Le deseo paciencia y mucha mucha muuuucha suerte al duque para rehabilitar a la muñeca y al psicópata ese, a ver si logra que al menos quieran ser felices

Responder