Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LANM – Capítulo 111

LANM

De repente la nieve se detuvo y el cielo nocturno negro como la boca de un lobo se llenó de una niebla blanquecina.

“Hermano… ¿A dónde vamos?”.

“¿No te lo dije? Lo sabrás cuando lo veas con tus propios ojos”.

Pero estaría bien que me lo dijeras con antelación.

Sezh hizo un puchero con los labios, pero fue lo suficientemente discreta como para evitar que Raytan lo notara.

Raytan, que llegó tarde en la noche, tomó a Sezh y abandonaron su palacio. En su mente, Sezh seguía preguntándose y adivinando sobre su destino. ¿Será la colina? ¿El lugar que siempre visitaban juntos el Día de la Fundación?

Sin embargo, Raytan no la llevó a la colina. Inesperadamente, la dirección en la que se dirigía era el palacio del Emperador, la parte trasera de la residencia del Emperador, para ser precisos. Era un lugar en el que Sezh nunca había estado antes.

“Ten cuidado al caminar”, dijo Raytan mientras caminaba y miraba a Sezh.

“Sí, estoy haciendo eso”.

Sin embargo, tropezó tan pronto como habló. La nieve era espesa y se había acumulado a la altura de los tobillos.

Raytan rápidamente la ayudó.

“¡Ah!”. 

Mientras abrazaba reflexivamente su cintura, Sezh dejó escapar un pequeño grito.

“Eso, hay mucha nieve…”, respondió Sezh a toda prisa mientras miraba a Raytan.

“…”

Una vez más, fue testigo de esos ojos carmesí deslumbrantes bajo la luz de la luna. La cara de Raytan también parecía una estatua delicadamente tallada. Era la primera vez que veía el rostro de Raytan tan de cerca. Casi podía sentir su cabello sedoso con solo mirarlo, y también era consciente de cómo su rostro se reflejaba en sus ojos.

Sezh miró fijamente a Raytan, y él tampoco se movió. Tampoco dijo una palabra.

Y en ese momento… Sezh pudo sentir una fuerza creciente entrar en la mano que sostenía su cintura.

“Uh, gra-gracias”.

“…”

“Ahora… creo que puedes liberarme…”

Sezh, que recobró el sentido tarde, bajó la cabeza y habló en tímidos susurros.

Podía sentir su cara ardiendo en rojo. Sintiéndose avergonzada por nada, Sezh ya ni siquiera podía mirar a Raytan.

“…Está bien,” la voz de Raytan era inusualmente ronca.

Lentamente retiró su mano de su cintura. Después de eso, Raytan miró en silencio a Sezh y volvió a estirar su mano para sostener la de ella. 

“Puedes caer de nuevo”.

Esa mano,  era la mano que siempre se extendía hacia Sezh. Como cuando Raytan la llamó por su nombre por primera vez o cuando la acompañó durante su debut.

Sin embargo, Sezh vaciló. Como siempre, no podía sostener su mano sin sentirse ansiosa.

“Pero… Si alguien ve…”

Se sintió inquieta. Todos los miembros de la familia real murieron, pero ella sobrevivió. Los nobles deben estar hablando de ella a puerta cerrada.

Y a esta hora tardía, si alguien la ve caminando de la mano de Raytan…

“Puede haber algunos rumores…”

Ninguna respuesta salió de la boca de Raytan. Todo lo que Sezh podía escuchar era el latido de su corazón acelerado.

“¿No te gusta?.”

Pero las palabras que respondieron fueron un poco extrañas.

“…¿Qué?”.

“Te pregunté si no te gusta. Tomando mi mano, eso es.”

“Eso… No- pero…”

“Entonces no importa”, proclamó Raytan mientras comenzaba a sostener la mano de Sezh con fuerza.

“Lo más importante para mí es cómo te sientes”.

“…”

“No importa lo que piensen los demás. Si no te disgusta, entonces todo está bien”.

Terminando sus comentarios, Raytan comenzó a caminar.

Su gran mano hoy también estaba cálida, y esa mano cálida sostenía suavemente la de Sezh. 

Guiada por Raytan en su camino, Sezh miró sus manos entrelazadas. Sus mejillas estaban extrañamente calientes todo el tiempo.

“Está justo en frente de nosotros”.

Ante las palabras de Raytan, Sezh levantó la cabeza y miró hacia adelante.

Era un jardín.

Su entrada era un arco de plata tachonado con espléndidas joyas y enredaderas bellamente colocadas que lo envolvían.

“No habrá nieve desde aquí, así que puedes caminar más libremente”.

Realmente no lo hubo. No había nieve, nieve amontonada desde el arco hasta las profundidades del jardín. Sezh incluso podía ver el suelo cubierto de mármol pulido.

Raytan tiró de Sezh lentamente mientras ella miraba a su alrededor.

El jardín estaba lleno de flores florecientes a pesar de que era invierno.

Cuando entraron en medio del jardín, apareció un pequeño invernadero hecho de vidrio. Dentro del invernadero había un costoso conjunto de muebles que constaba de una sola mesa y una silla decoradas con elaborados patrones.

“Es bueno si te sientas cómodamente”.

Raytan puso a Sezh en la silla.

“¿Quieres un poco de té? Te ayudará a entrar en calor.

Incluso había preparado una tetera de té humeante ya colocada sobre la mesa. Sezh recibió la taza de té ofrecida por Raytan sin dudarlo.

“…”

Un tranquilo silencio cayó entre los dos. Raytan se paró frente a la silla y miró a Sezh. Sezh miró de reojo con la taza de té en la mano.

También había un jardín dentro del invernadero: un pequeño jardín hecho de piedras pulidas.

Y allí también había flores moradas en plena floración.

La noche en que Raytan la cargó en su espalda después de su debut… Sezh finalmente se dio cuenta de que era la misma flor que había colocado detrás de su oreja en ese momento.

“¿Te gusta?”.

Ante las palabras de Raytan, Sezh lo miró.

“Sí, mucho… creo que estoy soñando. Es realmente tan hermoso…”.

“Es tuyo”.

“¿Qué?…”

“Dijiste que te gustan las flores”.

Solo entonces Sezh pareció entender el significado de este jardín.

Fue por esa frase: ‘Me gustan las flores…’

“Me alegra que te guste”, dijo Raytan con una pequeña sonrisa.

Sezh no sabía qué decir.

‘No tenías que ir tan lejos’. 

O ‘No debería haber dicho eso’. 

O tal vez, ‘Lamento que hayas tenido que hacer esto incluso con tu apretada agenda por mi culpa’.

‘No. Si digo eso… Puede que se sienta mal de nuevo…’ Sezh hizo una pausa por un momento con la cara en blanco.

¿No puede decirle sus sentimientos sinceros? En lugar de adivinar qué respuesta dará…

Sezh siempre ha tenido que anticipar sus pensamientos en los años transcurridos desde su regreso. Pero ha habido ocasiones en las que expresó sus sentimientos tal como eran.

Y Raytan… Nunca hubo una sola vez en la que se enojó o molestó al escuchar la sinceridad de Sezh.

‘Será lo mismo ahora’, pensó Sezh para sí misma. 

Todo ha cambiado, pero ¿no ha permanecido igual todo sobre el temperamento de Raytan hacia ella?

Su amabilidad y consideración constante hacia ella…

“¿Sezh?”.

Sezh no dijo nada, así que Raytan la llamó por su nombre.

Sezh miró a Raytan, quien también la miró fijamente… Luego dio su respuesta sincera en voz baja.

“Gracias hermano”.

“…”

“Estoy tan feliz”, exclamó Sezh con una brillante sonrisa.

Raytan pareció detenerse un poco al principio, pero le devolvió la sonrisa suavemente a Sezh.

“Por cierto, ¿solo hay una silla? Creo que será mejor que te sientes…”

No podía estar así para siempre. Sezh miró a su alrededor para encontrar otro lugar donde sentarse, pero fue inútil.

Pensó mucho y se deslizó lo más lejos posible a un lado de la silla.

“Por favor siéntate aquí”.

“¿Qué?”.

“¿No están tus piernas cansadas?” Sezh tocó el espacio a su lado.

Era una tontería. Aunque grande, la silla se hizo originalmente para una persona. Aunque Sezh era pequeña y delgada… Parecía casi imposible encajar su gran cuerpo en ese espacio sobrante.

“Siéntate sola. Parece demasiado estrecho”.

“No, espera un minuto. Luego…”

Sezh se levantó de su asiento.

“¿Está bien si el hermano se sienta primero y luego lo sigo…?”.

Luego jaló suavemente a Raytan por los puños y lo sentó en la silla.

“Hacia un lado… Muévete un poco más…”

Raytan se consumió por su solicitud cuidadosa sin siquiera darse cuenta. No importa cuánto se moviera Raytan, no era razonable que se sentaran uno al lado del otro, incluso si Raytan sabía cómo doblarse como papel.

“Oh, o me quedaré aquí. Aunque está bien…”

“Ven aquí”.

De repente, Raytan agarró la muñeca de Sezh.

“¡Ah!”.

Sorprendida, Sezh dejó escapar un pequeño grito, pero ya era demasiado tarde.

Raytan colocó a Sezh sobre su regazo y susurró en voz baja: “… Dijiste que esto es mejor que estar solo”.

Una mano grande se envolvió con seguridad alrededor de sus hombros. Un chillido de sorpresa salió de la boca de Sezh.

“Eso-Eso-… No, no quise decir que deberías hacer esto…”

“…”

Déjame ir. Tus piernas deben estar entumecidas.

“Es mejor que los dos estemos sentados a que uno de nosotros esté de pie”.

“Pero…”

“No te preocupes. Si te mueves en la dirección equivocada, puedes caerte. El piso es de mármol, por lo que es fácil lastimarse”.

“Aún así, soy bastante pesada…”

“Puedo sostener tu cuerpo, así que no te preocupes demasiado”.

Ante sus resueltas palabras, Sezh se calló. Sabía muy bien que si Raytan tomaba esa decisión, no tenía sentido decir nada.

Sus miradas se cruzaron en el espacio entre ellos. Sezh sintió que su rostro se sonrojaba de nuevo. Y el fuerte latido de su corazón…

Sezh volvió la cabeza hacia la vista de las flores, rompiendo rápidamente su concurso de miradas.

“A- Aunque es invierno… Las plantas florecen. Es impresionante”.

“… ¿Lo es?”.

“Porque no florece bien en invierno… Por lo general, sólo ocurre en primavera u otoño…”

“Dicen que es una flor que florece todo el año”.

Las flores moradas parpadearon en los ojos de Raytan.

También sabía que las flores eran las mismas que colocó detrás de la oreja de Sezh durante su debut.

¿Será por eso que fue la primera flor que me vino a la mente como para usarla para decorar el jardín?

Y…

“Por cierto, ¿cómo se llama esta flor? No sé mucho sobre flores o árboles…”

“…Laurinacious”.

‘¿Sabes que? El significado de la flor Laurinacious es genial’. 

“Es el nombre de esta flor”. 

El significado de la flor quedó en su memoria.

Sin embargo, a diferencia de la mujer de su sueño, no eligió esta flor para transmitir su significado.

Él… solo pensó que encajaría bien con Sezh.

Raytan se acercó lentamente. Con cuidado arrancó un solo laurinacious púrpura.

Entonces, como ese día, lo puso detrás de la oreja de Sezh.

“Te luce bien”.

“…”

“Como si hubiera sido creada solo para ti”.

‘Te luce bien.’

Un recuerdo de un sueño que una vez tuvo vino a su mente al instante.

“Hermano, nunca había visto tal espectáculo”.

“… ¿Tal vista?”.

“La visión del hermano poniéndome una flor en la oreja y diciendo que me queda bien”.

Sezh sonrió suavemente. Luego sacó la flor que Raytan había puesto detrás de su oreja.

“Creo que te quedaría bien”.

“¿Esta flor en mí?”.

“Sí, espera un momento…”

Sezh inclinó levemente la parte superior de su cuerpo y extendió la mano para poner la flor detrás de la oreja de Raytan.

“Ah…”

Sezh, que perdió el equilibrio sin darse cuenta, cayó hacia atrás. Raytan abrazó sus hombros con fuerza para que no se cayera, pero el problema fue que luego se derrumbó hacia adelante.

Sezh tenía la cara enterrada en el pecho de Raytan y levantó la cabeza.

“L-Lo siento…”

Sus últimas palabras no continuaron. 

Fue por la cara de Raytan frente a ella.

Sezh miró a Raytan sin decir nada. También fue lo mismo con él.

Unos ojos escarlata y un azul luminoso se reflejaban en los rostros de los demás.

Un silencio tranquilo y desconocido entró de nuevo.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: