Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 101 – QRALE

QRALE

Capítulo 101 – Una tendencia misteriosa

 

Una ligera tensión descendió sobre el escenario. Los actores levantaron la cabeza detrás de la cortina translúcida.

Con el sonido de una pequeña campana, los labios del actor con la voz más hermosa se abrieron.

“¿Es este el castigo del que hablas?”

Luella levantó la barbilla con arrogancia cuando el hombre le preguntó en un tono divertido.

“Al menos tú eres el único que será castigado.”

‘Porque eres tan arrogante que no puedes liberar tu ira a menos que hagas todo a tu manera.’ – Luella se tragó las palabras y sonrió levemente.

Luego caminó detrás del hombre y ató las gruesas muñecas del hombre con un nudo seguro con una correa de cuero que había traído consigo.

“Eres buena atando nudos. ¿Es la primera vez?” – El hombre, Camon preguntó, sin ocultar su ligero disgusto.

Luella se rió, como para burlarse de él, y le susurró seductoramente al oído.

“No. Estás en lo correcto. ¿Qué número serías?”

Las cejas de Camon se fruncieron ante sus palabras. Sus ojos rojos se llenaron de obsesión, celos y posesividad.

Irónicamente, no le importaba la forma en que Luella lo miraba así. La lujuria desnuda y la codicia transparente la ataban por todas partes… A pesar de que tenía las manos atadas, sus ojos querían tragarla de inmediato.

“Como prometí, si no puedes soportar esto, pierdes.”(Luella)

Camon entrecerró los ojos. Dio un paso atrás, porque Luella había comenzado a desvestirse.

“Si pierdes, me das mi libertad; Si pierdo…”(Luella)

Una por una, la ropa se desprendió y finalmente todas cayeron al suelo, y la luz de la luna blanca y pura se estrelló contra su deslumbrante cuerpo desnudo.

Y en ese momento, Camon intuyó que había hecho una apuesta demasiado arriesgada.

“Te doy todo de mí.” (Luella)

“…..”

“No me rebelaré.” (Luella)

“Maldita sea.”

Un cuerpo blanco deslumbrantemente hermoso se acercó a él como si estuviera bailando. Sólo el simple hecho de verlo le hizo perder el aliento. La parte inferior de su enojado cuerpo se hinchó en tamaño por sí solo.

Sus manos, siempre a la carrera, estaban sobre sus hombros.

Eso solo lo hizo sentir derrotado. ¿Cómo podría un simple toque ser tan completamente edificante?

Casi se estaba burlando de sí mismo con su impotencia inicial.

Sus suaves muslos descansaban sobre los muslos de Camon.

Luella le rozó la oreja y susurró.

“Comienzo.”

Era la tentación perfecta para jurar.

.

.

<’¡rin, rin! ¡rin, rin!’> (Timbre)

El dueño del salón, Marshall, apareció haciendo sonar una pequeña campana. Vistiendo su simbólica máscara de flor morada, levantó la voz.

“¿Quieren detenerse aquí por un momento?” (dueño)

“¡No! ¡Este es el punto culminante del día!”

“Cálmate, Anemo. Hay personas que estarán en problemas si no nos detenemos aquí.”

“¿Te refieres a mí? Oh, no. Has olvidado cómo respirar, ¿no?”

“¡Yo también!”

Cada una de las damas con máscaras de flores se abanicaron con las manos y bebieron una bebida fría.

Las mujeres reunidas alrededor estaban teniendo una acalorada discusión en susurros, incapaces de ocultar su emoción.

En el Garden, el salón secreto de las mujeres de clase alta, adquirieron el libro picante que había aparecido en el mercado hacía unos días.

[‘Pasión roja en el desierto’]

Fue un libro que se agotó al día siguiente, después que fueran vendidos los primeros 300 ejemplares. Por eso, las damas que no pudieron conseguir el libro se reunieron para compartirlo en una sesión de lectura.

Incluso había una fila de personas esperando ansiosamente que abriera la subasta de Rodelg, donde podían obtener varios artículos temprano.

Algunas personas afortunadas incluso obtuvieron sus libros por cuatro o cinco veces el precio de la primera edición.

Había muchas historias sobre cómo el precio se disparaba todos los días, y ahora no podían conseguirlo, aunque dieran diez veces más.

En primer lugar, la portada del libro era tan lujosa que evocaba el deseo de poseerlo, y el contenido del interior era increíble e intrigante. La gente de Amor era generalmente apasionada por el amor.

También eran muy francos en sus expresiones. Esa fue la razón por la cual el libro, que era tan picante y, sin embargo, de alguna manera reservado, cautivó a la gente de Amor de inmediato.

“Uf. ¡Hace mucho calor y los actores están haciendo un gran trabajo!”

“Me lo estoy pasando genial. Últimamente no he tenido ningún libro interesante, pero ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me divertí tanto.”

“Así es. Es una pena que sea un autor nuevo que apareció como un cometa. Si tienen más libros, los conseguiré.”

El salón estaba en plena floración con la historia de [‘Pasión Roja en el Desierto.’]

En el jardín, los actores fueron invitados especialmente a la sesión de lectura para hacer el libro más realista. La respuesta fue tan grande que la gente quería venir a las lecturas en el Jardín.

Sin embargo, el propietario limitó las lecturas a dos veces por semana y elevó el precio de la entrada. También dio un paso adelante y contrató exclusivamente a talentosos actores de voz para garantizar una calidad mucho mayor que los otros salones.

De hecho, este acto de generar ganancias a partir de las creaciones de otras personas era ilegal porque no tenían permiso o licencia del creador original.

“Estaría más que feliz de ver aparecer al autor original. Le daré una compensación y le daré un contrato personal para manejar sus novelas en forma exclusivas.”

El dueño del jardín, Marshall, escondió una sonrisa detrás de un abanico hecho con plumas de pavo real y contó la cuenta. Era por esta razón que ella realmente esperaba que el autor apareciera pronto en persona.

Ella le podía dar todo el dinero que quisiera siempre y cuando apareciera.

Estaba orgullosa de decir que tenía buen ojo para los negocios.

Era una plebeya, la quinta de seis hermanos y hermanas, la más dura de todas, que nunca había dormido, nunca había comido… Esa era ella.

Pero mírenla. ¿No es ahora la más rica de todos sus hermanos?

Debido a que tiene mucho dinero, también ha alcanzado el estatus de noble. Conoció a un hombre educado, cortés, algo indeciso, pero amable. Era un pobre y caído noble, pero esa no era una condición importante para Marshall.

Ella tenía mucho dinero y él no tenía mucho dinero, por lo que podían llenar los vacíos del otro bastante bien.

Eran cónyuges naturales. El matrimonio fue satisfactorio.

Con el estatus aristocrático llegó la fácil acumulación de riqueza.

Ya había descubierto cuán ligeramente se abrían los monederos de las mujeres nobles de alto rango. No era una exageración decir que ahora estaba ganando mucho dinero con eso.

Si obtuviera la ‘próxima exclusiva’ y solo se dieran lecturas en su salón, las damas estarían haciendo fila para entrar.

Marshall pensó y se humedeció los labios.

Tasha y Louie, las autoras de ‘Pasión roja en el desierto’, eran unos tremendos recién llegados. La escritura no era perfecta ni pulida, pero había algo en la narrativa que hacía que los corazones de las personas se encogieran.

Era un amigo que, si se pulía bien, podría haber sido una joya perfecta.

El problema era que, Bookman, quién imprimió el libro nunca le diría quién era el autor. Por mucho dinero que ella le diera, él nunca lo aceptaba. Dijo que pasaría la palabra al autor, pero no era suficiente.

Para cuando Marshall barrió la superficie del hermoso libro varias veces sin arrepentimiento, las mujeres que descansaban junto a la ventana conversaban.

“Escuché que esta escena fue revisada más tarde.”

“¿Ah, de verdad?”

“Sí, mi criada tiene una amiga muy cercana que trabaja en la imprenta, y se enteró por casualidad. Originalmente, no había ninguna escena sobre atar las manos.”

“¡De ninguna manera! ¡Fue uno de las mejores! Es una de mis escenas favoritas.”

Lady Red Rose, que asistía a la lectura por tercera vez, apretó los puños y dijo emocionada:

“También me gusta más esa escena. Esto es un rumor… La tienda de cuero dijo que la correa de cuero suave ya está agotada. Especialmente el que ata las manos y los pies…”

“¡Oh mi! ¡No había pensado en eso! ¡También haré algunas reservas…!”

(N/E: Como que las gemelas se convirtieron en E.L. James de esa época… ¿a ver si alguien sabe quién es?… esta super fácil… Poner en los comentarios…)

“Eso no es todo. Ayer fui a una cena en la que Lady Russell se tiñó el pelo de plateado. No era tan plateado como la luz de la luna que se refleja en la superficie del agua como se describe en el libro, pero seguí mirándolo sin siquiera darme cuenta.”

“Oh, de hecho ordené una de esas pelucas una vez. Cuando le pregunté al fabricante de pelucas al respecto, dijo que ya no había, al igual que las correas de cuero suave. De todos modos, todos son demasiado rápidos.”

En los círculos sociales, hubo una tendencia anual.

Un año, fue popular el vestido de una princesa imperial que vino en una delegación, y otro año, fue popular el ‘maquillaje de princesa’ que anunciaba su matrimonio con el Príncipe Heredero del Imperio.

Este año, tal vez el cabello plateado y las correas de cuero estarían de moda.

Marshall, que estaba escuchando a escondidas la conversación, recordó en su mente a algunos trabajadores del cuero que conocía.

Si trae como privilegio unas correas de cuero que hagan juego con la tapa del libro, el precio de las entradas al salón subirá aún más.

“…Dios mío. ¿Esa persona también se tiñe el cabello? El color es tan hermoso.” – Lady Red Rose, de pie junto a la ventana, miró hacia la plaza y murmuró.

Lady Neuvirth, que había estado charlando apasionadamente con ella, también miró hacia afuera y dijo con admiración.

“Ese es exactamente el color plateado de la luna reflejada en el agua, ¿no? ¿De dónde sacó un color tan hermoso?”

“Quiero salir y preguntarle de inmediato, pero debería, ¿no debería? Jajaja.”

“Por supuesto, no puedes salir de la habitación con la máscara puesta. Jajaja.”

Las dos mujeres estallaron en carcajadas, y cuando miraron debajo de la ventana nuevamente, la hermosa mujer de cabello plateado ya se había ido.

 

* * *

 

Roselyn, que había comprado dos plumas estilográficas de alta gama y dos soportes para plumas estilográficas con lindos adornos dorados uno al lado del otro, se dio la vuelta, suspirando melancólicamente ante la enorme sombra que se elevaba frente a ella.

“¿No puedo simplemente mirar alrededor por mí misma?”

Ya había empujado a Tamon varias veces, pero él todavía deambulaba siguiéndola como pegamento. Roselyn estaba molesta.

Tamon respondió como si estuviera decepcionado por sus comentarios despiadados.

“Solo te estoy siguiendo. No es molesto.” (Tamon)

“Es una pena.”

“¿Cómo puedes decir algo tan frío casualmente? Y esos son los mismos labios que me estaban besando hace un momento…” (Tamon)

“¡Tamón!”

Sobresaltada, Roselyn rápidamente cubrió sus labios. Su rostro sonrojado estaba tan rojo como una manzana.

“Por favor, cierra la boca. ¡Es demasiado!”

“¿Entonces me llevas contigo?” (Tamon)

La voz de Roselyn estaba llena de ira.

“¡Nunca! Nunca te llevaré conmigo. ¡Nunca!”

Incluso en ese momento de la intimidación, los ojos morados levantados brillaban como joyas.

Qué sensuales eran los ojos brillantes, los labios y las cejas levemente torcidas, Tamon quería quedarse así y lamer la palma de su mano que cubría su boca.

‘Si hago eso, realmente me estrangulará.’(Tamon)

¿Cómo podía estrangularlo con esas pequeñas manos blancas?

Cuando lo pensó, tampoco le pareció tan malo.

Por Asha, Tamon parecía capaz de entregarse con alegría sin resistencia ni duda.

Creo que hoy me estoy volviendo loco.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: