Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 007

Capítulo 7

 

Se había formado un vínculo especial entre la madre de Ahin, Valence, y yo.

La hora del té en el jardín de rosas, que siempre tenía lugar al mismo horario, ahora tenía un complemento secreto cuando Meimi se iba. Era una práctica para el control de feromonas.

Un día, después de comer en la rosaleda, la Señora Valence me sugirió que aprendiera a controlar poco a poco las feromonas de mi cuerpo.

Sí, la extraña energía que había sentido ese día eran las feromonas. Era teóricamente imposible, pero quizás sería el primer paso hacia mi humanización.

Yo, que tenía un espíritu de lucha que ardía como el fuego, esperaba este momento todos los días y, como dijo la Señora Valence, ya estaba mejorando rápidamente.

Por supuesto, no podía decir si era cierto o si eran cumplidos vacíos. No pude, porque ella seguía mostrándome un favoritismo absurdo.

“Bebé, respira despacio. Tranquilízate y sigue.”

Sentada en la mesa, respiré constantemente como me indicaron y me concentré en la energía. Esta energía se extendió por mi cuerpo y me sentí más estable con cada día de práctica.

“Si sigues a ese ritmo, el olor de tus feromonas se volverá tan fuerte que él querrá cubrirlo de nuevo.”

Era complicado… No tenía idea de qué estaba hablando con “él” y “cubrirlo”. Sin dar explicaciones, habló en voz baja mientras tomaba un sorbo de té con leche.

“No se apresure. No me importa si sigues tu ritmo.”

Asintiendo, me concentré en la energía como me indicaron.

Unos 20 minutos después, la práctica más larga que pude hacer, sentí una enorme fatiga.

Manejar estas feromonas requería mucha energía y necesitaba una siesta.

“Muy bien. Es suficiente por hoy.”

La Señora Valence, que me acarició la cabeza mientras suspiré, sostenía un libro. Ella frunció los labios y sonrió, luciendo confundida.

“Puede parecer extraño, pero… ¿Por casualidad sabes leer?”

Mirando su sonrisa, asentí.

Nunca escribí en el idioma continental con mis propias patas, pero no tuve problemas para leer. Mi madre no había perdido la esperanza de que eventualmente pudiera humanizarme, y cuando tenía diez años, me hizo aprender el idioma, aunque solo fuera mirando y escuchando.

“Le dejaré este libro a Meimi, así que léelo cuando tengas tiempo. Él puede ayudarte, creo.”

Desde el momento en que sintió feromonas en mí, ya no me trató como a un conejo ordinario.

Así fue desde el principio. Sin embargo, afortunadamente no se lo contó a nadie.

Era difícil entender por qué la persona que era la señora de la mansión perdería su tiempo conmigo en primer lugar.

 

***

 

[La teoría de las feromonas]

Miré el libro con una sensación extraña.

De la vuelta en la habitación, e inmediatamente hice un lugar para el libro grueso con la ayuda de Meimi. Lo colocó en un soporte de mármol para mantenerlo abierto y que no se cayera.

<Bien.>

Con una mirada seria, recogí una página con mis patas delanteras. Fue un poco difícil pasar la página con patas de conejo, pero no había otra manera. Por ahora, esta era la única forma de obtener más información.

[La definición de feromonas]

[Las feromonas son aromas y energías únicas que solo poseen los hombres-bestia, y se manifiestan a través de habilidades innatas, que incluso pueden usarse para luchar.]

Escuché que los hombres-bestia liebres generalmente tienen feromonas relacionadas con el acto de huir, pero ¿yo también? No pensé que tuviera una súper velocidad como ellos.

Tal vez el próximo capítulo me dé algunas ideas. Descubrí que estaba sola en la habitación.

[Feromonas y relaciones]

No obtuve la educación que los hombres-bestia suelen recibir cuando eran pequeños o al observar a los demás.

[Hay dos ceremonias de mayoría de edad en el continente. Uno a los 15 y otro a los 18. Los jóvenes hombres-bestia, por no dominar aún sus feromonas, pueden terminar actuando impulsivamente por instinto. Por lo tanto, el uso de feromonas en las relaciones solo está permitido a partir de los 15 años, con moderación.]

<Bueno…>

Frunciendo el ceño, salté ese capítulo sin leer el resto. Esto era algo que sabía sin tener que estudiar por separado.

En algún momento, los sirvientes de la mansión Labian comenzaron a pensar en mí como un conejo mascota, no como una persona. Aunque puedo pensar racionalmente, una vez que no podía expresarme…

Fue alrededor del tiempo en que había pasado mi 1ª ceremonia de mayoría de edad, a los 15 años. De todos modos, mi horrible vida no había cambiado en absoluto.

Sin embargo, había un problema. Tenía una habitación lujosa porque era miembro de la familia, pero dormía sobre una almohada en el piso, no sobre la cama, porque tenía el cuerpo de un conejo.

Así que a veces los sirvientes de la mansión usaban mi habitación como un lugar para tener… reuniones nocturnas. En el dormitorio de los sirvientes, como muchas personas dormían en el mismo lugar, era imposible. Había gérmenes en el establo.

<Aún así, esto es un poco demasiado… ¿Qué les pasa a ustedes?>

Por la noche, en mi habitación, donde no debería haber nadie, a veces escuchaba algunos ruidos. Al principio me miraron, pero luego lo ignoraron y siguieron adelante sin importarles.

Sabían muy bien. Incluso si me sintiera agraviada y de alguna manera lograra expresarlo, no les pasaría nada. Eso era un hecho.

Gracias a las feromonas que podía sentir en el aire cada vez que esto sucedía, no necesitaba estudiar el libro de feromonas sexuales. La mayor parte de mi tiempo en la mansión Labian estuvo compuesto por amargos recuerdos como este.

Después de parpadear varias veces, volví a poner mi pata delantera sobre el libro. No había tiempo para pensar en el pasado.

<¿Eh?>

Mientras me concentraba en leer, escuché algo detrás de mí.

Cuando me di la vuelta, Ahin y Evelyn, a quienes no había oído entrar, estaban allí.

<¿Ya es noche?>

Miré hacia la ventana y volví a mirarlos cuando escuché un sonido desagradable.

“Pfffftt…”

Ahin, cubriéndose la cara con una mano, golpeó la pared con la otra. Evelyn, que siempre se mostraba inexpresivo, le temblaba la boca.

<¿Qué pasa con ellos?>

Sin entender la situación, los miré sin comprender, pero Ahin estaba demasiado ocupado riéndose. Lo he visto burlarse mucho, pero nunca lo había visto reír tanto.

“Jajaja… Acabo de ver la cosa más extraña en toda mi vida.”

Evelyn, que había vuelto a su expresión neutral, se quedó sin palabras.

“Un conejo leyendo un libro. Quería grabar esa escena en un cuadro.”

Sólo entonces entendí su reacción y miré el libro. No pude verlo por mí misma, pero un conejo pasando las páginas de un libro con su pata debe ser algo difícil de tomar en serio.

Pero como yo era la persona en cuestión, no pude encontrarlo divertido, así que automáticamente les di una mirada malvada.

“Yo… jaja… me voy a volver loco…”

“Lord Ahin, cálmese. Si se ríe demasiado, la Señorita Liebre se enfadará…”.

La boca de Evelyn todavía temblaba mientras hablaba. Cualquiera podría decir que estaba conteniendo la risa con el rostro contraído. Después de ver esa expresión, Ahin golpeó la pared una vez más.

<Ufff…>

Tomando una respiración profunda, miré por la ventana con lágrimas en los ojos.

<Como pensaba, odio a estas panteras negras. Mucho.>

 

***

 

Un día, la mansión amaneció excepcionalmente bien custodiada. Los caballeros eran más conscientes de sus posiciones y los sirvientes parecían más nerviosos que de costumbre.

Ahin salió de la habitación más temprano que de costumbre y la Señora Valence me informó que, debido a su horario, no tendría tiempo para nuestra práctica de feromonas.

Y, lo más importante, Meimi no me llevó a dar un paseo por el jardín de rosas cerca de la puerta principal, sino a la parte trasera de la mansión.

Decidí caminar al lado de un pequeño lago allí. Era un lugar agradable, así que estaba caminando sobre la hierba y respirando el aire fresco.

<¿Qué está pasando?>

El ambiente era pacífico. Tan pronto como pensé eso, el caballero que estaba de guardia frente a mi quedó petrificado.

<¿Eh?>

Mi cuerpo, que había estado mirándolo confundido, de repente se elevó en el aire. Aunque tuve cuidado, no había sentido la presencia de nadie. Cuando miré para ver si era Meimi quien me cargaba, vi a un hombre-bestia que nunca había visto en mi vida mirándome.

<¿Quién eres?>

Era un hombre que nunca había visto en todo el tiempo que viví en la mansión. Su ropa azul oscura era demasiado lujosa para ser un sirviente.

Al ver que su cabello era rosa claro y sus ojos eran dorados, pensé que tal vez era un herbívoro.

<Se dice que hay una minoría de nosotros con ojos dorados, que se consideran muy hermosos.>

Cuando pensé eso, sentí una cierta conexión con esta persona. ¿Pero por qué?

¿Por qué un herbívoro está en una mansión llena de panteras negras? Aunque viendo esa pregunta, mi presencia en este jardín también era difícil de explicar.

<¿Estás aquí de visita?>

Tratando de poner una mirada de “bienvenida” en mi cara, me moví nerviosamente. Las preguntas solo aumentaron, y el hombre, mirándome fijamente, de repente acercó su nariz a mi cuerpo.

“… Huele a pantera negra”.

<¡Él no es un herbívoro!>

Cuando finalmente llegué a esa conclusión, miré a mi alrededor con terror. Los caballeros se habían acercado, pero se habían detenido a cierta distancia.

Parecían avergonzados, sin hacer nada para detener al hombre. Era como si no tuvieran el poder de interferir con él.

<¿Por qué?>

¿Era alguien de tan alto estatus dentro de la mansión que no me permitieron conocerlo hasta ahora? Sin embargo, sus ojos eran dorados, no rojos como los de una pantera negra. Cuando volví la cabeza nuevamente y miré a Meimi, vi que tenía una expresión de disgusto.

<¡Meimi!>

Mientras pensaba en qué hacer, seguí mirando entre Meimi y el hombre. Pude ver un canino brillando entre sus labios. ¿Era un depredador?

Como Meimi y yo estábamos juntas todos los días, ya habíamos desarrollado una especie de telepatía. Ella notó mi pregunta silenciosa y asintió. Un depredador. Me volveré loca.

<¿De dónde vino este depredador?>

Automáticamente petrificada, miré al hombre con ojos aterrorizados. Su rostro, que hasta entonces me había parecido hermoso, ahora se veía aterrador.

 

Anterior            Tabla         Siguiente

 

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: