Saltar al contenido
I'm Reading A Book

❀۰SMDV۰✿ – Extra 2

Pelea infantil

Ain, que estaba mirando a Lisa, abrió los ojos como platos.

“¿Oh…?”

Ain, quien se volvió hacia Roselia y sacudía su cuerpo como si hubiera visto algo asombroso, dijo con voz emocionada.

“Mamá. ¡Lisa me miró y sonrió!”

“¿De qué estás hablando? Ella me miró y me sonrió a mí, no a tí”.

Cassius negó firmemente las palabras de Ain y naturalmente, los ojos de Ain se volvieron ferozmente afilados hacía él.

“¿No lo acabas de ver? Lisa sonrió tan pronto como nuestros ojos se encontraron”.

“Realmente lo comprendiste mal. Sal y enfría tu cabeza hasta que entres en razón”.

Y nuevamente, comenzó una pelea infantil entre los dos. La discusión entre ambos, que comenzó después de que Lisa se despertó, continúa sin alcanzar ni un día de tregua.

Incluso las expresiones faciales más pequeñas que hizo Lisa, insistieron en a quién iban dirigidas.

Al principio, los dos le pidieron a Roselia que se pusiera de su lado, pero cuando ella fingió no escucharlos hasta el final, ahora terminaban discutiendo constantemente entre sí.

En medio de la discusión de con quién se estaba riendo Lisa, Ain habló para tomar una decisión. Al mismo tiempo, ambos ojos se volvieron hacia Lisa.

Pero, ¿a dónde fue su fuerte impulso de antes?

Ain abrió la boca cuando se encontró con los ojos de Lisa y levantó las comisuras de la boca lo más alto posible.

“Mi Lisa. ¿Te reíste de tu hermano? ¿Puedes sonreírle a tu hermano mayor? ¿Sí?” Una voz corta y melosa salió de la boca de Ain sin vergüenza.

“¡Oh por favor…!”

Cassius no pudo evitar gritar y fruncir el ceño al verlo.

“Uh… Uh… ¡Uuhhh…!”

Lisa vio eso y rompió a llorar.

“¡Hey! ¿Qué estás haciendo frente a nuestra Lisa ahora?”

“… Ups”.

Ain estaba exaltado y regañó a Cassius, al mismo tiempo, el llanto de Lisa se hizo más fuerte. Al final, Cassius fue rechazado por Ain y no tuvo más remedio que retirarse.

Ahora no le quedaba más remedio que ver cómo Ain cargaba hábilmente a Lisa en sus brazos para consolarla.

‘Él también era así cuando era joven…’

Estaba repitiendo su detestable acto de niño bueno que tanto le hizo a Roselia cuando era joven, esta vez con su hermana menor. Estaba sorprendido por la apariencia tan natural de su hijo, pero juró que no volvería a ser desplazado así.

En ese momento, los ojos de Cassius se entrecerraron. Estaba claro que tenía algo más en mente.

“¡…!”

Pude ver la espalda de Ain doblándose mientras cuidadosamente dejaba a Lisa en su cuna, quien ya había dejado de llorar. Las comisuras de los labios de Cassius se elevaron agradablemente.

“¿No es hora de que vayas a trabajar?”

Ain, que había sido apuñalado en un lugar crítico por Cassius, desvió la mirada. Viendo esto, Cassius levantó la cabeza, sonriendo triunfalmente sin desviar la mirada.

Se abrió la puerta y entró Lenisha, que ahora se había convertido en la niñera de Lisa.

Tan pronto como entró Lenisha, las expresiones de Cassius y Ain se endurecieron levemente. Porque sabían lo que pasará a continuación. Los labios de Lenisha se separaron con calma y firmeza.

“Es el momento de que la señorita tome una siesta”.

Lo que les estaba diciendo a Cassius y Ain significaba exactamente era eso; es hora de dormir, así que dejen de competir y salgan de esta habitación.

Cassius y Ain salieron a la fuerza de la recámara, arrastrando sus pesados pies que no se despegaban del suelo. Sin olvidar mirar hacia atrás con un rostro lleno de remordimientos con cada paso que daban.

“Mi señora. Puedes descansar ahora”.

Dijo Lenisha, sosteniendo cuidadosamente a Lisa en sus brazos y acostándola junto a Roselia.

En cuanto a la siesta, Roselia palmeó suavemente el costado de Lisa y la puso a dormir. Cantar una canción de cuna agradable y ver a la bebé dormirse era más divertido que cualquier otra cosa.

Mientras Lenisha corre las cortinas de la habitación y se va silenciosamente, Lisa se queda dormida suavemente con la canción de cuna que Roselia le tararea.

Roselia, que la había estado observando durante un rato, también bajó lentamente los párpados. Una sonrisa llegó de forma natural a sus labios.

Susurrando: ‘Estoy feliz de tenerte’.

─────♡◦♡◦♡─────

Lisa ha crecido rápidamente. Sus manitos y pies estaban regordetes y una sonrisa resplandeciente decoraba su rostro. Era tan hermosa de ver que Cassius y Ain no podían apartar los ojos de ella.

Sin embargo, Ain tuvo que trabajar como cabeza de la familia y hoy no tuvo más remedio que salir debido a las inspecciones periódicas.

Miró a Lisa con anhelo como si se le hubieran adherido los pies al suelo y luego se retiró con pasos pesados. Cassius, que también miraba a Lisa, se acercó a Roselia, que estaba sentada en la mesa tomando té.

Cassius tomó la mano de Roselia, se la llevó a los labios y le besó suavemente los dedos, el dorso de la mano y la muñeca.

“¿Cassius…?”

Roselia lo llamó en respuesta a la acción repentina, y Cassius, quien solo la miró, habló mientras seguía besando su brazo.

“Ain está a tu lado todo el día”.

Los labios de Cassius se movieron más y más alto desde su muñeca. Cada vez que habla su aliento la toca, Roselia tiembla un poco. Es porque Cassius habla con los labios apretados contra su piel.

“¿No estamos solos en este momento…?”

Cassius ni siquiera intento ocultarlo y levantó las comisuras de la boca, solo mirándola juguetonamente.

“No puede ver este lado de nosotros de todos modos”.

“¡Cassius…!”

Roselia lo llamó lo más silenciosamente posible pero resueltamente.

“¡Wah Wah!”

Lisa de repente estalló en lágrimas. Por reflejo, Cassius y Roselia se separaron y rápidamente miran a Lisa, y la niña llora con todo su cuerpo, agitando los brazos y las piernas.

“Creo que está molesta porque no puede moverse libremente”.

Lisa, que había estado luchando con sus extremidades en el aire, intentó e intento y de repente dio la vuelta a su cuerpo.

Sucedió en un instante, pero Cassius y Roselia, que la estaban mirando, lo vieron claramente.

“Roselia… ¿Lo viste?” Los ojos de Cassius se agrandaron. “Lisa… En este momento… ¡Se giró sola…!”

La voz de Cassius subió un tono. Estaba verdaderamente emocionado. Lisa luchaba con sus brazos y piernas mientras parecía molesta, pero al lograrlo quedó en silencio muy quieta, entonces su lloriqueo parecía producto de estar tratando de volcarse.

“Llegó el momento… ¿Ya entró en la fase de darse la vuelta?” Los ojos de Cassius se iluminaron con asombro. “Lo vi en un libro… Los niños realmente pasan por este proceso”.

Cassius murmuró para sí mismo. De hecho, durante el tiempo de Roselia, él estudió libros sobre la crianza de los hijos para comprender mejor a Lisa.

Cuando nació Ain, pensé que simplemente crecería solo. Entonces no tuve ningún interés en su crianza. Pero no. Un niño nunca puede crecer solo, es un proceso que requiere de mucha atención y un estudio sin fin.

Por primera vez, Cassius sintió tardíamente verdadera lástima por Ain.

Entonces, pensé que sería mejor hacer las cosas que nunca hizo por él incluso ahora. Pero eso no duró mucho. Esto se debe a que Ain, que reconoció el cambio de Cassius como si se tratara de un espectro, dijo: “Por favor, no hagas cosas repugnantes”.

Además, incluso agregó: “No te preocupes Lisa, como tu hermano mayor te cuidaré bien de nuestro padre desubicado”.

Después de ese día, los sentimientos de arrepentimiento de Cassius, que habían permanecido muy pequeños, desaparecieron, y se despertó en él un fuerte espíritu competitivo de no perder contra Ain, y se dedicó profundamente a estudiar maternidad.

Y hoy fue la primera vez que vio el crecimiento de Lisa. La emoción que sentía era indescriptible. Sin embargo, no estuvo Ain en la escena.

Era de noche cuando Ain regresó y sin falta Cassius le dijo lo que sucedió hoy, mientras estaba cenando sin saber nada, el cuchillo de Ain resbaló impotente.

“… ¿Esto es un mal chiste? … ¿Qué está pasando mamá?”

“…”

La voz de Ain tembló por la conmoción. Trató firmemente de negarlo, como si no quisiera creerlo, pero las comisuras de los labios de Cassius le hicieron darse cuenta de que era verdad

“Lisa ya está dormida, así que la veras hacerlo mañana”.

“…”

“Pero, por supuesto, no será tan impresionante como verla triunfar por primera vez”. Cassius se encogió de hombros lleno de un sentido embriagante de superioridad.

“…”

El rostro de Ain se oscureció cuanto él más lo hizo. Tan pronto como llegó el día siguiente, Ain corrió de inmediato y admiró las nuevas habilidades de Lisa.

Sin embargo, a su lado, Cassius constantemente prendió fuego a su corazón al transmitir vívidamente la emoción que sintió en el momento en que vio el primer giro de Lisa.

El corazón de Ain ardía con furor, y trató de no apartarse del lado de Lisa.

“Déjame. Lo haré por mí mismo”.

“Sin embargo… ¿Puede hacerlo Duque?”

Lenisha pregunta con cuidado. Cuidar de un bebé no es algo que se pueda decir que sea bonito, por lo que su voz era más cautelosa.

Sin embargo, Ain, quien respondió con firmeza, estaba lleno de confianza. Además, desde entonces, ha estado más ansioso por cuidar a Lisa para no perder contra su padre.

Naturalmente, Cassius y Ain no querían desaprovechar ningún momento que pudieran pasar con Lisa.

Limpiaron con suavidad la nariz de Lisa con la mano con la que normalmente sostenían la espada y cambiaron la tela que envolvía las nalgas de la niña con cuidado y delicadeza.

Cuando la pequeña estaba luchando por dormir, se turnaban para sostenerla en sus brazos y la palmeaban incansablemente. Tarareando una canción de cuna suave y agradable para ella.

El logro más grande del mundo era de Cassius y Ain, cuando sostienen a la niña y la consuelan con dulzura. La vista de Cassius y Ain cambiando hábilmente el pañal de un bebé recién nacido se volvió tan común como respirar.

¿Cómo podría alguien confiar en estas palabras a menos que vieran con sus propios ojos la forma en que trataban a la niña con la expresión más pacífica y acogedora del mundo? Sin duda los Chade eran ejemplares en más de un sentido.

Además, consolar a Lisa también era en lo que Ain se destacaba. Lisa a veces no podía dejar de llorar fácilmente, pero cada vez que eso pasaba, Ain hacía todo lo posible para hacerla reír.

Como resultado, Lisa busca los brazos de Ain con frecuencia. Al verlo Cassius no fue el único que no pudo quedarse quieto.

Gracias a esto, los dos se estaban convirtiendo gradualmente en maestros de la crianza de niños. La presencia de una niñera, que se daba por sentada en toda familia aristocrática, también se volvió innecesaria para Lisa.

─────♡◦♡◦♡─────

Cuando Ain estaba mirando a Lisa como de costumbre. Lisa estando acostada en la cama, empezó a dar vueltas y vueltas.

“¡Mamá! ¡Mira mamá! ¡Lisa se mueve sola!”

Después de un giro exitoso, Lisa, que se había dado la vuelta cada vez que encontraba el momento, gateaba lentamente sobre la cama.

“¿Caminará pronto…?”

Ain imaginó a Lisa, que ahora se había dado la vuelta y había comenzado a gatear, caminando y corriendo sobre sus dos piernas. Por un momento se encontró deseando que llegara el día en que lo viera en persona.

Tan pronto como Lisa, que se movía con ambas piernas y brazos, llegó frente a Roselia, se resbaló mientras trataba de estirar la mano para abrazarla.

No era peligroso porque estaba sobre la cama, pero sus mejillas regordetas estaban presionadas contra la colcha y se balanceaban jadeando por aire.

“¡Lisa…!”

Ain se sorprendió y la llamó con prisa, pero su expresión era sutil. Era porque se veía tan linda esforzándose por recuperar el equilibrio, a pesar de que a la vez le preocupaba que Lisa se lastimara incluso si estaba la cama.

“Esto debe registrarse”.

Ain murmuró con una cara seria. Entonces decidió que sería una pena dejar estas preciosas imágenes solo su memoria, así que puso ese pensamiento en acción.

Desde el día en que Lisa abrió sus ojos redondos al mundo, debían registrar todo su crecimiento.

Esta vez, se movilizó a un artista exclusivo para el trabajo, y todos los registros que él dibujó luego se convirtieron en un documento histórico nacional, al que Roselia más tarde llamó álbum.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: