Saltar al contenido
I'm Reading A Book

NAV – Capítulo 79

“¡Esto no tiene ningún sentido!”

“¡A pesar de que es el Maestro de la Torre Mágica, está creando una disputa con el Sokor de esta manera!”

“Es increíblemente inmaduro. ¿Vas a dejar que este tipo de Maestro de la Torre Mágica que solo cree en su posición y actúe con arrogancia? ¡Lord Bartio!”

¡Baaam!

Un hombre con túnica destrozó la mesa violentamente.

La conversación entre los magos sentados alrededor de la mesa redonda estaba al límite. El hombre de mediana edad con una túnica marrón sentado en la cabecera de la mesa, se tocó la barbilla y mostró una expresión preocupada.

“Sin embargo, él es el maestro que la torre ha elegido. ¿Hay algo que podamos hacer?”

“No puedo creer que él sea el maestro que la torre ha reconocido”.

“¡Así es! Un novato que todavía está mojado detrás de las orejas… ¡Incluso se arrodilló ante una Sokor y la llamó Maestra! ¡¿Tiene esto algún sentido?!”

Bartio Baloxis contempla en silencio por sí mismo. La pequeña arruga al final de sus ojos se profundizó y luego se enderezó suavemente.

Lentamente cerró los ojos y los abrió mientras presionaba con fuerza su bastón mágico en el suelo.

El bastón mágico marrón oscuro mostraba signos de edad. Al final de los dos árboles trenzados, hay una gran piedra de maná redonda.

“El método de la Torre Mágica es demasiado anticuado. Lord Bartio sabría lo que es mejor para nosotros mejor que un Maestro de la Torre que no es razonable”.

“Entonces, ¿qué quieren hacer todos?”

“Por favor… Suba directamente a la posición del Maestro de la Torre Mágica. Si Lord Bartio asciende, los magos de la Torre Mágica te apoyarán.”

Bartio Baloxis se acarició la barba sin decir palabra. Como si estuviera en una situación muy difícil, levantó las cejas mientras se frotaba el borde de los ojos con el dedo calloso. Luego, sin decir una palabra, se levantó lentamente y levantó la cabeza.

“Bienvenido, Señor”.

Se volvió hacia la entrada de la conferencia en el piso 36 y se inclinó profundamente. Incluso después de que Bartio terminó de hablar, los magos sobresaltados permanecieron quietos durante mucho tiempo y se levantaron de sus asientos.

“Bienvenidos.”

Apresuradamente doblaron sus espaldas y saludaron al Maestro de la Torre Mágica.

Reinhardt, acompañado por Quilt y Caspelius, se quitó lentamente la túnica y señaló con la barbilla.

“¿Por qué? Sigamos con la conversación”.

“Maestro de la torre, ¿cómo…”

(T/N: Voy a acortar el Maestro de la Torre Mágica a Maestro de la Torre para que sea más natural en una conversación).

“Es fascinante pensar que hay algo en esta torre que yo no sabría”.

“Pero…”

Los que se pusieron pálidos, apretaron los puños. En la cabecera de la mesa, Bartio se quedó allí con una expresión cortés sin decir una palabra.

Reinhardt caminó hacia una esquina y chasqueó ligeramente los dedos. En un instante, apareció una silla de terciopelo negro. Reinhardt se sentó tranquilamente y cruzó las piernas. Luego, se recostó con los brazos cruzados y volvió a señalar con la barbilla.

“Siéntate de nuevo y continúa. ¿Dónde estabas?”

“No hay nada que seamos…”

“Bien, ¿no estás hablando de convertir a una gran serpiente en el Maestro de la Torre Mágica, no es cierto, perro?”

Reinhardt le tendió la mano a Caspelius, que estaba a su lado, y le hizo cosquillas en la barbilla.

El sonido de alguien conteniendo la respiración se podía escuchar aquí y allá. Nadie sería más audaz que él.

Aunque no todo el mundo trata al perro guardián como un verdadero mago, ¿no es demasiado tratarlo como a un perro?

Caspelius frunció el ceño ligeramente pero abrió obedientemente la boca.

“Sí, tiene usted razón.”

Los magos fruncieron el ceño ante el sonido similar a rascar una plancha. Incluso después de escucharla unas cuantas veces, seguía siendo una voz que no querían y les resultaba incómodo escuchar.

Entre las personas allí, solo Reinhardt, Bartio Baloxis y Quilt no mostraron ningún cambio en su expresión ya que ya estaban acostumbrados a tal situación.

“Bien, continúa. ¿No tienes algo así como una queja? Tengo algo en lo que necesito pensar hoy, así que lo escucharé en paz”.

Reinhardt hizo un ligero gesto con la barbilla. Los magos se sonrojaron ante la hermosa sonrisa en forma de media luna y rápidamente sacudieron la cabeza.

La persona era un hermoso demonio. Entonces recordaron. Cómo castigó a los magos que alzaron la voz contra él con esos dedos.

Como si sus labios estuvieran pegados, todos se callaron.

“¿Es eso cierto?”

En medio del silencio, fue Bartio Baloxis quien abrió la boca.

Reinhardt, que estaba a punto de ponerse de pie cuando las cosas se volvieron cada vez menos interesantes, levantó la cabeza y miró al anciano.

El hombre, que se encontraba en la línea fronteriza entre el hombre de mediana edad y el anciano, tiene algunos mechones grises en el cabello.

“¿Está seguro?”

“¿Estás diciendo que digamos lo que digamos aquí, no seremos castigados?”

“Ah. Claro, hoy es un poco…”

Sobre los ojos rojos de Reinhardt, las sombras creadas por sus párpados se proyectaron densamente. Apoyó el codo en el reposabrazos, apoyó la barbilla en el dorso de la mano y se lamió los labios.

“Creo que necesito estimulación”.

Bartio Baloxis guardó silencio por un momento, luego asintió obedientemente y se sentó.

Ligeramente movió su mano hacia arriba y hacia abajo mientras miraba a los magos que se pusieron de pie.

“Siéntate primero. El Señor también ha hablado con su corazón generoso, así que si tienes alguna queja, sería bueno que se la digas directamente a él”.

“Pero…”

Aun así, ¿cómo podían decirle esas cosas a la cara? Los magos que tenían la boca cerrada, todavía siguieron las palabras de Bartio y pusieron sus traseros en la silla.

“Entonces, ¿por qué estaban todos insatisfechos otra vez?”

Bartio Baloxis continuó la conversación con voz relajada.

Reinhardt apoyado en el respaldo, con las piernas cruzadas y la barbilla levantada, parecía estar escuchando la conversación.

“Eso, nuestro Señor arrodillado ante una Sokor es un poco…”

“El tiene razón. Además, ¿no deberías sentirte responsable de ser la causa de la situación actual…?

“Continúan llegando protestas provenientes del Palacio Imperial de los Sokors. Incluso los magos enviados al Palacio Imperial que vinieron de visita no parecen estar siendo tratados bien”.

Fijaron la mirada en Bartio Baloxis y abrieron la boca con voz entrecortada.

Reinhart seguía mirando al suelo en silencio, con la barbilla levantada y realmente no impuso ninguna sanción.

Y así, poco a poco, aunque todavía lo miraban, comenzaron a hablar correctamente.

“Y también es cierto que el Maestro de la Torre no está interesado en las cosas que suceden en la torre mágica”.

“Así es. Debido a que la posición de Lord estuvo vacía durante mucho tiempo, hay tantas cosas con las que lidiar, pero no estás interesado en los trabajos relacionados con la Torre Mágica y, en cambio, haces cosas como esta…”

La voz que solo sonaba molesta, gradualmente se convirtió en una voz de preocupación. Lo que necesitaban era un centro que mantuviera estable la Torre Mágica y los protegiera.

Era el tan esperado Maestro de la Torre Mágica. Al ver que tal persona se arrodilló a los pies de una Sokor y no estaba interesada en el asunto de la Torre, se sintieron incómodos.

Una Sokor, no era el Maestro de la Torre Mágica solo para una Sokor.

“Además, ¿por qué no respondiste adecuadamente a la avalancha de quejas?”

“Es frustrante que no podamos entender lo que está pensando el Maestro de la Torre”.

“Si hay un problema, por favor háblalo claramente. Entonces los magos en la torre intentarán ayudar al Señor…”

Con la barbilla levantada y sumergido en sus pensamientos, Reinhardt escuchó su conversación.

No sabe lo que quieren. Sin embargo, la razón por la que no intervino fue porque quería que funcionara por sí solo.

Pensó que ya había un centro por lo que no quería pelear por ese puesto.

“Entregar tu corazón a una Sokor…”

“Preferiría que Lord Bartio fuera el Maestro de la Torre. Cuánto esfuerzo puso Lord Bartio cuando el Señor no estaba aquí…”

Reinhardt parpadeó lentamente.

¿Tengo que mantener esta posición?

La respuesta a esa pregunta era obviamente ‘No’. No tenía título ni deber de mantener el puesto.

Solo quería parecer menos insignificante cuando estaba de pie junto a ella. Simplemente no quería perderla por el poder de ser el Príncipe Heredero. Porque el estado de un esclavo era impotente.

‘También…’

Quería crear un lugar donde pudieran volver a estar juntos.

Aunque parecía que no dio en el blanco.

“Tú… Si no lo hiciste, dilo claramente. No dejes que las personas que te rodean te malinterpreten”.

“Tú no lo hiciste”.

“No se mata sin razón”.

Reinhardt inclinó ligeramente la cabeza.

Ahora que lo pienso, no había necesidad de que él estuviera vinculado a la posición de Maestro de la Torre Mágica.

En primer lugar, ella no divide a las personas según su estatus. Todo era igual en todas las cosas y todo era justo en todas las cosas.

Ella es ese tipo de persona, por eso le prestó atención. Siguió poniéndose codicioso y lo quería.

Sin embargo, si ella no podía venir, entonces no había necesidad de ser codicioso. En primer lugar, entró por ella. Entonces, si ella lo rechazó, no había razón para aferrarse a él.

Reinhardt se levantó lentamente de su asiento. La silla fue empujada hacia atrás con el chirrido del roce contra el mármol.

Estremecidos, los magos temblorosos lo miraron con nerviosismo.

“Entiendo sus opiniones. ¿Bartio Baloxis?”

“Sí.”

“De ahora en adelante, eres el Maestro de la Torre Mágica. Voy a irme de aquí ahora.”

El cabello de Reinhardt se dispersó suavemente.

La voz que acompañó su sonrisa naturalmente sonriente era algo que nadie esperaba. Todos abrieron la boca sorprendidos.

 

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Me gusto su desicion. Gracias por tu trabajo 🙂

Responder

Mi bebé está confundido mi valletta lo rechaza mucho 😢

Responder

Gracias por el capítulo

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: