Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 27 – QRALE

QRALE

Capítulo 27. – El consuelo de los desvergonzados

 

Roselyn dejó de respirar ante sus palabras.

“¿Qué?”

“¿Por qué sus muertes deberían ser una excusa para que mueras?”

‘¿Excusa? ¡Excusa…!’ – Roselyn lo miró con fuego en los ojos.

(N/E: Tamon te va a sacar lo ojos, si sigues molestándola así.)

Pero Tamon mantuvo su rostro sereno incluso frente a su mirada severa. De hecho, su ira a veces lo hacía reír divertido.

“Es un pecado fallar en proteger… Sí, eso es posible. Pero, ¿quién te dijo que tu muerte pagaría por tus pecados contra la muerte de tanta gente?”

“¡Porque están muertos!”

“Sí, así es. Los muertos no hablan. Entonces, la idea de morir por el precio del pecado es, en última instancia, tu idea y tu sentimiento.”

Las palabras de Tamon se convirtieron en un martillo, golpeándola más y más fuerte.

Sus puños, que habían sido apretados con fuerza para resistirlo, se estremecieron.

“¿Eso significa que debo pretender no saber sobre los sacrificios de los muertos? Porque ya no puedo escuchar sus voces.”

Tamon se encogió de hombros ante su réplica.

“Entonces, ¿crees que quieren que mueras?”

“No era como si quisieran morir…”

“¡Ajá! Murieron injustamente. ¿Estás diciendo que quieres morir con tus propias excusas y que ya no necesitas sus pensamientos? Eres realmente ignorante, lo sabes.”

“No digas que mi mente es una excusa.”

“Entonces, ¿debería llamarlo terquedad o evasión?”

“No es así….!” – Roselyn abrió la boca para refutarlo y luego se detuvo sorprendida.

Rara vez había estado tan emocionada. Ni en la conversación cotidiana, ni en la mesa redonda, ni con nadie.

‘¿Por qué estoy haciendo esto?’ – Sobresaltada, Roselyn se quedó en silencio.

Tamon, que había estado mirando a Roselyn con lástima, siguió hablando de nuevo.

“¿Podría ser que quieran que sobrevivas hasta el final para que puedas hacerles justicia?”

“No son ese tipo de personas.”

“¿En realidad? Bueno, sí…. Tú los conoces mejor. Así que te pregunto. ¿Los muertos realmente quieren que mueras así?”

Los rostros de los que murieron pasaron frente a los ojos de Roselyn. Su pecho se apretó con culpa y dolor. Todavía quería ir tras ellos en este momento… La verdad era que ella también estaba cansada.

Ella quería ir tras ellos, gritando: “Estoy cansada de ser la Emperatriz sabia, inteligente y resuelta”.

Simplemente no podía entender en absoluto por qué tenía que ser odiada por vivir con rectitud, y por qué, sus seres queridos, tenían que morir por eso.

Ella también estaba tan frustrada y desconsolada… Por eso quería seguir llorando así.

“Si fuera yo…” – La voz de Tamon se suavizó.

“Si muriera protegiendo a alguien a quien amaba. Pero mi amada se culpa a sí misma por mi muerte.”

“…”

“Me encantaría volver del infierno y decírselo.” – Simplemente la miró con indiferencia y dijo

Su suave voz hizo que Roselyn levantara la cabeza, que colgaba baja. Cuando sus ojos se encontraron, Tamon no se rió entre dientes como solía hacerlo.

“Estoy bien, ¿sabes?”(Tamon, haciéndose pasar por uno de los muertos)

“…”

“Así que espero que tú también estés bien.”

Los ojos de Roselyn estaban distorsionados. Aunque no sonaban igual, sus voces y las de Tamon ahora se superponían.

‘¿Por qué estas haciendome esto?’ – se preguntó.

“No es tu culpa.”

Le dolía la punta de la nariz como si hubiera comido algo picante. Roselyn luchó por masticar la fina carne de su boca y reprimir las emociones que se acumulaban.

“Vive, más brillantemente que nadie…”

Roselyn se dio la vuelta y miró una vez más el deslumbrante mar.

“Sé más feliz que nadie.”

Las lágrimas corrían por sus mejillas secas, pero no las secó. Roselyn fingió no saber que estaba llorando. Afortunadamente, el hombre frente a ella también fingió no darse cuenta.

La primera comida en Amor pasó tan tranquila.

(N/E: BB tu no tienes la culpa… pero todos queremos ¡VENGANZA!)

 

* * *

“¡Qué es este lugar!”

Gillotti se despertó frustrado.

Todo a su alrededor se había vuelto negro. No solo era negro. Algo negro y pegajoso estaba cubriendo todo su cuerpo, sujetándolo pesadamente.

“¡Quítenme esto de encima! ¡Hola! ¿No hay nadie allí? ¡Vengan y limpien esto inmediatamente!” – Ordenó nerviosamente.

Pero no había nadie corriendo. Luchó con todo su cuerpo mientras maldecía.

En ese momento alguien se paró frente a él. Era alguien con un sentido del impulso muy grande y terrible. Gillotti conocía a alguien que podía darle una sensación tan intimidante… Su padre.

“Oh, oh, idiota. Eres patético. Si me quedara un hijo más, no te pasaría el trono.”

Los ojos azules brillaron en la oscuridad. Inmediatamente, un rayo brilló y la cara de Gillotti fue azotada. Sus mejillas ardían.

“¡Estoy seguro de que se arruinará si le dejo mi país a un hombre como tú! ¿Qué es el imperio dorado? ¡Estoy seguro de que serás tú, quien lo romperá!”

El Emperador anterior estaba muy enojado. Visitó la residencia del duque, pues tenía un favor que pedirle.

“Gracias a ti. ¡Es tu culpa que no seas suficiente!”

Le pidió a la hija del duque, que ya estaba comprometida para casarse, que fuera la princesa heredera.

La familia de Lady Sunset, famosa por su astucia en muchos campos. Ella era la nieta cuidadosamente criada por el anterior Duque de Sunset, quien fue ex Secretario de Estado y Primer Ministro… Roselyn V. Sunset.

“Si muero y hay algo que no sabes, asegúrate de consultar con tu Emperatriz. Nunca tomes ninguna decisión por su cuenta. ¿Lo entiendes? ¡Te pregunté si lo entendías!”

El rugido del anterior Emperador todavía estaba fresco en los oídos de Gillotti.

Gillotti, sobresaltado, y respondió repetidamente. “Si, si, si.”

El Emperador anterior lo había oprimido hasta el momento de su muerte.

Hilarantemente, las mismas palabras que el Emperador anterior murmuró hasta que murió fueron: “Tonto”.

(N/E: Debió decirte Mariquita…)

Él, que no es suficiente, no lo suficiente para ser Emperador. Era como un insecto que tuvo la suerte de convertirse en Emperador.

“¡Aaah!”

Gillotti gritó mientras empujaba a un lado la oscuridad que lo estaba agarrando. Todavía estaba inmovilizado. Y nunca lo soltó. Mientras luchaba, se volvieron más y más insistentes, asfixiándolo.

“¿Qué diablos me estoy perdiendo? … ¿Qué me estoy perdiendo? ¿Qué es?”

Ese fue el momento. Algo brillante estalló frente a él. De pie en el centro de la luz estaba la Emperatriz.

Ella lo miró con un rostro más brillante y claro que nunca, en lugar de la figura demacrada y torturada que vio la última vez.

“Su Majestad.”

Ella era vívida y hermosa. Como la primera vez que la vio. No, mucho más que eso.

“¿No te dije que te detuvieras?”

“Estas muerta.”

“Su poder lo matará. Todas tus malas acciones se convertirán en tu karma.”

Las mariposas brillantes vagaban a su alrededor.

“…Vendrá directamente a usted, Su Majestad.”

Las mariposas revolotearon como para protegerla y ofrecerle protección.

“¡Ya estás muerta!” – Gillotti gritó con los dientes apretados. Entonces todas las mariposas revoloteando que la protegían volaron al unísono hacia Gillotti.

“¡Ah!”

Estaba en llamas por las mariposas brillantes. Cuando la luz aclaró la oscuridad que rodeaba a Gillotti, se reveló la identidad de la cosa negra y pesada que había estado colgando sobre él.

“Su Majestad.”(Voces de los muertos)

“Su Majestad.”

“Gillotti…”

“Nos mataste…”

“¡Su Majestad!”

“Gillotti Tánatos! ”

“¡Emperador!”

Con eso, ellos, quienes eran muertos inocentes, agarraron a Gillotti y lo arrastraron hacia abajo.

“¡Ahhh!” – Gillotti gritó y saltó. Estaba cubierto de sudor frío.

“…¿Su Majestad?” – Natasha, que dormía a su lado, fue despertada por el grito de Gillotti.

Se puso de pie con cara de sueño y le dio unas palmaditas en el hombro mientras él respiraba con dificultad.

“¿Tuviste un mal sueño?”

“La Emperatriz está viva. ¡Estoy seguro de que está viva! Lo sabía. ¡Esa tenaz mujer todavía está viva!”

Gillotti sostuvo su cabeza, temblando de escalofríos. Murmuraba incesantemente como si aún no se hubiera despertado de su sueño.

“¡Oh!… si mi padre se entera, me golpeará en la mejilla. ¡No no no! Me estoy perdiendo algo, ¿qué es? ¿Qué es?”

(N/E: Yo con cara ლ(╹◡╹ლ) al ver como tiene pesadillas la mariquita… es mas hasta traería canchita para seguir viéndolo.)

“Mi pobre Majestad… La Emperatriz está muerta” – Natasha sostuvo al tembloroso Emperador en sus brazos.

Gillotti tembló durante mucho tiempo en los suaves brazos de Natasha y luego, inesperadamente, se puso de pie.

Natasha cayó al costado de la cama ante el movimiento inesperado de Gillotti.

“Necesito averiguar si la Emperatriz está realmente muerta. ¡Está viva, debe estar viva!”

Gillotti salió corriendo de la habitación sin mirar a la caída Natasha. Natasha se sentó a los pies de la cama y miró consternada la espalda del Emperador mientras salía de la habitación sin siquiera mirar atrás.

Sus mejillas enrojecieron de vergüenza, a pesar de que no había nadie alrededor. Apretó los dientes y miró al Emperador mientras desaparecía.

“¿En serio Su Majestad? Pensé que todo estaría bien si la Emperatriz desapareciera…”

‘No lo fue’

Sus ojos anaranjados, como el sol de primavera, brillaban con fiereza. Respiró hondo mientras se acariciaba el elevado estómago.

“Bueno, estoy bien.”

Su rostro de alguna manera había vuelto a ser gentil y amable.

Natasha se levantó lentamente y se arrastró hasta el centro de la enorme cama del Emperador. Sonrió mientras acariciaba la mullida almohada y la ropa de cama cosida con hilo dorado, y luego se palmeaba el estómago con ambas manos.

“Algún día todo esto será tuyo, niña.”

El cielo estaba del lado de Natasha Roanti. Estaba embarazada cuando la Emperatriz murió y desapareció.

“Nace y empuja a tu tonto padre. Hasta entonces, tu madre debe mantenerlo bien.”

Natasha respiró hondo y lentamente y se acostó en medio de la cama. Su cuerpo y mente estaban estables como si este lugar fuera suyo. Su cabello dorado estaba esparcido sobre la ropa de cama de color rojo… Rápidamente se durmió como si nada hubiera pasado.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Si el antiguo Emperador te ve, te mataría…eres un idiota, un pusilánime y encima te metes con nuestra Emperatriz, como diría otra reina….Que le corteeeeeennn la cabeza

Responder

El emperador sabía que este es, era y será un imbécil, espero que tanto este con su perra sufran mucho 🤬

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: