Saltar al contenido
I'm Reading A Book

❀۰SMDV۰✿ – Capitulo 156

Invitado no deseado (2)

Ella se puso de pie mientras observaba a los sirvientes ordenar el desorden del jardín. Estaba preocupada por el gato que se escapó nervioso por la sorpresa. No sé si aún puedo encontrarlo, pero pensé en mirar un poco alrededor.

─────♡◦♡◦♡─────

 Sin embargo, hubo otra persona que no fue a la galería.  Karina Hestion escapó de camino al nuevo destino e hizo una exploración por sí misma.

Desde la última vez que había estado en la casa del Conde Julián, conocía la geografía de este lugar, al menos lo público.

Karina miró a su alrededor y busco entre los jardines.

Solo después de asegurarse de que nadie la notara, se movía con cuidado entre los arbustos. Su apariencia era tan reservada que cualquiera que la viera sospecharía de ella.

Karina, que había estado mirando a su alrededor durante un tiempo como si buscara algo, se detuvo de repente.

Dobló las rodillas y bajó el torso para examinar. El arbusto que está mirando esta desordenado, vibraba y chirriaba por sí solo.

En este clima sin viento, solo pocos arbustos se movían, por lo que el sonido era inusualmente fuerte.

Echó un vistazo. El gato asomó la cabeza entre los arbustos.

Una sonrisa brillante apareció en el rostro de Karina cuando lo encontró.

“Gracias a Dios. Estabas aquí.”

Hace poco, se sobresaltó al ver al gato siendo pateado porque estaba sucio.

“¿Te gustaría venir acá? Te prometo que estarás bien…”

Pero el gato arqueó la espalda y se mostró muy cauteloso. Parecía aún más reacio por lo que acababa de suceder. Karina se sintió un poco decepcionada, pero le sonrió amablemente al minino.

Esperé a distancia que se relaje un poco.

El gato no se acercó a Karina, pero tampoco se escapó. Parecía saber que ella no era una amenaza.

De hecho, la mirada de Karina estaba en la pata delantera izquierda del gato desde el momento en que lo vio.

El gato tenía una notoria lesión en la pata. Si no lo trata, se enfermará y no podrá usarla en absoluto. La frente de Karina se arrugó levemente.

“Anna. Acércame lo que te pedí.”

Anna, la doncella de Karina, le entregó algo. Del bolsillo plegable colgaba una jaula liviana sencilla. Después de recibirla de Anna, Karina se sacó algo de la manga, se acercó con cuidado al gato y lo dejó frente a él.

El felino no se movió de inmediato. Como para determinar si se trataba de una trampa o no, miró alternativamente entre ella y el bocadillo que le había dejado en el suelo.

Karina estaba algo nerviosa y observó los movimientos del gato sin perderse nada. El gato afincó su pata delantera derecha para caminar. En ese momento, Karina no podía respirar. ¿Esa pata está flotando en el aire para escapar?

No sé si estaba tratando de huir. Fue un momento peligroso muy fugaz. Los ojos de Karina se abrieron increíblemente.

El gato avanzó uno o dos pasos, se acercó a lo que ella había dejado, lo olió, lo olió, sacó la lengua y se lo metió en la boca.

Para asegurarse de que cabe en su boca, el gato se acercó para comerse totalmente el bocadillo que tenía delante. Poco a poco, la distancia entre ella y el gato se fue acercando.

Esperaba poder llevarlo al veterinario para que le trataran la pata lastimada.

Pero justo antes de que pudiera hacerlo entrar a su alcance, el gato de repente se volvió y comenzó a correr en la dirección equivocada. Fue un momento de sorpresa para Karina y Anna.

“Uh, ¿Qué…?”

Una persona caminaba en la dirección en la que corría el gato.

El gato se apegó a la persona suavemente sin preocuparse por el contacto, tanto que resultaba difícil creer que hace unos segundos no dejaba de estar alerta.

Una risa dulce y agradable salió afectuosamente. El gato ahora ronroneaba naturalmente entre sus brazos, como si se conocieran desde hace mucho tiempo.

“Ja ja. ¿Eras un gato tan mimoso?”

Roselia dijo mientras acariciaba el lomo del gato. Karina la miró con envidia.

“¿Oh…?”

Se percató de Karina. Roselia la miró fijamente y a la pequeña jaula sencilla a su lado.

Luego miró de cerca al gato y notó que su pata estaba herida.

“Oh, tal vez… ¿Estabas tratando de curar al gato?”

“…”

Ante la pregunta de Roselia, Karina se quedó en silencio. Los nobles eran sensibles a la higiene. Entonces, la percepción de los gatos callejeros no era buena.

Intentaron no tocar ni siquiera las patas o las puntas de ningún animal que deambulara por los caminos, y dijeron que sería de mala suerte si lo tocaban por error, lavándose el cuerpo y ungiéndolos con perfume.

Ahora que lo pienso, la Duquesa estaba tocando naturalmente al gato callejero sin ninguna preocupación.

“Estaba preocupada, pero ahora estoy feliz”.

Roselia dijo mientras se acercaba. Se movió con cuidado, atrayendo al gato a la jaula.

“Tienes que estar sano y no enfermarte”.

Le habló con dulzura, hizo un último contacto visual con el gato y se levantó. Karina se puso un poco rígida. Roselia la miró y abrió lentamente la boca.

“Gracias.”

Aunque era la primera vez que las dos tenían una conversación, Roselia lo dijo con una implicación de intimidad.

“Señorita Karina tiene un corazón bonito, tanto como su cara”.

 “…”

Roselia dijo con total sinceridad. En realidad siempre estuvo observando todo a la distancia, desde como Karina se acercaba al gato, hasta su sirvienta viniendo con la jaula.

Mientras la veía, recordé que Karina ni siquiera organizó una fiesta de té, y mucho menos una breve reunión, en su mansión después de debutar.

E incluso era novedoso su comportamiento familiar de lidiar con un gato herido. Roselia de alguna manera pareció entender la razón.

“Si estás bien con eso, ¿me invitarás la próxima vez a visitarte?”

“… Sí.”

Karina asintió con la cabeza mientras seguía atónita y respondió. Curiosamente, su solicitud no fue rechazada.

Naturalmente, pensé que sería bueno invitarla.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: