Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 17 URDAT

Juris y Orfeo

Escuché que la puerta se abría justo después de cerrar los ojos con fuerza.

“Ya es suficiente, Marqués Lagerfeld”

“¡¿Qué?! ¡¿Qué estás haciendo?!”

La conmoción nunca llegó, no importa cuánto tiempo pasara, y tímidamente abrí los ojos con aire interrogativo.

Juris se paró junto al hombre y agarró los gruesos brazos, que estaban a punto de golpearme.

“Juris”

‘¿Por qué estás aquí?’

Miré al mayordomo alto con sorpresa.

¿Por qué está Juris aquí y detiene a ese hombre?

Miré la entrada y vi que la puerta estaba abierta de par en par. Comprendí que había entrado volando en la habitación por el fuerte sonido que escuché antes.

‘¿Vino aquí para detener al hombre porque sabía que me estaban golpeando?’

“¡Déjame ir! Estoy castigando a esta tonta, ¿sabes? ¡Sé que tú también la odias! ¡¿Sabes lo mucho que ha molestado a los demás?!”

“Lo sé”

Dijo Juris con una sonrisa adecuada para un excelente mayordomo.

“Sin embargo, usar la violencia, sin importar el motivo, es algo con lo que no estoy de acuerdo”

El hombre debe haber recuperado un poco la compostura del tono tranquilo. Sacudió violentamente la mano de Juris y calmó su áspero aliento.

“Eso no es violencia. Es educación. Los niños que hacen cosas malas deberían ser azotados, ¿verdad? Es lo mismo que eso. Estoy educando a mi hija”

“Entonces no necesitas golpearla tantas veces, mucho menos patearla. Este es un asalto unilateral. No puedo quedarme en silencio y mirar”

“Señor Heiman, ¿quién se cree que es? Eres arrogante para ser un sirviente”

“Perdóname. La sangre se me subió un poco a la cabeza porque vi que la señora estaba recibiendo una violencia irrazonable. Parece que todavía no tengo experiencia como sirviente”

Declaró Juris con calma. Ignoró al hombre que iba a estallar y se arrodilló a mi lado.

“¿Estás bien?”

Su sonrisa había desaparecido y su cara de póquer había vuelto, pero su voz sonaba inusualmente sentida.

Además de eso, me presentó su mano derecha como si quisiera ayudarme a levantarme.

‘¿Está seriamente preocupado?’

Me quedé mirando su mano.

Sus manos generalmente estaban en guantes, pero hoy no los tenía puestos, y eran huesudos como la mano de un hombre, y no coincidían con sus delicados rasgos faciales.

Su piel áspera probablemente se deba al duro trabajo que tiene que hacer todos los días y al químico que usa para pulir los cubiertos.

Cuando no tomé su mano, entrecerró sus fríos ojos grises que eran como los de su amo y dio un largo suspiro.

“Déjeme ver”

Ni siquiera tuve tiempo de responder:

“¿Qué?”

Extendió su mano y agarró mi mejilla que había sido golpeada.

Me hicieron a un lado antes de que pudiera protestar y luego me miró directamente a la cara.

“Oye, Juris”

“Está inflamado. Parece haberte golpeado con una fuerza considerable. ¿Por qué no llamaste para pedir ayuda?”

Juris soltó la mano que estaba agarrando mis mejillas y me miró como si me estuviera culpando.

Le devolví la mirada porque no sabía de qué estaba hablando, y continuó murmurando palabras que no entendí.

“Estuve esperando todo el tiempo”

“¿Qué es lo que tú..?”

“Ya veo. Entonces, estabas escuchando en secreto. Humph, parece que tienes una personalidad indecentemente cruda”

Dijo el hombre que estaba detrás de Juris con decepción.

Miró la escena que se estaba desarrollando frente a sus ojos con desprecio y cruzó los brazos con irritación.

“Pensé que era un poco extraño cuando vi la interacción entre ustedes dos. Esperé frente a la puerta para que, si pasara algo, pudiera entrar por la fuerza. Como sirviente, debería proteger a Madam… Aunque, podría haberte escuchado incluso si no estuviera afuera porque gritaste tan fuerte, Marqués Lagerfeld”

“¡Callate! ¡¿Qué pasa con tu actitud atrevida?!”

El hombre furioso corrió hacia Juris, agarró el cuello de Juris como lo había hecho conmigo y apenas lo estranguló.

“¡¿Quién te crees que eres cuando solo eres un sirviente?! Soy un noble, ¿sabes? Es fácil que te despidan, ¿sabes? ¡¿Um?!”

‘Argh, suficiente. Por eso no es bueno ser directo’

“Ma… ¡Padre! ¡Por favor sueltalo!”

Juris no se resistió mientras le sujetaban el cuello, y yo no podía quedarme quieta y mirar mientras le gritaban. Incluso me olvidé del dolor en mi mejilla y volé hacia el hombre.

Sin embargo, no pude apartarlo porque era impotente, él me apartó y caí al suelo de nuevo.

“¡No te metas en mi camino! ¡Basura!”

“La basura eres tú, ¿verdad?”

Se oyó una voz baja, y el hombre se tambaleó y cayó de manera llamativa.

“¿Qué…?”

Tan pronto como el gordo cuerpo del hombre cayó al suelo, hizo un ruido fuerte como si toda la habitación estuviera temblando.

No podía decir qué estaba pasando, pero Juris empujó al hombre y lo hizo tropezar rápidamente.

Fue tan rápido y ágil.

El hombre no pudo evitar a Juris, tropezó, revoloteó en el aire y cayó al suelo.

‘Increíble’

Me quedé tirada en el suelo con la boca abierta.

El hombre maldijo en el suelo.

Se había golpeado el cuerpo con fuerza y ​​parecía que le dolía mucho la espalda. El impacto debe haber sido considerable ya que es enorme.

Parecía que quería levantarse de inmediato y devolver el favor, pero probablemente no podía mover su cuerpo porque simplemente miró a Juris con odio.

“¡Usted!”

“Perdóneme. Pero tú eres quien me agarró. Solo me protegí a mí mismo. A esto se le llama defensa propia. ¿No es así, señora?”

“Eso es…”

‘No importa cómo lo digas, es exagerado’

Yo, que fui ayudada por Juris, ni siquiera podía estar de acuerdo y me quedé confundida.

Su voz sonaba brillante como si no hubiera sido baja antes, y estaba sonriendo alegremente. El hombre se retorcía de dolor en el suelo.

¿Que debería hacer en esta situación?

En primer lugar, no entendía por qué Juris, que nunca me ayudaría, me había protegido.

‘Incluso si me secuestraran, probablemente solo miraría y sonreiría…’

Cuando sostuve mis doloridas mejillas y me quedé allí sin comprender, unos pasos ásperos se acercaron.

“¡Ofelia!”

¿Ahora que? Pensé mientras miraba la entrada abierta, y dos sirvientes y un apuesto joven entraron corriendo mientras jadeaban.

El joven apuesto… Orfeo miró la desastrosa habitación, especialmente mi rostro miserable, y su expresión cambió. Miró fríamente al hombre que se derrumbó en el suelo.

“¿Cuál es… el significado de esto, Marqués Lagerfeld?”

Tragué saliva.

Su voz era más horrible que la voz baja de Juris e hizo que mi columna se congelara.

La temperatura de la habitación bajó drásticamente.

El hombre, que estaba envuelto por la ira, debe haber sentido lo mismo que yo, miró fijamente a Orfeo, pero no pudo decir nada.

“Le pregunté cuál es el significado de esto, Marqués Lagerfeld. Corrí aquí porque escuché de un sirviente que estabas agrediendo a mi esposa. ¿Es esto cierto?”

“¡E-ese hombre es el violento! ¡Me empujó, luego me pateó y me caí! ¡Es obvio si miras cómo estoy ahora mismo!”

El hombre respondió enojado.

Volví a mis sentidos. Juris será el equivocado si esto continúa. Me desesperé y lo defendí.

“¡No! Orfeo, ¡Juris me protegió! ¡Juris lo empujó y lo hizo tropezar porque agarró a Juris! ¡Es defensa propia!”

¿Está realmente bien llamar a eso defensa propia? 

Me preguntaba mientras hablaba, pero esto no cambia el hecho de que Juris me ayudó.

Pensé que debía defenderlo, aunque exagerara un poco para que no lo acusaran de ningún delito.

“¡Ofelia! Maldita sea…”

“¿Es así, Juris?”

Orfeo miró inexpresivamente al hombre que miraba con odio a su hija y se volvió para mirar a Juris, que estaba de pie junto a mí.

Juris asintió con la cabeza y respondió en su tono tranquilo habitual:

“Es como acababa de decir Madam. De repente me agarró y me sentí amenazadl, así que me resistí. Bueno, también estaba enojado porque llamó a Madam basura”

“¿Basura?”

Las cejas perfectamente formadas de Orfeo se levantaron.

“¡Estás escuchando las tonterías de ese humilde sirviente! ¡Conde Rosenstein, despida a ese hombre ahora mismo! ¡Se volvió violento después de despotricar! ¡Deberías despedirlo y echarlo de la mansión!”

“Ofelia”

Orfeo ignoró al hombre y se paró frente a mí.

Su hermoso rostro no estaba inexpresivo como siempre y parecía que estaba soportando el dolor.

La tristeza en sus ojos azules hizo que mi pecho se apretara, pero no me hizo sentir frío.

“¿Te golpearon?”

“…¡Ah!”

Su voz estaba llena de ira, pero si le decía que me habían golpeado, parecía que iba a golpear al hombre con el puño apretado, así que no pude decir nada.

“No solo la golpearon, también la patearon”

Dijo Juris en mi lugar, y los delgados labios de Orfeo se tensaron en línea recta.

“¿Dónde?”

“… Mi hombro, pero ya no me duele”

“Lo siento. No pude quedarme a tu lado y protegerte”

“¿Eh?”

No podía creer las palabras de Orfeo y miré hacia arriba.

Ya se había dado la vuelta y estaba dando instrucciones a los sirvientes.

“Ayuden al Marqué Lagerfeld a levantarse, Daniel y Marc. Llamen a un médico inmediatamente después de hacerlo… Juris, tráigame 20 millones de marcas de la caja fuerte, papel blanco, un bolígrafo y una almohadilla de tinta roja”

Juris salió del salón. Los sirvientes ayudaron al hombre, que no podía levantarse solo y lo sentaron en una silla.

El hombre apartó violentamente las manos de los sirvientes tan pronto como se sentó. Se arregló la ropa y el cabello despeinados y lo miró. Luego, se enfrentó a Orfeo y sonrió.

“Conde Rosenstein. Déjame decirte esto ya que parece que estás malinterpretando algo. Estoy reprendiendo a mi tonta hija. No pude soportarlo después de escuchar los rumores. Quería que supiera exactamente a quién debería estar agradecida por su vida extravagante”

Orfeo no respondió.

Me tomó del brazo, me sentó en una silla lejos del hombre y revisó mis mejillas hinchadas.

No sabía si resistir, pero pensé que sería mejor si no causaba más alboroto, así que me porté bien.

“Esta chica es una idiota absoluta”

Siguió hablando el hombre a pesar de que nadie lo escuchaba.

“Si no puede entender con palabras, entonces debes persuadirla golpeándola. Esta chica es lenta. Se comporta como si nada hubiera pasado incluso si la golpeaste varias veces”

“¿Siempre has golpeado a Ofelia por no escucharte?”

Orfeo preguntó con una voz inexpresiva mientras miraba mi mejilla.

El hombre debe haber estado feliz de que finalmente recibió una respuesta porque sonrió.

“Sí. Esa es la responsabilidad de los padres. Conde Rosenstein, usted también debería hacerlo. Oh, pero lamento molestarte. Si no le importa, ¿puedo llevarla a casa y reeducarla? Ella no volverá a comportarse tontamente. Se portará bien y se convertirá en una mujer obediente. Sin embargo, no puedo hacer nada con su rostro sombrío y su cuerpo delgado”

Dijo algo horrible, pero me quedé callada.

Porque soy una tonta que necesita ser reeducada.

Incluso si tuviera que ser reeducada, no estaría mal si pudiera regresar.

En mi caso, no sería extraño que me dijera que quiere divorciarse de mí ahora mismo.

‘Pero, aun así, eso podría estar bien’

Aún es mejor ser una prostituta que regresar a la casa de Lagerfeld, y mi propósito de divorciarme se puede lograr.

Si Orfeo puede ser feliz, no importa lo que suceda después.

No me importa arrastrarme en el barro por eso o incluso morir.

“Orfeo, yo…”

“Marqués Lagerfeld”

Orfeo se dio la vuelta tan pronto como abrí la boca.

“¿Qué sucede?”

El hombre rió.

“Como desee, le daré 20 millones de marcas adicionales ahora mismo”

“¡Oh! ¡¿Enserio?!”

‘¿Solicitó un préstamo adicional?’

Me quedé atónita cuando escuché su interacción.

Este hombre estaba extorsionando a Orfeo por mucho dinero.

Quizás, había venido a esta mansión no para pegarme, sino para recibir el dinero.

De todos modos, ¿cuánto le ha prestado Orfeo a este hombre en total?

Tengo que devolverle el dinero si nos divorciamos, pero mis ahorros pueden no ser suficientes. No sé si podré devolverle el dinero incluso si vendo mi cuerpo por el resto de mi vida.

Pensé, y Orfeo dijo algo que me hizo dudar de mis oídos:

“No tienes que pagarme. Te daré esto, junto con los 40 millones de marcas que te he prestado antes”

“¡¿Qué?!”

No solo yo, sino también el hombre y los sirvientes se sorprendieron.

Dándole un total de 60 millones de marcas… ¡¿Se ha vuelto loco Orfeo?!

“Yo también pagaré los impuestos. A cambio… nunca más vuelvas a aparecer en esta mansión”

‘Ah, ¿entonces es así?’

Todo mi cuerpo se debilitó y sentí que me iba a resbalar de la silla.

Como pensaba, Orfeo tiene la intención de aprovechar esta oportunidad para romper con la Casa Lagerfeld.

Devuelve a la hija a cambio del dinero y rompe todos los lazos con la Casa Lagerfeld.

No necesitaba ir tan lejos, yo era quien debía pagar la pensión alimenticia y, sin embargo, estaba tirando su dinero por el desagüe.

“También te prohíbo que te pongas en contacto con mi esposa”

“¿Eh?”

‘¿Qué acaba de decir Orfeo?’

Contuve la respiración y agudice el oído para no perderme ni una sola palabra de Orfeo.

“El dinero que te presté es dinero de consolación. Te lo daré todo, así que terminemos nuestra relación. Bueno, podría saludarte si nos vemos afuera… Si no puedes prometerme esto, entonces no obtendrás tu préstamo adicional”

“En resumen, ¿quieres que venda a mi hija por dinero?”

Orfeo no respondió ni asintió.

No podía decir lo que estaba pensando por su expresión. Se limitó a mirar al hombre en silencio.

El hombre me miró con desdén y de repente se echó a reír.

Se cruzó de brazos y miró como si estuviera reflexionando, luego dijo como si la balanza se hubiera inclinado hacia la gran cantidad de dinero en lugar de mi valor de utilidad.

“Está bien. Te daré esta inútil cosa si la quieres”

“Entonces, ¿puedes escribir eso?”

“¡Orfeo!”

‘¡Que desperdicio!’

No soy una mujer que vale sesenta millones de marcas.

Casi había gritado, pero Orfeo no se volvió.

“¡Por supuesto! ¡Jajajaja! Conde Rosenstein, ¡también eres un tonto! ¡Porque estás desperdiciando 60 millones de marcas por una chica así! ¡Ella no vale tanto!”

“Es barato si puedo conseguirla por solo 60 millones de marcas”

“¿Hah?”

“No, no te preocupes por eso”

Luego, Juris regresó con un sobre lleno de dinero y otras herramientas.

Orfeo le susurró algo a Juris, quien asintió a cambio. Luego, comenzó a esparcir las herramientas que había traído sobre la mesa.

Orfeo volvió a donde estaba y me agarró suavemente del codo.

“Ven, Ofelia. Refresca tu cara”

“Conde Rosenstein”

El hombre llamó antes de que pudiera decir nada.

Pero Orfeo, que me tomó del brazo y me acompañó hasta la puerta, ni siquiera se detuvo, luego dijo como si estuviera rechazando al hombre:

“Cuídese, Marqués Lagerfeld”

Atrás Novelas Menú Adelante
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: