Saltar al contenido
I'm Reading A Book

MAITM-Capítulo 23

Lelia quería salir del Palacio Imperial lo antes posible. Para hacerlo, necesitaba seguridad para protegerse.

Volveré en unos días…

Era probable que el Emperador continuara viajando de ida y vuelta desde la cabaña durante varios días hasta que se resolviera la relación entre él y Juliana.

El Emperador Perseo solía encontrar consuelo en esa cabaña cuando se sentía cansado y agotado.

Y ahora le pasó lo mismo a Lelia.

Esa cabaña era un lugar querido por el Emperador Perseo y la joven Juliana, pero para Lelia, era como los brazos de una madre.

Así que Lelia no tuvo más remedio que protestar por volver a la torre.

 

***

 

Fue, como se esperaba, unos días después.

Lelia presenció a los sirvientes del Castillo Imperial cargando todo tipo de muñecos.

Espera entonces…

La frente de Lelia se arrugó.

Era hora de que los funcionarios comenzaran a discutir qué hacer con Lelia.

Además, también fue cuando tuvo que decir ‘lo siento, princesa’ 100 veces a Juliana.

Pero eso no sucederá porque Lelia no tenía intención de robar la muñeca de Juliana.

Incluso si evito el incidente, los funcionarios seguirán teniendo la reunión.

El Emperador Perseo no quería escuchar el nombre de Lelia, por lo que retrasó la reunión para más tarde.

Lelia se mordió los labios con ansiedad.

Estaba ansiosa por lo que haría si el Emperador Perseo cambiaba de opinión.

De repente, podría sentirse enfermo y pedirle que se case con un chico extraño.

Es bueno casarse después de convertirse en adulto. En este mundo, sin embargo, hubo casos en los que se trajo un yerno o nuera desde muy joven para conocer de antemano las costumbres de la familia.

Si el Emperador Perseo intenta expulsarla rápidamente así porque no quiere verla …

¿Debería arrodillarme frente a él?

En cualquier caso, el Emperador habría casado a Lelia con un hombre normal.

Porque no sabe que soy su hija y me odia.

Además, después de dejar el Palacio Imperial, estaba claro que la vigilancia sería peor y más estricta que antes.

Mas bien, pensó que podría extrañar estos días en los que nadie se preocupaba por ella y estaba feliz.

¡Oh eso es terrible!

Esa tarde, Lelia hizo su maleta y salió de la torre. Quería registrar la cabaña lo antes posible y encontrar algunas herramientas mágicas que pudieran ser de alguna ayuda.

… Está bien, no hay nadie.

Lelia se acercó lentamente a la cabaña, confirmando que no había señales de actividad a su alrededor.

Miró dentro a través de la ventana por si acaso.

Gracias a Dios.

Por el momento, el Emperador Perseo no vendrá aquí.

Como está empezando a volverse un idiota para su hija, estará ocupado jugando con Juliana. Lo mismo ocurre con esos dos hermanos.

Tan pronto como Lelia confirmó que no había nadie, abrió la puerta de la cabaña y entró con cuidado en la cabaña.

Primero, abrió la puerta de un almacén secreto que estaba escondido debajo del piso de madera. La comida de emergencia estaba escondida dentro y ella empacó algunas botellas de vidrio en su bolso.

Luego comenzó a buscar en los cajones de la mesita de noche y del escritorio.

Se aseguró de ser lo más cuidadosa posible, ya que era un área que el Emperador Perseo podría haber tocado o abierto. Se estaba comportando como un gato, robando cosas, durante un tiempo.

Crujir

De repente, en un instante, escuchó el sonido de la puerta principal de la cabaña abriéndose a sus espaldas. El cuerpo de Lelia se puso rígido ante el sonido. Estaba tan sorprendida que su corazón casi se cae al suelo.

Estoy segura de que no vi a nadie desde la ventana hace un tiempo.

Había mirado por la ventana varias veces, en caso de que alguien viniera, pero ahora era inútil.

Lelia cerró los ojos con fuerza. Sintió la mirada penetrante detrás de ella.

¿Quién es? Tendré que inventar buenas excusas.

Después de que tomó una decisión, fue entonces que lentamente trató de darse la vuelta.

“¿Quién es usted?”

Escuchó una voz baja desde atrás que parecía muy enojada, lo que le puso la piel de gallina en todo el cuerpo.

¿Es el Emperador Perseo?

Si es así, podría ejecutarla de inmediato.

No podía girar la cabeza para ver quién era la persona, ya que estaba allí bajo la inmensa presión sobre todo su cuerpo.

Los hombros de la pequeña niña temblaron y la persona que estaba detrás de ella le dificultó moverse.

Lelia volvió la cabeza y parpadeó aturdida.

Sólo entonces pudo ver Lelia a la persona que había entrado en la cabaña tras ella.

¿Quién es?

Afortunadamente, no era el Emperador Perseo.

Sin embargo, el hombre no parecía un miembro del Palacio Imperial, la Guardia Imperial o un asistente.

Era un hombre joven, quizás de unos 20 años, que vestía un uniforme hecho de tela de alta calidad como los que usaban los aristócratas.

Parecía un caballero con una espada colgando de su cintura.

El hombre puso su mano sobre su espada y la miró con el ceño fruncido.

“¿Quién es usted? ¿Una doncella del Palacio Imperial? ¿Estás aquí para limpiar?”

“Bueno yo soy…”

Miró a Lelia de la cabeza a los pies, con una mirada llena de hostilidad. No parecía una sirvienta con esa túnica. Las doncellas del Palacio Imperial vestían ropas de tela fina. La túnica que llevaba Lelia era la que llevaba en el Templo. Desafortunadamente, había crecido mucho desde que era más joven, por lo que ya no había ropa que le quedara más que esta.

“¿Cuál es tu nombre?”

Preguntó el hombre, levantando la barbilla.

¿Debería mentir?

Tenía miedo de responder honestamente porque no sabía quién era él. Sin embargo, antes de que Lelia pudiera decirle su nombre, él dijo “De ninguna manera …”

El hombre, que estuvo mirando a Lelia durante mucho tiempo, la miró a los ojos y sonrió como si recordara algo.

“… ¿La hija de la difunta princesa Iris?”

“¡…!”

Cuando los ojos de Lelia se agrandaron por la sorpresa, torció una comisura de la boca.

“¿Cómo te atreves a venir aquí? ¡Esto es lo que dejó Elizabeth! ¡La ex princesa, tu madre, había sido tan dura con ella y la intimidaba!”

El hombre estaba furioso, lo que hizo que Lelia se sentara y se encogiera de hombros.

Ella estaba asustada.

El aura asesina del hombre, un caballero con espada, fue demasiado para Lelia, que aún era una niña.

“¿Cómo se atreve una rata como tú a estar aquí? ¡Vete de aquí!”

Ante esas palabras, Lelia se sobresaltó y abrió la puerta de la cabaña para huir. No se dio la vuelta para mirar la pequeña cabaña. En cambio, huyó como si una gran bestia la persiguiera por detrás. Después de regresar a la torre, se derrumbó sobre la cama.

Había algo mal en su cuerpo… No podía dejar de temblar.

Lelia se cubrió con una manta y se calmó. Con recuerdos de su vida anterior, fue una suerte que no actuara como una niña. Si fuera una niña normal de siete años, podría haberse desmayado en el lugar antes. O tal vez llorar o tener un ataque como Oscar.

Lelia abrazó instintivamente al conejito y se secó las lágrimas de los ojos.

“…”

Cuando pensó en sus amigos, que tenían muñecos de conejo como ella, pareció calmarse sorprendentemente rápido. Lelia se dio unas palmaditas en la nuca, como lo hizo para calmar a Oscar cuando solía sufrir convulsiones. Afortunadamente, el temblor disminuyó.

Pero luego, de alguna manera, se sintió incómoda, así que miró por la ventana para ver si el hombre la había seguido o no.

Afortunadamente, el área alrededor de la torre estaba tranquila.

Qué sorpresa…

Lelia acarició al muñeco de conejo con un suspiro de alivio.

___

Hoy serán varios caps porque no pude traerles el fin de semana… preparen los pañuelos

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Vengo a decir que gracias por el capitulo y no comentare por el momento que me quiero concentrar :’v

Responder

Te encuentro en todas partes :v

Responder

Gracias pro el cap 🤧🤧🤧

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: