Saltar al contenido
I'm Reading A Book

EMDLF – Vol 3: Capitulo 39

Manchas rojas en la nieve blanca

No hagas lo imposible, pensó Rihaku.

Ante sus ojos, el ejército privado de Shishou, que no podía lidiar adecuadamente con los repentinos intrusos, estaba entrando en pánico. Aunque blandieron sus lanzas cuando entraron en pánico, no eran rival para los soldados de Rihaku que había venido aquí perfectamente preparados.

En este momento, Rihaku estaba aquí para capturar a los rebeldes, el Clan Shi. La ubicación estaba a quinientos ri al norte de la Capital. Reparar la fortaleza que ya debería haber sido abandonada y tener soldados debe tratarse de algo así como él cree. Pensar que están tomando represalias contra el Emperador es lo más acertado.

La fortaleza era moderadamente grande, pero era realmente una tontería planear un levantamiento contra el estado solo con eso. Según lo que escuchó, los compañeros que habían planeado el levantamiento se habían disuelto internamente, y solo el Clan Shi llegó a ser inflexible entre ellos. El Jefe del Clan Shi, Shishou, era un personaje bastante respetable incluso dentro de la Corte imperial. Sin embargo, era una persona ante la que ni el mismo Emperador era rival, hasta el punto en que expulsó a su anterior Consorte de alto rango para instalar a su propia hija en ese asiento.

Rihaku inclinó la cabeza mientras balanceaba su lanza.

No sabía si estaban fuera de sus cabales en su codicia o si ya se habían vuelto totalmente locos.

Solo que, sea como fuere, los empujaron contra un muro, ya que habían desaparecido de la Capital y se atrincheraron en este tipo de lugar, no podían ser el tipo de personas a las que se les pueda tratar como rebeldes, ¿verdad? El personaje que se hace llamar Viejo Tanuki incluso en la Corte Imperial no haría una cosa tan tonta.

Sin embargo, Rihaku era un Oficial Militar. Dejará el pensamiento final a los otros muchachos y terminará el trabajo. Golpeó con su lanza la pierna de un soldado enemigo y lo derribó. Sus subordinados con abrigos blancos estaban atando a los soldados caídos a sus espaldas. Rihaku también llevaba el mismo abrigo, pero se lo acababa de quitar porque estaba estorbando.

El abrigo blanco se destacó con las salpicaduras de sangre. Sin embargo, era un disfraz esencialmente inapropiado para la batalla.

Era un color que se mezclaba con el blanco de la nieve. Fue lo correcto desaparecer en él. Además, se destacarían aún menos en una noche sin luna.

La tropa de Rihaku marchaba sin llevar antorchas. La unidad se había dividido en dos grupos de camino a la fortaleza. La unidad de infantería líder que estaba reunida estaba acostumbrada a la nieve y estaba orgullosa de su habilidad, y del resto de la unidad. Los dos se movilizaron a un par de diez riñones de distancia.

Como resultado, hablando de lo que sucede, por la noche, el vigía de la fortaleza notaría las luces llevadas por la primera unidad en la parte posterior, y no notaría la unidad que ya se había acercado con anticipación. Se equivocarían al pensar que la llegada del enemigo sería un tiempo más tarde.

En ese caso, la unidad de Rihaku tuvo otro problema. Caminaban por las llanuras que no tenían nada desde hace un par de diez ri. Era diferente si incluso salieran las estrellas, pero incluso la luna estaba oculta por las nubes. Era normal que sus sentidos de la orientación estuvieran confuso.

Rihaku, por un momento, dejó escapar un suspiro después de que terminó de capturar al enemigo. Durante ese tiempo, algo se le cayó del bolsillo del cuello.

“Esta cosa está muy bien elaborada”.

Rihaku recogió la escultura de madera con forma de pez que se le había caído sobre la nieve. Entendieron la ubicación de la fortaleza haciendo uso de esto.

Había un imán dentro de la escultura. Sabrán su rumbo cuando hagan flotar esto en un balde de agua. Es una herramienta que utilizan los marineros. La superficie había sido recubierta con un polvo misterioso que brillaba. Podía ver en qué dirección debía ir, incluso estando en la oscuridad total. Parece que la materia prima utilizada para esto era un hongo que brillaba en la noche.

Además, con este ataque sorpresa, hubo otra bonificación.

Con una mirada de sorpresa, pensó Rihaku cuando vio la nieve que se levantaba desde lo alto del acantilado.

“El que pensó que esta estrategia era buena, ¿qué tipo de racionalidad tiene?”

Una de las principales razones por las que esta fortaleza fue abandonada provino de los siguientes hechos.

Escuchó que los lugares cercanos a las aguas termales tienen muchos terremotos. Hubo un gran terremoto hace un par de décadas, y la topografía circundante parecía haber cambiado desde entonces. La ladera de la montaña se había derrumbado, haciendo aparecer avalanchas en invierno con mayor frecuencia. Aunque la escala en sí era pequeña y no era algo que ocurriera todos los días, la ubicación era mala.

Dado que caía justo encima del edificio, el deterioro progresó y tuvieron que empezar a reducir el tamaño del ejército.

Le dijeron que esta vez la avalancha fue inducida artificialmente. Se basó en el hecho de que este año fue más frío que el promedio y la nieve también era más profunda.

La unidad líder había llevado a varias personas acostumbradas a las montañas nevadas para hacerlo. Si iban a averiguar a dónde se dirigían mientras portaban una gran cantidad de lanzas de fuego, debía ser por esto.

Miró a su alrededor. Sangre fresca esparcida por el aire. Las manchas rojas estaban marcadas en la nieve blanca. Uno de sus subordinados atravesó con una espada el pecho de un soldado enemigo que continuó luchando. El soldado se derrumbó, tomado por sorpresa; no tuvo suerte para blandir su daga. Tosió, sintiendo la espuma sanguinolenta desbordarse de su boca. Sus movimientos vacilaron y se detuvieron.

No les quites la vida si se rinden. Deberían haberles dicho eso. Hubiera estado bien si solo escucharan obedientemente. ¿No tenían ya esa compostura? Al ver esa escena, los hombres que los rodeaban obedecieron.

Más allá de la posibilidad de poder quitarles la vida, no deben ser desalmados. A Rihaku se le enseñó eso, se lo habían enseñado durante su formación militar.

Localizó a un personaje que pisaba la nieve sucia, entrando en la fortaleza.

Su cabello negro se veía muy deslumbrante en contraste a su abrigo blanco. Rihaku, que no podía imaginarse a sí mismo pensando de esa manera hacia un hombre, sonrió amargamente ante esta situación.

Este hombre originalmente no debería estar en los campos de batalla. Su hermoso rostro era el de jardinero en jefe del jardín de flores conocido como el Palacio Interior, y también se contaba como una de sus flores al mismo tiempo.

Sin embargo, en realidad, él no era una ‘flor (花)’, sino una ‘Flor (華)’. (el último Kanji representa a la familia Imperial, aunque significan lo mismo)

En su cabello que estaba medio suelto y tenía la mitad restante al viento, había un kanzashi plateado. No puedes hacer nada más que postrarte ante él cuando veas ese diseño.

Era lo que estaba sobre las tres espadas en este país llamado Rii. Solo había dos individuos únicos en este país que llevaban nombres con el apellido ‘Ka (華)’. Este era uno de esos individuos.

Originalmente, no debería estar en este terreno. Estaba en la marcha nocturna y también había caminado decenas de ri para no hacer ruido. La unidad se ensambló con aquellos con suficiente fuerza física, pero pudo ver su fatiga.

Sin embargo, el dueño de la elegante cara que era como una doncella celestial, estaba empuñando un liuyedao* que no le correspondía. Estaba vestido con una armadura de color púrpura azulado, lo que indicaba su posición ante su entorno.

Eunuco Jinshi, esa debería haber sido la posición de ese hombre. Un joven eunuco muy favorecido por el Emperador, con una belleza que, en ocasiones, llegaba a esparcir rumores insolentes.

Cuando apareció antes de tomar el mando del ejército, varias personas debieron de quedar boquiabiertas en estado de shock. También hubo funcionarios cuyo cutis se había estropeado descaradamente. Ese señor, que era popular entre hombres y mujeres, había sido cortejado incluso por algunos de ellos en ocasiones.

Rihaku también fue uno de los que estaban en estado de shock. Hace unos días, el asistente cercano de Jinshi, un hombre llamado Gaoshun, le confió varios asuntos. Esta vez también, al ser llamado para reunir a aquellos con fuertes habilidades físicas en el frío entre sus asociados y propios subordinados fue algo como esto.

Su nombre ya no era Jinshi, pero Rihaku tampoco puede llamarlo por su nombre con ‘Ka’. No había nadie aparte del Emperador que pudiera llamarlo directamente por ese nombre, incluso si era por escrito.

Jinshi entró en la fortaleza. Rihaku lo siguió para no quedarse atrás. Gaoshun no estaba a su lado, en cambio, un joven Oficial Militar se mantenía cerca de su espalda.

Rihaku también fue tras ellos.

El interior de la fortaleza estaba envuelto por un hedor pesado. El hedor era como huevos podridos. Mientras se preguntaba qué había sucedido, había hombres que llevaban con premura montones de nieve al subsuelo.

¿Podría haberse producido un incendio o algo bajo tierra? Cuando Rihaku atrapó a un hombre que cargaba nieve presa del pánico y le preguntó, ese fue el caso. Le dijeron que hubo una explosión.

“Tenemos que apagarlo rápidamente, o la am-señora lo hará…”

El hombre tembloroso apartó la mirada de Rihaku. Él soltó al hombre y este continuó con su tarea.

No sabía si su mala complexión se debía al humo, o si le tenía miedo a esta ‘amante’ o quien sea.

Sin embargo, podrían haber cometido un error de cálculo, parece que hubiera menos soldados en la fortaleza de los que esperaban.

Rihaku se tapó la boca con las mangas y se arrodilló detrás de Jinshi, que estaba a la cabeza.

“¿Puedo dar un consejo?”

Estoy agradecido de poder hablar desde este otro lado, pensó Rihaku.

“Permitido.”

“Entonces, presumiré de tus palabras”.

Siempre lamentó que debería haber estudiado el lenguaje de la Corte adecuadamente para momentos como este.

“Creo que no hay necesidad de permanecer mucho tiempo en este humo. ¿Debemos hacer que las personas que están dentro se vayan de inmediato también?”

“Lo entiendo.”

¿Dije lo obvio? Rihaku reflexionó.

“Sin embargo, puede haber personas adentro que no puedan escapar”.

“En ese caso, haremos que todos busquen, afuera”.

“No podemos hacer eso.”

Ante las palabras de Jinshi, el rostro de Rihaku se contrajo. Pensó que era bueno que su rostro estuviera inclinado.

Para Rihaku, era intolerable que Jinshi se lesionara. Quería que saliera lo antes posible, incluso si era para observar desde un lugar seguro. Sin embargo, por el honor de la Guardia Imperial, también se requirió que Jinshi saliera al frente. Precisamente porque estaban lanzando lo que parece ser un ataque sorpresa, es posible que no renuncie a esa parte.

El hecho de que mostrara su rostro al público de manera majestuosa, significaba que estaba desechando su fachada del eunuco Jinshi. Debe significar que estaba viviendo, no como el inútil Hermano Imperial encerrado.

Con eso, la armonía de la Corte Imperial se derrumbará de inmediato. El Clan Shi que una vez estuvo por encima del resto estaba por ser erradicado. Esos tipos deben mezclarse con el enemigo capturado. Fue bueno que los capturaran, pero el pago por sus crímenes ya estaba resuelto. Era estándar que aquellos que tomaran represalias contra el Emperador serían condenados al exterminio familiar. Las esperanzas sobre la medida en que la amabilidad del Emperador reinante los tratará con benevolencia deben ser débiles.

“La hija del capitán Kan está capturada aquí”.

“Eso es…”

El Capitán Kan, en otras palabras, el estratega raro del monóculo. A Rihaku le dijeron esto antes de irrumpir aquí. Estaba sorprendido de que el hombre tuviera una hija, y el por qué fue capturada también era un misterio, pero eso fue todo lo que le dijeron.

“¿Podemos abandonarla?”

Pueden hacer todo, excepto eso.

“De ser así, nacerá un nuevo oponente político”.

Su boca deslizó palabras rígidas. Tenía la sensación de que una pequeña cantidad de información sobre ‘algo’ se revelaba trás de la rígida expresión de Jinshi.

“Ahh, supongo que sí”.

Cuando dejó salir una expresión amarga como si algo lo estuviera destrozando por dentro, Jinshi siguió adelante.

Rihaku se puso de pie y se rascó la cabeza. Si es así, debería terminar su trabajo lo antes posible.

✄ ————————————————

Liuyedao: 柳葉 刀, sable de hoja de sauce. Una espada de un solo filo con una curva moderada a lo largo de la hoja.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: