Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 64 CAUB

Era una broma destinada a ser lanzada a la ligera, sin embargo, terminó como un comentario rencoroso que insultaba al hijo del Duque.

Luego, Lart llevó a Lucy, que tenía una cara avergonzada, a tomar asiento. Y al pasar junto a Louveros, el Príncipe Lart le dio una palmada en el hombro.

“¿Tus hombros son solo así de duros? ¿El heredero de la familia del gran caballero no se parece mucho a lo que hacían antes?”

El Príncipe Lart se rió disimuladamente.

Louveros no estaba tan molesto con los insultos que le dirigieron. Era un hecho cotidiano para el Príncipe Lart hacer comentarios rencorosos independientemente de los rangos y los sentimientos del receptor.

Pero entonces, se dio cuenta del hecho importante.

Esa chica era una persona amarilla*, la causa del enojo y la maldad dentro del castillo. Cuanto más ignora a Lucy y la humilla, es más probable que ella no se dé la vuelta.

(Nota: por persona amarilla se refiere a que es una persona importante en nuestras vidas)

Cuanto más fuerte sopla el viento, más arde el fuego. Era correcto acercarse a Lart en una dirección diferente antes de prenderle fuego. Este hecho casi se le escapa, concluyó Louveros.

Extendió su mano mientras acariciaba la cabeza de su adorable hermana.

“Levántate. Vamos a regañar a esa humilde doncella ahora”

“Sí hermano”

La Princesa Clea Dehill tomó la mano de su hermano con fuerza y ​​se puso de pie con determinación. Este viaje fue una oportunidad.

Sin ninguna consideración del tema, todavía era una oportunidad para renovar su posición al lado del Príncipe Lart nuevamente.

Blondina no estaba de buen humor.

Los hermanos ducales de Dehill aparecieron de la nada pidiendo tomar la hora del té con ella y Lucy. Justo en el momento en que el Príncipe Lart estaba fuera del palacio, siguiendo a la Princesa Adellai para ver estatuas.

“Saludo a la Princesa de la Familia Imperial”

Se saludaron educadamente y se sentaron a la mesa para tomar el té. No había nada desagradable ni perturbador en su montaje, nadie se peleaba también, sin embargo, Blondina estaba disgustada por el hecho de que los hermanos ducales fueron groseros con Lucy el día anterior y sus ojos apuntando hacia ella son agudos y hostiles.

“¿Cómo puede un noble dar una mirada tan sucia?”

Había un desprecio indescriptible en sus ojos. Estaba dirigido a Lucy, su dama de honor y la estaba estresando un poco.

Tienen tal desprecio que solo un tonto no se daría cuenta.

Sin embargo, los pavos reales mostraron un exterior tranquilo, pero solo para el insulto de Blondina. La están tratando como si no estuviera allí.

Tontería. Fue muy risible.

Además, ese tipo de mirada que la desgastaba desde temprana edad, no era nada nuevo.

[T / N: Lamento que sea tan triste imaginar estar acostumbrado a las constantes miradas de desprecio de la gente a una edad muy joven… Amon querido llévala muy, muy lejos, donde será feliz y amada por siempre]

No importa cuánto piense en esto, era mejor actuar abiertamente como si el Príncipe Lart solo hablara mal de alguien que detrás de él, en lugar de ver tanta ambivalencia.

“Buenas noches”

Blondina logró sonreír a pesar de sus pensamientos. Majeto está durmiendo profundamente después de comer un poco de tarta de limón, por lo que decidió frotarle el vientre redondo para aliviar su angustia.

Es mejor tocar un animal pequeño cuando no estás de buen humor. Una sonrisa surgió del calor que sintió en la punta de sus dedos.

Se sentó firme con Lucy, bebiendo té sin decir una palabra, bueno, solo hasta que el Príncipe Louveros llamó su atención.

“Ahora que lo pienso, mi señora. ¿Le gustaría visitar al Duque Dehill después de este viaje?”

“¿Al Duque? ¿Para qué?”

Decidimos realizar una exposición para un artista que patrocinamos. Habrá una parte benéfica, podemos disfrutarlo juntos”

Blondina rara vez salía de los terrenos de su castillo. Completamente diferente a Adellai, que mostró su rostro en eventos en todas partes.

Blondina nunca fue una persona codiciosa, nunca quiso el poder con el que Adellai soñó. Al igual que antes, estaba lo suficientemente satisfecha como para ser alimentada y vestida, incluso si eso significaba vivir en un palacio separado de la familia imperial.

El Duque de Dehill era una familia que avalaba a la Princesa Adellai. Siempre está del lado de Adellai, ignorando a Blondina.

Pero esa vez, Blondina sonrió levemente en lugar de preguntar ‘¿Por qué la invitacion tan de repente?’ y aclarando sus intenciones.

“Sí, iré si puedo.” Por supuesto, pero en realidad quiso decir que no lo hará”

“Realmente me gustaría que vinieras. ¿Puedo compartir contigo la historia de nuestro beneficiario, el pintor Rowl?”

El sonriente Príncipe Louveros siguió adelante, ignorando la respuesta de Blondina. Incluso trajo a su hermana, la Princesa Clea, para que se uniera a la conversación de forma natural.

También es una habilidad desviar hábilmente al oponente. La insolencia de la aristocracia también es la misma.

“El pintor real es un hombre parecido a una joya que hemos descubierto. Por lo general, dibujaba estructuras magníficas y coloridas”

Blondina miró al Príncipe Louveros, que había comenzado a explicar la historia. Para Blondina, era soportable que las explicaciones aburridas manteniéndola desinteresada pero perdurable porque no había nada que hacer.

No quería que la acusaran innecesariamente, pero le amarga que su opinión haya sido ignorada debido a sus orígenes humildes y desinterés por el arte. Sin embargo, tenía que mantener su sonrisa como si nada.

¿Desde cuánto habló él solo?

Se preguntó después de darse cuenta de que el Príncipe emocionado se había detenido por fin.

“Es por eso que estamos llevando a cabo una exposición bajo nuestro patrocinio. Probablemente habrá una nueva tendencia en el mundo del arte después de la exposición mi señora”

Clink. Como si de repente hubiera recordado algo, el Príncipe se volvió hacia Lucy.

“Entonces, ¿hay un artista que apoye a la familia de la joven Herive?”

“¿Qué?” preguntó ella, confundida.

Los ojos de Lucy estaban muy abiertos por la flecha que regresó como una lanza dirigida hacia ella.

Patrocinar artistas en sociedades aristocráticas no era un acto de amor al arte. Al patrocinar artistas y consumir obras de arte, revelan su poder e influencia.

La influencia del lujo se ha promulgado en los círculos sociales. En ese sentido, la familia de Lucy no pudo poner uno. Por no hablar del patrocinio del artista, los mismos Harive estaban en condiciones de ser patrocinados por familias poderosas.

Lucy llegó como sirvienta de Blondina, enfrentando este tipo de situación en la que tenía que servir a alguien de origen humilde, todos la evitaban.

“Si no tiene ningún patrocinio, ¿tiene alguna colección en particular?”

Como si estuviera disfrutando de la vergüenza de Lucy, las preguntas del Príncipe continuaron.

Lucy se limitó a sonreír torpemente y negó con la cabeza.

“Desafortunadamente, no tenemos artistas patrocinados ni recopilamos obras de arte”

Fue en ese momento cuando la Princesa Claire Dehill, que había estado escuchando en silencio todo este tiempo, se unió a la conversación.

“Al Emperador le gusta especialmente el estilo del artista Orphe. ¿Lo sabe, señorita Lucy? Debería disfrutar de las exposiciones conmigo”

Lucy bajó la mirada en silencio.

Es el estilo de pintura favorito del Emperador. Blondina no lo sabe. Caminó alrededor de los macizos de flores, tal vez, bromeando con el Emperador, pero nunca hablaban de lujos o gustos.

Las palabras de la Princesa Clea continuaron con calma a través del silencio de Lucy.

“Aunque has vivido en el palacio durante tanto tiempo, no pareces familiarizada con esta cultura”

“Sí, para mi vergüenza”

Lucy respondió sin rodeos.

Fue una pena no ser extravagante mientras fueras un noble. Incluso si no crees que ese fue realmente el caso, la realidad fue así, todo para expresar su poder.

A primera vista, el desprecio era ligero en los ojos de los hermanos ducales.

“¿Es cierto que según el rumor, el dueño de la familia Herive vendió todo lo que poseía?”

“Sí, es verdad”

“¿No queda una sola parte, todas?”

“Sí”

“Oh, Dios…”

Actuó como si sintiera lástima por ella. La Princesa se rió internamente mientras mostraba su exterior para sentir lástima por Lucy.

“Entonces, ¿lo que queda del recuento es una casa en la capital?”

Lucy asintió lentamente con la cabeza. En lugar de responder mientras se muerde los labios. Fue de mala educación, pero ni el hermano ni la hermana eran alguien con quien pudiera ser descortés.

Para entonces, Lucy se mordió la lengua antes de murmurar para sí misma.

“Es una pena que me llamen noble”

Con ojos afilados y fríos, Blondina miró a los hermanos ducales.

Tuvieron el valor de invitarla a la exposición y se unieron a ellas para tomar el té con el único propósito de hacerle preguntas insultantes a Lucy.

Blondina sabía que era una advertencia para Lucy. No cruzar la línea porque no encajaba con la clase alta, todo este tormento fue porque se estaba acercando al Príncipe Lart.

Sin embargo, si están demasiado emocionados por sus duras palabras y descuidadamente avergüenzan a Lucy, la pondrá aún más preocupada. Blondina tenía los ojos abiertos, apuntaba sigilosamente y con calma mientras los hermanos ducales continuaban atacando a Lucy como tontos sueltos.

No era un engaño y no luchaban por el honor. Lucharon con poder pero no usaron su poder. Los hermanos profundizaron la brecha y cavaron en las heridas de Lucy llenas de vergüenza y la perforaron a fondo.

“¿Sabías por casualidad? Los aristócratas no son solo caras bonitas, tienen una habilidad novedosa que no puedes imitar. Sin él, serás designado como el hazmerreír de la alta sociedad”

[NT: el otro significado de “novedosa” es un adjetivo que significa “no identificado previamente u original y llamativo]

Sus palabras picaron a Lucy con fuerza

“¿Podrá adaptarse en el futuro? ¿No será una vergüenza para su Alteza Imperial, señorita?”

Indirectamente le están diciendo que renuncie y se vaya por su cuenta. Una advertencia despectiva de que debería volver a su “lugar” sin mirar más allá de la presunción.

“No seas un estorbo para el Emperador”

Blondina se mordió la muela con disgusto.

El pecado de Lucy es ser su débil dama de compañía. Era el Príncipe Lart quien quería acercarse a ellas y fue ella quien le permitió hacerlo.

La ira de Blondina crecía constantemente. Si hubiera tenido poco más de poder, Lucy no tendría que enfrentarse a esta vergonzosa situación.

Blondina finalmente decidió intervenir, para proteger a Lucy de cualquier otra desgracia, lo hará incluso si eso la convierte en el hazmerreír.

Comenzó dejando caer la taza de té con brusquedad.

“Que desagradable”

Los hermanos ducales inmediatamente se detuvieron y pusieron toda su atención en su “¿Q-qué?”

Mirando hacia arriba, los miró sin humor.

“Vinieron y se sentaron en un asiento al que no os invité, ¿ahora os atrevéis a ignorarme, la hija del Emperador?”

“…… ¿S-Sí? Ignorar…… ¿Nosotros? ¿A ti?”

El rostro del hermano y la hermana se endureció ante la mención de “ignorar a un miembro de la familia imperial”, el problema era que solo maldecían a la sirvienta, no sabían qué salió mal.

No es gran cosa ignorar a una dama de honor impotente, incluso si estuvieran atacando a un noble, sus posiciones les habrían dado un pase libre de la travesura.

Aparte de Lucy, no pueden ignorar a Blondina, que tiene la posición de un noble de la realeza, alguien con un rango más alto que el de ellos.

“E-es un malentendido. N-nunca la hemos ignorado…”

“Creo que debemos aplicar el carácter novedoso de la nobleza natural. Recuerdo claramente cómo me ridiculizaste al reírte de mis antecedentes para ver si podía adaptarme bien en el futuro. ¿Te atreves a decir que mis oídos están equivocados?”

La pobre excusa de Clea fue interrumpida y terminó siendo inútil mientras el Príncipe Louveros negó con la cabeza a toda prisa. El Duque y los hermanos, que siempre habían visto a Blondina sonreír amablemente, se estaban ahogando en la vergüenza.

Las palabras estaban destinadas a una mera dama de honor Lucy Herive, no a una dama nombrada por el Emperador, Blondina.

Por supuesto, esperaban que Blondina, la dama amarilla, fuera tímida y humilde de adentro hacia afuera, tanto para sus expectativas. No se les pasó por la cabeza que Blondina todavía era una Princesa.

“Eso no… No fue para la dama”

“Ustedes, los nobles, parecen tontos hablando en círculos como ese, fingiendo como si estuvieran hablando de mi dama de compañia, pero en realidad me están menospreciando al mismo tiempo debido a mis orígenes humildes”

Los fríos ojos de Blondina los miraron indistintamente.

Aunque se vieron obligados a asumir la culpa, los hermanos ducales tenían la cabeza gacha y lucían azules.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: