Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 001

Capítulo 1

 

En el momento en que abrí mis ojos, todo estaba oscuro. Levanté las orejas al escuchar unos pasos que hacían crujir algunas hojas que se encontraban en el suelo.

Estiré mi pie y toque una pared que tenía enfrente.. A través de mis dedos sentí algo que parecía tener una textura similar a la paja trenzada.

<¿Estoy dentro de una cesta?>

Como mi cuerpo no dejaba de temblar, a pesar de que no me movía, de inmediato me dí cuenta que me encontraba dentro de la cesta en la que solían llevarme a “pasear” de vez en cuando.

<¿A dónde me llevan?>

Y como si respondieran mi pregunta, resonó una voz que nunca había escuchado:

“Solo un poco más y entraremos al territorio de las panteras negras.”

“Acabemos con esto de una vez. ¿Cómo es que ya llegó a la mayoría de edad y no puede tomar una forma humana, de todos modos?”

“Ella realmente debe estar maldita como dicen. Ahora ya lo creo.”

“Es cierto.”

Al escuchar atentamente, me di cuenta que yo era el objeto de su conversación.

<Sí, ya sé que es increíble. Definitivamente soy una mujer bestia racional pero, ¿por qué no puedo dejar mi forma de bebé liebre?>

Cada vez que mi mamá me miraba, se enojaba e irritaba. Su frente se arrugaba automáticamente.

[¿Por qué no te transformas en un ser humano? Tu hermano, Kairi, es normal. ¡Todos logran transformarse a la edad de tres años como máximo, pero tú…! ]

Ella gritó hasta que me dolieron los oídos. A veces, no podía controlar su ira y me golpeaba con su bastón, a veces me castigaba encerrándome en mi habitación. No podía salir de allí sin recibir algún castigo.

Mi padre, obviamente, estaba avergonzado de mí. Para empezar, ni siquiera sería capaz de abrir una puerta si no tuviera una criada que me ayudara.

La familia Labian.

Mi familia estaba formada por prestigiosos aristócratas del territorio de las liebres.

Mi madre, Aven Labian, era la tercera esposa de mi padre, y era la más irritada de que yo, su hija mayor, no pudiera transformarse en humana.

Afortunadamente, mi hermano pequeño Kairi logró transformarse en humano con menos de 3 años. Yo, que tenía 5 años en ese momento, todavía permanecía en forma de liebre.

Los hombres bestia pueden transformarse y tomar una forma humana alrededor de los tres años de edad, entonces, ¿por qué?

Todos se preguntaban por qué yo no podía.

Y me frustré porque no sabía qué responder.

Mañana voy a transformarme. Al día siguiente. En el próximo. El tiempo pasaba con frialdad, como si se riera de mis vanas expectativas.

Finalmente, el mes pasado, aunque cumplí 18 años, la transformación no sucedió.

Cuando fui al templo con mi madre, que se veía incómoda, el sacerdote gritó:

[ ¡Esto es una maldición! ]

Su voz era tan fuerte que mi corazón se aceleró.

“Oye, ¿no nos estamos acercando demasiado a la frontera?”

“Tenemos que dejarla más adentro o pueden surgir problemas. Nos ordenaron dejarla morir en manos de las panteras negras.”

“Voy a traer un puñado de esta hierba de aquí, para llevar una prueba de que hicimos el trabajo. Es una planta venenosa que solo crece en el territorio de las panteras negras.”

Al escuchar la conversación, me di cuenta de inmediato que sería abandonada. Suponía desde un principio que lo harían.

Luego de ir al templo, la forma en que mis padres me miraban cambió de irritación a contemplación. Era claro que se sentirían incómodos si me mataban ellos mismos.

“Oye, estamos yendo demasiado lejos. Si cruzamos la frontera, no tendremos protección.”

Escuché la voz del hombre, llena de ansiedad, y sentí que la cesta cayó al suelo.

“Que ridículo, de todas formas ya la iba a dejar aquí.”

Este era el territorio de las panteras negras, por lo que obviamente habíamos dejado el territorio de las liebres.

El bosque estaba oscuro. Un lugar infestado de panteras negras.

<No, por favor no dejen a Vivi aquí. Me esforzaré por mejorar.>

Seguí rascando la paja, pero no pude alcanzar la tapa. Mi visión quedó nublada por el cansancio.

[ ¡Argh! ]

[ ¡Puaj!]

Me detuve, sorprendida.

Escuché un grito. Dejé de patear la cesta y contuve la respiración reflexivamente.

Cada nervio de mi cuerpo estaba concentrado. Si realmente estuviéramos en el territorio de las panteras negras, los caballeros que me llevaban podrían haber sido devorados.

¿Debería fingir estar muerta?

Poco después, la cesta comenzó a temblar y se abrió la tapa. Entonces una luz fuerte me sorprendió y cerré los ojos.

Antes de que pudiera ver, fui agarrada por la piel de mi cuello y levantada en el aire.

“¿Un liebre bebé?”

Una voz grave resonó. Era una voz clara y profunda.

Cuando pude ver, vi a un hombre sorprendentemente guapo.

Cabello plateado que parecía plata líquida derramándose. Cegada por la belleza, me di cuenta de que había bajado la guardia y comencé a tratar de liberarme.

<¡U-una pantera negra!>

El Clan Pantera Negra. Es una suposición, pero creo que él es una pantera negra.

Una vez escuché a las criadas de mi casa hablando entre ellas.

[ ¿Sabías que ellos tienen los ojos rojos? ]

[ Es verdad. El otro día vi a una familia de panteras negras en la ciudad y quedé aterrorizada. ]

Según ellas, las panteras negras en su forma humana suelen tener los ojos rojos.

Este hombre tenía los ojos rojos, y además, a través de sus labios entreabiertos… Eso era definitivamente un colmillo afilado.

Como este es el territorio de las panteras negras, debe pertenecer al clan, concluí.

<¡Suéltame, suelta a Vivi!>

Mientras pateaba desesperadamente con mis patas, sentí un escalofrío y dejé de moverme. La expresión del hombre de ojos escarlata me heló la sangre.

<Creo que voy a ser devorada.>

Me miró fijamente, paralizado como yo, y de pronto sus ojos se encorvaron hasta formar una amplia sonrisa.

“¿Tú, estás llorando?”

Cuando habló, me di cuenta. Creo que estuve llorando desde que abrí los ojos cuando me sacaron de la cesta.

Quería fingir que no había pasado, pero sentí como si algo se me hubiera quedado atascado en la garganta.

Sin embargo, no pude evitar llorar aún más mientras el hombre continuaba hablando.

“Llora más.”

<¡Dios mío, está loco!>

***

El hombre me metió en su bolsillo como si fuera un objeto y siguió su camino. En medio de todo esa situación, no logré soportarlo más.

Me desmayé. Cuando recuperé el sentido, me encontraba en una habitación impresionante, jamás ví algo así en la mansión Labian.

<¿En dónde estoy?>

Caminé sobre el suave edredón, desesperada.

No podía saltar para bajar de la cama, era demasiado alto. Pero necesitaba huir de aquí.

Antes de perder el conocimiento, vi algo que no debería haber visto y fue justo antes de que entrara en el bolsillo de ese hombre.

Era una escena que se repetía en mi cabeza. En la otra mano de aquel hombre ví una espada empapada en sangre escarlata, que todavía estaba goteando.

Cualquier persona podría adivinar que él mató a los dos caballeros que me llevaron allí. Todos en la familia Labian decían que los vecinos de nuestro territorio, las panteras negras, eran impacientes y crueles.

<¿Por qué ese hombre me trajo aquí en lugar de matarme allí mismo?>

Sólo podía pensar en una posible respuesta sin importar cuánto lo intentara.

Con mi tamaño de bebé liebre, no serviría como su alimento de emergencia, pero tal vez podría servirle como un refrigerio en caso que lo necesitara.

<¡No!>

Golpeé la cama con mis patas delanteras después de darme la vuelta en el edredón.

No, no puede ser. No quería morir en un lugar tan extraño, ni siquiera estaba en mi territorio.

<¡Está puede que sea mi única oportunidad de escapar!>

Reuniendo mi determinación, comencé a preparar las patas traseras. Incluso si me rompía un hueso, tenía que saltar de la cama al suelo.

<¡Aquí voy!>

<¡Estoy volando!»>

¿Estaba realmente volando?

Mi cuerpo, que había saltado, felizmente fue atrapado en las manos de alguien mientras aún estaba en el aire.

No me digas que es la pantera negra que encontré en el bosque antes… Cuando moví nerviosamente mis ojos, vi a un hombre con cabello negro.

Me miró preocupado.

“Eso fue peligroso. No debería ser tan imprudente.”

Por suerte o por desgracia, la mano que me sostenía no pertenecía a la grosera pantera negra de antes.

Pero extrañamente, su voz y expresión, a diferencia de su apariencia amable, no expresaba alguna emoción.

Cuando estaba casi relajando, volví a estar alerta.

Tragué saliva. No podía bajar la guardia. Cada vez que el hombre hablaba, podía ver como sus caninos brillaban.

Para colmo, fuera cierto o no que las panteras negras tenían los ojos escarlata, los suyos también eran rojos.

“El Lord Ahin puso a esta liebre a descansar en su cama, lo cual es muy curioso. Bueno, encantado de conocerle, ¿de dónde viene?”

No podría responderle aunque quisiera.

<¡Del territorio de las liebres! ¡Territorio de las liebres!>

Desafortunadamente, mi llanto interno no fue comunicable y no llegó al hombre.

“Lo entiendo, no puedes hablar…”

No había razón para que estuviera tan sorprendido. No se golpeó la cabeza, ¿verdad?

<¡Déjame ir!>

Maldije amargamente por dentro, pero el hombre no parecía tener ninguna intención de soltarme.

<El piso debe ser más seguro que la cama.>

Después de caminar hacia el sofá, tomó un cojín que se sentía suave y lo colocó en el suelo.

“Señorita Liebre, no debe lastimarse mientras esté aquí. Es propiedad del Lord Ahin, después de todo.”

El hombre, colocándome en la almohada, explicó en un tono serio. Era incomprensible.

<Necesito saber más detalles.>

¿Qué clase de nombre es “Señorita Liebre”? ¿Y “propiedad”? Irritada, golpeé el cojín con mi pata delantera.

El hombre alborotó su cabello con sus dedos.

“Además, mantén la mente abierta.”

¿Abierta? Lo miré sin expresión.

Sin embargo, según lo que me dijo, ya pude obtener algo de información.

El hombre frente a mí parecía ser el sirviente del hombre que me había puesto en el bolsillo, y el nombre que había repetido, “Lord Ahin”, parecía ser el nombre de su jefe.

<Cuenta más.>

Cuanta más información mejor.

El hombre, que me acarició la cabeza con un toque amistoso, habló.

“Para que Lord Ahin traiga una liebre a su habitación, debe haber una razón especial.”

<¿Especial?>

“Creo que es su refrigerio en caso de emergencia.”

…Yo tenía razón. Una vez más, me desmayé.

Tabla     Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

AAA que emoción, no sabía que iban a traducir está novela, espero con ansias su actualización ❤️ muchísimas gracias a las personitas que ponen su tiempo y esfuerzo en los capítulos traducidos, se merecen un mundo 💕

Responder

Me gustó mucho es muy interesante

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: