Saltar al contenido
I'm Reading A Book

❀۰SMDV۰✿ – Capitulo 150

Su rechazo (2)

Aun así, ella siguió tratando de evitar su mirada, pero eso contra Cassius no funcionaba.

“¿… Por qué de la nada?”

“…”

Roselia mantuvo la boca cerrada. Una vena de molestia surgió en la frente de Cassius.

“Yo… Estoy cansada.”

Murmuró un poco. Era una excusa para cualquiera que la viera. Una de las cejas de Cassius se levantó con disgusto.

“¿Es esa la mejor excusa que se te ocurrió?”

En ese momento, los párpados de Roselia temblaron. Ella también estaba tan deseosa como él, pero…

Luchó por abrir la boca.

“Estoy realmente cansada. Debo haber tenido un poco de exceso de trabajo en el banquete de hoy”.

“… Roselia. ¿De verdad quieres que me crea eso?”

Ella inclinó la cabeza en silencio. La mano de Cassius, que la había estado sosteniendo, se aflojó lentamente.

Para demostrar que realmente quería hacerlo ahora mismo, inmediatamente tomó asiento en una esquina de la cama y se cubrió con la manta hasta la coronilla.

El rostro de Cassius se veía amargado mientras observaba la manta firmemente envuelta alrededor de ella.

“¿Vas a dormir así?”

Cassius le preguntó con una cara desesperada.

“Hoy es… Es que… Estoy tan cansada.”

Roselia murmuró bajo la manta. Ella sabía lo que él quería decir pero fingiendo no saber, se acurrucó con más fuerza en la manta.

Podía escuchar a Cassius reír avergonzado, pero ella no bajó la manta hasta el final.

“¿Qué te pasa en realidad Roselia?”

Cassius miró fijamente el cabello rojo vino, que se había escapado del edredón. Ella ni siquiera se movió, ya sea que estuviera durmiendo o fingiendo estar dormida.

Cassius apartó la mirada de la cama y se puso de pie. Hoy no parecía poder dormir junto a él.

Cassius salió en silencio de la habitación.

─────♡◦♡◦♡─────

El rostro de Cassius se endureció cuando salió de la habitación de Roselia y caminó por el pasillo. Ella interpuso sus manos sobre su pecho, mientras estaba siendo empujado con toda su fuerza.

Cuando lo repelió, ni siquiera lo apartó correctamente, pero aun así fue doloroso. Me sentí raro. No supe cómo reaccionar ante su rechazo.

Estaba enfadado.

‘Roselia ha cambiado.’

Esta no fue la primera vez que sucedió. Ya se había repetido varias veces situaciones similares, pero no tan rotundas. Se formaron hondas arrugas en su frente tanto como sus profundas preocupaciones.

‘Tal como a un extraño…’

Cassius entendió que hablaba en serio ahora. Roselia claramente lo rechazaba. El problema era que no tenía idea de por qué lo estaba haciendo.

Pensé que teníamos un sentimiento mutuo, pero hoy se sentía extrañamente desagradada de mí.

Las arrugas de la frente de Cassius se hicieron más profundas.

Sería demasiado sencillo y divertido abrazarla e interrogarla un poco más. Luego, si quizás terminaba llorando, pensé en qué podría remediar lo que sea que le preocupara, solo para ver sus hermosos ojos rubíes. Quise abrazarla por los hombros y preguntarle, pero tuve que aguantarlo porque tenía miedo de que se asustara más de mí.

Sin motivo aparente, las palabras del Emperador en el Palacio Imperial le vinieron a la mente y le marearon aún más la cabeza. Al Emperador siempre se le ocurrían comentarios sin sentido que no tenían nada que ver con el final de una conversación importante.

Cada vez, Cassius lo ignoraba moderadamente, pero a veces las palabras resonaban en su mente.

Ocurrió cuando ambos estaban en medio de una conversación al salir del banquete. El Emperador de repente fijó los ojos en él y dijo con una expresión juguetona en su rostro.

“Aun no me has traído buenas noticias”.

La buena noticia de la que hablaba el Emperador era sobre un niño. Solía hacerle esta pregunta a menudo desde hace un año.

“Ha pasado mucho tiempo, pero es hora de que me des buenas noticias, ¿no crees?”.

“Si hay algo nuevo… Esta vez, Ain, que fue a inspeccionar el proyecto de mantenimiento de la carretera, encontró una piedra inusual”.

Las cejas del Emperador se movieron. Cassius, que sabía que no era ese el tema del que hablaba, pero lo ignoró con un rostro inexpresivo.

Además, las palabras que pronunció ahora eran hechos que no podían ignorarse.

“¿Oh, una piedra?”

 “No estamos seguros todavía, lo estamos comprobando. La situación en el momento del descubrimiento era un poco extraña… Es muy probable que sea una falsa alarma”.

El Emperador y Cassius hablaron sobre piedras durante mucho tiempo después de eso.

Él más tarde se dio cuenta de que Cassius lo había manejado a su antojo, evadiendo el tema, pero fue mucho después de que Cassius hubiera regresado del banquete.

Frente al Emperador, fingía no estar interesado en absoluto, pero de hecho, él también estaba ansioso y anhelaba tenerlo.

Habían pasado siete años desde entonces. Durante ese tiempo, la relación de ellos se profundizó. Entonces era un pensamiento natural que comenzó constantemente a su mente.

Cassius, por supuesto, asumió que ella también quería tener un hijo. No había ninguna razón para no hacerlo.

‘¿Qué haré después? Más bien, ni siquiera puedo tocarla’.

No era que realmente no pudiera poner sus manos en ella, pero Cassius, quien estaba conmocionado por lo que acababa de suceder, estaba desolado, sintió con dolor que por primera vez no sabía lo que ella estaba pensando. Sobre él, sobre los dos, sobre el porvenir.

Sin comprender su propio corazón, su estómago ardía. Una sombra de angustia se instaló sobre el rostro de Cassius.

✄ ————————————————

¡Ahh! Cassius, ¿cómo es eso de qué no es la primera vez? ᕦ(⩾﹏⩽)ᕥ yo muerta de la envidia y Roselia rechazando a mi sugar daddy T_T

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: