Saltar al contenido
I'm Reading A Book

❀۰SMDV۰✿ – Capitulo 173

¿Está realmente bien que peleé contigo? (1)

Mientras tanto, dado que el Emperador lo ordenó, Lucas y Ain tuvieron que reunirse para discutir los detalles del negocio.

Estaban uno frente al otro en la sala de conferencias ubicada al lado de la oficina del Príncipe Heredero.

Los dos estaban disgustados con solo hacer contacto visual y crearon una atmósfera sangrienta. Los ayudantes que vigilaban los alrededores también estaban muy nerviosos, como si caminaran sobre una fina capa de hielo.

Ha pasado bastante tiempo desde que entraron a la sala de conferencias. Se intercambiaron muchas palabras entre sí y, otras veces, se alzaron sus voces. Pero también… Las negociaciones fueron lentas y no se llegó a un acuerdo.

Tenían opiniones completamente opuestas y nunca retrocedieron en lo más mínimo. Por supuesto, las negociaciones no iban bien.

Los dos se sentaron en la misma mesa todo el tiempo, no hubo nada en lo que no estuvieran en desacuerdo. Poco a poco, la atmósfera se volvió más áspera y el aire se volvió más cargado.

Alguno tenía que hacer una concesión, pero no había ni rastro de que sucediera eso. A este ritmo, estaba claro que las negociaciones ni siquiera podían comenzar.

“Debería haber cifras y datos más precisos”.

“Encontré algo que nadie había visto antes, ¿de dónde diablos supones que obtenga las cifras y los datos?”

 “Eres Ainsphanner Chade. Esa es tu habilidad.”

“¡Ah…! ¿Esa es mi habilidad? Bien. Demostraré todo lo incompetente que puede ser el Príncipe Heredero”.

Ain apartó al Príncipe. No quería continuar más el tira y afloja sin sentido. Decidió proceder con el negocio de forma arbitraria. Y cuando el Príncipe Heredero escuchó esto, se enfureció y se apresuró a detenerlo.

“Semejante atrevimiento… ¡Estás manejando un negocio Imperial a tu antojo!”

“¿Desde cuándo esto se convirtió en un negocio Imperial?”

“Jah… Ahora sí estás mostrando tus verdaderas intenciones”.

El Príncipe Lucas gruñó los dientes y murmuró. Tal como estaban, esto continuará siendo así. El Príncipe Lucas y Ain lo sabían. Pero ambos simplemente no quieren retirarse primero.

Si iba a ser así, tenían que crear un estándar que fuera aceptable para ambos.

“Prefiero que ganen los dos”.

El asistente invisible resopló involuntariamente. Aunque lo dijo, pensó que era una tontería, pero ante sus palabras, los ojos de Lucas y Ain brillaron hasta el punto de ser una carga.

“¿Victoria…?”

“Algo para ganar…”

Sus rostros estaban serios. Cuanto más lo hacían, más ansiosos se ponían los ayudantes que lo rodeaban. Ah, tal vez… Realmente no querían ver tal partido entre ambos.

Suplicaron y rezaron en sus corazones no se tergiversara hasta ese punto. Pero lo sabían. Sus amos siempre se desviaron por las emociones.

“Hagamos el partido”.

Los ayudantes no pudieron ocultar sus rostros angustiados. Al mismo tiempo, lanzaron una mirada amarga al asistente que sin darse cuenta cometió la tontería de pedir ver tal partido.

“Por favor, piénselo de nuevo, Su Alteza”.

“Sí, Su Excelencia. ¿Por qué no concluye la reunión de hoy y piensa en ello tranquilamente?”

Los ayudantes intentaron detenerlo de alguna manera. Cuando vieron la oportunidad unieron fuerzas, contra la cerilla que amenazaba con incendiarlo todo. Esta historia absurda no podía salir de esta la sala de conferencias.

Sin embargo, los rostros de Ain y el Príncipe Lucas eran tan despreocupados que se sintieron más inquietos.

“Ya he tomado una decisión, entonces, ¿en qué estás pensando Chade?”

‘¿Por qué no coincidieron en sus otras opiniones, en vez de ir contra el otro sin parar hasta ahora?’ A los asistentes les ardía el estómago.

“¿Dónde será?”

“Habrá una competencia de esgrima pronto, así que ¿por qué no hacerlo allí?”

‘No eso no. ¡Por favor, no digan que estarán luchando en un concurso público de esgrima!’ Los asistentes ansiosamente esperaban y sudaban profusamente ante el mal augurio.

“Bien. Será como participar en un simple concurso de esgrima”.

Pero los deseos de los asistentes murieron horriblemente, como siempre.

Los dos fueron los únicos causantes de la discusión interminable que tuvo lugar hoy, y solo llegaron a un acuerdo para combatir con espadas. ¡Increíble!

La conversación entre Ain y el Príncipe Heredero sobre los detalles continuó como si no estuvieran afectados por los corazones desesperados de los ayudantes.

“Perfecto. Entonces podremos jugar correctamente frente a todos”.

Usando las mismas palabras que la declaración de guerra de Lucas, una esquina de los labios de Ain se elevó con gracia al escucharlo decir ‘jugar’.

El problema era que la sonrisa parecía una burla. Las cejas de Lucas se arquearon.

“Por cierto… ¿Está realmente bien que peleé contigo?”

Preguntó Ain, comprobando de nuevo. Cuanto más sonreía, más se distorsionaba el rostro de Lucas. Pero la pregunta de Ain fue sincera.

Significaba que tenía que ser capaz de soportarlo incluso si fuera humillado al mostrarles a los demás cómo en realidad estaba compitiendo contra sí mismo.

“Ja. Lo descubrirás cuando lo veas”.

Lucas lo retó. Sus labios se torcieron cuando forzó a que las comisuras de su boca se levantaran. Entonces se decidió la batalla entre los dos.

Era una noticia de gran importancia.

Una batalla entre el Príncipe Lucas y Ainsphanner Chade. El destino del que tendría que informar de esto al Emperador era lamentable.

En el lugar que fue creado para fortalecer aún más la relación entre la Familia Imperial y el Duque de Chade, nació un enfrentamiento entre las partes de extender sus espadas frente a todos.

Como resultado, la relación hostil entre los dos hombres que había permanecido escondida se ventilaría al público.

Al final, se decidió el enfrentamiento en la competencia de esgrima. Ni Ainsphanner ni el Príncipe Lucas parecieron respaldar la decisión de abandonar la idea.

“Ahhh…”

Los suspiros de los ayudantes que habían abandonado la sala de conferencias drenaron sus últimas energías al suelo y penetraron profundamente bajo tierra.

─────♡◦♡◦♡─────

Los ayudantes estaban de rodillas frente al Emperador, con la cabeza gacha, nerviosos. Deseaban que el Emperador gritara y se enojara en lugar de decir que era mejor que los apalearan rápidamente sin titubeos.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: