te sientes preocupada, también quiero estar contigo. Puede que no lo sepas, pero eres bastante popular entre los hombres”.

“No, eso es un malentendido”.

Es cierto que cuando perdí peso por un tiempo, hubo un momento en que atraía la atención de los hombres cuando me maquillaba.

Sin embargo, después de que me recuperé, la verdad se había extendido y los hombres que estaban interesados ​​​​en mí perdieron por completo su interés por una mujer cerdo blanca. Lucas fue un buen ejemplo.

“Pero, Ryuze e incluso el Príncipe Marlow están interesados ​​en ti”.

“… Marlow-sama simplemente tiene un fetichismo regordete. Ryuze-niisama… maa, me sorprendió”.

“¿Qué le dijiste a Ryuze?”.

“Maá, nada. Estaba molesta porque nuestro compromiso fue negado, así que quiero pensarlo un poco… también es difícil para Onii-sama, y ​​creo que tengo que enfrentarlo apropiadamente”.

“Ya que tienes eso en mente, sería bueno seguir el consejo del Príncipe Emirya”.

“Un…”

“Creo que me encontraré con Ryuze nuevamente y lo enfrentaré directamente”.

“Gracias Ricardo”

Cuando se resolvió el malentendido y salió la conclusión, volvimos con Lucas.

Los protagonistas del manga seguían teniendo una alegre conversación.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: