Saltar al contenido
I'm Reading A Book

EMDLF – Vol 1: Capitulo 13

Veneno

Hubo el estruendo de algo cayendo. La papilla de patatas y cereales, el té y la fruta rallada se esparcieron por todas partes.

“¿Pensaste en servirle a Rifa-sama este tipo de comida campesina? Ve a rehacerlo todo”. Las comisuras de los ojos de la dama del Palacio se elevaron. Ella era una de las sirvientas adjuntas de la Consorte Rifa, una mujer joven con un rostro de maquillaje llamativo.

‘Ahh, que molestia.’

Maomao limpió la comida caída y recogió los platos mientras suspiraba.

Ella estaba en el Palacio de Cristal. Residencia de la Consorte Rifa.

La tenían rodeada una gran cantidad de miradas. Hubo miradas de burla, desprecio y pura animosidad.

Como sirvienta que servía al Consorte Gyokuyou, este lugar era pisar territorio enemigo. Se encontraba de pie sobre un lecho de clavos.

Todo inició cuando el Emperador apareció anoche en las habitaciones de la Consorte Gyokuyou. Maomao había comprobado si los alimentos tenían veneno como de costumbre y planeaba salir de la habitación.

“Tengo una solicitud para el médico de los rumores”.

Fue llamada por primera vez.

‘¿De qué rumores habla?’

La edad del Emperador rondaba los treinta y cinco años, un gran hombre con una hermosa barba. Como el que tiene la máxima autoridad en el país, no era descabellado que pudiera deslumbrar los ojos de las damas de Palacio, pero desafortunadamente, se trataba de Maomao. Ella solo pensó: ‘Quiero intentar tocar su larga barba’.

“¿Qué desea?” Ella bajó la cabeza respetuosamente. Era justo cuando quería irse antes de mantener una humilde correspondencia con la posición social de una sirvienta.

“La condición de la Consorte Rifa es mala. ¿Puedes mirarla por mí por un tiempo?”

¿Qué?

Las palabras del Emperador eran el mandato del cielo. Maomao, que quería que su cabeza y su cuerpo permanecieran juntos, no tuvo más remedio que responder con: “Lo haré con placer”.

“Cuidarla” significaba lo mismo que “Curarla”.

Sea como fuere que su favor por ella se había ido, podría ser que su afecto permaneciera hasta cierto punto, o también podría ser que no podía ignorar a la hija de una persona influyente. Si Maomao no la cura, su cabeza volará. Ahora sus vidas estaban vinculadas.

Como le estaba confiando esto a una joven, en el mejor de los casos se debía a que el médico de la Corte Interior del Palacio no le era confiable, o que no había ningún problema con que ella muriera. De cualquier manera, fue una solicitud irresponsable.

‘En cualquier caso, no es algo de lo que se deba hablar delante de otra Consorte’.

El Emperador, que le había pedido eso, había estado disfrutando tranquilamente de la cena con la Consorte Gyokuyou. Maomao estaba convencida de que él era realmente lo que se esperaba de un Emperador.

Lo primero que debe hacer cuando vea a la Consorte Rifa es mejorar sus hábitos alimenticios.

En la actualidad, dentro del Palacio Interior, debido a las palabras de Jinshi, se prohibió el uso del polvo facial venenoso. Si se descubría que los comerciantes lo vendían, serían castigados con crueldad a fondo.

Si ese es el caso, su primera prioridad será deshacerse de los restos del veneno que quedaron en su cuerpo.

Aunque la comida se sirvió con una porción de avena, fue un plato extravagante de pescado frito con caldo ankake, cerdo guisado y bollo al vapor rojo y blanco con aleta de tiburón y cangrejo. Era nutritivo, pero demasiado denso para una persona enferma con el estómago débil.

Le ordenó a la cocinera que lo volviera a hacer mientras trataba de no babear. Apoyada por el Mandato Imperial, Maomao, que desprendía un aire de sirvienta humilde, pudo mantener su autoridad.

La comida consistía en papilla rica en fibra, té con efecto diurético y fruta de fácil digestión.

Es lamentable que se haya tirado al suelo hace un momento.

Aparte de criticar el Mandato Imperial, las sirvientas no estaban contentas con la fea sirvienta que servía a la Consorte Gyokuyou. Maomao tenía muchas cosas que quería decir, pero se las guardó firmemente y limpió.

Una criada trajo otra comida lujosa y hermosa y se la llevó a la Consorte Rifa, pero poco tiempo después regresó con la mayor parte sin comer. El resto se convirtió en recompensa para las humildes sirvientas.

Justo cuando Maomao quería realizar la palpación, las sirvientas la siguieron alrededor de la cama con dosel, por lo que le evitaron el paso, sin ser respetuosas por completo. Cuando le colocaron una pequeña cantidad de polvo facial, a ella que parecía dormir, la Consorte Rifa tosió una vez.

“Porque hay una campesina sucia aquí. El aire se ha vuelto venenoso”.

Y con ese pretexto fue expulsada de la habitación. Las posibilidades de que la Consorte se curara eran bajas.

‘Ella ciertamente se consumirá si sigue así’.

Puede ser que su cuerpo no pueda expulsar el veneno acumulado en exceso a tiempo o que no tenga suficiente vitalidad. Si le quitan la comida, la persona morirá. Perdiendo la energía para vivir.

Maomao se apoyó contra la pared frente a la habitación. Hasta el día en que su cabeza se separe de su cuerpo, contará los días con los dedos. Mientras pensaba eso, escuchó una hermosa voz en las cercanías.

Tuvo una sensación extremadamente desagradable y al mirar hacia arriba con un semblante sumamente serio, vio una cara extraordinariamente hermosa que sonreía con mucha alegría.

“Parecías preocupada por algo”. Dijo Jinshi.

“¿Me veo así?” Ella respondió monótonamente, con los ojos entrecerrados.

“Te ves así”. Jinshi la estaba mirando fijamente, por lo que su mirada se desvió gradualmente. Sus largas pestañas se acercaron mientras intentaba seguirla. Si sus miradas se encontraban, ella lo miraría como si estuviera tocando basura, un reflejo ya condicionado.

“¿Qué pasa con esa chica?”

Escuchó los susurros maliciosos. Eran de la sirvienta quien desperdició las comidas. Maomao realmente tenía ganas de huir. La atmósfera a su alrededor se volvió terrible.

Una voz dulce como la miel le habló cerca de los oídos.

“Vamos a entrar por el momento”.

Antes de que ella asintiera, se adentraron en la habitación.

Cuando entró, las seguidoras de la sala la miraron con más severidad que en aquel momento. Pero cuando miraron al que tenía la mirada de una doncella celestial a su lado, esos ojos filosos se convirtieron en sonrisas ligeras.

Las mujeres dan mucho miedo.

“Echar a la persona que el Emperador envió no es algo apropiado para mujeres hermosas y talentosas”.

Se mordieron el labio con vergüenza ante las palabras de Jinshi y se retiraron suavemente del frente de la cama.

“Ahora ve.”

Con un empujón de su espalda, Maomao se lanzó hacia adelante.

Con una reverencia, se paró frente a la cama y tomó la mano pálida con venas claras. También tenía experiencia en cosas relacionadas con la profesión de médico, no solo con la medicina.

Los ojos de la Consorte Rifa estaban cerrados; ella no se resistió. Maomao no sabía si estaba dormida o despierta. Tal vez la mitad de su alma ya se había mudado al otro mundo.

Para mirar el color debajo de sus párpados, colocó sus dedos en la cara de la Consorte. Pero se deslizaron por su suavidad. El color era de un blanco puro, no diferente de antes.

‘¿El mismo color de piel que antes?’

El rostro de Maomao se puso rígido. Se volvió hacia las doncellas. Se paró frente a una de ellas entre todas las demás y preguntó en voz baja y sofocante. Fue la chica que le colocó el polvo hace un momento.

“La que aplicó el maquillaje a la Consorte, ¿fuiste tú?”

“Sí, eso es correcto. Después de todo, es el deber digno de una sirvienta”.

Mientras Maomao la miraba fijamente, la criada respondió mientras entraba en pánico de alguna manera. Ella estaba fanfarroneando con todas sus fuerzas.

“Quiero que Rifa-sama sea siempre hermosa”.

Como si le diera la razón. “Ya veo”, dijo Maomao.

Luego hubo una fuerte bofetada.

La criada se derrumbó, su fuerza la abandonó, sin idea de lo que acababa de pasar. Sus mejillas y orejas tendrían que estar extrañamente calientes.

“¡Qué estás haciendo!”

En medio del grupo estupefacto, una persona estalló contra Maomao.

“¿Hah? Solo estoy disciplinando a una tonta”.

Mientras hablaba con desdén, agarró a la sirvienta colapsada por el cabello y la arrastró.

Se detuvo frente al tocador, vació las manos y alcanzó el recipiente grabado. Abrió la tapa y bañó a la doncella con su contenido.

La criada tosió violentamente. Sus ojos se llenaron de lágrimas.

“¿No es genial? Con esto, serás similar en belleza a la Consorte”. Cogió a la criada por el pelo y la miró con lascivia como una bestia que caza su presa. “La esencia venenosa pasará por todo tu cuerpo, desde los poros, la boca, la nariz. Adquirirás manos como ramas marchitas, cuencas de ojos hundidas, piel que ha perdido su tez, al igual que la Rifa-sama que adoras”.

“N-de ninguna manera…”

“¿Por qué? ¿No sabías que estaba prohibido? ¡¡Incluso se te dijo que era veneno!!”

“P-pero, es el más hermoso. Pensamos que Rifa-sama estaría feliz.”

“¿Quién estaría feliz de usar el veneno que mató a su hijo, mocosa?” Como si estuviera hablando con un niño, Maomao chasqueó la lengua y soltó el cabello de la criada. Varios mechones de su largo cabello permanecieron en sus dedos. “Date prisa, ve a enjuagarte la boca. Ve a lavarte la cara también”.

Después de despedir a la dama del Palacio que se apresuró a salir de la habitación, miró a las otras sirvientas asustadas.

“Oigan, a este paso el ambiente se afectará, tenemos a una persona enferma aquí, ¿verdad? Dense prisa y limpien todo”.

Haciendo la vista gorda ante el hecho de que fue la propia Maomao quien lo había ensuciado todo, señaló el suelo cubierto de polvo blanco. Las sirvientas temblaron de miedo y regresaron con equipo de limpieza.

Ella se cruzó de brazos y soltó un bufido.

“Las mujeres dan mucho miedo”.

Con ambas manos en sus mangas, Jinshi murmuró para sí mismo.

Ella se había olvidado de su existencia.

“¡Ah!”

Maomao de repente sintió que la sangre se le drenaba de la cabeza y se derrumbó en ese mismo lugar.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: