Saltar al contenido
I'm Reading A Book

EMDLF – Vol 1: Capitulo 18

Me perteneces

Como todavía faltaba poco tiempo para que comenzara la Fiesta en el Jardín, la Consorte Gyokuyou y sus doncellas fueron a pasar el tiempo en la glorieta del jardín.

La carpa arcoíris chapoteó en el lago y las pocas hojas otoñales que quedaban teñidas de rojo se esparcieron por el aire.

“Todo esto fue gracias a ti”, le dijo la Consorte Gyokuyou a Maomao.

Aunque había suficiente luz solar, los vientos eran fríos y fuertes. Normalmente, estarían temblando de frío, pero debido a la ropa interior con los calentadores de bolsillo, nadie sufrió tanto. Incluso la Princesa Imperial Rinrii, por quien todos estaban preocupados, estaba acurrucada en una bola dentro de la canasta. Había piedras calientes como las que estaban usando en la canasta con ella.

“Como puede sufrir quemaduras de baja temperatura, cuando retire la piedra caliente de la Princesa Imperial (calentadores de manos) ocasionalmente, envuélvala con un paño cuando la reemplace. Además, tome nota de cualquier escozor en la boca si come demasiado dulce”. Dijo Maomao.

Maomao puso la piedra caliente de repuesto dentro de la canasta. Los pañales de la Princesa Imperial y la muda de ropa también estaban dentro. El brasero para calentar las piedras calientes ya fue solicitado y traído por un eunuco.

“Entiendo. Dicho eso, la Consorte soltó una risita traviesa. Las otras doncellas también sonreían con ironía. “Después de todo, eres mi sirvienta” , señaló el collar de jade.

“Eso es ciertamente cierto”. Maomao decidió capturar el momento de esas palabras.

ྉྉྉྉ❁ྉྉྉྉ

Gaoshun miró a su maestro que estaba preguntando sobre el estado de ánimo de la Consorte Virtuosa.

Jinshi, que poseía el néctar de los cielos y la sonrisa de una doncella celestial, era más hechizante que la Consorte Virtuosa, que era admirada como una belleza a pesar de su corta edad. La Consorte estaba vestida con ropa lujosa y hermosa y su cabello estaba adornado con un kanzashi plateado, y sin embargo, ella estaba eclipsada ante sus ordinarias túnicas oficiales sencillas con algunos bordados.

Habiendo llegado tan lejos, era una existencia desagradable, pero al ver cómo la Consorte ensombrecida estaba en trance, sus ojos vidriosos, no parecía ser un problema.

Qué humano tan pecador.

Después de visitar a las tres Consortes, se dirigieron hacia el lugar de la Consorte Gyokuyou a continuación. Las encontraron en el mirador en dirección al lago.

Aunque Jinshi tenía el mismo contacto con las Cuatro Madames, últimamente no se podía hacer nada sobre el fuerte respaldo de la Consorte Gyokuyou. Bueno, en la medida en que la llamaban la Consorte favorita del Emperador, no debería verse como un problema, pero estaba claro que también había otras razones para ello.

Se inclinó ante la Consorte. Elogió su bien ajustado traje rojo. Ciertamente, ella era apropiadamente hermosa. El misterio de la Princesa Bárbara y su fascinante elegancia natural también estaban saturados en el aire a su alrededor.

Es probable que, con respecto al brillo dentro del Palacio Interior, la persona que podría compararse favorablemente con Jinshi sea la Consorte Gyokuyou.

Si bien puede ser cierto, no era que las damas de la corte que lo rodeaban no fueran hermosas. Es solo que cada una de ellas palideció en comparación con su encanto personal. Lo asombroso de Jinshi era que podía decir eso con precisión. Todos tenían partes de sí mismos que querían que los demás admiraran. Él pudo acertadamente alcanzarlo.

Jinshi no miente. Es solo que no dice la verdad.

Fingió serenidad, pero la esquina izquierda de sus labios estaba ligeramente torcida. Su asistente, que le sirvió durante muchos años, lo entendió. Era una expresión que haría un niño frente a un juguete. Qué actitud tan preocupante.

Mientras fingía mirar el rostro de la Princesa Imperial, se acercó a la pequeña sirvienta.

Pero.

De pie allí con inexpresiva tez, mirando hacia abajo en algún lugar mientras hacía una mueca excesivamente irrespetuosa, estaba una doncella desconocida.

ྉྉྉྉ❁ྉྉྉྉ

“Buen día para ti, Jinshi-sama.” Maomao tuvo cuidado de no dejar salir su cara de: ‘¿Aquí otra vez, sinvergüenza pausada?’. Mientras Gaoshun miraba, quería ser gentil tanto como pudiera.

“¿Estás usando maquillaje?” Preguntó Jinshi.

“No, no estoy usando.” Ella no estaba usando ningún maquillaje aparte del colorete en sus labios y la esquina de sus ojos. Todavía había algunos puntos claros alrededor de su nariz, pero no le importó.

“Tus pecas están borradas,” dijo Jinshi.

“De hecho, porque yo las borré”, dijo Maomao.

Lo que quedó fue el tatuaje que se hizo al apuñalarse con una aguja hace mucho tiempo. No apuñaló profundamente, por lo que el tinte pálido debería desaparecer en un año. Aunque, dado que el acto era lo mismo que el castigo de un criminal, incluso si desaparece, su padre había manifestado su desaprobación.

“Lo borraste con maquillaje, ¿no?” presionó.

“Se borró cuando me quité el maquillaje”.

‘Ahh, debería haber dicho ‘sí, claro’ en el momento adecuado…’

Maomao notó tardíamente que había cometido un error en su respuesta.

“Lo que dijiste es extraño. Hay una contradicción” , dijo.

“No. No existe tal cosa” , dijo.

El maquillaje no solo se usa para embellecer. También hubo casos en los que las mujeres de mediana edad usaron maquillaje específicamente para lucir poco atractivas.

El producto estaba hecho de arcilla seca y mezclado con tinte, Maomao se lo aplica alrededor de la nariz todos los días. Ella ocultó hábilmente las pecas tatuadas convirtiéndolas en manchas. Lo que hizo no fue de ninguna manera intencional; fue que nadie lo notó.

Una mujer con pecas y manchas, con un rostro que no destacaba especialmente. Por eso la llamaron mujer fea.

Para decirlo de otra manera, si no tuviera las pecas y las manchas, su cara se diría simplemente como poco característica, en otras palabras, una cara normal y corriente. Incluso con un poco de colorete, puede cambiar la atmósfera. La Maomao de apariencia ordinaria puede verse completamente diferente.

Jinshi se llevó las manos a la cabeza ante la explicación de Maomao, como si de alguna manera no pudiera entenderla. “¿Por qué harías ese tipo de maquillaje? ¿Tiene algún significado?”

“Sí. Es para que no me arrastren a callejones traseros”.

El Distrito Rojo, siendo lo que es, tenía a los que estaban hambrientos de mujeres. La mayoría de esos tipos no tienen dinero, son violentos y las enfermedades mentales eran comunes entre ellos. Por supuesto, ella querría excusarse de eso.

El asombrado Jinshi, por alguna razón, le preguntó tímidamente. “¿Alguna vez te han llevado?”

“Lo intentaron.” Para que pudiera entender lo que dijo, ella lo miró con los ojos entrecerrados. “En cambio, fui secuestrada por traficantes de personas”.

Era mejor que las mujeres vendidas al interior del Palacio fueran atractivas. Esa vez, se olvidó del maquillaje cuando salió a cosechar las hierbas medicinales. Había salido por los tintes de su tatuaje descolorido.

“Lo siento. Nuestra gestión no fue exhaustiva” , dijo.

“Está bien. No hay mucha distinción entre vender a alguien como secuestrador y vender a alguien para reducir la cantidad de bocas que alimentar. Es todo lo mismo”, le dijo.

El primero era criminal, el segundo era legal. Incluso un secuestrador no podría ser castigado si la persona que compraron no conocía esa distinción.

En este momento, la razón por la que ella usaba este tipo de maquillaje en el Palacio Interior era la misma por la que ocultaba su habilidad para escribir. Aunque ahora ya no importaba, su repentino rostro sin maquillaje era solo una cuestión de no saber el momento.

“Ah. Lo siento.”

‘Es inusualmente manso’.

Mientras miraba hacia arriba, rápidamente le pegó algo en la cabeza.

“Eso duele” , dijo.

“¿Lo hace? Ten esto.” No estaba sonriendo con su habitual sonrisa empalagosa. Su rostro también estaba mezclado con vergüenza y tristeza.

Cuando tocó su cabeza, sintió algo frío y metálico en su cabello a pesar de que no llevaba nada.

“Bueno, entonces, te veré en el lugar de reunión”. Jinshi le dio la espalda y dejó la glorieta así como así.

Atascado en su cabello había un kanzashi plateado de hombre.

“Ahh, qué lindo”, dijo Infa.

Maomao pensó en dárselo a Infa, quien parecía que realmente lo quería, pero las otras dos tenían las mismas expresiones, por lo que no tuvo más remedio que dibujar en sus manos. Honnyan hizo una sonrisa irónica.

“Aw, rompiste la promesa tan rápido”. La Consorte Gyokuyou se veía malhumorada. Tomó el kanzashi de la mano de Maomao y lo ató cuidadosamente en su cabello recogido. “Parece que ahora no eres solo mi sirvienta”.

Para bien o para mal, Maomao estaba especialmente alejada de las conversaciones de las altas esferas de la Corte Imperial. Ella no sabía el significado que representaba.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: