Saltar al contenido
I'm Reading A Book

CEQ – Capítulo 4

Elviniraz Kzeshmir

En un instante, el calor me cautivó. Estaba realmente preocupada por la guerra, pero el ambiente en la Capital no lo reflejaba en absoluto. Todos iba a la guerra diciendo: “¿Vendrás pronto y ganarás?”.

Incluso se reían y bromeaban con los que partían a Vios.

Quizás esta vez, el Imperio bajo el liderazgo de Kzeshmir XII sea registrado como uno mayormente pacífico, aunque las guerras, grandes y pequeñas, no cesaron desde afuera en las fronteras. El Imperio sin prisa, envió apoyo a la guerra y, a veces, expandió algunas partes de su territorio hasta otros reinos.

La principal razón por la que tenían tal logro fue por el Comandante de los Caballeros Sagrados, que era su Príncipe, y el Comandante de los Caballeros Imperiales, el Duque. Enviados siempre a cada país para someter, ganar y volver invictos.

Lo único que lamento un poco es que el Duque fue llamado ‘Demonio de Batalla’ y se convirtió en objeto de miedo, pero el Comandante de los Caballeros Sagrados fue llamado ‘héroe‘ y lo vitorearon por todo el Imperio.

Nunca lo conocí bien, y es difícil tener una impresión precisa de él ya que solo puedo verlo pasar a lo lejos, pero tal reacción contrastante es un poco triste porque ambos tienen logros similares.

Sin embargo, había un trasfondo plausible para su fama tan aterradora. Existía un hijo mayor que el actual Duque antes, pero un día de repente lo encontraron muerto en la mansión. Y el Jefe de la familia Willard colapsó de manera similar por esa época.

Eso fue hace 3 años. Todo el Imperio, cuando ocurrió el incidente, estaba asustado, pero nadie se atrevió a preguntarle a Cabel Willard sobre su versión de la historia completa sobre el incidente. Porque ese fue el momento en que pudo conquistar limpiamente la guerra contra el Gran Reino.

Al igual que una historia de fantasmas, de hace tres años, se rumoreaba que los cuchillos decorativos de su mansión goteaban sangre todos los días que llovía.

En realidad, no creo en historias de fantasmas como esa, pero extrañamente, gracias a que el Duque venía al templo todos los días de lluvia, estaba empezando a preocuparme por nada.

“Lili. Vamos a la guerra, pero la plaza está muy animada. Es como si ya volviésemos victoriosos de la guerra anterior”.

“Más que eso,te recomiendo que te concentres en no agobiarte, Rene”.

Exactamente a lo que temía no es la derrota, sino el miedo de ver a alguien morir frente a mis ojos… Pero, conociendo o no mis preocupaciones, Lili volvió a enfatizarlo una vez más. Es un camino que recorren con nosotras un héroe y un demonio de la guerra.

Incluso si hubo un gran peligro, no fue por la situación en Vios, sino más bien, la división entre ambos, debido al conflicto interno que existe entre el Comandante de los Caballeros Sagrados y el Comandante de los Caballeros Imperiales.

Bueno, esa es una afirmación poco probable, pero había una cosa más de la que preocuparse: Lili y yo salíamos de la Capital hoy hacia la frontera occidental. Dado que el Imperio es tan amplio que es imposible cruzarlo a pie, todo el batallón decidió usar la puerta sagrada para pasar.

Hubo un anuncio de que se reunirían en las afueras de la Capital y partirían, así que yo iba en un carruaje correspondiente a nuestro templo, pero se veía más y más gente fuera de la ventana.

El contraste de color fue suficiente para distinguir entre los Caballeros Sagrados y los Caballeros Imperiales con solo mirarlos allí de pie bañados por la luz del sol. Los uniformes blancos y dorados y los uniformes azul marino oscuro y negro daban impresiones y contrastes diferentes.

También había vagones llenos de materiales necesarios para el abastecimiento. Ya podía ver a varios sacerdotes vistiendo sus uniformes con diferentes emblemas, los de Abtel en ellos… ¿Es posible que seamos las últimas en llegar?

Pero, afortunadamente, no era demasiado tarde, por lo que sus ojos no se volvieron hacia nosotras cuando bajamos del carruaje. Somos las únicas sacerdotisas que venimos de Elnure, así que fuimos a encontrarnos con el Comandante en jefe.

Solo tenía que informarle nuestra llegada.

Miraba a mi alrededor sin saber a dónde ir, así que Lili me agarró y me arrastró como si estuviera acostumbrada a mi personalidad despistada.

“Rene. Mira allá. Ese es el Comandante de los Caballeros Sagrados”.

Había mucha más gente de la que esperaba, así que estaba nerviosa, pero Lili me susurró en voz baja. Naturalmente, mis ojos se volvieron hacia la dirección que ella señalaba y, al mismo tiempo, sin saberlo, solté una exclamación.

“¡Guauu…”

Un hombre alto y de grandes proporciones inmediatamente llamaron mi atención, pero lo que más me llamó la atención fue su hermoso cabello rubio. Sabía que la familia Imperial solía tener el cabello rubio, pero era la primera vez que veía un color dorado tan resplandeciente.

El flequillo se cortó y se levantó para dar una impresión limpia, y la cara estaba claramente definida. Además, el tamaño de su cuerpo es grande, y también tiene la pesada armadura de los Caballeros Sagrados, por lo que se ve aún más grande cuando la usa.

Elviniraz Kzeshmir, Príncipe del Imperio y Comandante de los Caballeros Sagrados de Abram. Kzeshmir es un apellido utilizado por la familia Imperial, que significa ‘cimiento del mundo’. Sin embargo, al ver a Elviniraz también pensé: ‘Es un nombre realmente grandioso porque es el soporte de su gente.’

Además, llevaba una hermosa espada larga, que se decía que era la más preciada espada de Abtel en su cintura, le sentaba tan bien que pensé que el herrero que la forjó hace 300 años la había hecho específicamente para él.

Vine a un mundo de la fantasía y conocí a bastantes personas, y no es que no haya visto gente guapa en todos estos años, pero si puedo elogiarlo sinceramente, es una persona realmente, realmente guapa.

Es la primera vez, después del Duque Willard, que percibo una emoción tan bonita desde la primera impresión. Oh, por supuesto, mi impresión actual del Duque Willard es la de un fascinante Rey zombie…

Pensé en otra cosa por un momento, y de repente nuestras miradas se encontraron. Elviniraz, que estaba hablando con los otros Paladines, se volvió y nos miró.

También era un Maestro del poder divino, algo poco común en el Imperio, ¿así que tal vez sintió una presencia…? Por alguna razón, los maestros en mi cabeza eran como sensores de detección del poder divino con cuerpos humanos.

“Ah, ustedes son las sacerdotisas de Elnure”.

Elviniraz, que se acercó a mí y a Lili, pareció reconocer el patrón en nuestro uniforme de sacerdotes e inclinó levemente la cabeza para saludarnos.

Se sentía como si pasara un personaje fantástico ante mis ojos, así que estaba un poco aturdida, pero afortunadamente pude saludar sin temblar. No, el final de la voz parecía un poco temblorosa al final. Demonios, es muy guapo.

“Esta persona de ojos pálidos es Renesha Elnure…?”

Cuando respondí que sí a su voz que parecía confirmar mi identidad, asintió levemente y saludó primero a Lili. Ella también respondió con una actitud invencible pero educada.

Después de eso, Elviniraz me miró y sonrió suavemente. La risa que se creó cuando sus ojos fríos se redondearon fue brillante.

Oh, incluso sus ojos eran deslumbrantes iris dorados. Cuando un artista posteriormente lo pintara, siendo una persona tan hermosa, tendrá que fundir oro real para ilustrarlo en lugar de usar un inferior tinte dorado.

“He escuchado mucho sobre la Sacerdotisa Renesha”.

“… Gracias.”

Nunca he hecho nada hasta el punto de ser nombrada, pero es un poco vergonzoso enterarse de que ha escuchado mucho sobre mi. Aunque tiene una gran credibilidad, él, como Comandante de los Caballeros Sagrados, debe haber visto a muchas personas aun más excelentes en Abtel…

Estaba avergonzada, así que incliné un poco la cabeza y le di las gracias, pero de repente me pregunté por qué debería agradecerle.

No es algo que yo promulgué… Hice una expresión algo confusa. Entonces, después de pensarlo un rato, dije con una sonrisa externa.

“También escuché mucho de usted”.

Lily me apuñaló por la espalda. Estaba claro que no quise decir nada extraño. ¿Acaso es una respuesta extraña? ¡Estamos teniendo una conversación perfectamente normal!

Me avergoncé y miré a Lili, pero Elviniraz se echó a reír alegremente frente a mí. Fue una risa muy emocionante. No se reía porque algo le resultara gracioso, sino como si le gustara mi respuesta, jaja. No pude evitar sentirme mejor cuando un hombre tan guapo sonrió con franqueza frente a mí.

La conversación que siguió fue un poco más seria. El área de campaña es la frontera occidental del Imperio, y la fortaleza allí fue ocupada temporalmente por Vios, por lo que para reclamarlo, primero nos reuniremos alrededor de la frontera para mejorar su condición y luego lanzan un ataque.

Y si tenemos éxito, ingresaremos al territorio de Vios a partir del día siguiente, y en el proceso, serán desplegados los caballeros, cómo responder en caso de emergencia, etc.

La tensión, que se había aliviado un poco, de repente me dejó sin aliento de nuevo. Mientras asentía con la cabeza con el rostro rígido, Elviniraz sonrió levemente como si hubiera notado mi nerviosismo.

“No tienes que preocuparte. Mis caballeros portan los nombres de Abtel y Kzeshmir, guiarán a los sacerdotes con seguridad”.

Fue divertido escuchar las palabras que sonaban como un voto serio, pero me sentí aliviada de nuevo. Lo repetí docenas de veces en mi cabeza para convertirlo en mi lema y luego para calmarme, pero nunca me sentí tan aliviada como ahora. El solo hecho de tener una breve conversación con él me tranquilizó.

Sonreí alegremente y dije gracias. La forma de aumentar mis posibilidades de supervivencia era acercándome al Comandante de los Caballeros Sagrados, no con el Duque.

Parecía que sería un viaje fácil.

Aquella idea resultó ser un colosal delirio en unas pocas horas.

“Hyuk, ha, ha, ha. Siento que me voy a morir”.

Estaba ignorando un hecho muy importante al concentrarse solo en la guerra. Es decir, la frontera occidental estaba formada por una cadena montañosa muy accidentada.

Iba en la carreta y desde el momento en que llegué estaba nerviosa. Porque era un camino de piedras irregulares. Así que todos los medios de transporte se apearon y empezamos a caminar, lo que me resultó difícil de manejar para la escasa fuerza física que tenía como sacerdote.

Ya sea que esté en una campaña o entrenando defensa personal, termino jadeando, aunque Lili también parecía estar luchando, deteniéndose intermitentemente y suspirando.

Sin embargo, en comparación con nosotros, los sacerdotes de Abtel todavía eran bastante pacíficos, aquellos que tenían la experiencia de ir a zonas de guerra parecían seres diferentes. Para mí que no tengo resistencia. Esto es claramente una estafa.

Al final, me fue demasiado difícil, así que respiré profundamente mientras me apoyaba en el árbol a mi lado. Era demasiado duro de subir.

“Casa… Quiero ir a casa…”

“¿Casa? ¿Acaso te quedaste sin hogar?”

“Hah… Ha… Lili. ¿Por qué crees que veo el templo como un hogar?

Fue una caminata corta que me hizo querer regresar en menos de cinco horas, de la expedición programada para durar unos dos meses.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: