Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 07 – QRALE

Quien Robo a la Emperatriz 1

Capítulo 7. – Natasha Roanti

 

Quizás esta situación ahora era dolorosa para ella.

¿No era ella la Emperatriz de la nación enemiga quién luchó tan duro y nunca cooperó?

Ella lideraba los ataques contra él más que nadie.

Roselyn miró a Tamon con una mirada resbaladiza.

Debajo del cabello gris que parecía un lobo de invierno, los ojos rojo sangre la miraban fijamente.

No importa cuán lejos estuvieran, no importa cuán corto sea el tiempo, su mirada siempre fue tan clara como una espina.

Ella desvió la mirada. Ese hombre era su enemigo. Eran rivales de perro-come-perro*.

(N/E: alusión a una mentalidad despiadada en la que causar daño a otro es un medio aceptable para lograr un objetivo, sobrevivir y/o prosperar.)

Roselyn había librado guerras sin precedentes con Tamon Krasis en muchas ocasiones, sacando ganancias de su país. Todo esto fue por el bien de su país, su gente y la prosperidad de la familia imperial.

Los dos pelearon como enemigos y se controlaron tan ferozmente como si estuvieran peleando en un campo de batalla.

Por esta razón, Roselyn deseaba que ese hombre fuera el único que no la compadeciera por estar así ahora… Era mejor que se rieran de ella con dureza.

Sintió que la simpatía que recibe de un enemigo con el que había luchado por igual destruiría su orgullo.

Fue entonces cuando sucedió. De repente, el aire cambió.

Al mismo tiempo, una débil voz la llamó, como el sonido del viento entre la hierba y los árboles.

“Emperatriz.”

Era una voz que no podía estar allí en ese momento.

La mirada de la Emperatriz se tambaleó hacia la mujer que estaba frente a ella.

Los nobles, que se habían reunido en susurros, mantuvieron la boca cerrada y dieron paso a la hermosa mujer.

Vestida en desorden, con los ojos enrojecidos e hinchados, su cabello rubio miel suelto, apareció.

‘Natasha.’

‘Natasha Roanti.’

Era tan hermosa como el sol de primavera, a pesar de haber dado a luz a dos hijos, cada uno de un hombre diferente.

(N/E: mmm… mejor me muerdo la lengua.)

“Su Majestad.”

Alguien dijo que su destino era extraño.

Nacida como una flor tan hermosa, lamentablemente ella vivió una vida triste de ser doblada y pisoteada.

La mujer de labios excepcionalmente rojos, piel blanca y ojos anaranjados que cautivaba a la gente era la enemiga y envidia de todas las mujeres.

Todos los hombres enloquecieron cuando la vieron. La codiciaron y fueron cegados por ella. Todos temían que su esposo, su hijo o su hermano fueran poseídos por ella.

Pero, afortunadamente, se convirtió en la mujer del Emperador y algunas personas se sintieron aliviadas.

Porque no importa cuán intrépidas fueran las mujeres, no se meterían con la mujer del Emperador imprudentemente.

“Castigame.” – Las lágrimas caían de los grandes ojos de Natasha, sus labios temblaban.

“¿Por qué estás aquí?”(Emperatriz)

“Por favor, castígueme, Emperatriz.”

‘Pero luego llego el único que se atrevió a faltarle el respeto a la mujer del Emperador.’

El rostro de Roselyn se endureció, miró fijamente a Natasha, quien se acercó a ella de rodillas.

“Es mi culpa, Su Majestad. Por favor, perdónalo.” – Natasha dijo, llorando con una cara bonita.

(N/E: *Pretende decirle al Emperador que perdone al hermano de la Emperatriz.)

Se acercó a los pies del rígido Emperador, abrazó sus tobillos y le suplicó.

“Yo, yo… ¡Si no le hubiera dicho que estaba embarazada de tu hijo, no se habría vuelto loco!”

“¡Estoy embarazada del hijo del Emperador!”

El Emperador bajó lentamente la cabeza y miró a su débil amante.

No, todos allí miraron a Natasha.

El salón del banquete zumbó con sorpresa, y Roselyn se puso de pie, mirando a Natasha.

De espaldas a todos, Natasha, que solo miraba al Emperador y a la Emperatriz, se volvió hacia la Emperatriz.

La expresión de su rostro, mezclada con tristeza y miedo, fue cambiando poco a poco, como el cielo cuando se pone el sol.

Natasha, sosteniendo el dobladillo de la falda de Roselyn como una enredadera, se dejó caer y miró a Roselyn.

Sus esbeltos brazos se enredaron en el patrón del águila imperial bordado en el dobladillo de la falda de la Emperatriz.

En una dirección que nadie más podía ver, pero solo el Emperador y la Emperatriz podían.

Natasha se acercó más….

“Todo es mi culpa.”

Natasha sonrió y suplicó con indiferencia con voz melancólica.

Miró a Roselyn, sus ojos anaranjados agregando burlas y lágrimas…

“Así que, por favor, ten piedad…”

Los dedos delgados de Natasha temblaron en el dobladillo del vestido de Roselyn.

Los hombros, que temblaban lo suficiente como para hacer que todos sintieran lástima por ella, la harían parecer como si estuviera llorando desesperadamente. En realidad, se estaba mordiendo los labios mientras fingía estar sollozando y sonriendo…

Una mujer cuyo frente y espalda eran tan diferentes, esa era Natasha Roanti.

Una mujer con cara de ángel, escupiendo palabras como una víbora y usando trucos como un demonio.

Sonriendo mientras sollozaba, agarró la falda de la Emperatriz y se arrastró más cerca.

¿Quién se atrevería a tirar del dobladillo del vestido de la Emperatriz tan desesperadamente?

Fue un acto grosero, valiente e insultante que solo Natasha Roanti podía lograr.

El Médico Imperial, que apareció más tarde, se quedó asombrado.

“No, Lady Natasha, tienes que tomártelo con calma…”

Gritó a todo pulmón en este gran banquete, no para culparla por su falta de respeto a la Emperatriz, sino por la seguridad y el peligro de la amante del Emperador.

Roselyn miró a Natasha con una cara fría.

Ella tenía un fuerte sentimiento que ya todo iba en un orden predeterminado. Solo estaban esperando que ella saltara a este pozo de fuego que ellos mismos pusieron.

‘…Pensé que era extraño.’

A pesar de que su gente moría una por una y su hermano era capturado por traición, había fiestas constantes en el Palacio Imperial. Y el Emperador persistió en enviarle invitaciones a esas fiestas.

Roselyn no asistía a las fiestas por mera diversión.

Pero hoy, esta fiesta, a la que asisten delegaciones de muchos países, fue originalmente la ocasión para que asistiera la Emperatriz.

Por supuesto, si no fuera por la captura del Conde Cainely unas horas antes… Roselyn tampoco habría estado aquí.

Inevitablemente, cayó en su trampa en la fiesta a la que asistió para desviar su atención.

A pesar de que era algo esperado, fue terrible, no obstante.

Sabía que estaban tramando algo, pero… creía que habría lugar para la negociación. Parecía que el Emperador y Natasha tenían la intención de ejecutarla sin ninguna demanda.

Por la mirada codiciosa en sus ojos, parecía que habían decidido saquear en lugar de negociar.

Roselyn se rió con disgusto. Esta era la familia imperial que estaba tratando de proteger hasta el final.

Natasha, que había estado sollozando, finalmente se arrastró hasta su cuello con sus manos como enredaderas.

“Su Majestad, Emperatriz, por favor…”(Natasha)

“Adiós.” – Susurró débilmente al oído de Roselyn con voz suave.

Natasha sonrió, entrecerró los ojos y luego se derrumbó.

La sangre roja empapó la falda blanca pura de Natasha, que estaba esparcida bajo los pies de la Emperatriz.

“¡Oye! ¡Oye! ¡Mueva a Lady Natasha, mueva a Lady Natasha de una vez!”

La gente se reunió cerca de la Emperatriz, que estaba parada sola como una estatua de hielo.

Todos pasaron junto a la Emperatriz y se ocuparon de Natasha, que estaba esparcida como una flor por el suelo.

Solo Tamon Krasis miraba a la Emperatriz con los puños cerrados.

 

* * *

 

“¡Encierren a la Emperatriz!”

Natasha Roanti sangró y se derrumbó, el precioso niño imperial que el Emperador tanto había deseado probablemente estaba muerto.

Algunos decían que era por culpa del hermano de la Emperatriz, Cainely Sunset, que había intentado herirla hace unos días.

Alguien también dijo que era por el vino que la Emperatriz le había dado a Natasha recientemente.

No importaba quién tenía razón, o si había alguna otra verdad en ello.

El Emperador estaba furioso como el fuego y se volvió loco, diciendo que golpearía a la Emperatriz en el cuello.

Fue el Duque de Sunset quien saltó frente a él e impidió que el Emperador lo hiciera.

Por el honor de la familia, por el bien de sus hijos, el Duque y la Duquesa se opusieron al Emperador.

La familia Sunset era una familia de mérito con una larga historia y poder. Si tuvieran un poco de tiempo, tendrían el poder de detener la violencia del Emperador.

Sin embargo, el Emperador, como un loco, sin ningún procedimiento ni diálogo racional, tomó su espada y cortó la garganta del Duque en el acto.

Incluso la Duquesa, que estaba tan sorprendida que ni siquiera pudo llorar, fue cortada de un solo golpe.

(N/E: ¡Michi! Pensé que los Duques habían logrado huir.)

La gente se quedó sin palabras ante ese poder cruel y violento.

Eran la familia Sunset. Los fundadores de este país. Uno de los tres pilares que sustentan el país, eran partidarios y socios que habían ayudado al Emperador y protegido este país hasta ahora.

¡Pero el Emperador actual acaba de destruirlos casualmente!

¡Ay! ¿Qué pasará con este país ahora?

(N/E: Ya quiero ver que les hagan el Dracarys todos.)

Las personas unieron sus mentes y se preocuparon por el futuro, pero inclinaron la cabeza por temor a que pronto fueran sus cabezas las que cayeran.

Era el comienzo de la tiranía.

Sin dudarlo, el Emperador destituyó a la Emperatriz y la encerró en una prisión subterránea. La Emperatriz no sollozó, sino que caminó con indiferencia como si ya lo hubiera anticipado todo.

Incluso su apariencia parecía desdeñosa, y el Emperador gritó con saña.

“¡Ni una gota de agua hasta que la Emperatriz diga dónde está el tesoro!”

Después de 10 días de encarcelamiento y tortura, la Emperatriz fue desterrada a las Montañas de Hielo de Kralturian por medio de un edicto.

El Emperador quería matar él mismo a la Emperatriz, pero no pudo.

Miles de personas llamaban a las puertas todos los días, rogándole que la salvara.

Aunque no la mató, la echó a la dura montaña de hielo, para que la tormenta de nieve le quitara la vida sin ensuciarse las manos.

La Emperatriz, no, la destituida Emperatriz Roselyn fue arrojada a una tormenta de nieve, así como así.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: