Saltar al contenido
I'm Reading A Book

NHLPF-Capítulo 6

Parece que la fruta del árbol mundial fue realmente la mejor medicina. Después de beber el té elaborado con la fruta enviada por Eustis, Philomel había recuperado las energías. Su cuerpo y cabeza estaban más relajados que antes.

~  Durante la clase de literatura de la princesa ~

Philomel había cerrado el libro que estaba leyendo y se lo contó a su profesora de literatura.

“Terminé. ¿Qué más debo leer?”

“¿Ya leíste todo esto? ¿No se limitó a pasar las páginas …?”

“Lo he leído todo. Si tiene alguna duda, hágame preguntas sobre lo que acabo de leer”.

Philomel respondió a todas las preguntas de la profesora.

Las niñeras y los profesores se sorprendieron y la miraron con asombro. Tan pronto como se levantó de la cama, iba a entusiasmarse con sus clases. Esto era completamente diferente al pasado cuando pasaba su tiempo haciendo otras cosas y no mostraba interés en el contenido de las clases. Cuando organizó voluntariamente sus preguntas y visitó a sus maestros diciendo que Philomel no entendía ciertas partes, incluso la anciana maestra de lenguas extranjeras se sintió avergonzada por sus muchas preguntas. Pasaba su tiempo libre tranquilamente tomando clases extra o leyendo libros. Incluso su tiempo con Nassar no fue una excepción.

“Yo … Su Alteza …”

“Bueno, Sir Nassar. Tengo una pregunta, ¿cuándo fue la Batalla de Cilia?”

“.. En 132 años del calendario imperial”.

“Oh, es cierto. Gracias por hacérmelo saber”.

Nassar era inteligente. Estaba sentado frente a el y miró a su prometida en la esquina mientras memorizaba su libro de historia.

“¿Deberíamos dedicar nuestro tiempo a hacer nuestro trabajo hoy? Nassar trae tu tarea la próxima vez. Nos reunimos una vez a la semana, pero no debe perder su precioso tiempo en vano”.

Tan pronto como dijo esto, Philomel abrió su libro y comenzó a estudiar sin mirar a Nassar. Incluso cuando de vez en cuando hacía una pregunta que no entendía, Philomel mantenía la vista fija en el libro.

Tenía permiso para ir a pedir prestado un libro y dárselo a Nassar, que había llegado con las manos vacías, pero no quería. Nassar bebió solo la taza de té que tenía frente a él. Nunca había sido tan libre desde que entró al palacio para jugar con la princesa. Hasta ahora, se había contentado con hacer lo que Philomel esperaba de él, y así podría llegar a casa más rápido.

¿Está enojada conmigo?

Entonces, aunque sabía que no era cortés, Nassar miró fijamente la carita que estaba tan concentrada que estaba enterrada en el libro.

En lugar de enojarse, Philomel trató a Nassar con una sonrisa constante en su rostro. Pero le pareció extraño, sintió que había una distancia entre ellos. Fue incómodo. Sentía como si una fina pared de hielo le impidiera acercarse demasiado a ella. Philomel no prestó atención a Nassar. El joven sonrió ante la incomodidad.

Por alguna razón, no se sintió bien. Hubo un tiempo en el que había esperado que la princesa fuera un poco más madura ……….

Pero por alguna razón, no fue nada bueno.

* . * . * .

Este no era el único cambio. La cantidad de veces que la niña de ojos amarillos se enojaba con personas de bajo estatus había disminuido significativamente.

“¡Oh, lo siento mucho Su Alteza Imperial!”

La taza de té que dejó caer la doncella se rompió. El pájaro azul dibujado en la superficie se dividió en tres piezas. La taza de té era una de las favoritas de la princesa que la había recibido como regalo de cumpleaños del príncipe Abriden el año pasado.

“¡Lo siento lo siento! ¡Lo siento mucho! ¡Lo siento mucho!”

La sirvienta tembló ante la idea de ser severamente castigada, por lo que continuó pidiendo perdón. En sí mismo, incluso si la princesa se enoja, no le puede pasar nada si la niñera interviene. Pero últimamente, la niñera no la iba a poder cubrir. Se había ido de permiso a su ciudad natal, pero se olvidó de llevar un regalo para la niñera cuando regresó. Se estrechó la mano en el pecho, esperando los virulentos gritos de Philomel. Y la princesa abrió la boca.

“¿Qué estás haciendo? Date prisa y limpia”.

“¿Qué?”

“La alfombra se va a mojar, limpiala y sal.”

“Oh, sí, está bien”.

La criada se apresuró a recuperar los pedazos rotos y juntarlos. Las palabras de Philomel todavía eran muy inesperadas para la criada.

“Tenga cuidado de no cortarse la mano. Las personas son importantes, no las tazas de té”.

Si hubiera sido la ex princesa, no se habría preocupado por su mano herida y gritado ¡cómo se atrevía a romper su taza de té! La criada estaba tan perturbada por su experiencia que se lo contó a todos los demás sirvientes de la corte.

Al principio, la mayoría de la gente consideró el cambio como un capricho temporal de la princesa.

“Supongo que fue castigada por su comportamiento en el Festival”.

“Entonces, ¿cuánto va a durar? Ella volverá a la normalidad mañana”.

“De todos modos, el palacio está en silencio por un rato”.

Recordaron todo sobre la personalidad de la princesa: era una niña muy sensible y despiadada. Siempre había descuidado sus deberes como princesa, que veía simplemente como un juego. Sin embargo, cuando este cambio de comportamiento duró un día, más dos, mas varios días, todos se vieron obligados a darse cuenta de que la Princesa finalmente había alcanzado la mayoría de edad. La lucha desesperada de Philomel por sobrevivir fue vista por otros solo mientras ella crecía.

(mayoria de edad, madurez, tiene 9 años, por mas realeza que sea, malditos todos)

“Valió la pena enseñarle a la princesa con todo mi corazón y alma. Me habría arrepentido si me hubiera retirado debido a mi pequeño dolor de espalda”.

La niñera afirmó que ella era la gran maestra que cultivó a la princesa, como si todo el mérito fuera para ella.

“¡Después de todo, eres la niñera!”

“¡Eres increíble!”

Philomel escuchó a las criadas cantando alabanzas a la niñera con el oído distraído.

 

Y unos días después Philomel fue invitada a la mesa del Emperador. Era la hora del almuerzo. Se prepararon platos raros y se colocaron frente a los dos miembros de la Familia Imperial. Padre e hija se sentaron uno frente al otro al final de una mesa larga.

Philomel estaba lo bastante nerviosa como para ni siquiera sentir el sabor de la comida bajo la mirada penetrante del emperador, pero trató de mantener la calma.

¿Por qué me llamó?

No era posible que quisiera comer con su hija. Apenas podía creerlo. Entonces el Emperador abrió la boca y dijo con voz pesada;

“Escuché una historia de que estabas concentrado en tus estudios. Esa es una buena actitud”.

Philomel tardó un poco en darse cuenta de que las palabras del Emperador eran un cumplido porque tenía un tono de voz bastante indiferente. Comidas con su padre, cumplidos de boca de su padre, esa era la primera vez. Fue solo ahora que ya no les dio sentido que las cosas que más deseaba cayeron en sus manos. Philomel respondió cortésmente.

” ………..Gracias. Pero aún hay un largo camino por recorrer”.

“Tus profesores han cantado mucho tus alabanzas”.

“Es gracias a los grandes maestros que me ha asignado Su Majestad”.

¿Su Majestad? Las palabras parecían tan incongruentes en la boca de la niña que Eustis arqueó las cejas. Todo el mundo lo llamaba así, pero Philomel siempre lo había llamado «Padre».

“……. Mientras tanto, te has vuelto bastante madura”.

2Tengo que trabajar duro como miembro de la Familia Imperial para no empañar su reputación”.

Philomel se echó a reír, era una sonrisa que solo levantaba suavemente la comisura de los labios sin abrir los labios para que sus dientes no fueran visibles. El Emperador miró la noble «sonrisa» de Philomel. Si hubiera conocido un poco a su hija, se habría dado cuenta de que los cambios recientes en su comportamiento eran extremadamente antinaturales. Sin embargo, Eustis, que no sabía nada al respecto, se sintió incómodo.

“Bien. Sigue trabajando duro en el futuro”.

“Sí, lo tendré en cuenta”.

“Por cierto, ¿tu cuerpo está mejorando? ¿Tu resfriado está completamente curado?”

El tenedor de Philomel, moviéndose hacia su plato, se detuvo por un momento. No sabía que a Eustis le interesaría su estado.

“…… Me he recuperado después de tomar la medicina que me envío”.

Se sentía extraña porque parecía que Eustis estaba realmente preocupada por ella.

‘No, no lo estaba. No debo ser débil porque el enemigo me está mostrando un poco de favor’. 

Philomel endureció su corazón una vez más. Si el Emperador se entera de que ella es falsa, no la escucharía, la mataría algún día.

“Eso es un alivio. Tu madre también estaba muy débil”.

” …….Sí ”

Así como el Emperador no era su padre, la Emperatriz, a quien había creído su madre durante casi una década, no era su madre. Eustis, alzando la vista durante un rato, volvió a fijar la mirada en Philomel.

“Dime si necesitas algo en términos de elogio por tu arduo trabajo o cualquier otra cosa. Si no puedes, no lo hagas”.

Alabanza, preocupación y ahora recompensa.

Philomel traga. Lo que había estado esperando finalmente llegó. El Emperador hizo una distinción real entre precio y castigo cuando trataba con personas. Severo castigo para los pobres. Recompensas para aquellos que se desempeñaron bien. Por esta razón, Philomel esperaba que él hiciera lo mismo. Pero ella no iba a decir lo que quería de inmediato. Por el momento, Philomel iba a ocultar sus sentimientos.

“Es un honor que Su Majestad reconozca mis esfuerzos”.

El Emperador tomó su copa y se acercó a su boca y dijo lentamente.

“Humilde. Pero es mejor ser moderadamente codicioso para asumir la corona”.

‘No podré hacer eso’.

Philomel fingió estar preocupada y dijo

“De hecho, hay algo que quiero preguntarle a Su Majestad. ¿Puedo decir lo que quiero?”

“¿Qué es esto?”

Philomel le contó al emperador su largo deseo. Era la primera vez que le preguntaba algo. Esperaba que su actuación fuera lo más natural y sincera posible.

__

 

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: