Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 47 – EBNET

EBNET

‘¿Esos niños desaparecieron dentro del bosque de hadas? ¿Será que los guardias fueron a buscarlos?’

“Perdí cuatro perros, pero no es una pérdida de poder desgarradora.”

Las piedras espirituales secundarias de por sí son débiles, por lo que nunca se sabe cuándo morirán.

Pero para que le rastreen la cola, tiene que ir y volver a recogerlos…

“Suha.”

Borf, que estaba incómodo, gritó lentamente el nombre de su sombra.

El hombre que se había estado escondiendo en la oscuridad y ocultando su presencia se adelantó.

“Estoy aburrido, ¿te gustaría dar un paseo?”

“… ¿Estás hablando del bosque de hadas?”

“Para probar el nuevo bebé de Lycan”.

Habló a la ligera, levantó el cuerpo y extendió las palmas.

Su brazo derecho está cubierto de tatuajes negros.

Un pequeño cuchillo cortó suavemente la palma de su mano y algo salió arrastrándose de la herida pálida y ensangrentada.

Viendo tomar forma al espíritu, Borf ordenó con indiferencia.

“Dile a Demon que utilice estos brotes. Que devoren bien las manos y los pies primero”.

Se rió entre dientes, y sus ojos cruelmente sonrientes miraron a las pequeñas hadas que estaban temblando.

Sus ojos se movieron como para certificar sus miedos.

De repente, el convocado de la herida en la palma de su mano levantó los ojos vacíos y miró a Borf.

Él recogió al hombre de la túnica negra y bajó al centro de la ciudad, donde el festival estaba en pleno apogeo.

━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━ 

“Vamos juntas.”

Gaia continuó agarrando a Kalia y aferrándose a ella.

“Quiero ir contigo por favor, tenemos que ir juntas.”

Incluso si no lo dijo en voz alta, su voluntad fue transmitida a Kalia.

Miró al padre de Gaia, al Rey de las hadas.

Él se quedó mirando a Gaia y Kalia con ojos que no podían sondear la profundidad.

“Gaia”.

Con voz triste, el padre llamó a su hija.

Gaia miró a su padre al oír que la llamaba.

Labios vacilantes miran a su padre sin querer obedecerlo.

“Tengo que protegerla. El bebé, vendrá pronto. ¡Así que yo, iremos juntas!”

“¿Por qué estás tan obsesionada con esta niña?”

Gaia pareció confundida ante la pregunta del Rey.

Todo se reveló en su rostro fue que ella tampoco sabía el ‘por qué’.

Rogó con vehemencia mientras sostenía la mano de Kalia, que negaba con la cabeza.

“Solo puedo decir que necesitará cariño, cuando de a luz, me necesitará.”

Kalia también estaba confundida.

¿Por qué necesita a esta hada para dar a luz a su hijo?

Fue frustrante como si hubiera una niebla en mi cabeza.

“Si dejas este bosque, será peligroso. Tú lo sabes”.

“Sin embargo…”

El Rey exhortó gentilmente a su hija.

No tenía idea de qué estaba causando que su hija estuviera tan confundida. ¿Es por el bebé en el útero humano?

Dicho esto, su hija se aferraba a esa mujer humana.

Aunque la hija conocía la crisis y debilidad de su existencia, ansiosamente quería seguir a esa persona.

Como padre que una vez tuvo una hija, no podía permitir que ella lo acompañara.

“…Sin embargo.”

Al ver llorar a su hija, el Rey reflexionó un momento, luego sacó el brazalete que había traído como regalo para su hija y se lo acercó a Kalia.

“Esta es una pulsera en la que se funde el alma del antiguo espíritu Amundia”.

Kalia lo miró incrédula de que él le estuviera regalando este brazalete.

“Tómalo. Si grabo un hada en esta pulsera, puedes convocar a cualquier hada que desees incluso si no tienes un contrato de hadas”.

Por supuesto, el poder de los espíritus antiguos era más poderoso, pero el Rey no diría tales palabras innecesarias.

“Como dijo Gaia, cuando llegue el momento en que la necesites, puedes convocarnos. No se lo estoy obsequiando, así que no se sorprenda tanto. Cuando se agote, se tomará de vuelta”.

Kalia se preguntó si agradecer o no al Rey de las Hadas por dárselo.

Ni siquiera tengo que tomarlo, pero ¿tengo que dar las gracias de igual modo? Yo no lo pedí…

Mirándolo con ojos incrédulos y recibiendo el brazalete, el Rey sonrió.

“Tienes una expresión honesta en tu rostro”.

“Pero, ¿por qué?”

“Así como no puedes confiar en nosotros, yo no puedo confiar ciegamente en ti.”

‘… Bien. ¿Y qué significa entonces?’

Kalia asintió obedientemente y luego, con la mente un poco relajada, se puso el brazalete en la mano.

Un brazalete que emitía una noble luz de cinco colores se deslizó en sus manos ásperas y llenas de cicatrices.

Gaia, que miraba a Kalia con ojos tristes, agarró el brazalete de Amundia que llevaba y le susurró su nombre de hada.

Una tenue luz brilló en el brazalete y luego la absorbió de nuevo, como si la absorbiera.

“Gaia. Gaia.”

Le dijo a Kalia su nombre varias veces.

Kalia miró al hada con ojos complicados y asintió.

“Dilo. Mi nombre.”

“Gaia”.

Ella sonrió alegremente como si estuviera satisfecha.

La cabeza del Rey, que las había estado observando con ojos extraños, se levantó de repente hacia el horizonte.

Murmuró como si se estuviera divirtiendo, brillando misteriosamente en el resplandor profundo de sus ojos.

“Intrusos. Aquellos que casualmente entran al bosque de hadas por la noche…”

Kalia, que lo escuchó, también miró en la dirección en la que él miraba.

Los que se adentran en el bosque de hadas sin miedo a esta hora.

“Gaia, tú y Liella saquen a estos niños. No bajes del árbol hasta que Maya te llame. ¿Lo entiendes?”

Gaia asintió ampliamente con la cabeza, tomó la mano de Kalia y siguió a Liella.

Kalia, sin saberlo, volvió la cabeza para mirar al Rey de las hadas que se quedaba atrás.

Sus ojos se encontraron.

No puedo corroborarlo, pero de alguna manera el Rey pareció sonreírme dulcemente.

‘¿Fue una ilusión?’

━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━ 

Cuando llegaron al borde del bosque, Gaia abrazó a Kalia.

“Es Gaia. Llámame por todos los medios”

Su pecho, en una clara ilusión, estaba tibio aunque no sentía el calor.

Kalia respondió que sí y dejó a la pequeña hada saludando hasta el final del viaje.

Quizás agotados, los niños se quedaron dormidos hasta entonces y no despertaron.

De vez en cuando, gimió y se escuchó una voz que llamaba a su madre, por lo que parecía que no hay nada de malo mental o físicamente en ellos.

Incluso entonces, Kalia había identificado a la Sra. McKenna, que estaba en el borde del bosque y esperaba a sus hijos.

Escondida detrás de una sombra cercana, los despertó.

“Hey. Chicos, despierten”.

“Mmm… No.”

Shizu fue la primera en despertar con una mano temblorosa.

Sus ojos entrecerrados se abrieron lentamente y miró a su alrededor.

“¡Oye! ¡Un monstruo, monstruo!”

Kalia, que envolvió sus brazos alrededor de los hombros de la niña temblorosa, la abrazó y la consoló.

“Pequeñita. Ahora estás bien.”

“Obviamente estábamos en el bosque, pero, ¿cómo puedo…? Oh, Joan, ¿qué hay de Joan?”

“Joan está conmigo”.

“Uh, ¿pero cómo?”

Al ver a Shizu conmocionada y desconcertada, Kalia sonrió y acarició la mejilla de la niña.

“Yo tampoco conozco los detalles, pero parece que el hada buena te miró y los apartó del mal. Afortunadamente, eso pasó. Ahora, creo que tu mamá te está buscando por allá… ¿No deberías ir a buscarla?”

“Ah. ¡Sí Sí!”

Desconcertada pero incapaz de ocultar su alegría, la niña se despertó rápidamente sacudiendo el hombro de su amigo que estaba acostado a su lado.

“¡Joan! Despiértate, levántate.”

El niño retumbante levantó la cabeza con ojos en blanco.

Shizu agarró la mano de su amigo, lo levantó y gritó.

“Ya salimos. Vayamos con mamá. ¡Apúrate!”

“Sí… ¿Estamos fuera de? Yo, iba a la tierra de los juguetes…”

“Deja de decir tonterías. ¡Vamos! ¡Busca a mami!”

El niño, que todavía estaba murmurando sonidos de hablar dormido como si estuviera borracho de una fantasía, fue llevado por la mano de Shizu y corrió hacia la multitud de adultos.

“¡Mamá!”

Al oír los gritos de la niña, la Sra. McKenna, que caminaba por el borde del bosque, negó con la cabeza, se volvió abruptamente.

Sus ojos se abrieron en un instante y gritó el nombre de su hija con una voz llena de llanto.

“¡Ay Dios mío! ¡Shizu!”

“¡Mamá!”

Las yemas de los dedos de su madre temblaron mientras corría y abrazó a su hija con fuerza apenas la tuvo a su alcance.

Sin siquiera comprobar si sentía algún dolor o alguna torcedura, abrazó a su hija menor con todas sus fuerzas.

Kalia, que observó hasta allí, se volvió silenciosamente y regresó a casa.

La niña, que había estado chillando el nombre de su madre, se dio la vuelta y señaló debajo del gran árbol donde estaba Kalia.

Pero ya estaba vacío.

━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━ 

Kalia y Hemming se fueron directamente a casa. En los brazos de Hemming, el huevo de dragón cubierto con una prenda de ropa estaba cuidadosamente sostenido.

Ambas, de pie frente a la puerta, se miraron a los ojos y sostuvieron una profunda bocanada de aire.

Ya habían pasado por mucho el tiempo que habían prometido con Allen en volver.

Preparadas para sus terribles quejas, las dos se frotaron los hombros.

‘Entremos.’

En el momento en que abrí la puerta y entré a la sala, me encontré con Allen, que estaba de pie, nervioso, en medio de la sala.

“Uh… Estamos aquí”.

“Estoy aquí, Allen”.

Irónicamente, tenía todo tipo de armas en sus manos y llevaba una armadura de cuero gastada que no sabía de dónde la había sacado.

Creo que es la vieja armadura de cuero que llevaba mi vecino Charles cuando era joven…

Tal vez ni siquiera pudo tomar prestado un casco, por lo que incluso se puso una olla extraña en la cabeza.

Era como si fuera a buscarlas a las dos con ese armamento desordenado en cualquier momento.

“Perdón por llegar tarde”

Ante las palabras agregadas con voz lenta, los ojos de Allen, mirándolas llenos de pánico, temblaron enormemente.

Su pecho se hinchó como si estuviera respirando rápidamente en un ataque de ansiedad.

“… ¡Dos personas!”

Se acercó como abalanzándose hacia ellas dos en un instante, brillando sus ojos amargos.

Con cada paso que daba, la armadura que no le quedaba bien y la olla sobre su cabeza vibraban.

Para ser honesta, fue un poco divertido, por lo que no pude evitar reírme.

Incluso sus ojos estaban muy enrojecidos, a diferencia del ridículo traje.

Incluso Kalia, que nunca había mirado hacia atrás ni siquiera frente al Emperador, no tuvo más remedio que retirarse un poco frente a Allen, que se acercaba a ella con grandes pasos y mirada turbia.

‘¡Ugh, eso es lo que merecemos…!’

Hemming, escondiéndose detrás de Kalia, cerró los ojos con fuerza, y Kalia evitó gentilmente su mirada y desvió la vista.

En ese momento, al final, Allen, casi corriendo, se acercó y las abrazó a las dos a la vez.

“De verdad, ustedes cabezas huecas…”

Podía sentir el pecho de Allen, que se había hinchado en ira, hundiéndose con un suspiro.

Al final de esa única palabra, no hubo ni una sola queja que amedrentara a Hemming y Kalia.

Solo podía sentir el poder con el que las sostenía a ambas por la espalda, suspirando y empujando como si tuviera suerte de verlas.

La olla que se arrastraba sobre su cabeza cayó al suelo.

La olla rodó con un traqueteo, y los hombros de Allen, que se habían endurecido por la tensión, temblaron del susto.

Siempre ha sido un tipo decente, pero ahora no es educado ni ordenado en absoluto.

Murmuró con voz débil, como si vomitara su corazón ansioso y desesperado.

“Aunque estaba oscuro, no regresaban, así que estaba a punto de ir a buscarlas”.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Jajaja que tierno Alan ❤ :3

Responder

Ya imagino la cara de Simón, cuando sepa ésto.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: