Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 85 NATL

Episodio 85.

 

Solo cuando susurre lo suficientemente bajo como para ser escuchado por él, se giró y miró a Lizzena.

Cerró los ojos como si estuviera controlando sus emociones y abrió los ojos al Príncipe.

“No estoy completamente recuperado todavía, pero puedo caminar así.”

Raymond acarició la cabeza del Príncipe Heredero. No fue un toque lleno de afecto, pero fue un toque amistoso.

Cuando lo vi, me vino a la mente el rostro de Caín y me sentí extraña.

“No duele en absoluto ahora. Tendré cuidado de no lastimarme. Mi madre dijo que, si me lastiman, a mi papá le duele el corazón.” – El príncipe habló rápidamente con un rostro brillante.

Las cejas de Raymond se arquearon levemente.

Parecía que nunca había dicho algo tan dulce.

“Si hubiera sabido que Su Majestad vendría a la fiesta, habría venido con usted.”

Lizzena se acercó a nosotros y dijo.

“Pero no pudiste dormir bien porque tenías mucho trabajo. ¿Puedes venir a esta fiesta?… Me temo que te lastimarás.”

Sin decir nada hasta ahora, estaba mirando a Raymond sosteniendo la mano del Príncipe Heredero como si yo fuera invisible. Además, sus palabras sonaban como una esposa que estaba preocupada por su esposo.

Creo que la relación entre los dos se ha distanciado.

Había afecto en los oxidados ojos de Lizzena mirando a Raymond.

De repente, me pregunté cómo vería Raymond a Lizzena, pero no volvió la cabeza.

No importa cuál sea la relación entre los dos, no es asunto mío.

Quizás porque sospechaba de las acciones del Marqués Nacios, dudaba que la preocupación de Lizzena por Raymond fuera sincera.

‘Además, ¿puede Raymond no tener idea de las intenciones del Marqués Nacios…?’

Las tres personas, que tenían la forma de una familia perfecta, parecían tan peligrosas que no sería extraño que estuvieran rotas en cualquier momento.

Tan pronto como trate de retroceder para alejarme de ellos, Raymond dijo.

“Los sirvientes te dijeron cosas inútiles. Mi cuerpo no es motivo de preocupación para Lady Nacios. Será mejor que prestes más atención al Príncipe.” – Dijo Raymond, quitando la mano de la cabeza del príncipe.

(N/E: ya me preguntaba yo, ¿cuándo la pondría en su lugar? jiji.)

Era una voz tranquila, pero me sentí aún más fría por eso.

Los ojos negros de Raymond no mostraban sentimientos hacia Lizzena.

Fue similar a cuando le dibujé una línea.

Como avergonzada, las comisuras de los labios de Lizzena se estremecieron.

Pero pronto, Lizzena sonrió suavemente y dijo.

“Me siento aliviado de que Su Majestad se preocupe tanto por el Príncipe Heredero. Me esforzaré más para convertirme en un padre que sea tan bueno como Su Majestad.”

Lizzena inclinó la cabeza hacia Raymond.

En un instante, convirtió a Raymond en un padre que se preocupaba mucho por el Príncipe.

Si no hubiera visto a Raymond mirando a Lizzena con una mirada insensible, me hubiera sorprendido la extrema paternidad de Raymond como cualquier otro noble.

Pero definitivamente lo sentí.

Las palabras de Raymond a Lizzena no son preocupaciones sinceras por el Príncipe, sino una advertencia de no cruzar la línea.

‘Lo sentí de inmediato, ¿la inteligente Lizzena no se dio cuenta del significado?’

Lizzena lo sabía todo y deliberadamente cambió el significado de las palabras de Raymond.

Para que ella no esté en desventaja.

“…Sí.”

Raymond miró a Lizzena con frialdad, pero no dijo nada más.

No me refiero a eso, pero no puedo decirlo mientras innumerables nobles están mirando. No sé qué pasó mientras estuve fuera, pero los dos, tanto Lizzena como Raymond parecían no tener más sentimientos el uno por el otro.

Cuando se formó una atmósfera extraña entre los dos, mi padre se me acercó.

“No sabía que su Alteza Imperial viajaría directamente aquí al Ducado para verme. Es un honor que se encuentre aquí en un estado tan saludable.”

“Es la primera vez que vengo al Ducado, y es muy colorido y grande. Se siente como el Palacio Imperial.”(Edmond)

Admirando la fiesta con ojos puros, el Príncipe continuó hablando con mi padre.

“Estaba realmente preocupado de que el Duque nunca volviera al Palacio Imperial, pero me alegro de que haya sido absuelto de esa manera. Creía desde el principio que el Duque no había hecho nada malo. Las malas personas que enmarcaron al Duque definitivamente serán severamente castigados.”

El Príncipe sonrió claramente, pero los rostros de los adultos no lo hicieron.

Mi padre y yo también estábamos avergonzados, y fue por un momento, pero pude ver la suave máscara de Lizzena temblando levemente.

No fue otro que el último Marques de Nacios quien puso en peligro al Duque de Croft, por lo que serían el Marqués Nacios y Lizzena los que iban a ser castigados como decía el Príncipe.

Cuando su hijo dijo eso, pareció no haber podido ocultar su vergüenza por un momento.

En ese momento, mi padre sonrió profundamente como para aliviar la atmósfera endurecida.

“Gracias por preocuparse por mi familia. Su Alteza.”

Padre, naturalmente, se volvió hacia Raymond y dijo.

“Su Majestad, gracias por su amistosa visita. Si me lo hubiera dicho con anticipación, habría venido a saludarlo, pero le pido disculpas.”

“Vine de repente, así que no hay razón para que te disculpes.”

Raymond se giró hacia mí y continuó hablando, mirándome con una mirada completamente diferente a cuando vio a Lizzena.

“¿Cómo no voy a venir cuando el personaje principal de la fiesta de hoy es Lady Croft? Lady Croft, le doy la más sincera bienvenida al Imperio.”

(N/E: Hay… me quiero morir.)

Su voz tranquila resonó en el salón de fiestas con calma. Cuando vi la amabilidad en la forma en que me miró, me sentí incómoda con algo atorado en mi garganta.

Forcé palabras que no salieron.

“…Gracias. Su Majestad.” – Dije, mirando hacia abajo como evitando su mirada.

“Ellie, parece que no hay más invitados por venir, así que será mejor que empecemos la fiesta.”

Ante las palabras de mi padre, me volví hacia la puerta abierta de par en par del salón de fiestas.

‘Jeremy. ¿Termino no viniendo?’

Me decepcionó, pero fue una suerte que no viniera porque Raymond está aquí en este momento. Si Jeremy y Raymond se encontraban de repente en una fiesta… Solo imaginarlo me hizo sudar la espalda.

“Ellie, ¿hay algún Invitado que estes esperando?”

“No, no hay.”

Cuando me di la vuelta, encontré la mirada de Raymond. Sus cejas al mirarme se elevaron. Parecía insatisfecho con algo.

Caminé al centro de la sala con mi padre, apartando la cabeza de sus ojos.

Los ojos de los nobles se juntaron y mi padre abrió la boca.

“Me gustaría expresar mi gratitud a todos los VIP que asistieron para dar la bienvenida al regreso de mi hija hoy.”

Mi padre se volvió hacia mí y dijo con una suave sonrisa.

“Ha pasado un tiempo desde que tuvimos una fiesta en la Castillo del Ducado Croft, así que espero que todos se diviertan. Gracias.”

Cuando la copa de champán se elevó en alto, comenzó la actuación de la compañía de música. Música sutil que era buena para escuchar sonó en el salón de fiestas, y la gente se reunió una a una para hablar.

En particular, los nobles se reunieron con el Emperador como si lo hubieran estado esperado.

Raymond, que recibió a los nobles con rostro insensible, se volvía hacia mí de vez en cuando. Sus ojos persistentes parecían unidos a mi cuerpo.

Había innumerables personas, pero cuando me enfrenté a sus ojos negros, sentí que solo había dos personas en este gran espacio.

Más allá de la incomodidad, me sentí incómoda.

“Iré con Su Majestad.” – Justo a tiempo, mi padre se volvió hacia mí y Raymond quedó oculto.

Me sentí más incómoda como si me faltara el aliento.

“Sí.”

Mi padre se dirigió hacia Raymond y yo me dirigí a un lugar que me molestaba desde antes.

Jóvenes nobles reunidas en una mesa con bocadillos y postres ligeros.

Y entre ellos estaba Rosaline.

Al acercarme a ellos como si la conversación ya estuviera en pleno apogeo, pude escuchar claramente las palabras de las jóvenes y niños pequeños.

Entre ellos, la odiosa voz de Lady Bistane penetró en mis oídos.

“¿No es algo extraño de hacer?” Lady Saline, que había estado usando vestidos viejos hace solo unos días, apareció con una apariencia tan espléndida… ¡Oh! ¿Hay una gran celebración para el Marqués sin mi conocimiento? Si el Marqués ha hecho una gran contribución…”

Cuando Lady Bistane desdibujó el final de su discurso, una señorita, con un vestido amarillo, abrió mucho los ojos y dijo.

“De ninguna manera, mi padre es administrador y nunca he escuchado noticias sobre él, del Norte. Todas las noticias del Norte provienen de un informe de quejas de que es difícil para los caballeros contener los saqueos.”

“No puedo creer que el líder se quejó…”

“Si el líder de la defensa lo dice, ¿qué tan cansados ​​estarían los caballeros…?”

Estas fueron palabras que insultaron abiertamente al Marqués Saline.

“Mi padre nunca haría eso.” – La voz de Rosaline pareció contener su ira.

Dando un paso atrás y observando su comportamiento, endurecí mi rostro y di un paso rápido.

Justo cuando me detuve detrás de ellos, escuché la voz de Lady Bistane.

“¿Ah, entonces Lady Saline finalmente tiene un buen novio? Cuando el Marqués Saline partió hacia el norte, la Señorita incluso fue abandonada por su prometido… ¿No sería un gran placer tener nuevamente una buena persona?”

 

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: